sábado, 3 de octubre de 2009

Caso Madeleine McCann - De “The Cracked Mirror”, un análisis soberbio de algunos datos sobre la desaparición de Madeleine


Vale la pena leer


“La historia del London evening Standard puede ser tomada como un claro ejemplo del proceso puesto en acción el día 4 de mayo. Como en casi todas las informaciones de aquel día las declaraciones relativamente objetivas y neutrales del personal de Mark Warner personas como Sylvia Baptista, o John Hill el director del complejo, fueron desbordadas por las noticias mucho más dramáticas alimentadas por Gerry vía el clan y “amigos”.


“En cuanto a la forma, más que el qué, los policías tienen, como hemos dicho, buena intuición. El Inspector Amaral supo aquella mañana que se debían estar manteniendo conversaciones con gente de fuera que él no conocía, incluyendo, aparentemente, una valoración crítica de su propio equipo operacional. Podemos imaginar que el efecto que tuvo sobre él y sus colegas el posterior descubrimiento de que los padres estaban dando información en contra del Cuerpo tanto al gobierno Británico (tal como han demostrado desde entonces los requerimientos de Freedom of Information) como a los medios de comunicación, mientras interpretaban la farsa de defenderles o haciendo saber que ellos “apoyaban totalmente” a la policía – conducta más típica de políticos astutos con la espalda contra la pared que de víctimas de un delito. Los medios de comunicación británicos podrían haber estado deseosos de continuar con este juego que era bastante transparente para ellos, aunque contenidos por sus lectores, sin embargo los oficiales de policía pronto pudieron ver demasiado bien lo que estaba ocurriendo.”

 

“En este momento, hablar “del secuestro” se había fortalecido entre el grupo de británicos. Silvia Batista le dijo inmediatamente a Sergeant da Duarte Conceição que el grupo lo describía ahora firmemente como un secuestro con un Gerry McCann – esta vez, ni histérico ni revolcándose por el suelo del apartamento – uniéndose a ella para enfatizar este punto. No solo eso, añadió Silvia Batista, sino que el grupo había hecho imprimir fotografías de la niña y ya habían contactado con los medios de comunicación para informarles del “secuestro”.

“¿Contactando con los medios de comunicación a medianoche? Pero el discurso, según los amigos y la familia, fue que los medios de comunicación solo habían sido contactados después de haberse hecho evidentes los errores de la investigación y los padres habían sido aislados y desatendidos sin “que ocurriera nada” a las cuatro y media de la mañana. Es difícil ver un motivo real de insatisfacción con la policía tan pronto – policía que estaba haciendo lo mejor que podía por encontrar a su hija.”


“Russell O’Brien, entre otros, contó lo que vio en el apartamento entre la desaparición y las primeras horas del viernes por la mañana como padres incontrolables, sin duda histéricos, con arrebatos de pánico con llamadas de teléfono muy agitadas. Mientras el personal, turistas, policías e incluso totales extraños entraban y salían o deambulaban por el apartamento Gerry McCann se encontraba”...al teléfono con personas de su familia, acurrucado en el suelo justo en la puerta corredera del patio, llorando desconsoladamente y entre llantos simplemente diciendo, “Se la han llevado”, o “Alguien se la ha llevado”, tú sabes, “¡Se ha ido!” Era incapaz incluso de ponerse en pie, simplemente tirado en el suelo...”

“Y Fiona Payne dijo, “Kate y Gerry estaban telefoneando a todo el mundo bajo el sol. Ellos simplemente pasaban del llanto y sintiéndose impotentes a llamar a la ente y toda esta actividad frenética... ¿A quién necesitamos llamar? A la Embajada Británica, creo que intentaba hablar con la Embajada Británica y conseguir alguien de habla inglesa que pudiera ser de ayuda. Sé que llamó a su hermana, estaba llamando a los familiares, simplemente diciéndoselo a todos tú sabes, tienes que ayudarnos, qué podemos hacer, puedes pensar en algo?”

Publicado por Paulo Reis

© Traducción de Mercedes