martes, 13 de octubre de 2009

Caso Madeleine McCann - Las cartas de Bindmans LLP




Estimado Sr.

Nos referimos a su artículo de Mark Hollingsworth del Evening Estándar, reproducido en  Gazeta Digital - Madeleine McCann disappearence. Representamos al Sr. Exton que es descrito en la publicación como antiguo empleado de los Servicios de Seguridad. Por favor tenga en cuenta que la publicación de tal información está prohibida en UK por la Vigente DA Notice 5 (ver documento adjunto) ya que podría causar serios riesgos para la seguridad nacional y a la persona referida.

El artículo también alega que nuestro cliente fue amonestado por hurto y que aceptó su culpa. De hecho, la caución fue rescindida por orden de un Tribunal que impuso una orden anónima impidiendo la publicación del nombre de nuestro cliente.

Por consiguiente, la publicación del nombre de nuestro cliente, cualquier referencia a su supuesta ocupación anterior y datos de la supuesta condición es información confidencial y su publicación es una violación de su derecho a la confidencialidad. Ha sido retirado de la página Web del Evening Standard y es posible que se inicie un procedimiento contra el Evening Standard.

Por favor asegúrese que la información es retirada de la página Web urgentemente.

Suyo sinceramente,


De: Paulo Reis (xxxx.xxxx@gmail.com)
A: Bindmans LLP

Su ref: 50784.3/TA/tn
Fecha: 03 Octubre 2009

Estimado Sr.

Después de leer su mensaje, tuve la extraña sensación de volver a la época en que el Imperio Británico gobernaba el mundo. Incluso miré por la ventana, esperando ver los primeros buques de guerra británicos navegando hacia el puerto interior, lado a lado con los jet-foils que traen a los jugadores a los casinos de Macau. También me recordó otro mensaje, de hace tiempo, cuando Robert Arthur Talbot Gascoyne-Cecil, tercer Marqués de Salisbury y primer ministro de Gran Bretaña, envió un ultimátum a Lisboa, después de que el gobierno portugués reclamara la posesión de lo que entonces se llamaba Matabeleland.

En su mensaje, se dicen que la publicación de información describiendo a su cliente, Sr. Henri Exton, como antiguo empleado de los Servicios de Seguridad está “prohibido en Reino Unido por la Vigente DA Notice 5” y demandan que la información sea retirad de mi blog.

* Yo no soy ciudadano británico;
* Yo no vivo en UK;
* No he publicado nada en los medios de comunicación de UK;
* No utilizo un Servidor de UK;
* Mi blog no está patrocinado por una empresa de UK;

Además, por favor preste atención al hecho de que las DA Notices emitidas por un organismo conjunto gobierno/medios de comunicación no son aplicables en el territorio de la Región Administrativa Especial de Macao de la República Popular de China, donde vivo. Como periodista desde 1982 y residente permanente de Macao (poseedor de una Tarjeta de I.D. de Macao) conozco muy bien el conjunto de leyes y códigos que debo seguir y respetar, cuando informo y publico noticias o artículos de opinión. Sin embargo, las DA Notices emitidas por un organismo conjunto gobierno/medios de comunicación no están entre esas leyes y códigos.

Debo confesar que me sorprendió mucho su referencia al hecho de que la publicación de esa información concreta mencionada está “prohibida en UK por la vigente DA Noticia 5”. La idea de que una DA Notice constituye una prohibición para publicar algo, procedente de una firma legal tan prestigiosa como Bindmans, es bastante extraño.

De acuerdo con la página Web del “Comité Asesor de Defensa de la Prensa y Difusión (DPBAC)”, un organismo conjunto gobierno/medios de comunicación que aprueba las vigentes DA Notices y monitoriza su implementación, “el sistema DA Notice es un código voluntario que ofrece orientación a los medios de comunicación británicos sobre la publicación o emisión de información de seguridad nacional”.

“Las DA-Notices”, tal como se afirma en la página Web del DPBAC, “tienen por objeto ofrecer a los editores de periódicos y revistas, organizaciones de radio y televisión y editoriales relevantes nacionales y provinciales, una orientación general sobre esa seguridad nacional que el gobierno considera tiene el deber de proteger (…) Las Notices no tienen valor jurídico y los consejos ofrecidos dentro de su ámbito de actuación pueden ser aceptados o rechazados parcial o totalmente.”

En la misma página Web (Sección FAQ), también se afirma claramente que “los asuntos publicados en páginas Web extranjeras, al igual que los asuntos publicados en periódicos extranjeros, están fuera de la influencia del sistema de DA-Notice.” Por lo tanto, me encuentro en una posición difícil al tener que elegir a quién debería creer: si a los abogados y procuradores de la prestigiosa firma legal Bindmans LLP, que considera que las DA-Notices tienen capacidad legal, desde el Cairo a Ciudad del Cabo, o al gobierno británico, que lo niega…

En cuanto a su requerimiento sobre el episodio del robo citado en la historia autoría del Sr. Mark Hollingsworth, la borraré porque, tal como dicen en su mensaje, la cautela aplicada a su cliente fue rescindida por orden de un Tribunal. Sin embargo, me gustaría ver alguna prueba de esa afirmación y me gustaría conocer, también, los términos exactos utilizados por el Tribunal.

Sobre la supuesta violación del derecho de confidencialidad de su cliente, con motivo de su profesión anterior, creo que este (y otros) datos son de interés público y deben ser revelados, con el objeto de permitir a los lectores ejercer lo que yo considero su derecho a ser informados y acceso a cualquier información relevante. El papel del Sr. Henri Exton en la investigación privada de la desaparición de Madeleine McCann, su relación con Kevin Halligen, Oakley International y Red Defence International y su experiencia laboral anterior son datos que yo considero relevantes, desde un punto de vista periodístico, para una comprensión completa de los recientes episodios, en un caso que está lejos de estar cerrado.

El Sr. Henri Exton no era precisamente un modelo de discreción (según me han dicho varias de mis fuentes…) en lo relacionado con su ocupación anterior, cuando anunciaba su capacidad para añadir habilidades concretas a la búsqueda de Madeleine McCann, antes de ser contratado por los padres de la niña desaparecida. Si el Sr. Henri Exton quería mantener su antigua ocupación en secreto, me pregunto ¿por qué la mencionó, cuando intentaba conseguir un contrato de trabajo, como investigador privado?

Algunas veces, la libertad de expresión y libertad de prensa entran en conflicto con los derechos individuales, al igual que los derechos de privacidad y el derecho de confidencialidad. Y, como quedó claro en el caso del Ministerio Público contra los periódicos Guardian (1990), hay circunstancias en las que la confidencialidad no será protegida: una vez que la información entra en lo que normalmente se denomina dominio público; el derecho de confidencialidad también puede ser superada por otro interés público contrapuesto que favorece la divulgación (y yo creo firmemente este es el caso…)

En agosto de 2008, el Sr. Henri Exton fue citado, por el Daily Mail (tirada diaria: 2.171.686 copias) como el “ex director de la Unidad Encubierta de la Greater Manchester Police”, que era uno de los principales participantes trabajando para los McCann (…)”. Por lo que, desde agosto del pasado año la experiencia laboral anterior del Sr. Henri Exton era de dominio público (habiéndose reproducido la historia del Daily Mail en unos 300 (300 hundred) páginas Web!!!)

El “Manchester Evening News (MEN ha sido retirado del Audit Bureau de Circulation (Auditoría de Tirada), pero las últimas cifras sitúan su tirada en unas 153.000 copias diarias) publicó recientemente una portada, de Steve Panter, detallando la notable carrera del Sr. Henri Exton y explicando cómo consiguió infiltrarse en una banda de Hooligans llamada “The Young Guv’nors” en la década de los setenta. Asi que, cuando el “Evening Estándar” (tirada diaria: 250.000 copias) publicó la historia que yo reproduje en mi blog, el trabajo como policía encubierto del Sr. Henri Exton no era precisamente confidencial…

Suyo sinceramente,

Paulo Reis

Publicado por: Paulo Reis

Traducción de Mercedes