miércoles, 4 de noviembre de 2009

Caso Madeleine McCann – Cometimos un error, pero somos padres atentos”


Edición impresa - Páginas 2 a 5



Los McCann lanzan una nueva campaña para intentar encontrar a su hija

“Maddie está viva hasta prueba en contra”

Sin un cuerpo, Kate y Gerry McCann siguen teniendo esperanza. En una entrevista para 24horas dicen que les gustaría “dar marcha atrás al reloj para poder enmendar el error que cometieron dejando a sus hijos solos

Texto Ricardo Martins Pereira

Kate está más delgada y parece haber envejecido diez años. Gerry sigue siendo el más abierto y hablador. En la primera entrevista a un periódico portugués desde que el caso fue archivado por la justicia, los padres de Madeleine McCann afirman ser todavía amigos de los matrimonios que los acompañaron a Praia da Luz, mantienen que solo creerán que su hija está muerta cuando les presenten una prueba concreta y cuentan como están gastando el dinero que aun queda en el fondo creado para encontrar a la niña. En una conversación de 10 minutos, encajada entre decenas de entrevistas a televisiones inglesas, portuguesas, norteamericanas y alemanas, Kate y Gerry hablan además del nuevo llamamiento que ha sido lanzado ahora y prometen regresar a Portugal muy pronto.

24horas: ¿Existe alguna nueva pista relacionada con la desaparición de Madeleine?

Kate McCann: No, en este momento no. Lo que sabemos es que alguien se la llevó. Y que esa persona también tiene familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo. Seguro que alguna de esas personas sabe algo y no lo ha contado. Yo sé que hay innumerables razones que pueden llevar a esas personas que saben quién es el raptor y no lo denuncian. Es a esas personas a quien apelamos ahora para que hablen, porque nunca es tarde para hacer lo que es correcto. Y principalmente nunca es tarde para ayudar a una niña pequeña.

A finales de agosto, Kate y Gerry recurrieron al Centro de Protección en la red de Niños Explotados (CPOCE) y el presidente de esta asociación dijo a 24horas que, en ese momento, ustedes parecían desesperados porque no sabían que más hacer en esta búsqueda de Maddie. ¿Era eso lo que sentían, desesperación?

K.M: Sí, estábamos desesperados. Aunque ahora estamos siguiendo esta nueva línea, en la que apelamos no al raptor sino a las personas que lo conocen y que lo rodean, estamos muy satisfechos.

Gerry McCann: Están trabajando en esta nueva iniciativa varios psicólogos criminalistas que saben todo sobre el comportamiento de los agresores. Fue en base a este conocimiento que la CPOCE decidió centrar el llamamiento en las personas que rodean al raptor. Es un mensaje muy poderoso, que creemos que tendrá éxito.

Pero ¿ve esta iniciativa como una última esperanza?

G.M.: Nunca podremos encarar nada de este proceso como una última esperanza. Tenemos, sí, esperanza de que esta apuesta pueda surtir efecto, no solo porque es un mensaje muy fuerte sino porque es algo que creemos que llegará a todo el mundo, debido al poder de Internet.

En este vídeo de un minuto que ha sido divulgado ahora, Madeleine aparece con dos tonos de piel diferentes, una pigmentación más clara, típica del Norte de Europa, y otra más oscura, como si viviera ahora en el Sur de Europa o Norte de África. ¿Creen que está en alguno de esos lugares?

K.M.: No lo sabemos. Solo podemos especular. Solo sabemos que fue llevada y que eso fue en Portugal. Estas nuevas imágenes sirven más para que las personas tengan una idea de cómo sería Madeleine ahora, con seis años. Es para que la gente que sospecha que una niña es Madeleine no desista solo porque no es rubia. Puede ser ella.

G.M. – La imagen en la que Madeleine aparece con el rostro más oscuro fue desarrollada por un especialista norteamericano, de Washington, que le dio un aire más americano, porque ella también podría estar en Estados Unidos. Aunque hoy nos centramos menos en las imágenes y más en el mensaje.

K.M.: La persona que raptó a Maddie sabe como es ella ahora. Y quien nos interesa ahora es sensibilizar solo a las personas que conocen al raptor.

Esta iniciativa fue realizada pensando en cómo se sentiría el raptor por la culpa con la que vive. Si Kate y Gerry se metieran en la piel del raptor, si raptasen a una criatura, si ese rostro fuese difundido en el mundo entero, ¿no creen que lo más natural sería matarla y esconder el cuerpo? Sería muy difícil, hoy, esconder una niña tan conocida como Madeleine. ¿Nunca piensan en eso? ¿Nunca piensan en la posibilidad de que está muerta?

G.M.: Pensamos en ello hoy y pensamos en ello después de aquella noche. Cuando nos dimos cuenta que había desaparecido, lo primero en que pensamos fue en que había sido llevada y que no la veríamos nunca más. Aunque la verdad es que nunca han encontrado pruebas de que ella haya sido herida o asesinada. El cuerpo nunca ha aparecido. Y eso nos ha dado esperanza de que sea solo un rapto. Mientras no nos presenten una prueba concreta de que pudiera estar muerta tenemos que seguir creyendo que está viva. (Inciso: ¿El olor a cadáver en qué rincón de su retorcida mente lo habrán metido?)

K.M.: Yo hago el paralelismo entre la culpabilidad y la inocencia. Se es inocente hasta prueba en contra Maddie está viva, hasta prueba en contra. (Inciso: Vivan los mensajes subliminales sin “subliminar”)

Pero sería más fácil para el raptor matarla que esconderla. ¿No piensan en eso?

G.M.: Creo que eso es especulativo. Cuando hablamos por primera vez con el CPOCE ellos nos presentaron decenas de escenarios diferentes para lo que podría haber sucedido con Madeleine. Y no podemos despreciar ninguno. No sabemos si fue un fanático religioso quien la escondió en un sótano o si está bien cerca del lugar de donde fue raptada, como el reciente caso de Jaycee Lee Dugard (Jaycee Lee Dugard fue raptada en 1991 y encontrada en agosto de este año. Vivió estos 18 años a unos 70 kilómetros de la casa donde vivía con sus padres. Inciso: Y el secuestro estaba documentado, al igual que en todos los demás casos de niñas que aparecieron tras un largo cautiverio. En el caso Madeleine NO hay ninguna prueba de la comisión de un secuestro).

K.M.: Vemos el caso de Jaycee Lee Dugard y pensamos ¿cómo es posible que haya ocurrido esto? Y ella apareció.

G.M.: Todo los casos tuvieron una inmensa cobertura mediática en los lugares donde ocurrieron. Aunque eso no quiere decir que lo que se dice en los periódicos haya sido eficaz o que haya llegado a las personas adecuadas.

¿Y creen que, al igual que sucedió con Jaycee Lee Dugard, Madeleine puede estar en la zona de Praia da Luz, o en el Algarve?

G.M.: Yo no quiero especular. Pero es verdad que es más difícil moverse con la niña que mantenerla en un lugar. Aquella noche hubo una gran movilización policial, incluso en las fronteras, lo que hizo más difícil llevarla lejos. Aunque no lo sabemos.

K.M.: Tenemos la certeza de que mucha información útil podría partir de aquella zona, de Praia da Luz. Porque tenemos la certeza de que Madeleine esta allí, porque tenemos la certeza de que el raptor estaba allí. No sabemos si es de allí, aunque sabemos que aquella noche estaba allí, por eso tiene que tener alguna relación con Praia da Luz.

G.M.: Eso es importante para este mensaje que estamos intentando pasar ahora, porque apelamos a todas las personas que conozcan a alguien que haya estado en Praia da Luz en el aquel momento, o en el Algarve, y que muestre un comportamiento sospechoso o extraño cuando se habla del caso. Si esa persona cuenta lo que sabe podría abrir una nueva pista que sería seguida.

¿Cuántos detectives privados están trabajando en el caso?

G.M.: En este momento tenemos a dos detectives a tiempo completo. Después hay dos personas más que ofrecen apoyo técnico, en la parte de las traducciones o los dibujos. Es un equipo pequeño. Hay, sobre todo, mucha gente ayudando en régimen de voluntario, sin recibir nada.

¿Esos voluntarios son portugueses o ingleses?

G.M.: Son, principalmente, de Reino Unido. Aunque en Portugal también hay mucha gente ayudando en la parte de las traducciones y difundiendo el mensaje. El equipo es muy pequeño. Aunque es bueno porque no queremos que haya muchas fugas de información. (Inciso: ¿Errrr?)

¿Son muy caros los detectives que están con vosotros?

G.M.: No son muy caros. Son personas jubiladas, que han trabajado mucho y realizado una investigación muy rigurosa. El responsable de la investigación tiene un presupuesto que va gestionando en consonancia con las necesidades y tiene que usar el dinero que tiene en lo que cree que es mejor. Si necesita más gente o más medios, intentamos hacer que eso sea posible. (Inciso: Gasten menos en abogados, portavoces, asesores de imagen, viajes, hipotecas…)

¿Es el dinero del fondo el que paga a los detectives?

G.M.: Sí, el dinero del fondo es para pagar a los detectives y para usar en todo lo que esté relacionado con la desaparición de Madeleine. (Inciso: Como la defensa y lavado de imagen de los afligidos padres.)

¿Aun queda mucho dinero?

G.M: Ha disminuido, aunque aun hay suficiente. (Inciso: ¿Para qué?) Aun hay centenas de miles de libras. Ya no son millones, aunque aun es mucho dinero. Este dinero es gestionado por abogados que son responsables del fondo y que obligan a que se cumpla la ley.  El dinero que hay en él proviene de donativos, muchos de los cuales son de personas singulares, y, como tal, tienen que existir unas reglas y el dinero es utilizado exclusivamente para aquello para lo que fue creado: ayudar en la búsqueda para encontrar a Madeleine. Después de que ese objetivo sea concretizado, el dinero que aun pueda existir será entregado a otras asociaciones de búsqueda de niños para que otras familias puedan ser ayudadas, como lo fue la nuestra. (Inciso: ¿Qué ley? Tienen un fondo privado que solo está obligado a presentar un resumen de cuentas anualmente. Igual que las cuentas que ya fueron presentadas al final del ejercicio fiscal de este año. Que sepamos el fondo tiene un consejo directivo, al que pertenecen Kate, Gerry, amigos y familiares. ¿Y por qué esas familias no crean su propio fondo?)

Los gemelos Sean y Amelie son parte de esa familia. ¿Se dan cuenta exactamente lo que está pasando? ¿Aun se acuerdan de Madeleine?

G.M.: Perfectamente. Ellos saben que su hermana fue secuestrada y que está desaparecida. Saben que eso es algo malo. Y que quien lo hizo es una persona mala.

K.M.: Ellos saben que sus padres siguen buscándola. Y que existen muchas otras personas buscando a su hermana.

G.M.: Hablan más de Madeleine que nosotros. Es increíble. Nosotros intentamos hablar de asunto ante ellos…

K.M.: …Aunque muchas veces son ellos que sacan el tema.

G.M.: Su discurso es que: si encontramos a quien se llevó a nuestra hermana nos encargaremos de él. Y yo tengo que decirles que no, que si encontramos a esa persona la entregaremos a la policía y ellos lo meterán en la cárcel.

¿Es verdad que dejaron de ser amigos de algunas de las personas con quienes pasaron las vacaciones en Praia da Luz?

G.M.: Es mentira. Seguimos siendo amigos.

K.M.: Estamos todas las semanas con lo que viven en Leicester. Pero los demás, que son de Londres, no están tan cerca y nos vemos menos.

¿Volvieron a reunirse?

G.M.: Sí, en más de una ocasión. Una de ella fue en el primer aniversario de la desaparición de Madeleine. (Inciso: ¿Algún ejemplo más cercano?)

¿Es verdad que Gerry no es el padre biológico de Madeleine?

G.M.: (risas) Solo si alguien cambió los tubos de ensayo cuando estaba haciendo las pruebas. Eso es un disparate. Basta ver los análisis del ADN de Madeleine. Está todo ahí.

¿Está entre vuestros planes volver a Portugal?

G.M.: No hemos conseguido ir más porque hemos tenido un inmenso trabajo y muchas cosas que hacer en Reino Unido. Aunque nos gustaría ir más veces. Y queremos ir allí ahora para promover este nuevo mensaje para que se difunda entre la gente.

¿Creen que no son bienvenidos en Portugal?

K.M.: No, sinceramente no. Además, me acuerdo bien de una imagen de algo que me ocurrió en el avión cuando fui a Portugal. Una señora me agarró del brazo, me abrazó con fuerza y me miró. Eso lo dice todo. Ella ni siquiera necesitó hablar. Aunque claro que hay mucha gente negativa, pero creo que la mayor parte de la gente es naturalmente buena. Recibimos muchos mensajes de apoyo desde Portugal.

No quedó probado que Kate y Gerry tuvieron algo que ver con la desaparición de Madeleine, aunque es unánime en Portugal que fueron negligentes en la forma en que abandonaron a los tres niños aquella noche. ¿Aceptarían ser juzgados por el delito de abandono?

G.M.: No. Nosotros no abandonamos a los tres niños aquella noche. Es importante fijarse en esto. Nosotros no abandonamos a los niños, nosotros no pusimos a los niños en peligro. Cometimos un error. Aunque somos unos padres muy atentos y cuidadosos con nuestros hijos. Legalmente, esa negligencia no puede ser probada. Íbamos constantemente a ver como estaban los pequeños. Aunque también es necesario ver que existe una diferencia cultural que es necesario analizar. En Inglaterra es normal que acostemos a los niños muy temprano. En Portugal sé que no, sé que los niños se quedan levantados muchas veces hasta tarde con sus padres. Pero está claro que nos gustaría retroceder en el tiempo para no volver a cometer el mismo error.

¿Qué creen que mueve a Gonçalo Amaral contra vosotros?

G.M.: Eso es muy especulativo. Tendría que preguntarle a él que motivos le mueven.

Cajas

Mañana a toda prisa

Kate y Gerry dieron ayer por la mañana más de una decena de entrevistas, a televisiones, periódicos, radios y agencias de noticias de varios países. Llegaron a las instalaciones del Broadcasting Center, cerca del Big Ben, pasado 10 minutos de las once y media de la mañana. A esa hora ya debían haber comenzado a dar la primera entrevista. El asesor de prensa del matrimonio, Clarence Mitchell, llegó primero y anunció que Kate y Gerry estaban “terminando de tomarse un té” y que ya bajaban para comenzar la segunda ronda de conversaciones, porque ya habían hablado antes con la BBC y Sky News. Cuando llegaron, los padres de Maddie generaron gran curiosidad y varios empleados acechaban en los pasillos y se asomaron a las ventanas para verlos. Kate y Gerry fueron siempre muy atentos y respondieron con sonrisas y agradecimientos a todas manifestaciones de apoyo.

Kate más delgada y envejecida

Kate McCann es, hoy, dos años y medios después de la desaparición de su hija, una mujer mucho más delgada y más envejecida. La expresión de su cara ha cambiado por los pliegues de los huesos del rostro, muy marcados, y ya se notan varias arrugas de expresión en la zona de la boca y los ojos. La madre de Madeleine mostró la misma postura de siempre ante las cámaras, seria, fria y con la mano derecho siempre apretando la mano derecha de su marido, aunque después de haber hablado con RTP no aguantó y llegó a llorar con los nervios, después de haberse apagado la cámara. Gerry y la asesora de prensa portuguesa de matrimonio la consolaron y le ofrecieron un té en un vaso de plástico, que ella bebió rápidamente.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí