lunes, 23 de noviembre de 2009

Caso Madeleine McCann – El fondo Madeleine McCann contrató un “agente secreto” timador


From The Sunday Times
November 22, 2009




Un hombre de negocios que se hizo pasar por agente secreto presuntamente se ha embolsado unas 300.000 libras del fondo destinado a pagar a los investigadores que trabajan en la desaparición de Madeleine McCann. (Inciso: De ese fondo, de momento, solo se ha gastado un 13% en esa presunta búsqueda, el resto se está gastando en asesores de imagen, abogados, viajes, hipotecas…)

Kevin Halligen, un asesor de seguridad británico, fue pagado para encontrar a Madeleine pero supuestamente no entregó el dinero a los detectives privados que hicieron el trabajo en su nombre. Un amigo de Kate y Gerry McCann, padres de Madeleine, dijo que empezaron a preocuparse cada vez más por Halligen. (Nota: Recordemos que el Sr. Halligen es/era socio del “innombrable” Henri Exton en Oakley International, el mismo Sr. Exton que motivó que algunos bloggers recibieran cartas del bufete de abogados Bindmans prohibiendo la publicación de su nombre en un artículo de investigación del Evening Standard)

“Tenía ese aire de intriga y misterio, actuando como si fuera un espía al estilo James Bond,” dijo el amigo. “Prometió la luna pero todo quedó en nada.”

La empresa de Halligen (Inciso: y Henri Exton) Oakley International, con sede en Washington DC, recibió 500.000 libras después de ser contratados por el fondo Find Madeleine.

Fuentes cercanas a Halligen dicen que ofreció proveer a los McCann imágenes de satélite y listas de tráfico telefónico de la noche en que Madeleine desapareció. Los datos supuestamente venían de sus contactos en Washington pero, una fuente afirmó, “todo lo que trajo fueron imágenes de Google Earth”. (Inciso: Me pregunto porqué motivo tendrían que pedirle a este Sr. esta información teniendo en cuenta que están implicados en la investigación, según los McCann, Interpol y Europol).

Se entregaron posteriormente al Fondo Madeleine informes de equipos de investigadores que encontraron muy difícil conseguir que Halligen les abonara sus honorarios. A uno de ellos, Henri Exton, un ex director nacional de operaciones encubiertas de la policía británica, Halligen aun le debe más de 100.000 libras por el trabajo que realizó en el caso Madeleine (Inciso: ¿Ya se puede hablar del Sr. Exton o recibiremos en breve un nuevo comunicado de Bidmans? Por otra parte, ¿quieren vendernos que el brillante hombre de negocios, Sr. Kennedy, le abonó 300.000 libras a un “don nadie” en lugar de tratar “directamente” con su socio, el auténtico ex miembro de la policía? Lo siento, pero no lo compro.)

Los documentos demuestran que mientras la empresa de Halligen (Inciso: y Exton) recibía el dinero del fondo, él retiraba grandes cantidades de dinero para uso personal. Había estado utilizando los fondos de la compañía para abonar vuelos en primera clase, hoteles caros y coches con chofer.

Su contrato con el fondo no fue renovado en octubre del pasado año. Halligen se marchó de Washington para disfrutar de unas vacaciones en Roma pero nunca regresó a las oficinas de Oakley. Fue visto por última vez mientras estaba alojado en el Hotel Royal Crescent en Bath bajo un nombre ficticio. (Inciso: Entonces debemos entender que un “don nadie” engañó miserablemente a todo un ex agente de los servicios de seguridad británicos)

Según aquellos que lo conocían bien, Halligen, 50, se jactaba con frecuencia de haber trabajado para el servicio de inteligencia para impresionar a sus contactos empresariales y sociales.

Hace dos años presuntamente fingió su propia boda con una abogada de Washinton, presenciada por ex agentes, un jefe de estación de la CIA y un asesor de Barack Obama. Halligen contó a su novia que sus maestros de espionaje no permitirían que figurar su nombre real en los documentos maritales. De hecho, ya estaba casado y el cura era un actor.

Una investigación financiera más amplia encontró que Halligen compró una mansión de 1 millón de libras supuestamente con el dinero que defraudó a Trafigura, la compañía acusada de verter residuos tóxicos en África. La semana pasada el Departamento de Justicia de EE.UU. emitió un auto destinado a su detención por el presunto fraude a Trafigura.

Stephen Dorrell, diputado de los McCann, dijo: “Este hombre claramente vio a una familia vulnerable atravesando una experiencia terrible y en lo único que estaba centrado fue en el hecho de que había unas personas ofreciendo dinero para ayudar a encontrar a Madeleine.”

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí