domingo, 1 de noviembre de 2009

Caso Madeleine McCann – El Tribunal se queda con el Jaguar de Gonçalo Amaral


Los derechos de autor y la participación del antiguo inspector de la PJ, Gonçalo Amaral en la empresa que creó también han sido embargados.

Ricardo Marques e Rui Gustavo (www.expresso.pt)

28 de octubre de 2009

El Tribunal Civil de Lisboa, que ordenó esta semana el embargo de los derechos de autor del libro de Gonçalo Amaral sobre la desaparición de Madeleine McCann, así como del documental que le siguió, considera que la sociedad unipersonal creada por el antiguo coordinador de la PJ podría permitirle cobrar y hacer desaparecer los beneficios que le corresponden por la venta del libro y vídeo.

Por esto, en el marco de la petición de indemnización de la familia McCann, decidió a través de una medida cautelar, embargar también la participación de Amaral en la empresa, un tercio de su sueldo como administrador e incluso el Jaguar que el ex policía conduce – aunque pertenece a la empresa.

El coche, con una cilindrada de 2700cc y un precio que ronda los 70 mil euros nuevo (Inciso: Hacen bien en indicar esto, ya que el coche fue comprado de segunda mano y su precio no superó los 15 mil euros), fue comprado en mayo y registrado a nombre de la sociedad Gonçalo Amaral Sociedad Lda., con un capital social de 5.000 euros. La empresa, creada en noviembre del pasado año, ofrece consultoría, estudios y análisis en el campo de la investigación criminal y está especializada en la divulgación, promoción y comunicación de trabajos técnicos.

Las notificaciones para las editoras que publicaron el libro “Maddie: La Verdad de la Mentira” salieron a principios de semana hacia varios países de Europa: Italia, Holanda, Dinamarca, Alemania, España y Francia. La editora Guerra & Paz, (que publicó el libro en Portugal), la Presslivre (propietaria del “Correio da Manhã donde Amaral publica una crónica semanal), Valentim de Carvalho y a TVI fueron notificados también del embargo de los derechos de autor que le son debidos al antiguo coordinador de la PJ hasta que haya una sentencia firme en el proceso en curso.

Contactado por el Expresso, Gonçalo Amaral se negó a hacer ninguna comentario sobre la decisión del Tribunal Civil, remitiendo su postura a un comunicado de prensa hecho público el miércoles. En ese documento, el hombre que investigó la desaparición de Madeleine McCann teme “verse imposibilitado de defender sus razones en un tribunal” y admite enfrentarse a “restricciones en cuanto a su propia defensa”.

Kate y Gerry McCann, quienes fueron constituidos arguidos en el transcurso de la investigación, y sus tres hijos menores, Sean y Amelie y Madeleine, son los demandantes del proceso en curso en el tribunal civil. Exigen del antiguo inspector de la PJ una indemnización de 1,2 millones de euros por difamación, por las afirmaciones “continuas y graves” sobre la investigación del caso de 2007.

Entre tanto, según la evaluación realizada por el tribunal, la situación patrimonial de Gonçalo Amaral no ofrece garantías suficientes para el pago en caso de condena. La casa de Olhão – que compró con su mujer, en 2002, con un préstamo del BIC, aunque solo está registrada a nombre de su mujer – fue embargada en 2005 por una deuda de casi 130 mil euros.

Un año después, Hacienda registró un embargo sobre la casa como garantía del pago de 16.900 euros. Por último, hace dos años, fue el BES (al cual pertenece ahora el BIC) en avanzar con una acción ejecutiva contra el matrimonio para cobrar más de 300 mil euros – nuevo embargo. (Inciso: ¿No habrá mediado un problema con un constructor que no hizo las obras como debía haberlas hechos verdad? Porque de ser así esta información sería muy tendenciosa y quizás pertenenciente a la nueva campaña de lavado de imagen de la afligida pareja que paga su propia hipotéca con el dinero del fondo recaudado para buscar a su hija).

El libro “Maddie: La Verdad de la Mentira” fue lanzado en julio de 2008 y durante los meses siguiente hasta finales de septiembre, tuvo 12 ediciones, o sea, 120 mil ejemplares. Entre tanto, en septiembre, también por decisión del tribunal, se prohibió su venta.

Gonçalo Amaral se jubiló de la Policía Judiciaria en junio del pasado año, después de 26 años de servicio. En aquel momento, afirmó que se marchaba para tener “plena libertad de expresión”, después de haber sido apartado, meses antes, de la investigación sobre la desaparición de la niña inglesa debido a declaraciones realizadas a los medios de comunicación. Actualmente, Amaral recibe una pensión de jubilación de 2.039 euros. La investigación del caso fue archivada en junio de 2008, sin haber encontrado ninguna responsabilidad de los padres de la niña inglesa de tres años que desapareció el 3 de mayo de 2007, en Praia da Luz.

Traducción de Mercedes