miércoles, 23 de diciembre de 2009

Caso Madeleine McCann - A Stocking Filler


EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr. Martin Roberts

20 Diciembre 2009

A STOCKING FILLER



¿Y por qué no? Continuando con el tema de los “pololos” de los McCann y sus varios portavoces, una media es simplemente una prenda más apropiada para el pie metafórico de uno que la variedad oral preferida de los McCann.(Stocking filler: Pequeño regalo de Navidad que se mete en el calcetín/media).

Hace solo unos días escuchamos la no tan edificante versión de cómo el intento de intimidación fallido de la pareja en un tribunal de justicia fue transformado en un acto de piedad, en forma de peregrinación a Praia da Luz (bueno, esto por lo menos justificó el coste del pasaje). Con la afición por comentar sin cesar de los McCann, el mundo expectante fue tratado erróneamente en ambos extremos de su brújula de cruzada.

El periódico The Sun del 12 de diciembre recuerda lo siguiente:

“Gerry dijo: “Hay una niña inocente desaparecida aquí y esto es de lo que se trata. No es sobre libertad de expresión sino sobre la búsqueda de nuestra hija.”

“Junto a él en la entrada del Palacio de Justicia de Lisboa una emocionada Kate dijo: “La libertad de expresión no debería superar los derechos de los seres humanos.” (Sobre todo porque es un derecho de seres humanos, Kate. ¿O intentas dar a entender que, al igual que especies inferiores, los demás podemos vivir sin ella?).

Irónicamente, Kate nos informa vía el Daily Mirror (también de 12 de diciembre) que “Libertad de expresión no debería incluir la distorsión de la verdad, mentiras, fabricación y calumnias,” todos criterios de los que su propio acto de habla manifiestamente adolece. Tenemos las pruebas: “Gerry casi nunca envió mensajes de texto hasta después de que Madeleine fue secuestrada” (Pero el hecho de no enviar casi nunca, de ningún modo justifica el borrado de una docena del fraile de ellos recibidos previamente. Por lo tanto distorsión de la verdad). “Si lo que ocurrió no hubiese sucedido” a Kate no se le hubiese ocurrido mencionar el incidente del lloro a la PJ (Salvo que lo mencionó, tres veces, durante la cena, antes de que hubiera sucedido. Por lo tanto Mentiras). Nos vigilaban. Estoy segura.” (Fabricación). Y en cuanto a Gonçalo Amaral, era simplemente “una vergüenza” tanto personal como profesionalmente ¿no? (Calumnia). Sí, Kate McCann está muy familiarizada con comportamientos inadecuados a la Libertad de Expresión.

La miopía de Gerry tiene la misma forma que aquella de la que sufrió una vez el Almirante Nelson – perspectiva monocular deliberada. La medida cautelar contra Gonçalo Amaral fue concedida a la luz de una afirmación difamatoria, es decir, insinuar que Madeleine estaba muerta y que los padres están implicados de algún modo. Tal como aclara el Daily Mirror:

“Gerry, también 41 años, dijo ayer que el escándalo alrededor del libro de Amaral amenazaba con ensombrecer el hecho de que los McCann seguían buscando a Madeleine.”

Si la búsqueda per se está en riesgo de ser eclipsada por el caso judicial en cuestión, difícilmente podría ser un aspecto de ella. Además, durante todo el tiempo que el polémico libro ha estado disponible al público, ¿interfirió alguna vez con las aventuras de los policías en Europa y más allá, “removiendo cielo y tierra” en Escandinavia, la Península Ibérica y las Antípodas? Sin embargo desde la otra perspectiva, notamos una continuación de la apertura gambito de los McCann: someter al único hombre que no solo abrió el camino hacia la verdad sino que está preparado para hacerlo públicamente.

‘Añadió: “Hay una niña inocente desaparecida aquí y eso es de lo que se trata. Estamos aquí para luchar por nuestra hija. Somos las únicas personas que lo harán y seguirán haciéndolo.”

Las únicas personas que lucharán por su hija, ¿de verdad? Si Gerry vendiera su coche, ¿seguiría siendo la única persona con derecho a conducirlo? recuerden que Madeleine fue puesta bajo Tutela Judicial, a “petición” de los McCann (“Puedo afirmar que, por iniciativa de Gerry y Kate McCann, Madeleine está bajo Tutela Judicial del Tribunal Superior de Inglaterra y Gales.” Clarence Mitchell, 20.6.2008). La solicitud fue realizada solo unas semanas después de la desaparición de Madeleine y, presumiendo que Madeleine aun estaba viva, la tutela fue ratificada con anterioridad al levantamiento del estatus de arguido sobre sus padres; un acto que acompañó la suspensión de la investigación sobre la desaparición de la niña. Lejos de ser las únicas personas que defenderán a Madeleine, los McCann ni siquiera son responsables de ella ahora. Hace mucho que delegaron esa responsabilidad en el Tribunal Superior, una situación resumida en la siguiente definición:

Tutelado Judicial – Un menor (de 18 años) objeto de una orden de tutela judicial. La orden asegura que el tribunal tiene la custodia, con el cuidado diario llevado a cabo por un individuo(s) o autoridad local. Mientras el menor permanezca bajo tutela judicial, todas las decisiones relacionadas con la crianza del menor deben ser aprobadas por el tribunal, ejemplo, cambiarlo de colegio o tratamiento médico.

Queda bastante claro que, en lo que se refiere al bienestar de Madeleine, la responsabilidad/pelota ya no recae/se detiene en Rothley.

Por lo tanto debemos preguntarnos, no por qué solo los McCann son capaces de “luchar por Madeleine”, sino por qué solo ellos van a hacerlo. Dicho de otra forma, ¿por qué no presentó ninguna objeción en absoluto el Tribunal Superior, vía diplomática u otros canales, al desistimiento portugués de su investigación? Y ¿por qué no han solicitado desde entonces, en el mejor interés del niño, que el caso sea reabierto para que la “búsqueda” continúe? Seguramente el bastión central de la justicia británica no habrá tomado conocimiento de la futilidad de ese esfuerzo. Si lo han hecho, entonces ¿por qué estamos prestándoles atención a los McCann?

Avanzando en el tiempo hacia Praia da Luz y pronunciamientos asociados, el Daily Express (13 diciembre) se hace eco de las siguientes observaciones:

“Aunque nuestro dolor se siente aquí con mayor crudeza, es reconfortante a la vez ya que nos sentimos más cerca de Madeleine. (Por supuesto, Praia da Luz está ligeramente más cerca de Australia que de Lisboa).

“Después caminamos hasta las rocas de la playa con sus olas batientes y esa sensación de inmensidad y libertad – otro lugar donde yo siempre me he sentido capaz de alcanzar a Madeleine y encontrar un poco de consuelo.” (¿”Tendría que haber sido eso “una pequeña mella”?)

En una entrevista exclusiva para el Sunday Express, la abogada de los McCann Isabel Duarte dijo: “Está ansiosa por estar en el lugar donde lo dejó todo. Me dijo que era muy importante para ella estar en el lugar donde había desaparecido Madeleine.”

Discúlpeme, Isabel, pero ¿hemos malentendido la situación durante los últimos dos años? Kate no dejó nada. Su hija fue “llevada”, presuntamente, y trasladada a otra localización. ¿Debemos inferir que “el lugar donde desapareció Madeleine” está mejor representado por la orilla del mar, donde Kate se siente feliz buscando consuelo, que su antiguo apartamento vacacional, apartamento que aparentemente ella está demasiado traumatizada para visitar?

Daily Express (14 diciembre) pinta una estampa similar en tonos diferentes:

“El sábado por la noche, la pareja, ambos Católicos, asistieron a una misa en la cercana iglesia de Nossa Señora da Luz, que ellos visitaban regularmente después de la desaparición de Madeleine.

“Kate lloró durante todo el servicio conmemorativo…”

Quizás ahora estoy siendo ligeramente ingenuo aquí (o eso o mis conocimientos de inglés están lamentablemente desfasados), pero ¿no es bastante raro que Kate haya asistido a un servicio conmemorativo? especialmente cuando, según Isabel Duarte: “Ella lloraba pero está convencida de que Madeleine aun está viva.” ¿Qué viene después, un réquiem por la resurrección?

En la actualidad, nuevamente según el Daily Express (18 diciembre), “Los médicos Kate y Gerry, ambos de 41 años, dicen en un nuevo mensaje en la Web Find Madeleine: “Nuevamente este año habrá un lugar vacío en la mesa de Navidad. Si tú sabe algo, haz lo correcto y ayúdanos a llenarlo.”

Si eso es una invitación a la Cena de Navidad creo que yo paso. La tentación de hacer picadillo las mendacidades de otros sería demasiado grande. Sin embargo, si encontró su camino hasta los pasteles por lo menos algunas personas tendrían la oportunidad de comer sus palabras, incluso aunque tal vez aun no sepan como lidiar con la indigestión resultante. Supongo que, siempre habrá Calpol.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí