jueves, 10 de diciembre de 2009

Caso Typhaine – “Casi no quedan dudas" acerca de la identidad del cadáver encontrado ayer en Bélgica


10 de diciembre de 2009

Por Florent Moreau


Ayer por la tarde, las Pompas fúnebres trasladaron el cuerpo encontrado ese mismo día. Foto Didier Crasnault

Tras seis meses de espera insoportable, el cuerpo de la pequeña Typhaine fue, con toda probabilidad, encontrado ayer al final de la tarde. Después de varias horas de titubeos, Nicolas Willot llevó a los inspectores al bosque de Marcinelle, cerca de Charleroi. Una autopsia está en curso, hoy, en Bélgica. El Fiscal de Valenciennes, Vicente Lesclous ha indicado esta mañana que había que esperar los resultados de las muestras de ADN para confirmar oficialmente que este cuerpo es el de Typhaine, pero "prácticamente no hay dudas".

Ayer, una jornada de búsquedas para encontrar el cuerpo

Incluso si está "lejos de estar terminada”, la investigación avanzo considerablemente en la tarde de ayer con el descubrimiento del cuerpo de una niña del que es difícil imaginar que no sea el de Typhaine. A principios de la mañana, armados con permisos administrativos que anteriormente no tenían, los policías franceses condujeron a Nicolas Willot a la frontera belga, donde la policía judicial de Mons lo tomo a su cargo.

Los investigadores querían que el compañero de Anne-Sophie Faucheur rehiciera el camino que tomo en junio, unos días después de la muerte de la niña, cuando fue decidido deshacerse del cuerpo en un bosque en Bélgica. Los reconocimientos comenzaron alrededor de las 8:00 horas en las cercanías de Mons: "Sólo teníamos elementos de informaciones muy confusos, pero el cuerpo podía estar en algún lugar entre la zona de Bruselas y de Mons”, explicó ayer por la noche el Fiscal de Valenciennes Vicente Lesclous, en una conferencia de prensa organizada apresuradamente ayer en Charleroi.

Nicolas Willot dudó durante varias horas, guiando al grupo de una docena de investigadores franceses y belgas a través de varios distritos. A media tarde, terminó por reconocer el lugar en las cercanías de un bosque de Marcinelle, próximo de Charleroi, “en un lugar difícilmente accesible». Nicolás Willot indicó un área específica de unos cien metros cuadrados, donde los perros especializados en la búsqueda de cadáveres mostraron dos veces (Nota de Mila: indicaron dos lugares). Alrededor de la 18:00 horas, el fiscal de Charleroi, Christian De Valkeneer fue avisado de que se había encontrado el cuerpo. Entonces unas cincuenta personas comenzaron la exhumación en presencia de un médico forense belga, mientras que Nicolas Willot era conducido de vuelta a Francia. Esta mañana, Vincent Lesclous ha precisado que las dificultades encontradas por Nicolas Willot para encontrar el lugar de la inhumación no eran debidas a una falta de voluntad por su parte.


Se ignora lo qué llevó al sospechoso a venir a enterrar aquí el cuerpo, a 90 km de su domicilio de Aulnoye-Aymeries: "No tenemos ninguna explicación, señaló ayer el fiscal del Rey de Charleroi, la idea que nos avanza hoy es que se trató de la casualidad”.

Varios días después de la muerte

El Fiscal Lesclous se ha mostrado poco locuaz sobre las circunstancias de la muerte y del transporte del cuerpo. Typhaine probablemente murió el 10 de junio después de haber sufrido "actos de maltrato cuya naturaleza y duración aún quedan por determinar". Habría sido enterrada por Nicolas Willot en ese bosque apartado de lugares habitados cinco o seis días más tarde: Anne-Sophie Faucheur y su compañero han dado "fechas concordantes, pero sería imprudente decir más. En cualquier caso, transcurrieron varios días” entre la muerte y la inhumación", confirmó.

Una autopsia debería tener lugar hoy, pero no en Francia, sino en Bélgica por razones jurídicas, ya que el cuerpo encontrado más allá de Quiévrain (Nota de Mila: municipio fronterizo belga) no pudo ser identificado ayer con absoluta certeza. La autopsia realizada por dos médicos forenses belgas, asistidos por uno francés, es esperada "con mucho interés" por el Fiscal de la Republica Lesclous, que espera poder determinar con precisión las circunstancias de la muerte de la niña. Y, sobre todo si la tesis de un «castigo que salió mal", avanzada por la pareja Faucheur- Willot es creíble. Porque si el descubrimiento del cuerpo "era uno de los objetivos prioritarios”, no era el único. Se ha pasado una página importante en este caso, pero está muy lejos de ser la última. La investigación no ha contestado todas las preguntas que hay planteadas....

El fiscal belga encargado de la identificación, indico el jueves por la mañana que el cuerpo encontrado según “muy fuertes presunciones” es el de Typhaine. "Estamos en la etapa de presunciones muy, muy fuertes. En nuestra opinión, hemos encontrado realmente el cuerpo de la joven francesa", declaro Christian De Valkeneer ayer por la noche. El Fiscal de Valenciennes también ha declarado esta mañana a la prensa que las muestras de ADN confirmarían oficialmente la identidad dentro de unos días, pero que las primeras conclusiones dejaban poco margen para la duda.

El cuerpo de Typhaine no debería volver a Francia antes de unos diez días.

Marcinelle, una terrible casualidad

El hecho de que el cuerpo fue encontrado en Marcinelle, tristemente célebre por el caso Dutroux, hace eco a unas páginas de sucesos que Bélgica querría olvidar. El Fiscal de Valenciennes ha deseado precisar esta mañana que el lugar de la inhumación del cuerpo de Typhaine fue fruto de una coincidencia. Nicolas Willot simplemente condujo (Nota de Mila: su coche) hasta un bosque, que él quería "bastante alejado de su casa”.

Para hacer comentarios: aquí.

Traducción de Mila.