jueves, 14 de enero de 2010

Caso Madeleine McCann - Amaral es el arguido, pero los “juzgados” son los McCann

24horas

Portugal - 14/01/2010


El juicio de Gonçalo Amaral, se centró en el proceso penal. Los testigos de la PJ dicen que los McCann forjaron el secuestro de la niña, muerta por accidente.

El juicio de la medida cautelar que prohibió la venta del libro "Maddie, a Verdade da Mentira", en el que el arguido y autor es el ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral, comenzó ayer en Lisboa, pero lo cierto es que fueron los padres de la pequeña inglesa desaparecida, Kate y Gerry McCann, quienes estuvieron bajo un verdadero juicio en la Séptima Sección del Tribunal Civil de la capital. El día estuvo dedicado a escuchar a cuatro de los seis testigos de la defensa de Amaral y el abogado del ex PJ, Antonio Cabrita, quiso ver “desmenuzados" los pormenores del proceso de investigación de la desaparición de la menor, registrado el 3 de mayo de 2007 en un resort de Praia da Luz, en Lagos (Algarve).

Oido en primer lugar y por videoconferencia, el Fiscal titular de la investigación en el Tribunal de Lagos, José Magalhães e Menezes, fue taxativo e…inconcluso. Dos ejemplos: sobre el valor probatorio de las señales dadas por los perros pisteros ingleses (especialistas en la detección de olor de cadáver), que husmearon el apartamento donde los McCann estaban alojados, y la posible muerte de la niña.

"Los adiestradores sustentaron lo que las señales (de los perros) les mostraron en el apartamento, en los vehículos ... detectaron algo", dijo. Luego asumió que "los perros detectaron sangre y olor de cadáver”. Este hecho, alegó, "está documentado" en la investigación. Pero se trata de un "medio de prueba que no vino a ser corroborado por ninguna otra prueba".

Pero hubo más. En un despacho de la Fiscalía en septiembre de 2007, se dice que "es más probable" que Maddie este muerta que viva. Confrontado a esta frase, Magalhães e Menezes se defendió: "Es sólo una probabilidad, no es una certeza".

PJ controlada por los ingleses

Otro testigo de la defensa de Amaral fue el inspector jefe de la PJ de Portimão, Tavares de Almeida, según el cual, hablando con ironía, "los perros sólo fallaron precisamente en Portugal". Más en serio, dijo que los investigadores portugueses estaban "fuertemente y debidamente controlados por las autoridades inglesas".

Y ejemplificó: "Fuimos informados que estaba en Lagos, una persona que podría tener una pista sobre el caso. Cuando la PJ llegó al puesto de policía de Lagos ya estaban allí dos policías ingleses que ni siquiera sabíamos que estaban en Portugal", informó, ante la jueza María Gabriela da Cunha Rodrigues, hija del ex Procurador General de la República. Para Tavares de Almeida, los McCann no mataron a su hija y esta murió accidentalmente. Pero forjaron el secuestro. A la salida del Tribunal, Gonçalo Amaral, que durante la audiencia rara vez miró a los McCann sentados enfrente, alegó que el archivamiento del caso se decidió porque "hubo falta de coraje. Ya he visto acusados por mucho menos", dijo.

Traducción de Mila