sábado, 9 de enero de 2010

Caso Madeleine McCann - Callado como una tumba


6 de enero de 2009

Personas ingenuas podrían, por supuesto, preguntar “si estuvo bien que el Team McCann alertara a todos los medios de comunicación de Reino Unido sobre su intención de estar presentes en la audiencia de Lisboa hace solo unas semanas, ¿qué ha cambiado? ¿Por qué están tan callados como (rasca la barbilla, esboza una sonrisa), bueno, como un arguido enfrentado a 48 preguntas astutas?”

No nos lo van a contar ¿verdad?

Tal como hemos dicho con anterioridad simplemente no importa demasiado porque el armario está vacío y porque la gestión de noticias, que es fantástica para propósitos defensivos tales como evitar una extradición, es una herramienta mucho más burda y menos previsible cuando es utilizada para intentar atacar y destruir a tus enemigos.
.
¡Nunca demande por difamación! Amenazar con hacerlo, sí; llega a un acuerdo y lee una declaración en la escalinata frente al tribunal, por todos los medios pero ¿llegar hasta el final? Noooooo, no lo hagas: nadie sabe nunca cómo podría terminar, tal como descubrieron Oscar Wilde y Jeffrey Archer cuando se encontraron vestidos de rayas.


¡Ya es suficiente muchachos!

De todos modos, habiendo sido recibidos en Lisboa con todo el afecto que un cargamento de estiércol de caballo pudiera inspirar en la entrada del restaurante de Harrods, unas vacaciones de invierno en el sur aun no está en la agenda de la pareja. Un posible resollar podría ser desear, o pedir, que la audiencia fuese a puerta cerrada.

De este modo su desastrosa unidad de RP Lift Consulting –se llama a los lift consultants para ayudar cuando la gente está atrapada o ha caído en su propia perdición- no tendrían que emitir resúmenes diarios mal traducidos de las audiencias a los gacetilleros en Reino Unido contra un fondo de cánticos de locos libertarios civiles portugueses, incluida la Sra. gruesa que seguía saltando arriba y abajo captando el ojo de la cámara. No, nada de eso a puerta abierta.

Porque así el Ataúd, que últimamente ha mostrado signos de tener la tapa clavada permanentemente, puede coger el teléfono e informar a la pandilla de medios de comunicación uno a uno en privado –y a la sombra- de su tumba londinense. E incluso podría solventar el problema del grupo de Amaral ganándoles el spin por la ventaja de la lengua – porque podrían soltar que Gonçalo podría filtrar el procedimiento judicial– algo que nosotros, huff-puff, nunca, nunca haríamos.

Ingenioso ¿no?

O lo sería si no estuviera siendo expuesto y ridiculizado aquí. Aunque lo intentarán. Vuestro turno Gerry & Clarence.

Publicado por John Blacksmith

Traducción de Mercedes