sábado, 9 de enero de 2010

Caso Madeleine McCann - ¡El duodécimo glorioso!




Como casi todo el mundo sabe, en septiembre, los McCann obtuvieron un interdicto temporal sobre la venta del libro de Gonçalo Amaral, cuyo título en inglés es “The Truth of the Lie.”

La audiencia, en la que Gonçalo Amaral debía presentar sus testigos en un intento de revertir la medida cautelar, fue pospuesta debido a una enfermedad en el despacho del abogado del Sr. Amaral. En la puerta del Tribunal Civil de Lisboa, Kate y Gerry McCann hicieron una disertación en pareja acerca de cómo no estaban decepcionados y Kate McCann afirmó que los derechos de los “seres humanos”, estaban por encima del derecho a la libertad de expresión. Parecía que estaba intentando intensamente recordar las palabras utilizadas por su abogada en una especie de “pep talk” (palabras de ánimo). “Sra. McCann sus derechos humanos están siendo violados,” pero Kate afirmó que los derechos de los seres humanos, lo que siendo una persona bastante pedante me llevó a preguntarme si por lo tanto estaba enfatizando los derechos de los seres humanos sobre los derechos de, digamos, las medusas o los orangutanes. Liberad a los Chiltern Hundreds digo yo. ¡Ellos tienen derechos!

En resumidas cuentas, la audiencia pospuesta ha sido reprogramada para el martes 12 de enero. Más o menos durante la última semana, ha habido una evolución interesante, tanto en los principales medios de comunicación como en varios blogs.

El domingo, 3 de enero el Express informó...

“Miles de archivos de la policía británica detallando la búsqueda de Madeleine McCann no se harán públicos a menos que aquellos detrás de su desaparición sean puestos ante la justicia.” (Énfasis añadido por la autora) (Inciso: Noticia publicada por La Asociación de la Prensa. Castellano)

... y la edición del lunes, 4 de enero del Express, nos ofreció...

“MILES de archivos de la policía detallando la implicación británica en la búsqueda de Madeleine McCann permanecerán secretos hasta que sus secuestradores sean puestos ante la justicia, según se supo ayer.” (Énfasis de la autora).

Aquellos detrás de la aparición de Madeleine no necesariamente son secuestradores y esto parece ser lo que el primer comunicado de prensa, presumiblemente de la policía de la “Operación Task”, que investigaba la desaparición de Madeleine, afirma con su expresión más generalizada. ¿Qué ocurrió durante esas 24 horas que median entre esas ediciones? ¿Un comunicado de prensa del team McCann? “Usted prometió Sr. Editor del Express, que se aseguraría de que nuestros comentarios sobre cualquier noticia relacionada con Madeleine sería publicado.”?

Se plantea la cuestión de por qué esta declaración ahora. ¿Existe alguna conexión entre la programación de este comunicado de prensa y la próxima audiencia en el Tribunal de Lisboa? Si es así, ¿cuál? Se han discutido varias teorías: los McCann hicieron una petición a la policía de Leicestershire para acceder a los archivos y fue rechazada; la policía de Leicestershire estaba enviando un mensaje a Gonçalo Amaral diciendo que si quería utilizar el contenido de esos archivos, podía silbar ¡Dixie! Con toda probabilidad, esto es solo una coincidencia, porque en Reino Unido, los archivos de la policía nunca serían liberados mientras, tal como afirma el comunicado de prensa, la investigación está en curso. Además, yo habría pensado que el tribunal de Lisboa tendría el poder de requerir la información a la policía de Leicestershire en lo que es, después de todo, una investigación de la policía portuguesa.

¿SERÁ LA AUDIENCIA A PUERTA CERRADA?

El jueves, 7 de enero, John Blacksmith informó en su blog, The Balsksmith Bureau, la audiencia de la próxima semana será a puerta cerrada. John no revela la fuente de su noticia, pero continúa diciendo que los detalles emergerán de detrás de esa puerta cerrada, poco a poco, inexorablemente.

“Cualquiera que sea el veredicto, los elementos clave del procedimiento judicial saldrán, de un modo u otro, durante los meses venideros, igual que una herida que gotea.

En julio de 2008 el Ataúd y Gerry McCann, este último con un muelle en el paso, el primero dando bandazos detrás, derramando suspiros de pena, fueron capaces de retorcer el sentido del informe de la fiscalía portugués porque ellos tuvieron acceso privilegiado al mismo traducido. ¿Ahora? Oh, no – hay muchos libertarios portugueses civiles, voluntarios a una causa en la que creen, para asegurar que la información fluya libremente. El Team, a partir de la próxima semana, será incapaz de detener la hemorragia.”

Si la información de John Blacksmith proviene de una fuente acreditada y la audiencia tiene lugar a puerta cerrada, ¿probablemente en beneficio de quién sería? ¿De los McCann porque tienen razones para estar preocupados sobre cómo se informa sobre esto en los medios de comunicación portugueses y la presencia de miembros del público portugués, que hicieron saber públicamente su desagrado por los McCann en diciembre? ¿De Gonçalo Amaral porque su abogado pudiera querer hacerles a los testigos del Sr. Amaral ciertas preguntas que podrían afectar a la información contenida en los miles de documentos que aun no han sido hechos públicos por la policía portuguesa?

En diciembre, en la puerta del tribunal de Lisboa, el Sr. Amaral parecía bastante relajado, íntegro y seguro: no hubo ummms, errrs, o tú sabes por su parte. Siempre ha afirmado que su libro, “La Verdad de la Mentira”, no es otra cosa que una narración sobre la investigación de la desaparición de Madeleine McCann, que fue llevada a cabo por equipos de oficiales de policía portugueses e ingleses. Hasta donde yo puedo decir por la lectura del citado libro, eso es exactamente lo que parece ser.

La afirmación de Gerry McCann es que la gente dejará de buscar a Madeleine si creen la teoría Amaral de que “una pequeña niña inocente está muerta” (palabras de Gerry). Hay algo en las palabras de Gerry que me resultan decididamente incómodas. Implícita en la frase, “una pequeña niña inocente”, parece haber algún tipo de implicación de que la pequeña niña está siendo culpada de su propia muerte. ¿Por qué tiene que seguir destacando Gerry “inocente? ¿Podría una niña de 3 años ser descrita como culpable? Y si es así, ¿dejaría de ser su muerte un delito o tan significativa? El uso del mantra “pequeña niña inocente”, sería, en mi opinión, una súplica a la forma de pensar del público que lee los tabloides.

Los McCann y sus patrocinadores han tirado cantidades ingentes de dinero en la firma legal Carter-Ruck, (los mismos que intentaron prohibir que una pregunta parlamentaria sobre el Interdicto de Trafigura se hiciera pública), la firma de RP portuguesa “Lift Consulting”, y los abogados portugueses, en un intento no solo de prohibir el libro del Sr. Amaral e impedirle incluso que hable sobre el mismo, sino que han intentado silenciar a bloggers que han osado cuestionar su teoría del secuestro. Para mí, sin embargo, a pesar de todo eso, de sus gestos amenazantes y despotriqueo por esa boca fruncida, de agujero de espagueti, las amenazas de Gerry McCann aun suenan tan amenazantes como Achmed, el terrorista muerto. ¡Te matarééé!

La teoría del secuestro de los McCann tiene tanto sustancia como el cuerpo de Achmed. No hay sustancia en ella. Durante casi tres años han intentado esparcirla con la historia aun en proceso de actualización de Jane Tanner y la descripción de un secuestrador escurridizo, con avistamientos en todas las partes del mundo y sus reiteradas protestas de que es así.

Y finalmente, el programa de televisión, que fue emitido en la TV portuguesa, hecho público en un DVD e incluido en el Interdicto obtenido por los McCann, está disponible (¡por supuesto!) en Internet. Aquí para comodidad de mis lectores, está el vídeo subtítulos en inglés)

Para ver más excelentes vídeos y comentarios en inglés sobre el caso Madeleine McCann ver:


Y al Dr. Gonçalo Amaral, mis mejores deseos y esperanza de que el 12 de enero sea de hecho el glorioso día 12, cuando al menos una parte de la verdad detrás de todas las mentiras salga a la luz. Esperemos que muy pronto el mundo sea capaz de distinguir la verdad de las mentiras.

Traducción de Mercedes