lunes, 11 de enero de 2010

“Grado de Destrucción” o “Fahrenheit 451”: ¡Viva el matrimonio McCann!


“Grado de Destrucción” o “Fahrenheit 451”: ¡Viva el matrimonio McCann!

Paulo Sargento

En 1966 F. Truffaut realizó la sensacional “Fahrenheit 451” Esta película de ciencia ficción, que siempre me apasionó, encuentra en el momento actual una de sus más infelices concretizaciones con la noticia, publicada en un diario, cuyo título es: “Matrimonio McCann pide la destrucción total de los libros”.

De hecho, los McCann han pedido mucho y dado muy poco o, incluso, ¡nada! Es lamentable que, ahora, ni ellos hablan de la pequeña Madeleine McCann (su hija y co-demandante en el proceso – aunque, desgraciadamente, ningún tribunal conoce su paradero actual y, por lo tanto, su situación jurídica) y están más preocupados con su imagen pública y con las, hipotéticas, abultadas ganancias de libro y vídeos que contrarían su versión de lo que sucedió el 3 de mayo de 2007.

En medio de esta lucha sin gloria cabe, a pesar de todo, preguntar: ¿dónde está Madeleine? Después de archivo del proceso, ¿que se ha hecho para encontrarla?

Uno de los testigos enrolados por el matrimonio McCann y Dave Edgar, uno de los “detectives privados” que, últimamente, se ha dedicado a buscar a la niña.

Pensemos un momento de forma simple: con tantos detectives privados que, durante los últimos años, han trabajado en el caso, ¿qué se ha conseguido con respecto a la localización de la pequeña Madeleine? Nada. Desgraciadamente, Nada. ¿Por qué razón? ¿Es razonable pensar que este fracaso se debe al libro de Gonçalo Amaral? ¿Será que el Mundo entero perdió interés en la pequeña Maddie debido a los argumentos del ex-inspector Gonçalo Amaral? Una de dos: ¡o Gonçalo Amaral es un Portento o el Mundo es Estúpido!

El proceso relativo al caso Maddie puede ser reabierto. Basta con que Kate McCann, su madre, acceda a responder a una sola de las más de cuatro decenas de preguntas que se negó, conscientemente, a responder, en septiembre de 2007.

Realicé con mi amigo Pedro Gamito, la primera simulación 3D sobre los acontecimientos del día 3 de mayo de 2007. Presenté argumentos para apoyar la conclusión de que la tesis del rapto es insostenible. El argumento que ahora repito, se resume a lo siguiente: fueron los padres de la niña quienes sugirieron la hipótesis del rapto, presentando una secuencia de tiempos de vigilancia de los niños (no solo Maddie) que no sobrepasaba, de media, los 7 minutos en términos absolutos (valor que sería muy inferior si contásemos, además de los desplazamientos de los diversos personajes del tapas 9, con las paradas citadas, junto al apartamento, para hablar entre dichos personajes). ¿Qué criterios tiene el matrimonio McCann, o los detectives que han contratado, para demostrar la posibilidad de que se trata de un rapto? Confieso que me gustaría conocerlos, por lo menos, un argumento que pudiese ser sometido a un debate y argumentación lógica. Lamento que hasta ahora esto no haya sucedido.

¡Es triste! En lugar de presentar argumentos que sustenten una tesis, se esgrimen intentos de destrucción de las tesis contrarias, hecho que, ni siquiera, merece el calificativo de antítesis.

¡Madeleine McCann no es hija de Gonçalo Amaral! Madeleine McCann es hija de Kate y Gerry McCann. Lamento que el matrimonio McCann insista en preocuparse más de Gonçalo Amaral que de su hija y que, al igual que en la película “Fahrenheit 451”, crea que los Bomberos, en lugar de apagar fuegos, deben incendiar libros...

© Traducción de Mercedes

Artículo relacionado: Matrimonio McCann pide destrucción total de los libros