jueves, 18 de febrero de 2010

Caso Madeleine McCann – Miss Scarlet en el Dormitorio con Cuddle Cat


Los estudiantes de políticas, derecho o democracia constitucional harían bien en estudiar el caso McCann.

Solo porque demuestra el caos que se produce cuando a la policía se le impide proseguir sus investigaciones sin temor ni favor.

Los estudiantes de derecho podrían reflexionar también sobre cómo una carrera en la gestión de la reputación es dinero perdido. El caso que se está luchando ahora en Portugal –y no nos engañemos, las fuerzas políticas muy probablemente harán un Hutton del veredicto- difícilmente pueden ser vistas como jugando a favor de los McCann. Con toda seguridad tuvieron una bonita publicidad y escritos conmovedores de la domesticada prensa británica cuando llegaron al comienzo del juicio –o tal vez es que el proceso amenaza con debilitar la fachada que los medios de comunicación han construido para justificar su posición lógica - pero no importa – lo importante es la revelación de que fue la policía británica la que dijo que los McCann deberían ser investigados.

En un mundo racional esto sería un indicio de que la policía portuguesa realmente no tiene ni idea de lo que está haciendo, pero al tratarse de los McCann es algo que debe ser contenido.

Estoy seguro que todos somos conscientes de que las leyes que los McCann están utilizando para evitar que se descubra lo que le ocurrió a su hija, son precisamente las leyes que los capos de la droga y criminales organizados encuentran tan útiles – en los viejos tiempos si un periodista – o cualquier otra persona – realizaba acusaciones con intención de negociar con ello les enviaban a los boyz para rematarlos. Aunque ahora hay personas como Schillings y Carter-Ruck que por unos cientos de miles de libras harán el trabajo mucho más efectivamente. Me refiero a que bajo las mordazas judiciales nadie puede ni tan siquiera mencionar que la mordaza ha tenido lugar, y la policía no es libre para investigar por temor a ser demanda por... bueno por hacer su trabajo, por ejemplo investigar todas las líneas para descubrir la versión más probable de la verdad.

Lo menciono porque parece más extraño que nunca, que a medio camino de un juicio para suprimer las opiniones del Sr. Amaral, el equipo legal de los McCann declara que van a iniciar una demanda contra un canal de televisión porque osó cumplir con su deber periodístico de informar sobre los detalles del juicio - ¿dónde se creen que están? ¿En Londres?

Parece que ahora Jane Tanner ha sido demanda por Robert Murat por señalarlo maliciosamente.

Discúlpeme por afirmar lo obvio.

Pero ¿no es este el desenlace lógico de las investigaciones criminales cuando son subvertidas por abogados y políticos?

Por supuesto lo positivo es que los McCann reconocen que tal vez reabran el proceso policial – oh la ironía de pervertida Ley de Derechos Humanos.

peace:)
Publicado por transfattyacid
Blog ya desaparecido - Nos queda la traducción

© Traducción de Mercedes