sábado, 6 de marzo de 2010

Caso Madeleine McCann – Abogado cuenta cómo cambió la actitud de la PJ


“Nadie miente sin tener una razón”

La primera vez que Robert Murat fue interrogado en la PJ de Portimão, cuenta el abogado Francisco Pagarete, las preguntas eran del tipo: “¡Fuiste tú!, ¡Di lo que le hiciste a la niña!”. En ese momento, los investigadores buscaban un hilo conductor que llevase a un posible raptor. Un mes y medio después, la situación cambia: “¿Cómo ayudaste a los padres a deshacerse del cuerpo de la niña?”. En agosto, ya asistido por su abogado, el ambiente policial cambia radicalmente: “Sabemos que no tienes nada que ver con esto, te pedimos disculpas por hacer volver aquí una vez más”.



Sobre la desaparición de Maddie, el causídico dijo: “No sé qué le sucedió a la niña – solo digo una cosa: si nadie hizo nada malo, ¿por qué apuntaron con el dedo a Murat? Y sobre la cuestión que inquieta a Murat – “¿Por que mintieron los amigos de los McCann, diciendo que lo habían visto allí (Ocean Club) aquella noche” -, añade su opinión: “Nadie miente sin tener una razón”. Sobre lo que fue escrito y dicho sobre este asunto, considera que los medios de comunicación dejaron a su cliente “arrastrada” (rastro) y su vida nunca fue como era antes. “Los niños tiraban piedras a su casa, diciendo: “Aquí vive un hombre malo”. Durante el verano de 2007, se organizaban romerías a Casa Liliana, en Praia da Luz, donde vivía Murat. “Psicológicamente, quedó arrasado”, subraya, recordando que, poco a poco, intenta salir de la depresión en que se sumergió, aunque está siendo muy difícil. “Antes de ser su abogado, soy su amigo”, afirma, recordando que estuvieron juntos en el parvulario. “Hay una diferencia entre libertad de expresión y la devastación de la vida privada”. “El derecho a dar noticias termina donde comienza el derecho de la otra persona a vida privada.”

Sobre los medios británicos, tienen una posición muy crítica. “La prensa fue parcial. La noticia fue dada del siguiente modo: “Este individuo es culpable, lo encontramos e incluso fuimos nosotros quien se lo entregó a las autoridades”, afirma, haciendo alusión a la periodista que dijo haber notado en Murat señales “extrañas” durante su contacto con los medios de comunicación. Pero existe una diferencia de cómo en Portugal e Inglaterra se enfrentan a estos casos. Los procesos movidos contra la prensa británica rápidamente tuvieron una solución con un “acuerdo” en cuanto a la indemnización a pagar. Aquí, “no hay evolución” en relación a las cinco procesos que discurren desde hace casi un año.

“Los periódicos sensacionalista son sensacionalista por naturaleza. Los otros se limitaron a hacer su trabajo”, dijo.

I.R.

Traducción de Mercedes

COMENTAR