domingo, 14 de marzo de 2010

Caso Madeleine McCann – Kate McCann: Rezo por las personas que secuestraron a Madeleine

Mail Online



By Tracey Kandohla
14 Marzo 2010

Kate McCann ha admitido que intentará encontrar en su corazón el perdón para quienquiera que haya secuestrado a su hija Madeleine.

Durante una emotiva entrevista Kate, 42 años, católica devota, dice: “Es demasiado difícil de decir, pero me gustaría poder perdonar. Sería un poco difícil. Solo quiero saber por qué se la han llevado.

“Siempre rezo por la familia. La mayor parte de las oraciones están centradas en Madeleine. Pero rezo por las personas que se la han llevado y las personas que saben lo que le ocurrió.”

Kate y su marido Gerry, de 41 años, estaban entre las 450 personas que tomaron parte en un carrera benéfica que tuvo lugar ayer en el londinense Hyde Park para recaudar fondo para la organización benéfica Missing People.

Durante la carrera de 10Km la pareja llevaba puesta una camiseta con una fotografía de su hija sonriendo y las palabras “No desistas de mi”.

En una entrevista emitida por Radio 2, Good Morning Sunday este fin de semana, Kate, de Rothley, Leicestershire, cuenta cómo se refugia sola en la iglesia del pueblo Sacred Heart.



Dice: “Tengo la llave de la iglesia. Me ha sido entregada cariñosamente. Es como un pequeño santuario –un refugio- y puedo ir y hablar en voz alta, cuando no hay nadie más, y en realidad soltar todo lo que tengo dentro.

Ella cree que Dios está cuidando y protegiendo a Maddie de seis años, que desapareció de un apartamento vacacional en Praia da Luz, Portugal, en mayo de 2007 pocos días antes de su cuarto cumpleaños.

Añade: “Hay momentos que me he enfadado con Dios pero mi fe se ha mantenido y se ha fortalecido.”

Dijo que el hecho de que te roben un hijo era “lo peor que nunca podría sucederle a un padre. El dolor es simplemente increíble y no puedo dejar de preocuparme por ella.

“Las heridas ahora están menos abiertas y el dolor no desaparece pero estoy mucho más fuerte de lo que estaba hace un año.”

Dice que enfrentarse a su tercer Día de la Madre sin su hija mayor es doloroso y “un recordatorio constante de que uno de mis bebés no está conmigo”.

Pero jura que “lo pasa como cualquier otro día”. Añadió: “Aun soy la madre de Madeleine y siempre lo seré.”

“Solo quiero traerla de vuelta a la calidez y amor de nuestra familia”.

Se esperaba que Kate asistiera al servicio religioso en el pueble para conmemorar el Domingo de la Madre. Se espera que reciba allí un ramo de narcisos de parte de sus gemelos de cinco años Sean y Amelie.

Añade: “Los gemelos son realmente positivos y nos mantienen funcionando. Tengo muchas esperanzas de que Madeleine todavía está viva pero la tarea difícil es intentar encontrarla.”

Describe a Maddie como “un persona sorprendente” que tiene “mucha energía, realmente graciosa y bastante inteligente. Quiero que todo el mundo la conozca.”

Cuando le preguntaron si tenía algún mensaje para otras madres que se estaban enfrentando a un dolor similar, dijo: “Cava hondo y simplemente mantén la esperanza. Rodéate de personas positivas y no te rindas.”

Traducción de Mercedes