miércoles, 10 de marzo de 2010

Caso Madeleine McCann – “La habitación de Maddie está igual. Mucho color rosa”


Edición impresa

Kate y Gerry están preocupados con la divulgación de pistas que no fueron seguidas por la Policía Judiciaria. Eso podría asustar al secuestrador e incluso llevarlo a librarse de la niña

Texto Ricardo Martins Pereira


Todos los días, Kate McCann entra en el dormitorio de su hija Maddie y se queda allí, ordenado los cientos de regalos que han ido llegando durante estos casi tres años para la niña desaparecida o solo recordando a la niña. “La habitación de Maddie está igual, no hemos cambiado gran cosa. Sigue habiendo mucho color rosa”, contó la madre de Madeleine a 24 horas, ayer durante una corta visita a Lisboa, para encontrarse con el equipo de abogados portugueses que representan al matrimonio. “Sigo yendo dos veces al día al dormitorio de Maddie. Me siento cómoda allí. Es una sensación de confort y eso, no es dolor. También es esperanza”.



Esperanza. Este es el lema de Kate y Gerry McCann, que no desisten de buscar a su hija, a pesar de que no ha surgido ninguna pista fiable sobre la desaparición de la niña, el 3 de mayo de 2007, en Praia da Luz, el Algarve, “No podemos dejar de tener esperanza. Hay varios casos, algunos incluso recientes, de niños desaparecidos que son encontrados, y eso no hace creer que nuestra hija puede estar viva, por eso seguimos teniendo esperanza”, afirmó Gerry, siempre cogido de la mano de su mujer, que exhibía dos pulseras de colores (una verde y otra amarilla) en la mano izquierda, simbolizando, precisamente, la esperanza y la voluntad de no desistir.

Cuidado con las nuevas pistas

Los padres de Maddie estuvieron en Portugal la semana en que se habló de una pista contundente que no habría sido investigada por las autoridades portuguesas, una fotografía tomada en Nueva Zelanda en la que se veía a una niña muy parecida a Madeleine.

Esta pista, que al final no tenía ningún fundamento, fue divulgada por un periódico inglés, una actitud que dejó al matrimonio muy incomodado. Esta es una de las preocupaciones de Kate y Gerry en este momento. “Los periódicos ingleses tuvieron acceso a la información dada por un fiscal portugués que puede ser peligrosa. Por ejemplo, se hay una pista que está en el proceso, que no fue investigada por las autoridades, y que puede ser importante, si esa pista fuese divulgada por los periódicos eso podría llevar a que los secuestradores huyan, o peor que eso…”, lamentó el padre de la niña inglesa.

Gerry no lo quiso decir, pero el matrimonio teme que al ser revelada esa información del proceso que no fueron analizadas por la policía puede estar contribuyendo a que el secuestrador se libre de la niña para no ser cogido. “Hago un llamamiento a todos los periódicos, para que no divulguen información que aun puede ser investigada si no es pública”, pidió Isabel Duarte, abogada de Kate y Gerry.

Algunos periódicos británicos tienen en su poder todo el proceso, con más de dos mil páginas y están analizando ahora todas las pistas que no fueron analizadas. “Si eso fuese divulgado podría ser muy malo para nuestros investigadores privados, e incluso podría hacer que su trabajo se infructífero”, explicó Gerry.
.
Foto de Maddie en el bolso

Kate McCann sigue delgada y no consigue recuperar la sonrisa. Durante las más de dos horas en que estuvo en el despacho de los abogados portugueses, la madre de Maddie no consiguió sonreír ni una sola vez. Vestida con un pantalón negro, blusa negra y una chaqueta azul marino, Kate exhibía una pequeña etiqueta sujeta en el bolso donde destacaba una de las imágenes más conocidas de su hija y el título “No desistas de mí”.



Gerry siempre en buena disposición


Gerry McCann estuvo siempre en buena disposición durante toda la tarde. “Oye, hoy se afeitó la barba”, bromeó el padre de Maddie, hablando con un reportero. “Cuando hablo con vosotros es porque tengo que hacerlo. Pero no me gusta”. Después hizo un comentario sobre una corbata, diciendo que ahora prefiere “vestir con polos, que siempre quedan bien” e incluso unas botas que uno de los presentes calzaba. “Yo tengo unas iguales. Creo que las mías son más oscuras”. Después siguió diciendo que se sentía cansado, porque estaba en pie desde las cuatro de la mañana, aunque ahora ya se siente “más tranquilo y cómodo” ante la prensa. “Es por costumbre”, explicó sonriendo.

Isabel Duarte habla del peligro de divulgar las nuevas pistas del proceso.

“Vidas de inocentes pueden estar en peligro”, avisa la abogada del matrimonio

La abogada portuguesa que representa al matrimonio McCann, Isabel Duarte, está muy preocupada por la forma en que los periodistas ingleses han divulgado las líneas de investigación que no fueron seguidas por la Policía Judiciaria, aunque constan en el proceso, “en su mayoría avistamientos”, como dijo la abogada. Isabel Duarte critica sobre todo, la forma “poco trabajada” con la que se ha divulgado esa información en la prensa británica. “Si la información no fuese preservada, si fuese lanzada sin cuidado, vidas inocentes podría estar en riesgo, y la propia vida la pequeña podría estar en riesgo”. Además de los avistamientos, forman parte del proceso “innumerables otras pistas” que no fueron seguidas por la Judiciaria. “Son también investigaciones realizadas por parte de policías extranjeras, como la española, la francesa o la italiana. La policía de Leicester también envía mucha información para el proceso”. El objetivo del matrimonio McCann es el de conseguir una reapertura del proceso Y encontrar una pista viable en el camino. “Nosotros tenemos diversos elementos palpables que merecieron la atención la policía extranjera. Y esa información tiene que ser revisada”, explicó Isabel Duarte, recordando que los procesos criminales solo pueden ser reabiertos “mediante la presentación de prueba relevante”. Y ese es el objetivo. (Inciso: Isabel Duarte MIENTES. Ya está bien. Tú eres su abogada, solicita la realización de la reconstrucción y de esta forma el caso se reabrirá automáticamente. Déjate de engañar e insultar nuestra inteligencia).

Traducción de Mercedes