miércoles, 31 de marzo de 2010

Caso Paulette Gebara - Línea de investigación de la PGJEM apunta a los padres en la desaparición de Paulette

La Crónica de Hoy

Israel Yáñez G
31 de Marzo, 2010 | Hora de creación: 23:23| Ultima modificación: 00:42

Hasta el momento la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y su similar en la capital del país han cateado (registrado) al menos 18 inmuebles en ambas entidades en busca de la niña Paulette Gebara Farah, principalmente casas habitación de familiares y amigos cercanos a la menor.

Autoridades de la Procuraduría mexiquense informaron que todo apunta a un problema familiar entre el matrimonio conformado por Lisette Farah y Mauricio Gebara, ya que de acuerdo con las indagatorias y los testimonios de las personas interrogadas en torno al caso, la relación familiar entre ambos no era buena y ya tenían muchos problemas de comunicación.

Por su parte, el subprocurador de Justicia Regional de Cuautitlán Izcalli, Alfredo Castillo, encargado de las pesquisas, señaló que el personal ministerial tiene en puerta la realización de nuevos cateos (registros), donde esperan encontrar las evidencias pertinentes para señalar a los responsables de la desaparición de la menor, investigaciones que nuevamente apuntan al núcleo familiar de la víctima.




“Si el día de mañana en los cateos (registros) que realicemos encontramos diversas situaciones, vamos a dar un golpe devastador a la familia, y no sólo a ellos, sino a toda la familia que ha estado con ellos”, dijo el funcionario.

A pesar de ello, recomendó prudencia en torno a las diversas hipótesis que se han manejado, y hasta el momento la dependencia mexiquense no está en condiciones de señalar a algún culpable directo de la desaparición de la niña.

“En todo caso, nosotros en estos momentos asumimos el costo de que si son o no son (los padres de Paulette), y mantener mejor la reserva en la averiguación, y ya cuando termine nosotros seremos los principales interesados en dar a conocer toda la información”.

Dijo que en estos momentos la prioridad para las autoridades es encontrar a Paulette, y que ya habrá el tiempo suficiente para fincar responsabilidades a los culpables.

“La Procuraduría (del Estado de México) lo va a hacer cuando tengamos la certeza y la convicción de qué fue lo que pasó entre el domingo de esa noche (21 de marzo) y la mañana del día siguiente”, apuntó el funcionario.

Por otra parte, la PGJDF ha coadyuvado en la búsqueda de la menor, por lo cual se han cateado (registrado) siete predios en el territorio capitalino, uno de ellos en Bosques de las Lomas, propiedad de uno de los familiares de la niña perdida, que se suma a las 11 casas que han revisado y cateado las autoridades mexiquenses.

Cabe destacar que las autoridades encargadas de las pesquisas han reconocido que familiares de la menor han accedido voluntariamente a que sus hogares sean revisados, por lo cual no se ha requerido orden de cateo (registro), mientras que en otros casos sí ha sido necesaria la orden judicial.

Durante los cateos (registros) han sido utilizados perros entrenados especialmente en la búsqueda y rastreo de personas, para verificar si en alguna de las casas se detectan indicios de la menor y su presencia en dichos lugares previamente a las revisiones policiacas. A pesar de ello, los esfuerzos han sido infructuosos, porque Paulette no aparece.


Sin pistas en el caso Paulette

Desde el lunes, los progenitores de la menor y dos nanas permanecen arraigados por inconsistencias en sus declaraciones

CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría General de Justicia (PGJ) del Estado de México usará los 30 días de arraigo dictado en contra de Mauricio Gebara y Lisette Farah, así como de las niñeras Éricka y Martha Casimiro para determinar si las contradicciones e inconsistencia en los testimonios de las cuatro personas que presuntamente vieron a Paulette antes de su desaparición, ocurrida entre la noche del domingo 21 y la mañana del lunes 22 de marzo, son producto del dolo, el estrés o la influencia de terceros.

Así lo detalló este martes en entrevista radiofónica el subprocurador regional en Cuautitlán Izcalli, Alfredo Castillo Cervantes, quien aseguró que antes de solicitar el arraigo platicaron sobre esta medida con los papás de Paulette.

“Nosotros consideramos que era el momento de aislar a cada uno de ellos para poder dilucidar esta serie de contradicciones y determinar, junto con muchas otras pruebas, si han sido de manera dolosa o en todo caso ha sido la presión, el estrés, las influencias o todo lo que ha sucedido lo que los ha llevado (a las contradicciones)”, dijo.

El funcionario mexiquense reiteró que de momento ninguna de las cuatro personas son sospechosas de la desaparición de la menor de cuatro años. “Que lástima que no exista un eufemismo para la palabra arraigo”, dijo al tiempo que reconoció que se trata de una medida atípica y hasta agresiva. “Nosotros antes de arraigarlos platicamos con ellos y nos dijeron, hagan lo que tengan que hacer”.