viernes, 16 de abril de 2010

Caso Paulette Gebara - Resumen del dia

Paulette o los caminos torcidos de la ley

El mundo de Orizaba

Por Alfonso Zárate

16 Abril 2010

éxodo -naranjo

Transitar de la angustia por la desaparición de una pequeña dulce, tierna e indefensa —más aún por las discapacidades que le dejó su condición de prematura—, para enfrentar, finalmente, la certeza de su muerte y, aún más, el hallazgo de su cuerpecito en su propia cama, es dejarse penetrar por la tristeza, pero también por dudas que se multiplican.

El caso Paulette exhibe muchos aspectos que deben permanecer en la privacidad de una familia como tantas, con sus encuentros y desencuentros, pero lo que verdaderamente importa, desde una perspectiva social y aún política, es la ineptitud y falta de profesionalismo de las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y, sobre todo, de su titular, Alberto Bazbaz Sacal.

No obstante el despliegue de peritos y perros entrenados, el cuerpo de Paulette fue encontrado ocho días después de su desaparición, en su propia cama. ¿Cómo justificar la omisión cuando los peritos tenían que revisar las sábanas, las almohadas, el edredón, buscando localizar sangre, saliva, etc., que les dieran indicios? 



La “escena del delito” fue un espacio invadido y contaminado por múltiples presencias mientras se realizaban diligencias ministeriales. Para colmo, las autoridades filtraron parcialmente el contenido de grabaciones ilegales a la madre, e infringieron el Código de Procedimientos Penales al divulgar elementos de una averiguación en curso, que reclama reserva.

El procurador Bazbaz —“responsable directo de una afrentosa cadena de dislates, barbaridad e insensatez donde lo único cierto, inequívocamente cierto, es la manipulación política del ministerio público”, escribe Cosme Ornelas en la entrega más reciente de Lectura Política— ha mostrado su incompetencia y su ignorancia. Llegó a la titularidad de la Procuraduría del Estado de México recomendado por Eduardo Medina Mora, entonces procurador general de la República. Bazbaz parecía mostrar una cara limpia, joven —lo que reclama la “cosmetología política”— como titular de una institución oscura y cuestionada.

Importa destacar aquella conferencia de prensa en las que Bazbaz descartó un accidente: “Yo no tengo duda de que se trata de una investigación por el delito de homicidio…”. Allí mismo cedió la voz a una “experta”, la siquiatra Sandra Ydeum Angulo, quien hizo una descripción del perfil sicológico de la madre de Paulette: “Estamos frente a una abogada inteligente, audaz, astuta, fría; siempre se ha mantenido muy distante en la parte afectiva, sin apego, ha mentido”. Con todo eso y el arraigo de la madre en calidad de indiciada, no se necesitaba más para inducir el linchamiento mediático.

La ausencia de esta pequeña deja una herida abierta y muchas interrogantes que, quizás, nunca se aclaren. ¿Quién va a creer ahora en las conclusiones que nos presenten las autoridades?; siempre serán una verdad sospechosa.

Pero más allá de las dudas en torno a la averiguación, quedan otros pendientes: ¿qué será de su hermanita, Lisette?, ¿quiénes sanarán sus heridas, las de antes, las de ahora y las que vienen? Y si se concluye que fue un doloroso accidente, ¿qué será de su madre, ofendida, calumniada?

Por lo pronto, lo que es evidente es que Alberto Bazbaz no puede continuar como procurador por su notoria incompetencia; porque ha dejado de ser útil a un gobierno y porque ha perdido toda credibilidad sobre el desempeño de su responsabilidad: la de procurar justicia.

Los temas que competen a la Procuraduría de Justicia del Estado de México son muchos y, algunos, de extrema gravedad: más allá de las denuncias en torno al enriquecimiento indebido del ex gobernador Arturo Montiel y su parentela, están los feminicidios que alcanzan niveles de extrema gravedad en el estado, los asesinados de La Marquesa, el incremento del robo de autos…

Hay otra lección de estos hechos: si en un caso de “alto impacto” por la visibilidad de las familias involucradas, las autoridades sólo dan “palos de ciego”, qué se puede esperar en el abordaje de cientos y miles de casos que involucran a ciudadanos comunes. Por esto tenía razón aquel procurador de Justicia que hace muchos años me dijo: “La justicia siempre es la misma para todos, menos cuando no”.


=========================


“Una muñeca de trapo”

Actualidades Mexico

13 Abril 2010

El caso del homicidio de la niña discapacitada, Paulette Gebara Farah ha llenado una gran cantidad de espacios en la radio, la televisión y en las páginas de los medios escritos porque ha representado, por casos similares, emblemático de estas atrocidades que se cometen no solamente contra niños sino además por haber tenido la desgracia de haber nacido con secuelas físicas y mentales.

Muy aparte de todos los errores cometidos por las autoridades encargadas de las investigaciones, precisemos: la Procuraduría General de Justicia del Estado de México a cargo del inepto Alfredo Bazbaz, tenemos que concluir que como se quiera, estamos ante un homicidio que debe quedar aclarado de quién o quiénes son los culpables de tal delito.

Especulaciones aparte, como ya lo dijimos, sea la muerte provocada, que se halla debido a un descuido o a un accidente, estamos ante un homicidio y por lo tanto hay culpables que deben ser sometidos a los tribunales correspondientes para evitar que México siga siendo el reino de la impunidad.

La niña Paulette, y esto es muy grave, fue tratada en vida y después de su muerte como “una muñeca de trapo”; pero no como la muñeca de trapo que es querida por sus menores dueñas, sino por esa muñeca de trapo inservible que se va al cesto de la basura.

¿Cómo acepar qué la niña desaparezca, qué se especule que fue encerada en un closet por las disputas maritales, y después de muerta, aparezca dentro de una bolsa negra de plástico en medio del colchón y el box spring de la cama en la lujosa recamara que ocupaba la pequeña?.

Manos criminales tuvieron que manipular a la niña en vida y al cuerpecito inerte de la pequeña después, eso indefectiblemente tiene que castigarse, ¿Por qué? porque solamente mentes obtusas y por ende criminales son las que actuaron en toda esta consecución de horrores que se niega el reportero a entrar en detalles.

Se ha especulado, y hay mucha razón en ello, de que la investigación no aterriza porque existen los intereses de dos familias social, económica y políticamente muy poderosas, como si la justicia estuviera supeditada a estas circunstancias de poder.

La respuesta es terrible, porque en efecto, sí actúan a su favor de esos poderes fácticos y gubernamentales que tergiversan los caminos de la justicia, estamos nuevamente en un escenario de grave impunidad.

Es moralmente inadmisible que un crimen, que a pesar de que es uno más, pero que se dimensiona por la edad y la discapacidad de la víctima, quede impune solo por los poderes mencionados de las familias Gebara y Farah.

Ha sido golpeado con motivo de éste crimen, de la nula investigación y la serie de equívocos, el propio Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Al margen de si es o no es el candidato más viable a obtener la Presidencia de la República en el 2012, tiene una obligación que cumplir, como lo juró en su toma de posesión; cumplir y hacer cumplir la ley.

Si es necesario renovar a todos los inexpertos funcionarios de la Procuraduría de su entidad, debe de hacerlo de inmediato y sin demora alguna.

De ninguna manera la sociedad mexicana aceptará que una pequeña de cuatro años de edad y además discapacitada, haya sido tratada en vida y en su muerte como “una muñeca de trapo”.

Periodista y escritor. En teodoro@libertas.com.mx y felapvicemex@hotmail.com agradeceré sus comentarios y críticas. En vivo, de lunes a viernes a las 20:00 horas, tiempo del centro, en las frecuencias en toda la República de Grupo Radio Fórmula. En la ciudad de México, en el 14 70 de A. M. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.com, www.clubprimeraplana.com.mx


==========================


Cama de Paulette, clave para investigación

El Universal

15/04/2010

Notimex

Mario Sepúlveda, experto en criminalística por la UNAM, asegura que el mueble puede dar indicios para determinar el momento de la muerte

La cama donde fue localizado el cuerpo de la menor Paulette Gebara Farah, y que fue el último lugar donde se le vio con vida, debe ser clave en la investigación para esclarecer su muerte, aseguró Mario Sepúlveda, experto en criminalística por la UNAM.

El abogado de profesión y litigante de un despacho privado, aseguró que, de acuerdo con los datos dados a conocer por la misma Procuraduría de Justicia mexiquense, la cama de la menor tiene elementos que pueden dar indicios para determinar el momento de su muerte.

Uno de los detalles, indicó, es que la pequeña de cuatro años de edad, reportada como desaparecida el 22 de marzo y localizada a los pies de su cama el 30 de marzo, no se encontraba en ese sitio durante los nueve días a su aparición.

'Las mismas autoridades lo han dicho; quitaron la sábana de cajón de la cama para que los perros rastrearan su rastro y cuando encuentran a la niña en las imágenes se ve perfecto que la cama tiene una sábana de cajón, así que tuvieron que colocarle una nueva sábana y de haber estado Paulette ahí, por supuesto que la habrían visto', señaló.

Según ha informado la PGJEM, el cuerpo de la menor se localizó entre el colchón y la estructura que corresponde al pie de la base de la cama, en un espacio de 15 centímetros de ancho.

Otro de los elementos que según Sepúlveda tiene la PGJEM para su investigación, es la sangre que se encontró en la ropa de cama del mismo lugar donde fue localizada la menor el pasado 30 de marzo y que sólo se dio a conocer a través de videos en medios de comunicación.

El especialista refirió que en el reporte de la necropsia debe estar especificada la presencia de sangre en algunas partes del cuerpo de Paulette para determinar de dónde provino la sangre que se localizó en la colcha de la cama.

'En las mismas entrevistas que las autoridades dieron a conocer con las nanas ellas refieren que no había sangre en la colcha en los días previos a que se encontrara el cuerpo y que ya después, en las reconstrucciones de hechos, se dieron cuenta de esas manchas.

'El reporte de necropsia debe especificar si la menor tenía rastros de sangre en alguna parte del cuerpo, interna o externa, para determinar si es de ella (Paulette) y de dónde provino la de la cama', precisó.

Mario Sepúlveda estimó que, si bien esos elementos no darán señas reales de las causas de la muerte de la pequeña Po, como era conocida entre familiares y amistades, son elementos que deben guiar a las autoridades en sus investigaciones.

Desde el pasado 31 de marzo, cuando el Procurador de Justicia mexiquense, Alberto Bazbaz, informó sobre el hallazgo del cuerpo de Paulette en su propia cama y la causa de su muerte por asfixia mecánica por sofocación, la dependencia no ha dado a conocer más avances oficiales de las investigaciones por su deceso.

mvc


=========================


Las tías de Paulette

El Economista

16/04/2010

Por Alberto Aguirre M.

El jueves 25 de marzo, muy temprano, se disparó una cadena electrónica. “Por favor reenvíen este mail a todos sus conocidos”, pedían los emisores originales, “porque desapareció la sobrinita de Arlette”.

El jueves 25 de marzo, muy temprano, se disparó una cadena electrónica. “Por favor reenvíen este mail a todos sus conocidos”, pedían los emisores originales, “porque desapareció la sobrinita de Arlette”.

Los envíos llegaban a listas de direcciones electrónicas que abarcan entre 20 y 50 personas, y multiplicarían al paso de las horas. Rápidamente impactaron a la comunidad de la UIA. “Por favor pasen la información se trata de unos amigos de la Ibero”, decían las réplicas de la solicitud de auxilio, acompañadas de aquella carta ilustrada con una foto de una pequeña, con un vestido turquesa y escarlata, y la leyenda: “DESAPARECIDA... Me llamo Paulette. Tengo 4 años...”.

Arlette llevaba más de 72 horas al lado de su hermana Lisette, la mamá de Pau. La madrugada del lunes, la menor se había esfumado del departamento y después de algunas deliberaciones, las hermanas Farah -Laura, Nur y Leslie completan a la familia que procrearon el extinto Bechara Naim y Lidia– decidieron acudir a las redes sociales para pedir ayuda.

En ese momento, y de acuerdo con las circunstancias, parecía la mejor decisión. Y tenían el respaldo, aunque a regañadientes, de Mauricio Gebara, el papá de la niña. Su correo electrónico y un número 01800 fueron colocados en los 20 espectaculares, que dispersaron en distintos puntos de la ciudad, para llamar a colaborar en la localización de la pequeña desaparecida.

En ese ámbito, alguien sugirió contactar a algunos amigos, como el periodista Javier Solórzano, para que hablara públicamente del caso. Y Arlette, con amigas en TV Azteca, entre ellas la conductora Gloria Pérez-Jácome, también hizo su parte. En un tris, Lisette daba entrevistas en la habitación de su hija.

Después de que la Procuraduría del Estado de México decretara un arraigo para las nanas de Paulette y el matrimonio Gebara Farah, Arlette se convirtió en la vocera de su hermana y se trasladó a Toluca con su madre para visitar a Lisette, quien como ella es egresada de la Ibero.

El crimen de Paulette Gebara Farah se ha visto envuelto por una nube de turbiedades y distracciones que apenas comienza a disiparse. Ya se sabe de los nexos de Mauricio Gebara con algunos de los Golden Boys, los jóvenes que al amparo de Arturo Montiel hicieron fortuna y carrera política en el Estado de México.

De Huixquilucan son el exalcalde David Korenfeld, actual secretario de Obras Públicas del gobierno del Estado de México, y el procurador, Alberto Bazbaz. Pero es el secretario de Gobierno, Luis Miranda Nava, quien tiene un nexo con la familia Gebara. A la familia Farah, también por Arlette, se le vincula con la familia del exgobernador Alfredo del Mazo... y convenientemente ha mantenido oculta una historia que aumenta el grado de dramatismo del caso Paulette: a finales de la década de los 80 tuvo un novio, quien ahora es el Procurador del Estado de México y a quien todo se le complica.

Paradojas de la administración de justicia en México: opacado por Martha María Hernández, la subprocuradora general, Bazbaz quiso recuperar la atención mediática y tomó el control de las indagatorias a través del subprocurador de Cuautitlán Izcalli, Alfredo Castillo, quien hizo torpeza y media.

Encubrimiento e influyentismo que se pierden en los laberintos del poder y palidecen ante la ineptitud mediática del Procurador en el manejo de este caso de la vida real que tiene a la opinión pública en espera de su último capítulo.



==========================


La patología forense ofrece pistas certeras

Excelsior

16/04/2010

Por Gerardo Jiménez

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México pudo entregar en un plazo, no mayor de cuatro días, un estudio forense completo sobre las causas y el tiempo exacto en que murió PauletteGebara Farah, consideró Juan Rubén Hernández Chávez, histopatólogo y catedrático del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

“Por lo delicado del caso, yo le daría a un patólogo un periodo de cuatro días para entregar un resultado, cuatro días máximo para que él pudiera dar su opinión, no tiene que esperar más tiempo.

“Siempre y cuando cuente con todos los recursos y, además, tenga la formación de un histopatólogo forense, no cualquier patólogo de hospital puede entrarle a esos asuntos”,señaló Hernández.

El 5 de abril en una entrevista radiofónica, Alberto Bazbaz, procurador mexiquense, expuso que se esperan los resultados científicos del cuerpo de Paulette y el lugar en que fue encontrado para determinar sin dudas las causas de su muerte.

Bazbaz dijo, en esa ocasión, que hasta ese momento no se podía determinar, con la evidencia que se contaba, que la muerte de la menor haya sido provocada.

“La necropsia ni si quiera es concluyente para determinar que su muerte fue directamente provocada por una tercera persona”, detalló Bazbaz.

Cuestionado sobre la importancia de los estudios de histopatología practicados al cuerpo de Paulette, Hernández Chávez dijo que son de suma importancia porque pueden revelar con precisión las causas de su muerte y conocer la hora exacta del deceso.

“La patología es un estudio mucho más fino porque es a nivel microscópico, no todo es visible a simple vista, hay cosas que requieren un estudio mucho más detallado.

“El estudio de patología, o histopatológico, es un estudio que se hace rápido. Estudia los órganos, los tejidos y las células, por ejemplo, para estudiar rápido unas células, corto una muestra y en cuestión e 15 o 20 minutos ya tengo una análisis de las células, pero esto es cuando veo célula.