domingo, 18 de abril de 2010

Caso Paulette Gebara - Resumen del dia ( con video)

Asesoró Miranda de Wallace a padres de Paulette

El Sol de Mexico

18 de abril de 2010

Por Magdalena Santiago / El Sol de Toluca

Creían que la pequeña Paulette había sido secuestrada. Foto: Archivo / El Sol de México

Toluca, México.- La presidenta de la Asociación "Alto al Secuestro", Isabel Miranda de Wallace, reconoció que al día siguiente de que la pequeña Paulette Gebara desapareciera de su habitación, tuvo contacto con la familia, quien pensaba que se trataba de un secuestro, le llamaron y le narraron todo lo que había sucedido.

"Les expliqué que no estábamos ante un secuestro por todas las características que me dieron y la forma en que había ocurrido, sino que estábamos ante la desaparición de una persona. Ante ello yo ya no quise seguir interviniendo porque a quién ayudo son a las víctimas de un secuestro", aseveró.



De modo que desde un principio supo que no había ningún plagio, y aunque no le dio seguimiento ya a las investigaciones por la desaparición de Paulette, quien desafortunadamente fue encontrada sin vida, dijo que había que esperar a ver qué arrojaban las indagatorias, pues el asunto se ha manoseado mucho y se han dado a conocer muchas versiones.

"No me gustaría contribuir a una especulación más, yo creo que debemos cuidar a final de cuentas que la autoridad llegue a una conclusión en este caso donde hay gente del FBI, que estoy segura va a llegar a la verdad", comentó Miranda de Wallace entrevistada en el municipio de Ixtapan de la Sal, donde acudió para participar en el "Foro de Justicia, alcances y retos de la reforma al Sistema de Justicia Penal".

Refirió que la familia Gebara Farah retomó el mismo esquema de difusión que en su momento ella llevó a cabo para encontrar a su hijo que había sido secuestrado, buscando de esta manera que "pudieran allegarse de informes y que les dijeran quién tenía a la niña", comentó.

Reconoció que en su momento le llamó una persona para decirle que habían secuestrado a Paulette, le hablaron directamente a su casa, como a las 23:00 horas, y aunque nunca le preguntó su nombre, le proporcionó todos los datos de cómo se habían percatado del hecho.

"Que se la habían llevado de la casa, que no había habido violencia, me dijo dónde vivía y que es un conjunto donde tenían cámaras, me dio la dirección de ella, por eso estoy segura que es ella -Lissette Farah-; en ese momento yo le dijo que no era secuestro", recordó.

"Le aconsejó entonces que levantara la denuncia de inmediato, que tenía que checar a sus empleadas; ella dijo que no tenía chofer, pero si a dos nanas.

"De modo que le aseguré que eso era todo lo que podía ayudarle para sacar adelante el caso, puntualizó la presidenta de la Asociación "Alto al Secuestro".


=========================


Esperan informe del caso Paulette la próxima semana

 La Jornada

18/04/2010

Por Israel Dávila, corresponsal

Toluca, Méx. 17 de abril. La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) pretende dar a conocer la resolución del caso de la desaparición y muerte de la niña Paulette Gebara Farah la próxima semana. De acuerdo con fuentes de la dependencia, el avance de la investigación es de 95 por ciento y sólo falta practicar algunas diligencias este fin de semana.

La noche del jueves se giró la instrucción a todo el personal del Ministerio Público y de Servicios Periciales de la dependencia que colaboraron en la investigación, para que a más tardar el domingo entreguen todas los elementos al procurador, Alberto Bazbaz Sacal.

Todos estos elementos serán contrastados y cotejados con los resultados que envíe el martes la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), a la cual le encargaron pruebas periciales en mecánica y reconstrucción de hechos y análisis de dactiloscopia, de sangre y de fluidos, entre otros.

Dentro de las diligencias que aún hacen falta, está una nueva reconstrucción de hechos en la que participe el papá de la menor. Mauricio Gebara acudió la tarde del viernes a su domicilio, ubicado en el edificio del Conjunto Porto Vita 2, en Interlomas, para participar en esta diligencia.

En Ixtapan de la Sal, el gobernador Enrique Peña Nieto volvió a respaldar el trabajo de la PGJEM. Recalcó que ahora más importante que conocer en breve los resultados de la investigación es que éstos estén sustentados con pruebas que no dejen lugar a dudas sobre lo que ocurrió con Paulette.


=========================


El Caso Paulette: imágenes para un semiólogo

La Jornada de Morelos

17 de Abril de 2010

Por María Helena Noval

¿Qué noticia le podría hacer suficiente contrapeso a la cuota de sangre que deja el narco en el país día con día? ¿Cómo sacar de la abulia que deja la imagen morbosa, a la gente absorta en la nota roja en la que se han convertido las primeras páginas de los diarios? Sólo un caso como el de Paulette Gebara Farah, la hermosa e inocente niña, víctima de una serie de nefastas circunstancias, comenzando por su precaria salud, podría haberse convertido en el material idóneo para las digestiones de millones de teleadictos acostumbrados a las emociones fuertecitas.

Ocurrido en “kafkahuamilpa”, el caso Paulette, saturado de incongruencias policíacas no debiera ya extrañarnos porque así se maneja la ley en nuestro país, pero Paulette Gebara Farah no fue cualquier víctima: la imagen del asunto, si tomamos en cuenta lo que propone la semiología de la imagen, se ha ido armando a manera de un cambiante caleidoscopio. A cada mirada, las escenas se revelan diferentes; surgen así interpretaciones que no arman más que cuadros parciales, pronunciamientos subjetivos.

He aquí algunos factores o imágenes –cómo sabemos también las imágenes mentales se “leen” o interpretan- que valdría la pena voltear a ver con la idea de tomarnos la medida como miembros de una sociedad tan sensible como mediatizada.

A medida que las entrevistas realizadas se difundieron (sobre todo las de Lizette Farah), la relación de los padres de la niña desaparecida se fue esclareciendo. Tal parece que en algún momento de sus vidas, ambos decidieron “darse de niñazos”; una situación muy común entre quienes se acercan a la disolución del matrimonio, por las razones que sean. Las imágenes de ambos padres, siempre por separado y despreciándose entre sí, cargan emocionalmente el caso, lo convierten en transmisible mediáticamente.

De la entrevista que le hizo Lilly Téllez a la señora Farah en la recámara de la niña, y que luego comentó con otra periodista, surge la imagen del “cadáver plantado” en el lugar en el lugar en el que se encontró. A 5 días de desaparecida la niña, madre y periodista se sentaron en la cama y ningún bulto o protuberancia parece haberlas perturbado. Hay entonces una incongruencia espacio-temporal en la transmisión de las imágenes del escenario, lo cual aumenta la curiosidad y el morbo de la gente.

Existe un discurso inconexo entre los patrones (madre y padre) y el servicio doméstico que atendía a las niñas. Dicho discurso nos habla no sólo de la plasticidad de la realidad, sino de las relaciones patronazgo-servicio doméstico, en un país en el que tenerlo es cosa común, aunque no se le tenga la confianza mínima como para informarle lo que sucede en casa. La imagen que se desprende de esta dialéctica incongruente es que a las “muchachas” no hay que decirles todo, aunque vivan con nosotros las 24 horas del día, ni en un caso de extrema gravedad como este. ¿Decirles que pudiera haber sido secuestrada o estar muerta era peor que decirles que estaba con una enfermera?

Tal vez la imagen que más llama la atención ha sido la de la propia madre, quien, al no comportarse como las madres de las telenovelas mexicanas, adquiere visos de monstruosidad frente a las cámaras que la retratan tranquila (¿negando la realidad de la tragedia?). En un país como el nuestro, la imagen de maternidad que se aparta del cliché propuesto por la cultura ligth y pop, origina un escozor cuyas consecuencias no veremos hasta no saber si su vida pudo volver al anonimato o darse en relativa paz.

La importancia que adquieren en este contexto las redes sociales y la responsabilidad social o ética de las mismas se ha puesto en entredicho, ya que Facebook ha permitido que se suban páginas pobladas por fans que preguntan sobre la credibilidad que suscita la imagen de la madre y tópicos similares. Las políticas de una empresa mediática como esta multimillonaria red social, deberían impedir no sólo la existencia de clubes de fanáticos religiosos o racismo (como estipulan en sus casi nunca leídos contratos), sino la discriminación de una mujer sospechosa de asesinato por haber sostenido relaciones fuera del matrimonio (se supone) y de una familia entera por haberse hecho famosa involuntaria y trágicamente.

Una pregunta que surge de la lectura global del caso es ¿habrían dado la misma cobertura los medios a la desaparición de una niña menos favorecida económicamente? ¿Cuántos casos como este no llegan por el correo web a diario sin que la gente los reenvíe porque ya se sabe que la mayoría de las veces son artificios inventados por los programadores para robarse listas enteras de correos electrónicos y venderlas?
¿Por qué se han difundido perfiles psicológicos y se ha diagnosticado a los padres, a la madre tan a la ligera? ¿Por qué los terapeutas tardan más tiempo en realizar esta parte de su trabajo que los criminólogos, quienes al parecer con un par de entrevistas “ya la hicieron”?

El uso político que se le ha dado al caso Paulette, al sufrimiento, a la imagen de la paternidad desatendida ¿tendrá algo que ver con el hecho de que el gobernador del estado de México esté muy bien parado en Televisa, la madre del imaginario popular relacionado con la cultura del moco tendido? Y esto no lo digo sólo yo, hay caricaturas suficientes ya como para probar que el procurador está apagando fuegos tan inesperados como desafortunados para la imagen del presidenciable, como es este macabro caso.

La gente está indignada. ¿Por qué? No por la muerte de la niña, no por la falta de explicaciones que le den un sentido a la vida y muerte de la humanidad, sino porque se le engañó masivamente, se le preocupó sin haber existido la necesidad: la niña estaba en su casa. ¿En qué mundo vivimos? ¿Tiene más peso el engaño que el crímen?

La lectura de la imagen con la que termino este conjunto de visiones, es la de la risa: de acuerdo con los últimos reportajes transmitidos por los diversos canales de TV que se han ocupado del caso, tal parece que la NASA llegó al departamento de la familia Gebara Farah. Vestidos de traje espacial, portando tapabocas y máscaras, los investigadores se dedican a tomar muestras y a numerar los objetos de las habitaciones de la familia, cuando lo que tendrían que haber hecho desde un principio -y esto según el propio procurador Bazbaz-, era destender la cama, revisar la habitación a consciencia. Estas escenas, que recuerdan en algo a la película E.T. por la mezcla de lo infantil con la ciencia ficción, contribuyen a desprestigiar más a nuestro país, enloquecido hasta el máximo por el narco y sus secuelas. A nadie apantalla el hecho de que contemos con equipo especializado si no se usa cuando se debe, y los resultados de las investigaciones no están a la altura.

helenanoval@yahoo.com.mx


=========================


Vídeo: Lisette Farah cotizó 1 millón de camisetas 4 días antes de denunciar desaparición de Paulette