miércoles, 28 de abril de 2010

Caso Paulette Gebara - El peritaje opina que fue accidente


28 de abril de 2010

Carlos Loret de Mola

Paulette Gebara Farah —cuatro años de edad, 18 kilos de peso, 108 centímetros de estatura— tuvo ganas de ir al baño cinco horas después de haber comido una hamburguesa en Valle de Bravo, Estado de México. Era la madrugada del 22 de marzo de 2010. Hizo lo que le habían enseñado sus mayores para bajarse de la cama: deslizó su cuerpo por el colchón hasta rebasarlo con las piernas y que las plantas de sus pies tocaran el piso. Un rastro de saliva y orina fue absorbido por las sábanas, marcando la ruta de su traslado. Al pie de su cama, en los 15 centímetros que separan el colchón del barandal, fue casi inmovilizada por las gruesas colchas amontonadas, destendidas, que la taparon. Se fue asfixiando paulatinamente hasta morir ahogada. Su cadáver permaneció nueve días en ese sitio.

Estas son las primeras conclusiones de los exámenes científicos e interrogatorios practicados que han llegado hasta el expediente que lleva la Procuraduría del Estado de México. Cuando los peritos mostraron en privado estas deducciones a sus jefes, éstos simplemente les dijeron que la versión del “accidente” era increíble, que era imposible que algo así hubiera sucedido, que nadie otorgaría un mínimo de verdad a tan desconcertante explicación.



Los que llevaron al cabo las pruebas periciales contestaron que en el cuerpo de la niña se descubrió que su último alimento fue la hamburguesa que ingirió en compañía de su padre en Valle de Bravo, que por tanto murió horas antes de que la reportaran desaparecida, que el rastro de saliva y de orina detectados en las sábanas de su cama había sido corroborado con análisis de ADN, que el cuerpo permaneció más de una semana sin ser movido del lugar a juzgar por las laceraciones y heridas detectadas en su piel que concordaban con la posición en la que fue hallado pues de haber sido retirado el cadáver nadie lo hubiera podido dejar exactamente así, que el de Paulette era un físico sin grasa y que por eso no olió después de fallecida (la grasa es, según los peritajes, lo primero que desprende el desagradable aroma), que tampoco olió porque las ampollas de su cuerpo nunca reventaron.

El peritaje, recién salido de los hornos de las instancias de policía científica mexicanas, se ha integrado a la averiguación previa y abulta la hipótesis del accidente como explicación a la muerte más comentada este milenio en México.

El problema es que el procurador Alberto Bazbaz habló de homicidio, dijo, sin duda alguna. Y el imaginario público construyó, desde ahí, su propia indagatoria del crimen. Vamos a ver con qué salen en las conclusiones oficiales —sabremos si la opinión de este peritaje inicial es presentada o no como pieza clave de la investigación— y si el público lo cree.