martes, 24 de agosto de 2010

Caso Madeleine McCann - ON THE OTHER HAND... (POR OTRA PARTE...)


Exclusiva para McCann Files

Por el Dr. Martin Roberts
12 de agosto de 2010

ON THE OTHER HAND... (POR OTRA PARTE...)



Hay una adivinanza muy conocida basada en una búsqueda mítica de dos pueblos independientes enterrados en la profundidad de la jungla, los habitantes de unos ellos solo cuentan la verdad y los del otro solo mentiras. Un intrépido explorador se encuentra con un par de nativos, sentados uno a cada lado de una bifurcación del camino, donde cada nueva ruta conduce a uno de los dos pueblos. Nuestro aventurero es un buscador de la verdad y la adivinanza está consagrada a una única pregunta que se le permite hacer a cada extraño. Esa pregunta debe conducirle a su destino deseado y es esta: “¿Qué camino me sugeriría que tomara el otro hombre?

Este pequeño cuento es un ejemplo clásico de la coherencia lógica; un paradigma que los McCann visiblemente han no han adoptado desde el principio.



Ciertas inconsistencias de los McCann (y otros) ya han sido repetidamente discutidas pero, al igual que un pozo sin fondo, parece que siempre hay nuevos ejemplos por descubrir. Por otra parte, y refiriéndose tanto al cuento anecdótico de la exploración de la selva y al hecho ineludible que ciertas declaraciones no fueron hechas solo a la policía sino rubricadas como verdaderas, uno estaría totalmente justificado si remarca cualquier discrepancia flagrante como una mentira, pura y simple. Al igual que los pueblos, no son difíciles de encontrar.

Para empezar examinemos la declaración como testigo prestada por Gerry McCann el 10 de mayo de 2007. (Ojalá hubiese releído este texto en concreto antes de presentar una contribución anterior “La Tierra olvidada por el Tiempo”, ya que la narrativa fluye peculiarmente de una discusión del martes, al jueves, después el miércoles y vuelta al jueves una vez más. En todos los ejemplos que siguen, las partes en negrilla son los puntos centrales para el propósito actual:

“El día que MADELEINE desapareció, jueves 3 de mayo de 2007, todos se despertaron a la misma hora, entre las 7h00 y las 8h00. Cuando estaban desayunando, MADELEINE se dirigió a su madre y le preguntó “¿por qué no viniste anoche cuando SEAN y yo estábamos llorando?” Que él pensó que este comentario era muy extraño ya que MADELEINE nunca había hablado así y, la noche anterior,  habían mantenido el mismo sistema de vigilancia sobre los niños, no habiendo detectado nada anormal. Cuando le interrogó sobre el comentario, ella se marchó sin dar ninguna explicación.

“La noche del miércoles 2 de mayo de 2007, además del declarante y su esposa, él cree que DAVID PAYNE también fue a su apartamento para controlar si sus hijos estaban bien, no habiéndole informado sobre ninguna situación anormal de los niños. Este día, el declarante y KATE ya habían dejado la puerta trasera cerrada, pero no con llave, para permitir la entrada de sus colegas de grupo entrar para controlar a los niños.”

Por lo que parece todo muy organizado. Excepto por que no había ningún régimen de vigilancia entre apartamentos en absoluto.

“Él (GM) añade que no entró en ninguna otra estancia del apartamento, donde solo estuvo durante dos o tres minutos, saliendo nuevamente a través de la puerta trasera, que cerró pero no llave. Aclara que regresó sin controlar a ninguno de los hijos de las otras parejas, ya que nadie le había pedido que lo hiciera.”

“En relación a la vigilancia a los niños cada media hora, se había inspirado en el sistema de MARK WARNER denominado “baby listening”, tal como se ha dicho con anterioridad.”

Esos controles a los niños cada media hora son un programa mítico relacionado con los McCann y solo los McCann. Por la declaración como testigo dada por Kate McCann el 6 de septiembre averiguamos:

“En relación a los controles a los niños, dice que Gerry fue el primero en chequear a los niños, esto se decidió in situ sobre las 21h00 /21h05. Se levantó de la mesa y entró al apartamento a través de la puerta del balcón. Volvió a la mesa diez minutos después, dijo que los niños estaban durmiendo y que se había encontrado con un compañero de tenis llamado Jez, con quien había mantenido una charla. Durante su vigilancia, ella cree que Gerry no chequeó a los niños de ninguna de las otras pareja, porque lo normal era chequear solo a los hijos propios. Ella nunca realizó ningún control a ningún otro niño, más que los suyos.”

Por supuesto la pregunta que esto suscita es ¿por qué los hijos de los McCann deberían haber sido considerados tan especiales como para justificar su vigilancia por otros cuyos hijos claramente no se beneficiaban de ninguna preocupación mostrada por los McCann? La realidad es que cada uno era responsable de sus propios hijos – exclusivamente. Nada se confirma en suposición apologética, bien a través de la declaración como testigo de Kate en septiembre:

“A las 21h30 se levantó para comprobar a sus hijos al mismo tiempo que Matthew, que dijo que iba a comprobar a su hija Grace en el apartamento 5B y que podía controlar a sus hijos. Ella hesitó, sin embargo él dijo que no se preocupase que él iba a ir de todos modos.

“Después de menos de diez minutos Matthew regresó al Tapas diciendo que todo estaba en calma. En ese momento ella no le preguntó si había entrado en el apartamento, sin embargo asumió que había controlado a sus hijos, entrando a través de la puerta del balcón que estaba cerrada pero no con llave.”

O la de arguido de Gerry en septiembre:

“La segunda persona en ir a controlar a los niños tendría que haber sido Kate, pero Matt se ofreció a ir ya que él iba a ir a controlar a su hija. Cuando volvió Matt al restaurante el arguido le preguntó si estaba todo bien; Matt respondió que todo estaba en calma. El arguido no está absolutamente seguro, pero tiene la impresión de que le preguntó a Matt si había entrado en su apartamento, a lo que Matt respondió sí.”

¿Y el controlador circunstancial, Matthew Oldfield – qué tiene él que decir sobre el asunto? La verdad tuvo que esperar a sus entrevistas Rogatorias:

4078: “Bueno, principalmente todos vuestros apartamentos y obviamente el de Gerry y Kate. Hasta el miércoles por la noche, por lo que ya ha declarado, ¿no entró en el apartamento de Gerry y Kate... bueno, perdón, no realizó un control a los hijos de Gerry y Kate?

Matthew Oldfield "No".

4078 "¿Había estado en interior de su apartamento con anterioridad?”

“Errm... No lo creo. Es difícil de recordar ahora, en este momento, porque yo sé lo que parece. Quiero decir, con seguridad conocíamos la parte trasera, donde estaba el patio. Y puede que fuese el primer día cuando en realidad vimos los apartamentos de todos, porque nosotros teníamos el más pequeño, errm... apartamento, porque solo necesitábamos un dormitorio y ellos necesitaban dos, errm... así que puede que hayamos echado un vistazo, por lo menos hasta la cocina. Pero no puedo afirmar con seguridad que haya estado dentro.”

Y después:

4078: “Está bien. Entonces háblame de lo ocurrió a partir de ese momento, ¿qué ocurrió después de eso?

Matthew Oldfield: “Entonces, errm... de vuelta en la mesa, errm... tenemos... oh, de vuelta a la mesa, Gerry se levantó para ir y... para ir y controlar a sus hijos, quiero decir, y yo había vuelto y dijo, tú sabes, “Yo no oí ningún ruido cuando escuché desde fuera de la habitación”, así que pensé que era un poco raro que, tú sabes... no una especie de orgullo herido, parecía que no confiaba en mí pero errm... simplemente pensé, “oh”, tú sabes, “Acabo de controlar, en realidad no necesitas controlar otra vez y...” una especie de, tú sabes, una especie de, “vuelve”, pero, errm... una especie de se levantó y volvió para controlar a, errm... a sus hijos. Pero, tú sabes, tu no.. tú sabes, todos éramos como responsables de nuestros propios hijos y en realidad no diría, tú sabes, “no tienes que hacer eso”, yo simplemente sentí una especie de “oh yo he escuchado”, no necesitas hacer eso porque yo en realidad acabo de hacerlo, pero yo no había entrado en el apartamento, así que, errm...”

4078: “¿Era esa la primera vez que había realizado un control al hijo de otro?”

Matthew Oldfield: “Yeah, no lo había hecho antes, solo fue porque, tú sabes, estaba allí y era... y tal vez no hubiese ocurrido si en realidad hubiese ido y controlado a Grace a través de la habitación, tú sabes, puede que simplemente no hubiese estado junto a su persiana en términos de en realidad hacer una escucha, tú sabes, simplemente estaba allí, era solo como cuatro pasos más allá. Pero, no, no lo hice, aunque ya nos conocíamos de una semana y me sentía un poco más cómodo porque sus hijos me conocían, como dije antes, errm... normalmente no impondría ese tipo de control sobre otro a no ser que ellos, errm.. a no ser que ellos lo sugirieran. Casi sería como un paso, no un paso demasiado lejos, pero, errm... en realidad no es nuestro lugar hacer, tú sabes, hacer eso.”

Aquí tenemos a Matthew Oldfield discutiendo los hechos del jueves noche y anunciando, bastante inequívocamente, que no había “controlado” a los hijos de nadie antes. Eso, por supuesto, habría incluido el miércoles – el día en que, según la declaración rubricada de Gerry McCann dada a la policía, “ellos habían mantenido el mismo sistema de control sobre los niños. Ese día, el declarante y KATE ya habían dejado la puerta trasera cerrada, pero no con llave, para permitir la entrada a los colegas del grupo para controlar a los niños.”

Exactamente ¿qué colega(s) de grupo serían? Ciertamente no Oldfield, que no se haría responsable de controlar a los hijos de los demás salvo que ellos mismo se lo sugirieran. Pero ¿no ha contado Kate ya una historia diferente? Por supuesto que sí:

“A las 21h30 se levantó para ir a controlar a sus hijos al mismo tiempo que Matthew, que dijo que él iba a controlar a su hija Grace en el apartamento 5B y podía controlar a sus hijos. Ella hesitó, sin embargo él dijo que no se preocupase que iba a ir de todos modos.”

Aquí esta Kate que hesita ante la sugerencia de otro y Oldfield que el levemente insistente.

Dios mío. ¿Qué camino sugeriría la otra persona otra vez? (...)

En cuanto al “sistema de control sobre los niños”, Kate McCann (declaración de 6 de septiembre de 2007)

“cree que fueron al apartamento cuatro veces, una cada media hora: Gerry dos y ella misma otras dos, sobre las 21h00, 21h30, 22h00 y 22h30”. Esto el martes noche. ¿Y el miércoles?

Esa noche también controlaron a los niños cada media hora; sin embargo ella cree que habían pasado 45 desde el último control hasta la hora que regresaron, como siempre fueron al Tapas bar. Ella cree que este día Gerry llegó al apartamento sobre las 23h50 y ella 5 minutos después.”

Querida Kate. El intervalo entre las 22h30 (tú último “control”) ese miércoles noche y el regreso de Gerry al apartamento a las 23h50 es exactamente una hora y veinte minutos. Entre tanto Matthew Oldfield no estaba por ninguna parte. Lo dijo él mismo.

Este vergonzoso intervalo es interpretado por Kate como la ventana de oportunidad para el episodio del llanto de Madeleine:

Con respecto a esta noche ella dijo que ninguno de los niños había llorado, algo que hubiese notado ya que estaba en la habitación. Con respecto al hecho de que a la mañana siguiente, jueves, durante el desayuno, Madeleine les contó a ambos que había estado llorando y que nadie había ido a su habitación, ella presume que este llanto debió producirse antes de que ella y Gerry regresaran al apartamento.”

Resulta raro que Rachael Oldfield, que estuvo en su apartamento toda la noche, desde antes de las 21h00, y podía oír a los McCann en su cuarto de baño si se decidía a escuchar, no oyera nada en absoluto. Por otra parte la Sra. Fenn, del piso de arriba, informó haber escuchado llantos procedentes del apartamento de los McCann la noche del martes, y durante casi exactamente el mismo período de tiempo, es decir, una hora y quince minutos. Tampoco informó haber oído llanto el miércoles noche.

Martes noche. Miércoles noche. Llantos durante más de una hora. Y ¿no va nadie?

Más sobre la declaración de Kate del 6 de septiembre:

“Al ser preguntada sobre el hecho de que su hija había estado llorando el martes por la noche durante una hora y 15 minutos, entre las 22h30 y las 23h45, ella dice que no es verdad. Dice que esa noche, después de media noche, Madeleine fue a su habitación y dijo que su hermana Amelie estaba llorando, así que se quedó durmiendo con ella y Gerry en su dormitorio. Dice que antes de aparecer Madeleine en el dormitorio, ya había oído a Amelie llorando, sin embargo no fue a la habitación, ya que Madeleine apareció en la habitación casi al mismo tiempo en que oyó el llanto. No recuerda si después ella o Gerry, fueron a la habitación de los niños, sin embargo afirma que Amelie lloró durante poco tiempo.”

Gerry, en mayo (2007):

“No puede decirlo exactamente, pero cree que el lunes o martes MADELEINE había dormido durante algún tiempo en su dormitorio, con KATE, ya que le dijo que uno o ambos gemelos estaban llorando, haciendo mucho ruido.”

Y casi, pero no exactamente, la misma historia de Gerry arguido en septiembre:

“Preguntado, dice que una noche, no recuerda cual, Madeleine durmió en su dormitorio y en su cama (de él). Cree que pudo haber sido poco después de su llegada al apartamento. Madeleine llegó a su dormitorio diciendo que Amelie estaba llorando y que no podía dormir. Cree que no oyó el llanto con anterioridad y fue Madeleine quien le alertó sobre esto. No sabes si fue él o su esposa quien reconfortó a Amelie. Esa noche Madeleine durmió en su cama (de él).”

Una noche (digamos, el martes) Madeleine llega al dormitorio de sus padres para informar que Amelie está llorando, llanto que Kate ya había oído pero Gerry no. Se queda durmiendo con Kate. ¿De verdad? Eso es lo que hizo según dijo Gerry en Mayo. La versión de los hechos de septiembre es que durmió con él en su cama. Ninguno de los dos padres puede recordar cuál de ellos, si es que alguno, atendió a Amelie en su disgusto. (¿En qué cama diría la otra persona que durmió Madeleine?)

Uno llega a la clara impresión que Madeleine McCann era la progenie de unos padres que literalmente no sabían qué hora del día era, o incluso qué día era. Curiosamente, Kate no niega el incidente del llanto, sino que hace un gran teatro sobre ello durante la cena del jueves noche y después. Lo sitúa el miércoles noche cuando absolutamente nadie lo oyó – y bastante independientemente del intercambio travieso de camas atribuido al martes. Pero dos visitas nocturnas consecutivas al Tapas bar harían de esa experiencia en particular algo más que “excepcional” y, francamente, imperdonable. Sin embargo tal vez no ocurrió así. Tal vez en realidad no están presentando una versión de una noche, la del martes, subdividida a conveniencia; la conveniencia de no tener que rendir cuentas independientemente para el miércoles.

Kate el 6 de septiembre:

“Volviendo a la descripción, la declarante dice que el día 3 salieron del apartamento dejando a los niños dormidos. Sabiendo que algunas veces Madeleine se despertaba, no se preocupó por dejarla sola, porque cuando esto ocurría, que no era siempre, solía suceder sobre las 02h00 – 03h00 sin ninguna razón aparente, hora a la que ellos ya estarían de vuelta en el apartamento.”

Gerry lo cuenta algo distinto, también en septiembre:

“Preguntado, dice que Madeleine normalmente duerme bien por la noche. Durante los primeros meses de vida tenía algunas dificultades para dormir, debido a problemas de alimentación. Después de mudarse a la casa de Rothley en abril de 2006, Madeleine se despertaba dos veces a la semana, salía de su cama e iba a su habitación (de él), tal vez porque estaba acostumbrada a dormir con “espacio en blanco”).

“Cuando se le pregunta sobre un gráfico destacando las características de los niños, en su casa de Rothley, dice que en efecto tiene ese objeto, donde hay varias estrellas que muestran las noches en que Madeleine no se había levantado, ya que así es como le premiaban.

“Preguntado si era entonces seguro dejar a Madeleine en el apartamento, dado el hecho de que se despertaba y levantaba por la noche, dice que esto raramente ocurría y que solo después de que sus padres estuvieran en la cama.”

Por lo tanto Madeleine tenía tendencia a despertarse por la noche “no siempre” según Kate, “raramente” según Gerry. Y sin embargo en la casa de Rothley ocurría dos veces a la semana y las “varias estrellas”, que uno supondría sería relativamente pocas, representaban aquellas noches en las que Madeleine no se despertaba. Todo lo cual sugiere que se despertaba más a menudo que, algunas veces, y ominosamente, entre las 23h00 y las 24h00. Casi, en el aniversario de la desaparición de Madeleine, Kate McCann fue entrevistada por Demort Murnaghan en nombre de Sky News (1 de mayo de 2008). El relevante intercambio es grabado tal como sigue:

Dermot Murnaghan: “¿Estaba disgustada Madeleine la noche anterior, por haber sido dejada sola? ¿Había... había tenido un episodio y salido de su cama comenzando a llorar búscándoles?”

Kate McCann: “Quiero decir, no quiero pensar en ello demasiado, quiero decir, no sé si vio anoche el documental, así que, quiero decir, he hablado sobre ello, errm... Madeleine hizo un comentario, errm... de pasada, que, errm... “¿Dónde estabais cuando lloré?” No solo a mamá, por cierto, solo en general, errm... y simplemente parecía un poco raro. Quiero decir, era muy, una especie de, comentario de pasada y simplemente pensamos, “Oh, normalmente no se despierta” y, se despertó; eso significa que, tú sabes, se debió de dormir otra vez muy rápidamente, errm... y entonces pasó a otra cosa... tú sabes, pasó a otra cosa.”

Sobre la base de lo que ambos padres habían afirmado con anterioridad como un hecho a la policía, ¿cómo pudieron pensar, “Oh, normalmente no se despierta? ¿Llega normalmente un médico a un diagnóstico ignorando los síntomas?

Los compañeros de los McCann, Jane Tanner y Matthew Oldfield fueron, tal como sabemos, llamados a interpretar papeles secundarios en la producción Rothley Towers “Madeleine estuvo aquí”, un documental versión de la historia. Un tercer aliado, a quien no ofrecieron un papel con texto, fue David Payne. Su descripción de los hijos de los McCann de “pequeños ángeles” aporta un entorno reconfortante, mientras que su referencia “estaban en paz”, extrañamente, no lo hace. Avanzando en el tiempo a los acontecimiento de aquella noche del 3 de mayo, la saga de su encuentro a domicilio con la poco vestida Kate McCann vale la pena ser examinado.

Sobre esa tarde del 3 de mayo, Kate explica (interrogatorio del 6 de septiembre):

“Después del baño de los niños, ya sola, le puso los pijamas y pañales a los gemelos y les dio un vaso de leche y galletas (Inciso: Algo raro teniendo en cuenta que acaban de tomar un “té tardío” en el Tapas bar). Antes de bañar a los niños, ya que era temprano, habían pensando en llevarlos a la zona de recreo, pero entonces decidió lo contrario porque estaban cansados.”

¿Cómo, se pregunta uno, vistió Kate a Madeleine? Ambos padres fueron rápidos en decirle a la PJ exactamente qué pijama llevaba puesto Madeleine cuando fue “llevada”, uno hubiese pensado que su inclusión en el episodio de la puesta de pijamas y vaso de leche como una mera formalidad.

“Mientras los niños cenaban y miraban algunos libros, Kate se dio una ducha que duró unos 5 minutos. Después de la ducha, sobre las 18h30 / 18h40 y mientras se secaba, oyó a alguien llamando a la puerta en la puerta del balcón. Se envolvió en una toalla y fue a ver quien estaba en la puerta del balcón. Esta puerta estaba cerrada pero no con llave ya que Gerry había salido por esta puerta. Vio que era David Payne, porque él llamó y abrió la puerta ligeramente. La visita de David era para ayudarla a llevar a los niños a la zona de recreo. Cuando David regresó de la playa estuvo con Gerry en la cancha de tenis, y fue Gerry quien le pidió que ayudara a Kate a llevar a los niños a zona de recreo, algo que se había planeado pero que no tuvo lugar. David estuvo en el apartamento unos 30 segundos, ni siquiera llegó a entrar en el apartamento, se quedó en la puerta del balcón. Según ella él se marchó hacia la cancha de tenis donde estaba Gerry. La hora era sobre las 18h30 / 18h40.”

En su entrevista Rogatoria, David Payne ofrece una versión de los hechos ligeramente distinta:

Así que regresé, errr... desde las canchas de tenis, errr... regresé a, errr... tú sabes, el apartamento de Kate y Gerry y la hora, tú sabes, viendo... tú sabes, obviamente hemos mirado las fotografías desde entonces y, tú sabes, la hora en que tenemos eso yo, tú sabes, iba hacia el apartamento de Kate, sobre las seis y media, errr... y entré en el apartamento (de ellos) a través de la puerta del patio. Los tres niños estaban, tú sabes, vestidos, tú sabes, con sus pijamas, tú sabes; parecían inmaculados, tú sabes, simplemente eran como ángeles, parecían tan felices, bien cuidados y contentos y le a Kate, tú sabes, “es un poco temprano para el...”, tú sabes, “para que los tres se vayan a la cama”, ella dijo, “ah, lo han pasado tan bien, están realmente cansados” y, tú sabes, errr... así que yo dije, tú sabes, no puedo recordar exactamente qué, qué, tú sabes, el atuendo nocturno... qué llevaban puestos los niños pero predominaba el blanco, errr... color, pero, tú sabes, simplemente para reforzar que simplemente estaban tan felices, tú sabes, viendo, tú sabes... obviamente Gerry no estaba allí pero estaban todos simplemente tan en paz...”

Payne habla de tres niños en pijama, después procede a admitir que no puede recordar exactamente lo que llevaban puesto. ¿Podría ser porque solo les echó un vistazo por encima del hombro de Kate, mientras hablaba con ella brevemente en la puerta del patio, tal como ella había declarado con anterioridad? La declaración de Payne contiene un aire curiosamente confirmatorio sobre ello: Su entrada por la puerta del patio (sin cerrar con llave) – sin anunciar y sin invitación (apuesto a que tanto él como Kate estaban ambos bastante sorprendidos), y una referencia definitiva a “los tres niños”. Que el blanco sea el “color predominante” más bien sugiere que los ojos de Payne estaban concentrados principalmente en la toalla de Kate, ya que el color distintivo predominante en cualquier otro lugar debería haber sido el rosa.

Si Jane Tanner puede ver, por la noche, a cierta distancia, y bajo una tenue luz de sodio, que el pijama de una criatura, aun visto de pasada, era básicamente rosa (a pesar de que la parte superior no era visible y los pantalones son, de hecho, blancos), entonces David Payne no debería haber tenido dificultad en recordar este mismo patrón de color, especialmente ya que habría sido lucido por dos de los tres niños.

Con posterioridad fue el pijama “Eeyore” de Amelie el que hizo el tour europeo. Al final no lo fueron a buscar a Rothley (primer viaje de Gerry a casa realizado el 21 de mayo) ya que ya lo habían utilizado con propósitos fotográficos con motivo de ayudar en la investigación. Por lo tanto con dos niños brincando en el sofá y vestidos con exactamente el mismo, pijama predominantemente rosa, habrías pensado que la memoria de David Payne apenas tendría que haber sido removida. Sin embargo, si, los pijamas que estaban a la vista eran predominantemente blancos, entonces uno tendría que suponer que por lo menos Amelie llevaba puesto un segundo juego. Después de todo Madeleine debía llevar puesto el pijama rosa con el que fue “llevada”. Entonces Amelie tiene dos pijamas para las vacaciones, en un clima donde el pijama se lava por la mañana y está seco por la tarde, tal como demostró Kate ese mismo jueves.

Por lo tanto, ¿Por qué encontraría Kate necesario vestir a Amelie posteriormente con el pijama de su hermana?

Según John McCann: “Kate visitó a Amelie con el pijama de su hermana y la niña dijo: “El pijama de Maddy, ¿Dónde está Maddy?” Pero es demasiado pequeña para entender. ¿Y cómo lo explicas tú? Todo lo que sabemos es que Madeleine necesita a su familia. Ella nos quiere, nosotros la queremos. Es hora de que vuelva a casa.” (Sydney Morning Herald, 15 de mayo de 2007).

Si Kate (“Yo sé la verdad, Sandra”) McCann debe ser creída, entonces David Payne es uno más a ganarse el camino hacia el pueblo de los mentirosos. No viajará solo.

Hay una viaja broma de Christmas cracker (paquete sorpresa de Navidad) que reza: “¿Cuando una puerta no es una puerta? Respuesta: Cuando está entreabierta.” Las primeras declaraciones de los McCann a la policía revelan útilmente el grado en que el dormitorio de Madeleine podría decirse que tenía incorporado un receptáculo en vez de un obstáculo.

Gerry McCann, el 10 de mayo:

“Recorrió el camino habitual hasta la puerta trasera, que al estar sin cerrar con llave solo tuvo que deslizar y mientras entraba en la sala de estar, notó que la ha puerta de la habitación de los niños no estaba entreabierta tal como la había dejado sino medio abierta, lo que pensó era extraño, habiendo pensado entonces que posiblemente MADELEINE se había levantado para ir a dormir a su dormitorio, para evitar el ruido producido por su hermano y hermana. Por lo tanto, entró en la habitación de los niños y estableció contacto visual con cada uno de ellos, comprobando, y de esto está seguro, que los tres niños estaban profundamente dormidos. Salió de la habitación de los niños volviendo a dejar la puerta como había descrito con anterioridad, entonces fue al baño. Todo lo demás era normal, la persiana, cortinas y ventana, cerradas, muy oscuro, solo con la luz que provenía de la sala de estar.”

La situación está clara. La puerta “entreabierta” como inicialmente. Descubierta después medio abierta. Vuelta a dejar en la posición inicial antes de salir. Madeleine presente y dormida.

Más tarde Gerry afirma:

“El declarante entro en el apartamento acompañado por el resto del grupo que, en ese momento, estaba sentado a la mesa. Cuando llegó al dormitorio lo primero que notó es que la puerta estaba totalmente abierta, la ventana también estaba abierta hacia un lado, la persiana levanta casi totalmente, las cortinas corridas, la cama de MADELEINE estaba vacía pero los gemelos seguían durmiendo en sus cunas. Aclara que según le contó KATE, ese fue el escenario que ella se encontró cuando entró en el apartamento.”

Ambos padres informan (Gerry a la policía y Kate a Gerry con anterioridad) haber descubierto la puerta completamente abierta.

¿Recuerda esto en la apertura del documental de los McCann?

Kate McCann: “Yo realicé mi vigilancia sobre la 22h00 y entré a través de la puerta corredera del patio y simplemente me quedé de pie, en realidad, y pensé, “oh, todo en calma”, y para ser honesta, podría haber estado tentada a darme la vuelta en ese momento, pero simplemente noté que la puerta, la puerta del dormitorio donde estaban durmiendo los tres niños, estaba mucho más abierta de lo que la habíamos dejado. Fui a cerrarla hasta más o menos aquí y entonces cuando llegaba a este punto, se batió repentinamente y entonces cuando la abría, fue entonces cuando simplemente pensé, “simplemente echaré un vistazo a los niños”.

Habían entrado dos personas en el dormitorio para controlar a los niños, hasta donde Kate era consciente, pero sabemos (porque Gerry nos lo dijo) que al encontrarse la puerta “medio abierta” la volvió a posición preferida, es decir “entreabierta”. Ahora, si podemos introducir en este punto a Clarence Mitchell (“No había ninguna prueba de una entrada con fuerza”. Salieron por la ventana con bastante facilidad”.) nos recordará la hipótesis de que el secuestrador de Madeleine escapó con ella a través de la ventana. Por lo tanto la puerta hubiese permanecido intacta una vez que Gerry la había recolocado. Al llevar a cabo Matthew Oldfield su vigilancia a las 21h30 se paró a en medio de la sala de estar, punto desde el cual el afirma haber sido capaz de ver a ambos gemelos respirando, pero no a Madeleine, cuya cama estaba inmediatamente detrás de la pared divisoria. Y a través de esa rendija, no de una enorme brecha no olvide (algo imposible, tal como cualquier puede verificar por si mismo. No hay nada mágicamente transparente en las puertas del 5A del Ocean Club).

Por lo tanto, teniendo en cuenta que Oldfield no tocó la puerta del dormitorio, hubiese permanecido entreabierta después de haber dejado el apartamento, a no ser que, esto es, el vienta la atrapara antes de la llegada de Kate, habiéndose cerrado, exactamente lo que Kate misma afirma haber experimentado, no “abierta mucho más de lo que habíamos dejado.”

Y sin embargo tenemos a Kate McCann que “simplemente nota” que ahora la puerta está completamente abierta.

Con un cada vez más amplio mercado para el turismo, los safaris se han vuelto muy comunes. Las excursiones a la selva sin duda son ahora oferta también, incluyendo, me atrevo a decir, viajes diarios al pueblo de los “mentiroso”.

¡Todos abordo!

Traducción de Mercedes