viernes, 3 de septiembre de 2010

Caso Madeleine McCann: ¿Periodistas mentecatos? ¿O habrá algo más que eso?


2 de septiembre de 2010


El pedófilo Raymond Hewlett escribió una carta, antes de morir, el pasado abril, donde dice que un clan gitano raptó a Madeleine McCann, por encomienda de un matrimonio rico que no tenía hijos. La carta fue entregada por un desconocido al hijo de Hewlett. Wayne Hewlett, que había cortado relaciones con su padre hacía muchos años, leyó la carta y la quemó.

La noticia fue avanzada por el periódico Sun, hace dos días. El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell, dijo a los periodistas que los padres de Madeleine “estaban muy agradecidos a Wayne, por haber revelado esa información” y que los investigadores al servicio del matrimonio pondría en la cima de sus prioridades, interrogar al hijo de Raymond Hewlett.



Aquellos que conocen bien este caso no se sorprendieron con la creatividad del “Team McCann”. Aunque quien tenga dos dedos de frente, se da cuenta que la historia no tiene ni pies ni cabeza –y es imposible de probar sea lo que fuere.


Primero, Hewlett ya murió. Segundo, nadie sabe quien es el “desconocido” que entregó la carta al hijo. Tercero, el hijo quemó la carta. Lo curioso, en esta historia, es que el Diario de Noticias, al citar al Sun, se haya olvidado de mencionar el pormenor de que la carta fue quemada y el “correo” que la entregó era desconocido. (Inciso: Así debió de emitirse la correspondiente nota de prensa ya que la prensa española al completo reprodujo esta noticia en los mismos términos).

Lo que deja dos hipótesis abiertas, a saber:

1.- La noticia fue escrita por un becario, de esa camada de “doctores” que salen de las facultades de Periodismo al mismo ritmo que una cerda pare lechones y que confunden el Manuel Germano con el “género humano”(*) o andan en busca del “País del Apartheid” en el mapa.

2.- La mención al hecho de que el hijo de Raymond Hewlett haya quemado la carta con indicios importantes para un crimen que aun está siendo investigado fue dejada de lado, premeditadamente.

* Casos do beco das sardinheiras (onde importa sobremaneira nao confundir genero humano com Manuel Germano), autor Mario de Carvalho - Una frase insistente y casi programática en estos cuentos es la advertencia de que no debemos confundir género humano con Manuel Germano. Es un juego verbal. Aunque también un aviso contra universalismos y moralismos. Es un modo curioso de recordar que la ficción, aunque tiene muchos poderes, no tiene poder absoluto.

Publicado por Paulo Reis

Traducción de Mercedes