lunes, 4 de octubre de 2010

Caso Madeleine McCann - Ordenando (Tidying up)

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com

By Dr Martin Roberts
27 de septiembre de 2010

ORDENANDO - TIDYING UP



El pasado octubre, un astuto observador de la inconsistencia McCann (le llamaremos “H”) se dio cuenta de algo notable sobre las fotografías tomadas por la policía portuguesa de la cama de Madeleine McCann: Se había hecho. Esta es la única interpretación que puede extraerse de las fotografías, ya que el estado obvio de la ropa de cama era distinto a aquel descrito a la policía por Gerry McCann.

El recuerdo de Gerry de la última posición de su hija Madeleine está reflejado en su declaración como arguido, dada el 7 de septiembre de 2008:

”Además, dice que con respecto a Madeleine estaba en la misma posición en la que él la había dejado al principio de la noche. Madeleine estaba tendida sobre el lado izquierdo, completamente destapada, es decir, tendida sobre la colcha con el peluche y la manta, ambos rosas, junto a su cabeza; no sabe si estaban en la posición en la que pueden ser vistas en la fotografía adjunta al proceso.”

Dos años después Gerry es un poco más preciso:

“Así que, en realidad entré y Madeleine simplemente estaba encima de la cama aquí, donde la había dejado tendida y la ropa de cama estaba abierta y tenía su cuddle cat y manta, estaban junto a su cabeza.” (Documental “Madeleine estuvo aquí” emitido el 7 de mayo de 2009).

Madeleine no tenía que ser extraída de la cama, meramente izada. Pero exactamente, ¿cuánto de echada hacia atrás estaba la ropa de cama?

De acuerdo con el informe de la PJ sobre la declaración como testigo de Gerry McCann realizada el 10 de mayo de 2007 y que Gerry McCann firmó como fiel registro de la entrevista:

“También en cuanto a la cama donde su hija dormía es cómo se encontró la noche de su desaparición. Afirma que su hija dormía destapada, como era habitual, debido al calor, con las sábanas echadas hacia los pies de la cama.”

El tema de esta cama, al igual que muchos de los detalles relativos a las consecuencias inmediatas de la revelación de Kate McCann de las 22h00, es una noticia vieja; noticia que sin duda los McCann y otros considerarían bien sumergida bajo el océano del tiempo que ha lavado el caso desde entonces. Sin embargo, nada ha sido lavado por completo, ni siquiera, tal como sabemos, las huellas de varios residuos biológicos en la zona de la sala de estar del apartamento 5A; detrás del sofá – en el suelo, en las paredes y en las cortinas.

Que la cama no parecía, ni parece, “usada”, es innegablemente una inconsistencia de primer orden, catalogada por el vigilante H, junto a tantas otras discrepancias. Pero hay otro aspecto de segundo orden sobre este estado de las cosas en particular, que se refiere a la cuestión, no de las circunstancias inmediatas, sino a la misma secuencia de los hechos de aquel jueves, 3 de mayo de 2007.

La pregunta que uno podría razonablemente, si no obviamente, preguntar en relación con una cama recién hecha es, “¿Quién la hizo?”

Bueno, desde luego no fue un secuestrador. Creo que podemos concluir con seguridad que en ningún lugar de los anales del crimen contra las personas existe un registro de alguien que primero saquea una propiedad y después la ordena tras de sí. Ni de alguien robando una criatura de su cama y después haciéndola antes de salir. Kate y Gerry estaban sorprendidos por “el modo en que fue dejada la escena” así como siendo lo suficientemente escrupulosos, según ellos, para dejar las cosas intactas tras la desaparición de Madeleine. Pero ¿no se permitirían tal vez un pequeño lapsus, manifestando Kate una preocupación maternal jugueteando con la ropa de la cama de su hija durante el transcurso de su vana búsqueda? No, en absoluto.

Kate McCann no dijo (durante su primera entrevista, con Jane Hill de la BBC el 25.5.2007) “Las primeras 48 horas fueron increíblemente difíciles y yo diría que casi no funcionábamos, pero después de eso conseguimos fuerza de alguna parte.”

“No funcionábamos” (Non-functioning) es la frase elegida por Kate McCann para encapsular la aparente catarsis que experimentaron los padres al descubrir la ausencia de su hija. Estando aun en el apartamento 5A se les dio por sentarse en las camas, pero no por hacerlas. Y en cuestión de horas fueron alojados en otro lugar.

Por lo tanto la cama de Madeleine no fue hecha por un intruso anónimo inmediatamente después de la visita de Gerry McCann al apartamento a las 21h05 aproximadamente. Ni fue hecha por los McCann en ningún momento después de las 22h00. Lo que significa que el estado de la cama, tal como se confirma por el registro oficial, debe haber sido impuesta bien por otra persona o en algún momento antes de haberse dado la alarma.

La única persona que visitó el apartamento entre las “vigilancias” de Gerry y Kate, a las 21h00 y las 22h00 respectivamente, fue Matthew Oldfield, que fue sobre las 21h30, o por lo menos eso es lo que nos han dicho. Pero no podemos atribuirle el haber hecho la cama porque ni siquiera entró en el dormitorio en cuestión. No obstante, Oldfield tiene algo pertinente que contribuye a la discusión, algo que abordaremos más adelante. En primer lugar, debemos tener claro que el 10 de mayo de 2007 Gerry le dijo a la policía que “su hija dormía destapada, como era habitual, debido al calor, con la ropa de cama doblada hacia los pies de la misma.”

(No es así como apareció la cama cuando fue fotografiada. Doblada en una esquina no es “doblada hacia los pies de la cama”).

Y en septiembre Gerry recordó que Madeleine estaba tendida sobre su lado izquierdo, completamente destapada, es decir, tendida sobre la colcha.

Por tanto tenemos a Madeleine destapada y las sábanas dobladas hacia atrás en mayo, después, una vez conocidas las pruebas, Madeleine destapada y posicionada sobre la colcha, que no podía haber estado doblada hacia atrás, de lo contrario la niña no podría haber estado tendida sobre ella. Bueno, o bien la ropa de cama estaba colocada como se describió originalmente o no lo estaba, pero en último caso no hay nada que indique cómo, exactamente, salió la ocupante de la cama. Con seguridad no representaría una escena de secuestro “cierta”. Teniendo en cuenta una de las primeras declaraciones públicas favoritas de Kate complica el tema aun más. “No esperas que un predador fuerce la entrada y saque a tu hija de su cama” culmina en la frase preposicional “sacar de su cama”; una construcción clara y significativamente distinta de “de la cama”. Para sacar algo de un lugar, antes ese objeto debe haber estado dentro de el, no sobre el.

En cualquier caso, uno se enfrenta a una cama, el último estado registrado es el de estar preparada (para que alguien se meta dentro) no algo completamente desordenado que podría ser asociado a una salida precipitada. Si la colcha había sido doblada hacia los pies de la cama (primer postulado de Gerry McCann) entonces se habría encontrado y fotografiado en esa posición. No lo fue. En cambio, Madeleine estaba durmiendo encima de la colcha (segundo postulado de Gerry McCann) y por lo tanto la cama en el estado en el que podría haber sido dejada por los McCann antes de que Madeleine fuese situada sobre ella, aparentemente en una postura incómoda y bastante sin sentido, ya que tendrían que haberla vuelto a levantar para taparla si hubiese bajado la temperatura. (Inciso: Por no mencionar que los Tapas 9 declararon que hacía mucho frío)

Si fue así “como se dejó la escena”, teniendo en cuenta que no había ni una sola prueba que indicase la presencia de intruso en el apartamento de los McCann, entonces fue dejada en ese estado antes de las 22h00, no después, y no por un ladrón de niños.

Pasando ahora a las pruebas de Matthew Oldfield, lo primero a tener en cuenta es un comentario contextual importante sobre las cortinas, algo que figura en su entrevista rogatoria:

“…y no podía ver la persiana porque las cortinas estaban cerradas y, son cortinas similares a las que tienes ahí, y simplemente tienes la impresión de una especia de verde y amarillo…”

Es importante tener en cuenta que aquí Oldfield está describiendo al entrevistador un par de cortinas situadas al otro extremo de una habitación en la que no entró. De hecho ni siquiera se acercó al marco de la puerta. Puede distinguir dos colores –casi a oscuras (vamos a ser caritativos y suponer que el alumbrado público se filtraba hasta cierto punto en la habitación).

Ahora vamos a revisar qué es lo que tenía de decir Oldfield concretamente sobre la cama de Madeleine.

Oldfield:
 “Errm… y aquí hay otra cama, en la que se supone estaba Madeleine, errm… y simplemente tal vez podías vislumbrar el… probablemente estaba un poco retirada, así que simplemente podías vislumbrar una especie de quince o veinte centímetros de la… así que podías ver la esquina exterior, la esquina más adentrada en la habitación”.

4078: “Bien. Entonces concéntrate, si puedes, en lo que viste de esa cama y dime ¿qué viste?”

Oldfield: “Nada, aparte de eso, es simplemente el final de de la cama y eso es… y eso fue todo. Y, así que, era simplemente como la esquina exterior, no había… no podía ver toda la extensión; no podía colores o piernas ni nada que la cubriera”.

Así que eran discernibles los colores de las cortinas, el color de la ropa de cama menos. Y esta pieza de mobiliario, no nos olvidemos, estaba más cerca del campo visual de Oldfield que las cortinas. Ahora viene la pregunta de las $64000 por parte del oficial de policía que realizaba la entrevista seguida por las respectivas variaciones de Oldfield sobre el tema:

4078: “¿Tenía la cama la colcha puesta, puedes recordarlo, o era simplemente un colchón o algún tipo de cubre colchón o (inaudible), puede recordarlo?”

Oldfield:
 “Errm… vaya, errm… esto sería una especie de suposición, creo que lo que podía verse era una sábana y creo que era una base metálica lo que la rodeaba, pero no podría jurarlo. Solo era visible una pequeña parte.”

4078: "Bien".

Oldfield: “No creo que estuviera desnuda… un colchón desnudo. Estoy bastante seguro de que tenía una sábana, pero no recuerdo nada tan abultado como una colcha sobre ella.”

4078:
“Bien. Y puede decir algo más sobre lo que vio de esa cama?”

Oldfield:
 Oldfield: “No, errm… No recuerdo que hubiese un estampado sobre ella, era… simplemente fue una especie de vistazo y no sé si mi memoria es muy fiable. Creo que era de color claro, talvez, si tuviera que decir algo, diría que era una especie de azul claro, pero en realidad no recuerdo nada concreto sobre el final de la cama, aparte de simplemente registrar que había una cama contra la pared y que probablemente es donde estaba Madeleine.”

Después de algo así como una excursión lateral, las cortinas vuelven al diálogo:

4078:
“Bien. Y vio el lateral de las cunas y vio las formas y ¿sabía que ambos respiraban?”

Oldfield:
 “Yeah, quiero decir, tienes dos cunas, tú sabes, a lo largo de este lado, tienes el corto… el eje longitudinal largo a lo largo de la habitación y el lado corto, que yo creo es (inaudible). Creo que teníamos una similar, errm… con G****, y habría una ligera separación y a continuación una red y así, desde el lateral, podías ver, errm… parte de esta, ligeramente obstruida por esta, pero suficiente para ver a través de los barrotes, errm… y esta la verías a través de… a través del lado de la malla, podías ver a los niños.”

4078:
“¿Y la iluminación era suficiente dentro de la habitación para que pudiera ver lo que era?”

Oldfield:
“Podías distinguir que no eran mantas y simplemente algo apilado, podías ver el movimiento del pecho”.

4078:
“Bien. ¿Podía ver alguna otra cosa desde donde se encontraba?”

Oldfield:
 “Lo demás son simplemente impresiones vagas de, errm… del color de las cortinas, no podría decir concretamente el dibujo, pero simplemente recuerdo verde y amarillo. Y podría haber una colcha en la cama que había detrás de las dos cunas. Pero nada específico.”

Nuevamente, Oldfield muestra más confianza describiendo una imagen más lejana, pero nos deja con la impresión de una cama cubierta con una sábana azul claro, que no es exactamente la misma colcha de cuadros, con un color coordinado con las cortinas.

Aceptando las versiones tanto de Gerry McCann y Matthew Oldfield conduce a la ineludible conclusión de que la cama de Madeleine fue hecha antes de de anunciarse su ausencia. Ahora bien, ¿quién hubiera podido hacer eso?

Por otra parte, uno podría preguntar, justificadamente, si las observaciones de Oldfield sobre la cama pueden ser fiables en absoluto, ya que, tal como otros estudiosos de estos temas ya han apuntado, su descripción del interior del 5A encaja mejor con el interior del 5D, siendo esta la verdadera localización de las cortinas verde y amarillo! Y si el poder de memoria de Oldfield a este respecto no es fiable, entonces ¿Qué sugiere eso en relación a su testimonio de apoyo en general, o el de cualquiera de los Tapas 7, incluidos sus cabecillas?

Empieza a parecer como si la estrategia de “ninguna piedra sin remover” ha dado un giro completo, con sus creadores situados entre la espada y la pared. En última instancia esa roca también debe ser tenida en cuenta.

Traducción de Mercedes