martes, 18 de enero de 2011

Caso Madeleine McCann - Mentiras, malditas mentiras y estadísticas

McCannfiles

EXCLUSIVE to mccannfiles.com

MENTIRAS, MALDITAS MENTIRAS Y ESTADÍSTICAS


By Dr Martin Roberts
12 January 2011


Lamentablemente, estas son las señas de identidad, del caso McCann, las dos primeras en particular. Pero comencemos por permitir a los McCann con un interés profesional en la epidemiología de prescindir de la tercera.

Gerry McCann (a Ian Woods de Sky News): "...si piensas en los millones y millones de familias británicas que van cada año al mediterráneo, en realidad las posibilidades de que esto ocurra son del orden de cien millones contra uno."

O más de siete veces las probabilidades de ganar el premio gordo en la loteria nacional de Reino Unido (1 entre 13.983.816).

¿De verdad que los McCann tienen tan mala suerte?

Pasemos a temas de más actualidad.

Por fin, para cualquier persona con la esperanza de que los McCann fueran llevados ante la justicia, ese deseo está a punto de ser concedido. Una declaración reciente en facebook hecha por la pareja explica:



"We have pushed back the release of our book to Madeleine's birthday. May 12, 2011. We need as much exposure for the book so we can get Madeleine home."

“Hemos retrasado el lanzamiento de nuestro libro hasta el cumpleaños de Madeleine. El 12 de mayo de 2011. Necesitamos tanta publicidad para el libro para que podamos traer a Madeleine a casa.”

¿Puedo preguntar, tanta publicidad como qué? “Para que” = “en orden a”. De ahí el propósito de la publicidad del libro es “traer a Madeleine a casa”. Dicho de otra manera, el retorno de Madeleine McCann depende del número de personas que son conocedoras / el número de personas que haya comprado / el número de personas que haya leído la próxima obra de los McCann. ¿Cómo funciona eso? ¿Cuántas personas deben leer el Libro del Apocalipsis antes de que sus profecías sean representadas?

Parece que se necesita alguna aclaración.

Clarence Mitchell (a Stephen Nolan, BBC Radio Five Live, 7.1.2011): “No, va a ser la historia de Kate. Lo está escribiendo Kate. Gerry, por supuesto, está… está ayudándola pero esencialmente será un trabajo de Kate. Para… prácticamente desde el primer día que ocurrió, err… he sufrido presiones de varias editoriales, algunas de ellas muy corteses, pero muy persistentes, diciendo que deberían escribir un libro, o que otra persona lo escribiera por ellos. Kate y Gerry siempre han dicho que ellos no querían hacer eso, no sentían que fuese el momento adecuado, tenían cosas mucho más importantes que hacer en la búsqueda de su hija. Han decidido ahora, y en gran medida ha sido impulsado por la necesidad de recaudar fondos para la… para que la búsqueda continúe, que este es el momento adecuado para que sea escrito el libro. Kate ha estado escribiendo durante algunos meses. Probablemente ya haya escrito sobre sesenta o setenta mil palabras y, errm… será lanzado el 12 de mayo que es el octavo cumpleaños de Madeleine. Está encaminado a mantener su búsqueda en marcha. Esa es la simple razón.”

Muy noble por parte de Clarence resistir la presión de las editoriales desde “el primer día que ocurrió”. Siendo la experiencia un gran maestro, sin duda encontró los días posteriores a cuando ocurrió bastante más fáciles de abordar. Fuera como fuese. La línea oficial, a través de esa omnipresente “fuente cercana a los McCann” claramente es que el libro está siendo escrito para recaudar dinero (ninguna sorpresa en eso), no como un catalizador precursor al retorno seguro de Madeleine, que en cualquier caso difícilmente estaría supeditado en “la historia de Kate”.

Clarence Mitchell: “Errr… Todo tipo de consultas, peticiones de entrevistas, sugerencias de actuaciones, avistamientos de posibles Madeleine. Todo tipo de cosas. Todas deben o bien ser entregadas a los investigadores privados o nosotros decidimos cómo vamos a tratarlas.”

La búsqueda de Madeleine debe mantenerse. Pero nótese cómo debe ser acreditada ahora la alerta, no con la probabilidad de avistar a Madeleine, cuya posible presencia previamente era un hecho, sino el avistamiento categórico de alguien que podría ser Madeleine. Es un cambio sutil de énfasis, pero “posible” es menos que un atributo de un avistamiento de por sí que la existencia misma del objeto. Claramente hay dos agentes principales en este proceso de investigación, investigadores privados y el “equipo” de toma de decisiones. Ningún otro órgano está incluido en la lista. Por lo tanto ¿cómo puede Mitchell hacer la siguiente afirmación?

Clarence Mitchell: “Cualquier cosa que desarrolle un perfil, errr… tan alto como ha hecho este caso, atrae a todo tipo de personas. Tienes toda la razón. Errm… la gran mayoría de ellas, son bienintencionadas y si la información puede ser comprobada y es creíble o potencialmente creíble entonces pasa a través, no solo de la policía británica, pasa por la policía portuguesa y los investigadores privados para ser evaluada; priorizada. En gran medida es una operación policial. Son ex policías británicos quienes están trabajando en ello y por lo tanto ellos actuarán. Ahora bien entre ellas (las personas), por supuesto, ocasionalmente se dicen cosas ligeramente más disparatadas.”

Aquí los “investigadores privados” están en tercera línea y aun así realizan la evaluación y priorizan la información. Ni la policía británica ni la portuguesa reciben información antes de que sea “comprobada” y juzgada creíble o incluso potencialmente creíble. Por lo tanto la primacía aun reside en la iniciativa privada. La orden de bateo ha sido hábilmente invertida. Esto se puso de manifiesto con anterioridad en otro lugar (a Peter Levy – BBC Radio Humberside – 6.1.2011)

“Pero actualmente, errm… es la… la investigación es una investigación privada que está liderada por Dave Edgar, que es un ex oficial del RUC, errr… retirado, errr… y solicita apoyo, errr… de sus compañeros, ex compañeros de varios fuerzas policiales, como y cuando lo necesita. Errr… Y se está llevando a cabo trabajo en Inglaterra y en Portugal en distintos momentos pero, debido a la naturaleza sensible del mismo obviamente no puedo entrar en detalles, pero es muy constante.”

No se trata de una operación policial, que sea llevada a cabo por ex miembros del RUC no la convierte en una.

“Sigue el dinero” dicen algunos. Por el momento deberíamos seguir la gramática – la lógica.

Stephen Nolan: “Sin embargo ¿Cómo de posible crees tu, Clarence… qué posibilidades hay de que Madeleine aun esté viva dado ese nivel de publicidad?”

Clarence Mitchell: “Aun es posible que esté viva porque no hay ninguna prueba que sugiera que no lo esté y esa es toda la base sobre la que la investigación, la investigación privada, sigue a día de hoy. En ausencia de algo que sugiera que ha sido dañada o, como tu sugieres, ha sido asesinada, y no hay ninguna prueba que sugiera eso, entonces no solo Kate y Gerry sino todo el mundo que trabaja con ellos seguirá adelante hasta que se encuentre una respuesta.”

No olvidemos que esta es una entrevista para los medios de comunicación, no un tribunal de justicia, de ahí la palabra “prueba” debería conllevar bastantes menos limitaciones; uno tiene derecho a considerar indicadores más allá de lo totalmente tangible. Siendo ese el caso, la declaración inicial de Mitchell aquí es falsa y “toda la base sobre la que la continúa la investigación privada” es a su vez una falsedad. Mitchell continúa reiterando la lógica de lo absurdo – y más de una vez.

Stephen Nolan: “¿Cuál es ahora tu instinto de lo que ocurrió? ¿Te sientes cómodo compartiéndolo?”

Clarence Mitchell: “Mi instinto ha sido, y sigue siendo, que existe una posibilidad de que esté viva y sobre esa base estamos todos haciendo esto. No lo haríamos… si pensáramos que no había esperanza, tú sabes, ¿qué motivos habría para seguir adelante? Pero, porque existe esa ausencia de nada que sugiera qué ha ocurrido, es igual de lógico seguir adelante. Eso seguramente es lo que mantiene a Kate y Gerry funcionando. Obviamente, como padres, ellos mantendrán eso. Sin embargo para todos sus seguidores, personas que están intentando ayudarles, incluido yo mismo, honestamente no sé qué ocurrió y por lo tanto tengo que seguir adelante, mientras ellos quieran que les ayude yo estaré feliz de hacerlo.”

“Prueba” se ha convertido en “nada que sugiera” y cualquiera que haya seguido este caso incluso con un mínimo grado de cuidado sabrá que hay mucho que sugiera lo que no ocurrió así como lo que ocurrió. Algo ocurrió. Algo no ocurrió. Kate McCann dice públicamente a todo el mundo que ella “sabe lo que ocurrió” porque estaba allí. Quizá Mitchell ha estado fuera del circuito durante demasiado tiempo.”

Peter Levy: “¿Qué es lo que creen ellos (los McCann), cuál creen ellos es la posibilidad más fuerte de… sobre qué le ocurrió a la pequeña Madeleine?”

Clarence Mitchell: “Kate y Gerry conocen a Mad… conocen a su hija lo suficientemente bien para saber que no salió del apartamento por su propio pie, tal como se ha especulado con frecuencia. La única suposición que pueden hacer es que alguien se la llevó del apartamento. Esa es la hipótesis de trabajo sobre la que también se basa la investigación privada. Que hay alguien, tal vez uno, o simplemente dos o tres personas ahí fuera que saben lo que ocurrió y que hubo un elemento de premeditación, de planificación previa. Posiblemente con motivo de la localización del apartamento; se encontraba en una esquina bastante remota de ese complejo en concreto. Errm… Habría niños yendo y viniendo durante meses/semanas con anterioridad y de ahí… la… la investigación privada cree que hubo un grado de premeditación y planificación, errm… y el hecho de que no se ha encontrado nada de Madeleine desde entonces, ni un solo rastro, tiende a sugerir que ha sido llevada a algún otro lugar y ha sido… esperemos, está siendo atendida, o por lo menos cuidada, errr… con alguien. Errr… Esa es… esa es la hipótesis de trabajo. En algunos casos, si… Dios no lo quiera, hubiese sido dañada, probablemente habría sido encontrada hace mucho tiempo pero no lo ha sido y por eso ellos siguen adelante.”

¿Había oído alguna vez una tontería semejante? Los McCann, que saben lo que ocurrió (“Lo supe inmediatamente, había sido llevada” – Kate McCann) se reducen a hacer una sola suposición, que a su vez se convierte en el punto de apoyo de la investigación (policía británica) privada, y la creencia de que existió un elemento de planificación se supone, a causa de las idas y venidas de niños en Praia da Luz ¡semanas y meses antes! (“Nos habían estado vigilando durante varios días estoy segura” – Kate McCann). Oh, y “el hecho de que no se ha encontrado nada de Madeleine desde entonces, ni un solo rastro, tiende a sugerir que ha sido llevada a algún otro lugar.” No me digas.

Peter Levy: “Así que ¿la creencia es que está… ella está viva y siendo cuidada y probablemente aun Portugal?

Clarence Mitchell: “Tal como… tal como Kate y Gerry siempre han dicho, hasta que tengan la respuesta de qué ocurrió y hasta que les presenten una prueba irrefutable de que ha sido dañada, ellos seguirán creyendo –como es lógico, sin ninguna prueba en contra- que ella fácilmente podría estar viva aun.”

Seguramente alguien con credenciales profesionales suficientes para haberlo visto trasladado al Foreign Office debería darse cuenta que “creencia” y “lógica” no son compañeros estables. Probablemente Clarence Mitchell se da cuenta de eso. Al igual que probablemente él, al igual que los McCann, confía en que el resto de nosotros no lo está haciendo.

Clarence Mitchell: “…A día de hoy hay una muy pequeña minoría pero que se hace oír, en línea; las alegrías de Internet. Internet es algo maravilloso pero tiene sus desventajas, tal como sabemos todos. Existe una muy ruidosa pero muy pequeña minoría de personas que creen que Kate y Gerry fueron negligentes y a día de hoy claman y despotrican contra ellos. No son importantes/no pueden hacer nada, y no saben nada y es… es totalmente irrelevante. Pero mantenemos un… un ojo avizor sobre lo que están diciendo y si deben emprenderse acciones, en algunos casos, así se hace.”

¡Oh que idealismo! El momento Lurkio de Mitchell (“Ay, ay y tres veces ay”) bien podría volver para perseguirlo. La “muy pequeña minoría… no puede hacer nada (equivocado), no sabe nada (equivocado), y es totalmente irrelevante.” (Equivocado otra vez).

Así progresamos de lo insincero a lo descaradamente engañoso

Stephen Nolan: “¿Costó mucho dinero la campaña?”

Clarence Mitchell: “…Todo se gastó en términos de investigación y mantenimiento de la investigación privada en dos países, algunas veces en varios continentes donde había cosas que debían ser investigados alrededor del mundo, es un negocio muy caro. Todo ello ha sido gastado en varios contratos, en varias agencias privadas, errm… desde… desde que ocurrió.”

Los abogados con experiencia en extradiciones y difamación fueron con seguridad contratados después “de que ocurrió”, habiendo estos pasado hasta la fecha bastante más tiempo en la zona de gol, aunque los lanzamientos están lejos de haber terminado y aun puede llegarles el turno a los rematadores.

Stephen Nolan: “Y presumiblemente, Clarence, estás al teléfono con los editores de esos periódicos advirtiéndoles sobre amenazas legales. Los abogados están al teléfono. ¿Tú estás al teléfono intentando detenerlos de hacer esto y seguir haciendo esto?”

(Interrumpimos esta emisión para ofrecerles un intercambio previo sobre el tema de la “negligencia”, un facto definido anteriormente a Stephen Nolan como “irrelevante”):

Peter Levy: “¿Por qué captó tanto la imaginación?”

Clarence Mitchell: “Oh, ¿cuánto dura tu programa? Existen todo tipo de razones pero esencialmente, errm… esto… esto estuvo influido por… la pesadilla de todo padre de perder a tu hijo mientras estás de vacaciones, errr… suscitó toda la cuestión de la responsabilidad parental. Kate y Gerry sintieron que ellos y sus amigos estaban montando un sistema de control perfectamente correcto y adecuado sobre… sobre… dada la… la falta de recursos disponibles, en el momento, pero cometieron un error y ellos… ellos se equivocaron.

“…existe un una muy pequeña minoría ruidosa online que… que los ataca por ser negligentes. Eso está completamente fuera de lugar y totalmente equivocado.”

¿Cómo se llegó a plantear una pregunta tan “irrelevante”? Que los padres optaran por no pagar un suplemente adicional por el cuidado de los niños no implica falta de recursos – el mismo recurso del que habían hecho uso diariamente. Y si un extraño roba un niño, ¿cómo puede ser eso un error de los padres? A no ser que, por supuesto, cometieran el error de “contribuir a la negligencia”. Pero entonces el tema no sería totalmente irrelevante, fuera de lugar o totalmente equivocado ¿no?

(Volvemos para conocer la respuesta que le dio Clarence Mitchell a Stephen Nolan)

Clarence Mitchell: “…todo el tema era una tontería pero estaba impulsando las ventas de los periódicos… obviamente había preguntas legítimas sobre la seguridad de los niños y, errr… la responsabilidad parental… Hablaríamos con los periodistas sobre el terreno y hablaríamos con los editores. Algunas veces marcó la diferencia. En general, en algunos casos, no marco ni una pizca, ni una pizca de diferencia.”

Bueno retomaré lo que se dijo con anterioridad sobre el conocimiento de Mitchell de la creencia versus la lógica. Cualquiera capaz de equiparar lo general con lo específico de una manera tan ad hoc probablemente no apreciará la diferencia entre el empirismo y la fe ciega, después de todo. Bastante más importantemente, CM deja muy claro que las preguntas relacionadas con la seguridad de los niños y la responsabilidad, es decir, cuestiones de negligencia, eran ambas legítimas e inevitables. Y por si hubieses perdido esta tortuosa observación sobre el tema, aquí la tiene de nuevo:

“…hay una minoría ruidosa muy pequeña online que… que los ataca por ser negligentes. Esto está completamente fuera de lugar y totalmente equivocado.”

Entonces no está fuera de lugar. Y cuando uno tiene en cuenta las propias admisiones de los padres, por ejemplo, “Extraordinariamente fuimos al Tapas Bar”, a modo de explicación para haber dejado a sus tres hijos menores de cinco años solos y sin atención durante más de una hora, “totalmente equivocado” tampoco parece encajar en el cuestionamiento posterior. Sin embargo, debía hacerse algo sobre esas informaciones inconformistas ¿no? Vamos a concluir con la opinión autorizada de un profesional de las Relaciones Públicas, como experto en el empleo de “escaqueos” como ningún otro en su línea de trabajo.

Stephen Nolan: “Entonces, Clarence, ¿qué… qué tiene que ocurrir? ¿Funciona… funciona la PCC, la Comisión de Quejas de la Prensa? Errr… ¿Debe haber un cambio de legislación? ¿Qué debe ocurrir?

Clarence Mitchell: “Bueno, nosotros… nosotros intentamos recurrir a la PCC, algunas veces, y fueron muy útiles en términos de cosas logísticas, como mantener a los fotógrafos alejados de la casa de los McCann. Había fotógrafos acampados en la puerta de su casa, al final de su calle, durante seis meses. Incluso teníamos paparazzi, que normalmente hacían trabajos con celebridades en… en Los Ángeles, apareciendo por allí buscándoles. Y, tú sabes, teníamos que explicarles pacientemente que los McCann no eran celebridades, ellos no merecían este tipo de intrusión y estos fotógrafos debían ser retirados. La PCC fue fantástica en ese caso, fueron realmente útiles. Pero en términos de hacer sentarse y realmente escuchar a los redactores y editores de ciertos periódicos, me temo que tuvimos que, a regañadientes, coger el mazo de la demanda por difamación y decir, “Te disculparás, arreglarás esto, errr… con nuestras condiciones, o iremos más allá”. Y afortunadamente, después de mucha discusión – siendo el Grupo Express el mejor ejemplo – finalmente estuvieron de acuerdo con nosotros. Errrm… Pero fue una acción de mala gana. Tú sabes, no debería haber llegado a ese punto. Pero no fue decisión nuestra.”

Para aquellos no familiarizados con las técnicas de los redactores publicitarios, “Intentamos recurrir a la PCC algunas veces” significa exactamente lo que dice. La mayor parte de las veces no recurrieron a la PCC en absoluto, y en esas ocasiones en que podrían haberlo hecho solo lo intentaron.

Por su parte la PCC hace mucho que explicado que su papel no es prejuzgar el resultado de un reportaje sino emprender acciones en el caso de que reciban una queja. Los McCann no se quejaron a la PCC sobre la cobertura del Grupo Express, por ejemplo. El “gran mazo de la difamación” no fue un instrumento de último recurso, excepto en el sentido cronológico. La mayor parte de lo que fue escrito en la prensa durante el tórrido período por el que los McCann reclamaron los daños, podrían haberlo cortado de raíz fácilmente desde el principio. No lo fue. La “historia” de Kate tan importante para traer a Madeleine a casa, podría haber sido escrita y publicada mucho antes de ahora, la existencia de un sentido de urgencia vinculada a la desaparición de cualquier niño, o aquella de un adulto. No lo fue.

Cuatro años después. Hemos viajado con los McCann y sus portavoces desde “persianas forzadas” a querer el caso revisado (como precursor de su reapertura). Y todavía no están más cerca de decir la verdad.

Traducción de Mercedes