martes, 23 de agosto de 2011

Caso Madeleine McCann: THIRTY DAYS - TREINTA DÍAS


EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr. Martin Roberts
05 Agosto 2011

THIRTY DAYS - TREINTA DÍAS


Treinta días tiene septiembre, abril, junio y noviembre. Todos los demás tienen treinta y uno (excepto mayo que, en 2007, le faltó uno miércoles).

“Miércoles, 2 de mayo de 2007. Nuestro último día feliz completo. Nuestro último, hasta la fecha, como una familia de cinco.” (Kate McCann en “Madeleine” pág. 59).

Maduro para recoger, este miércoles de mayo en concreto debería aparecer de forma llamativa en las diferentes versiones de la verdad de los McCann, pero no lo hace; incluso en el recientemente publicado intento de Kate McCann de dejar las cosas claras. A pesar de que las travesuras/chanchullos son descritos ritualmente, las referencias a los aspectos diurnos de ese “último día (familiar) completo feliz solo brillan por su ausencia. A la frase citada anteriormente le siguen dos párrafos cortos. Y ya está. Anunciado como un gran acontecimiento, el miércoles, 2 de mayo prueba, de hecho, ser algo así como un no-acontecimiento.



Vale, así que llovió. Todavía es posible disfrutar de diversión familiar en el interior, incluso en un pequeño apartamento turístico. A no ser que, por supuesto, estés desesperado por deshacerte de los niños para que puedas enseñar tus nuevos deportivos rosas en la playa otra vez con Matt, sufriendo el acoso de pequeños perros. Esa debe haber sido una carrera larga, ocupándote casi toda la mañana, ya que lo siguiente que ocurre es “Gerry y yo recogimos a los niños, almorzamos en el apartamento y después los llevamos a la zona de recreo durante una hora antes de llevarlos a sus clubs.” (pág. 60). La clase de tenis fue reprogramada. “Después de eso la rutina habitual: té con los niños, juegos, el baño, leche, cuentos, niños a la cama, prepararse, Tapas a las 20h30”.

Y esa, querido lector, es toda la experiencia familiar del miércoles 2 de mayo.

Algunos podrían considerar un intervalo de varios años una justificación adecuada para un recuerdo pobre, pero tal justificación no se puede aplicar a un intervalo de solo una semana! Esto es lo que Gerry tiene que contarles a los investigadores portugueses el 10 de mayo de 2007. Fíjate cómo las horas diurnas del miércoles no merecen una mención:

“En relación a la rutina, el martes hubo un ligero cambio dado que después del almuerzo, a las 13h30, el declarante y KATE decidieron llevar a los tres niños a Praia da Luz, habiendo ido a pie, llevando solamente a los gemelos en unas sillitas. Salieron por la puerta principal por culpa de las silletas, giraron a la derecha, bajaron por la calle del supermercado “BATISTA” y fueron a la playa por la calle directamente enfrente.

“Estuvieron en la playa durante unos 20 minutos...

“El día que MADELEINE desapareció, jueves, 3 de mayo de 2007, se despertaron todos a la misma hora, entre las 7h30 y las 8h00. Cuando estaban desayunando, MADELEINE se dirigió a su madre y le preguntó “¿porqué no vinisteis anoche cuando SEAN y yo estábamos llorando?”

“El miércoles por la noche, 2 de mayo de 2007, además del declarante y su mujer, cree que DAVID PAYNE también fue a su apartamento para controlar que sus hijos estaban bien, no habiéndole informado de ninguna situación anormal con los niños...

“No puede decir exactamente, pero cree que el lunes o martes MADELEINE durmió durante algún tiempo en su dormitorio, con KATE, ya que le había dicho que uno o ambos gemelos estaban llorando, haciendo mucho ruido.

“Volviendo al jueves...”

Volviendo al jueves. Sin haber tan siquiera visitado el miércoles, ni el día 10 ni la semana anterior (el 4), aunque Kate consigue mencionarlo, solo, durante su primer interrogatorio:

“Aparte de eso, el miércoles o jueves, Madeleine y los demás niños fueron a navegar a la playa, a cinco minutos del club, durante una hora, como una actividad organizada por el resort. La vigilancia y organización de esta actividad fue realizada por el club y la declarante no estaba presente, ni tampoco su marido.”

No solo son evidentemente intercambiables el miércoles y jueves sino que, en términos del paradero conocido de Madeleine, ese era un asunto del personal del resort, ya que ni Kate ni Gerry estaban presentes durante la actividad organizada. (Gerry hace una observación similar en su propia declaración del 4 de mayo).

El “último día feliz completo” para haber caído del calendario, mientras que la confirmación de la presencia de Madeleine recae directamente sobre las cuidadoras del Mark Warner.

Según las respuestas dadas a la policía portuguesa por la cuidadora Cat Baker durante los interrogatorios del 10 de mayo, Madeleine debería haber estado con ella en la playa el martes, miércoles (15h30 – 16h30) Y jueves (10h00 – 11h00) cuando realizó el viaje en catamarán – a la misma hora que se supone que Jane Tanner, según Rachael Oldfield, tomó su fotografía mientras estaba ocupada con el mini-tenis – que según Russell O’Brien no hizo.

Pero nos preocupa más el miércoles. Al igual que a Dianne Webster:

4078: “¿Cuándo vio a Madeleine por última vez?”
Respuesta: “(Suspira) Verá, no recuerdo haberla visto el jueves porque no fui al té de la tarde, err, pero aparentemente estuve en la zona de recreo después de eso pero no puedo recordarlo.”
4078: “Vale”.
Respuesta: “Errr, así que por lo que puedo recordar, la última vez que habría visto a Madeleine probablemente sería el miércoles durante el té de la tarde.”

El uso del condicional + “probablemente” no significa que ocurrió. Por lo que sabemos la testigo incluso podría haber compartido “probablemente la mejor cerveza del mundo” (en vez del té de la tarde).

En lo que concierne a los McCann, mayo de 2007 constó de treinta días registrados. Pero seguramente incluso dos párrafos de Kate ¿justifican el reconocimiento del día treinta uno completo? Bueno, si insistes. Pero, en términos de actividades diurnas, el resultado es el mismo. Ninguno de los explican nada sobre el lunes – en ninguna de sus declaraciones, ni en el libro.

Por lo tanto entre los días suprimidos, tenemos una visita duplicada a la playa y, desde la noche del miércoles y a lo largo del jueves, una serie de “vigilancias” y “avistamientos” cuestionables. De la misma manera tenemos un puñado de fotografías tomadas en Praia da Luz, incluida la “última”, o podríamos estar tentados a cuestionar si Madeleine fue vista en absoluto aquella semana por alguien que no fueran sus padres.

© Traducción de Mercedes