domingo, 26 de febrero de 2012

Caso Madeleine McCann: ABOVE THE LAW – POR ENCIMA DE LA LEY


EXCLUSIVA para McCann Files

Por Dr. Martin Roberts
26 Febrero 2012

ABOVE THE LAW – POR ENCIMA DE LA LEY


Nadie está por encima de la Ley. Excepto tal vez como se llame el de arriba y unos cuantos asesores en algún que otro aspecto.

Por lo tanto tenemos perjurio, interfiriendo en una investigación y obstrucción a la justicia (hasta ahora). Todo ello perpetrado en nombre de la inocencia.

El asunto McCann, cualquiera que sea el resultado final, sin duda proporcionará a las facultades de Derecho en todo el mundo material para estudiar durante los años venideros, por muy estrecha que sea la red de investigación de uno, es probable que siempre se escape de nuestra atención un pedacito de plancton. ¿Cuántos de nosotros recuerda, por ejemplo, el episodio donde un asesor de reclutamiento fue “consultado” con el fin de reclutar un puñado de sus (de ella) asociados más cercanos para ayudar en una modesta charada en Portugal?

El 17 de abril de 2008, Stuart Prior de la Policía de Leicesteshire, envió un e-mail bastante “amigable” a Rachael y Matthew Oldfield con copia a Rachael Oldfield. El mensaje terminaba así:



“Confío en que estas respuestas te ayudarán a ti y a los demás a tomar una decisión sobre vuestra intención de participar en la reconstrucción propuesta.

“Si deseas discutir esto más ampliamente por favor no dudes en contactar conmigo.”

El autor firmó como “Stu”

Casi una semana después (23 de abril) la Sra. Oldfield respondió en nombre propio, el de su marido (a quien remitió copia del texto) y, uno imagina, a varios de sus antiguos compañeros de vacaciones.

Her self-righteous message is bracketed by the opening:

Su mensaje santurrón está entrecomillado por la apertura:

“Aun no estamos convencidos e que esta reconstrucción es necesaria”

Y termina:

“Solo necesitamos ser convencidos adecuadamente de las razones de hacer una reconstitución”.

En medio hay un catálogo de arrogancia desenfrenada, estableciendo los términos bajos los cuales considerarían participar en la reconstrucción solicitada por las autoridades portuguesas.

¿Desde cuándo en esta tierra de Dios un asesor de reclutamiento, habiendo manifiestamente fracasado en reclutar el personal necesario en este caso, tiene el derecho de dictar las condiciones de asistencia a una reconstrucción policial?

¿Puedes imaginarte al “fisco” ante una epístola, en lugar de un cheque, afirmando que el autor tiene que ser adecuadamente convencido de las razones para pagar sus impuestos? Eso sí, una carta a la Tesorería de Hacienda sugiriendo “recuperar” tanto como sea posible de la subvención de £3.5 m. de la “Revisión McCann” recientemente asignada a la Policía Metropolitana no estaría mal.

Que se le haya permitido a dos individuos provocar el caos en la escena internacional e instigar gastos de proporciones realmente épicas, todo en nombre de una niña que ambos saben está muerta, es simplemente inverosímil.

¿Qué es eso? ¿Cuándo admitió o sugirió alguno de los McCann que Madeleine está muerta?

Lo han hecho ambos en ocasiones diferentes durante entrevistas emitidas en los medios de difusión, así que lo que suena como una admisión es exactamente eso, y no error aparente atribuible al celo informativo o “ángulo” editorial.

En primer lugar, Kate McCann (a Sara Antunes de Oliveira, SIC, 9 de marzo de 2010):

“No vamos a sentarnos aquí y mentir, siendo totalmente ingenuos y decir que está viva al cien por cien.”

Bueno, menos del 100% viva equivale a “muerta” (al igual que una luz o bien esta “encendida” o “apagada”). Por otra parte, según Kate, estarían mintiendo si afirmaran al 100% que Madeleine está viva. Por lo tanto la verdad solo puede ser que Madeleine está viva en un porcentaje inferior al 100%, es decir, está 100% muerta. Curiosamente Kate McCann no habla de “especular que Madeleine está viva,” tal como uno podría hacer si el destino de la criatura fuese indeterminado, sino de mentir sobre que lo está, lo que refleja un conocimiento categórico por parte de Kate.

Y ahora Gerry McCann (a Nicky Campbell, Radio Five Live Breakfast, 1 de mayo de 2008):

“Tenemos contacto con el Ministerio de Exteriores, errm... predominantemente de carácter consular. Hemos presentado solicitudes, pidiendo tanta información como sea posible y, creo, que lo que hemos pedido, y seguimos pidiendo reiteradamente es: “¿qué pruebas tiene alguien que sugieran que Madeleine está muerta?” porque no tenemos conocimiento de ninguna prueba que sugiera lo contrario y nos gustaría tener un reconocimiento público de eso.”

No podría estar más claro ¿verdad? Los McCann no conocen ninguna prueba que sugiera que Madeleine esté de algún otro modo que muerta. Sin embargo, si alguna persona del público reconoce tal hecho, tal como han hecho los McCann, corren el riesgo de ser invitados a defenderse contra una acusación por difamación.

Un poco de conocimiento...

...es algo peligroso ¿no? ¿Cuántas veces ha afirmado Gerry McCann “Kate y yo creemos firmemente que Madeleine estaba viva cuando fue llevada/secuestrada?” Unas cuantas, en una u otra variante. Pero en una ocasión concreta añadió con soltura, “obviamente no sabemos lo que le ocurrió después.” Obviamente. Por lo que cualquier conocimiento que pudieran haber tenido en relación al estado de saludo de Madeleine solo puede corresponder a un momento anterior a que fuese “llevada”, supuestamente entre las 21h00 y las 22h00 la noche del jueves, 3 de mayo de 2007.

Para evitar cualquier tentación de Kate McCann de afirmar que su hija está viva al 100% y, al hacerlo estar “mintiendo” al respecto, ella tiene que “saber/conocer” que tal afirmación no sería veraz. Sin embargo, tal conocimiento no puede haber venido de ninguna prueba sobre el paradero o bienestar de Madeleine desde que se denunció su desaparición. No hay ninguna. Y ya nos han informado que los McCann obviamente no saben qué le ha ocurrido a Madeleine desde la hora mágica. Por lo tanto ¿sobre qué base presume Kate conocer/saber que Madeleine está menos de un 100% viva? Su conocimiento solo puede derivar de un estado anterior a ser “llevada”, no posterior.

En resumen, los McCann nos han dado dos “piezas clave de información.” Que Madeleine está muerta (no 100% viva – no hay ninguna prueba que sugiera lo contrario) y que Kate es conocedora de que ella estaba menos de un 100% viva (es decir, muerta) con anterioridad a la hora en que Kate dio la alarma (Kate no mentiría sobre algo que no puede haber averiguado con posterioridad).

Sin importar la patata caliente existente en la habitación, alguien estará echando una risa! Una que ya ha le ha costado a algunas personas su medio de vida y sigue chupando a los contribuyentes y otros dinero como un saco sin fondo, mientras que varios representantes de la justicia, Lord Leveson entre ellos, siguen reverenciando a una pareja de auto-proclamados mártires.

© Traducción de Mercedes