lunes, 20 de febrero de 2012

Caso Madeleine McCann: RUMOURS - RUMORES

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr. Martin Roberts
24 Enero 2012


RUMOURS - RUMORES


“Nunca hemos mentido sobre nada – ni a la policía, ni a los medios de comunicación, ni a ninguna otra persona. Pero ahora nos encontramos en una de esas situaciones difíciles donde simplemente parece que no tenemos elección.” (Kate McCann en “Madeleine”, pp. 205-6)

Los McCann han iniciado un litigio contra Tony Bennett por una presunta difamación en relación, entre una variedad de otras cosas, a un compromiso anterior de “no repetir las acusaciones de que los Demandantes son culpables de, o sospechosos de... mentir sobre lo que ocurrió...”


 

La cuestión, en este caso concreto, no es si los McCann han sido infaliblemente veraces, sino que a Tony Bennett se le impida alegar lo contrario, o repetir tales acusaciones de otros, en cualquier manera o forma. Es decir, puede pensar lo que quiera siempre que no exprese su propia opinión o la de los demás. “A still tongue keeps a wise head (William C. Hazlitt)”- Los sabios mantienen la lengua quieta”, así dice el proverbio, aunque esa estrategia en concreto no funcionó exactamente para Sir Thomas More.

La Presentación de la persona en la vida cotidiana, por Erving Goffman, fue un libro revolucionario sobre el tema de la interacción social. Aquí, en el contexto de la “gestión de la reputación”, tenemos un claro ejemplo de cómo funciona la sociedad sobre la base de pretensiones, aunque sean falsas.

Los McCann han mentido. Kate McCann así lo ha reconocido en su propio libro, tal como cuenta, hablando sobre la entrega de información a los medios, “Cuando ocurrió, Gerry tenía un leve dolor de estómago que utilizamos como excusa para posponer el viaje.” (a Huelva).

Las cifras de ventas del libro de Kate “Madeleine”, se debemos creerlas, sugieren que la circulación total del libro probablemente rivaliza con el número de individuos que pudieran haber leído cualquiera o todas las aparentemente repetidas acusaciones de Tony Bennett “que los Demandantes son culpables de, o sospechosos de... mentir sobre lo que ocurrió...,” a pesar del alcance global de Internet.

Por lo que tenemos esta extraña paradoja en la que, en aras a “mantener las apariencias,” lo que la gente haga o diga, ya sea solos o en compañía, no es tan importante como cuánto saben otras personas sobre ello (la presentación de uno mismo, si se quiere).

Pero eso en sí mismo no es la paradoja. La contradicción real y bastante extraordinaria en este caso, es que el aparente acto de difamación de Tony Bennett consiste en haber difundido sus “afirmaciones (allegations)” de mentir a un público más amplio; acusaciones que acarrean una semilla de verdad dada la propia admisión de Kate en su publicación, a un público mayor, de que ellos, los McCann, estaban dispuestos a mentir – y así lo hicieron, sin importar lo “mal” que pudieran haberse sentido después de haberlo hecho. En cualquier caso el remordimiento es algo relativo, ya que “Madeleine” en sí mismo alberga varias inconsistencias y Kate McCann ha continuado ofreciendo “versiones de la verdad” desde entonces.

Sería inapropiado, a varios niveles, “alegar (allege)” algo llegado a este punto pero, prosiguiendo con la inequívoca declaración de Kate McCann (“Nunca hemos mentido sobre nada – ni a la policía, ni a los medios de comunicación, ni a ninguna otra persona.”) uno debe preguntarse cómo describir exactamente el cada vez más extenso catálogo de “errores de memoria” por parte de los McCann y si tal eufemismo en es en sí mismo jurídicamente aceptable. O si bien la opción preferente (sin duda mucho más preferente) sería la de silenciar la discusión completamente.

Para amigos y familiares

'The shutters were 'jemmied open'/'smashed.' (They were not even tampered with).

“La persiana fue “forzada”. (Ni siquiera había sido manipulada)

Existía un “sistema” implementado en relación a la “vigilancia de los niños”
Por ejemplo, en la tercera declaración (Rogatoria) de Jeremy Wilkins a la policía británica (08.04.08): “Yo asumí que Gerry estaba cenando con el grupo en el Tapas bar, pero no puedo afirmar con seguridad que esto me lo dijera él o si lo asumí por nuestras conversaciones anteriores en relación al sistema de control para los niños.”
(El testimonio como testigo de la la Sra. Pamela Fenn y respuestas durante las entrevistas Rogatorias de Fiona Payne y Matthew Oldfield indican que no había un “sistema” implementado en absoluto.

A la policía en Portugal

(Jueves). Cuando finalizó su clase a las 10h15, fue a la zona de recreo junto a la piscina para hablar con Russell hasta que terminó la clase de Gerry. Después... volvieron juntos al apartamento.

La recién publicada “versión de la verdad” reza:

Volví al apartamento antes de que Gerry hubiera terminado su clase de tenis y lavé y colgué el pijama de Madeleine en la terraza.” (“Madeleine”, p.64)

Para el público en general

(Martes) “Dejamos a los críos en sus clubs para la última hora y media, encontrándonos con ellos como de costumbre para el té.” (“Madeleine”, p.59).

(Los registros de la guardería archivados en el expediente del caso muestran que se firmó la entrada de todos los niños a las 14h30, firmándose la salida de los gemelos a las 17h20, casi tres horas después).

“Viernes, 4 de mayo. Nuestro primer día sin Madeleine. Tan pronto como se hizo de día Gerry y yo reanudamos nuestra búsqueda. Subimos y bajamos por calles que nunca habíamos visto antes...” (“Madeleine”, p.83).

(Se puede escuchar claramente a Kate McCann, durante una entrevista temprana con Jane Hill de la BBC, explicando el hecho de que los McCann en persona no buscaron físicamente a su hija).

“Desde julio de 2008 no ha habido ninguna fuerza policial en ninguna parte investigando activamente qué le ocurrió a Madeleine.” (p.364).

(La policía de Leicestershire ha declarado por escrito (junio de 2011) que ellos consideran la investigación como “en curso”).

“... ellos comentaron que el hombre no parecía cómodo transportando a la criatura, como si no estuviera acostumbrado a hacerlo.” (“Madeleine”, p.98).

(“Ellos” no hicieron tal comentario. Un solo miembro de la familia Smith describió a la criatura como estando “en una posición incómoda”, esto es, incómoda para la criatura).

Bajo juramento (a Lord Justice Leveson)

“No había fluidos corporales.”

“Esta declaración se refiere específicamente a las informaciones de los medios de comunicación sobre material biológica recuperado del coche alquilado por los McCann (para lo que se adelantan explicaciones hipotéticas en la p.264 de “Madeleine”) y virtualmente se niega la existencia de un informe forense en relación a un análisis de “fluidos corporales” llevado a cabo por el FSS en Birmingham, que sin embargo es nuevamente objeto de discusión, con cierta amplitud, en la p.331 de “Madeleine,” por Kate McCann).

© Traducción de Mercedes