miércoles, 1 de febrero de 2012

Caso Madeleine McCann: THE THIRD EFFECT – EL TERCER EFECTO

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com

By Dr Martin Roberts
25 Diciembre 2011

THE THIRD EFFECT – EL TERCER EFECTO


El tercer efecto es una experiencia familiar para los fotógrafos que exponen, mediante el cual el espectador obtiene una impresión adicional de un tema a partir de dos imágenes separadas deliberadamente yuxtapuestas a la vista, como podría decirse en jerga de galería. Es como si el subconsciente del espectador sintetizara una interpretación que ninguna de las dos imágenes vistas por separado hace explícito.

La declaración de los McCann a la investigación Leveson ha ofrecido, entre otras cosas, dos ejemplos muy diferentes de la preparación de Gerry McCann para inducir a error (engañar) en lo que a las “pruebas” se refiere. Aunque el tema difiere en cada caso, lo que tienen de común es la táctica verbal que deliberadamente intenta conducir al oyente a una conclusión falsa. Yo he discutido con anterioridad una, the Blacksmith Bureau la otra. Los episodios en cuestión conciernen (a) el contrato de los McCann con Transworld editores y (b) su relación (o no) con la PCC (Press Complaints Commision - Comisión de Quejas de la Prensa).



En el caso del libro de Kate y la serialización del mismo, Gerry McCann lo hace sonar como si, siendo unos padres sensibles como ellos, optaron por Transworld editores, para evitar el “horror” de una serialización, y que solo fueron persuadidos por News International, después de materializarse su contrato con Transworld, después de todo la serialización iba a ser algo bueno. No solo eso, sino que su “campaña” recibiría un “respaldo” posterior. “Ohh adelante entonces,” debieron de decir los McCann, cediendo a la inevitable presión.

O así es como lo hacen parecer. La verdad es que los McCann solo podrían haber llevado a cabo este cambio radical de opinión si los derechos de serialización hubiesen sido deliberadamente retenidos en el contrato con Transworld para empezar, por ellos mismos. Eso no tiene nada que ver con Transworld ya que los “tipos buenos” originales y los McCann, una vez más, víctimas de las circunstancias, aunque todo que ver con los McCann, sin duda asesorados, ampliando sus opciones y aumentando sus ingresos.

Cambiando al tema de la PCC y las diversas interacciones de Gerry McCann con Sir Christopher Meyer, como explica con detalle the Blacksmith Bureau, tenemos, o eso es lo que Gerry McCann nos conduciría a creer, un ejemplo de impotencia burocrática, Sir Christopher Meyer aparentemente reconociendo, mejor dicho asesorando, en aras de la efectividad del litigio era “la forma de hacerlo” si los McCann tenían intención de poner fin a todas las escandalosas historias que se estaban imprimiendo sobre ellos en la prensa sensacionalista. (No vamos a entrar en el pequeño detalle de la “inercia” y examinar exactamente por qué a los McCann les llevó meses “cortar de raíz” las inexactitudes de la prensa, momento en el que los pétalos hacía ya mucho que se habían caído de la flor). El punto esencial de que la PCC, como su nombre indica, es una organización cuyo trabajo está guiado por las quejas que recibe. Bastante simple, si quieres que la PCC actúe en tu nombre primero tienes que quejarte. Los McCann nunca presentaron una queja formal ante ellos, por lo que no debería sorprender a nadie que la PCC permitiera el dado rodar. Gerry McCann, lejos de estar decepcionado por tener que desatar a un labrador castrado, decidió, nuevamente bajo consejo, soltar en su lugar un Rottweiler, persuadiendo con delicadeza a la organización de Sir Christopher que volviera a meterse en la perrera. En pocas palabras, la moderación de la PCC fue consecuencia de una iniciativa McCann, no una sugerencia planteada por Sir Christopher Meyer, tal como el consejo de la investigación Leveson se molestó en establecer.

Estos ejemplos característicos de pruebas deliberadamente sesgadas llevan a uno recordar las escenas finales de la interpretación de Kevin Costner de Wyatt Earp, durante las cuales un joven héroe-devoto le pide aclaración sobre un punto histórico de proeza que el ahora anciano ex U.S. Marshal apenas puede recordar. El joven entusiasta cuenta complaciente la historia, rellenando los huecos para confirmar los míticos actos de heroísmo de Earp. Earp aun tiene problemas para recordar los detalles, pero su mujer con dulzura consolida la historia con un, “así ocurrió” (incluso a pesar de que ella ni siquiera estaba presente en el momento del incidente en cuestión).

Los acontecimientos en Praia da Luz durante la primera semana de mayo de 2007, pueden no estar relacionados con la historia del Oeste Americano pero, en base la fuerza de las afirmaciones probatorias de los McCann, uno está tentado a mirar su versión de la desaparición de su hija Madeleine en el más inmediato contexto de sus sutiles distorsiones a la investigación Leveson, en busca de indicadores de un “tercer efecto” y concluir: “no ocurrió así”.

©Traducción de Mercedes

COMENTAR

2 comentarios :

  1. Buenas tardes.... He empezado con la actualización de los articulos que tenía pendientes de traducir. De momento os dejo estos dos, he preparado dos más pero lo publicaré luego que aun no los he "montado".

    Pasito a pasito...

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes.

    Pues yo me creo a F ... que al fin y al cabo estaba alli, como K. La noche del jueves "fue diferente".
    Es mas, lo creo desde hace casi 5 años.

    ResponderEliminar