miércoles, 7 de marzo de 2012

Caso Madeleine McCann: Los “vestigios de una simulación”

The Blacksmith Bureau


Publicado por John Blacksmith
7 Marzo 2012

¡Vigila esa bazuca!

Memorial Olvidado de Madeleine McCann
Gonçalo Amaral que, según informaciones de sus muchos enemigos recientemente se encontraba intentando desesperadamente zafarse de las graves consecuencias de sus calumnias sobre los McCann, ha sido visto, una vez más, asomando la cabeza por encima del pretil. Y, sorpresa, sorpresa, no por debajo de una bandera blanca hecha jirones sino, por el contrario, con algo parecido a un lanzador de misiles de propulsión sobre el hombro.

En dos entrevistas ha dejado de lado sus problemas personales y repetido enfáticamente, con añadidos, los cargos de mayor gravedad en contra de Kate & Gerry McCann que originalmente hizo en su libro y documental sobre el caso. No es exactamente el comportamiento de un hombre destruido pidiendo la paz ¿verdad?

También, estimulantemente, repasó los casi cinco años de informaciones traperas por parte de los medios de comunicación y claras mentiras de los McCann y volvió directamente sobre la esencia del caso – la “imposibilidad” de la versión de los hechos de los padres de aquella noche del 3 del mayo. “Sin lugar a dudas, dijo en una de las entrevistas, “esta ventana (la ventana del dormitorio de los niños) tal como he dicho anteriormente, es una ventana “enfrentada al mundo”.

No solo la ventana estaba abierta al escrutinio mundial aquel 3 de mayo, sin ningún lugar donde esconder a posibles malhechores, sino que en otro sentido también es la ventana por la cual uno puede adentrarse en este misterioso caso. Y probablemente también salir de el, porque tal como añadió GA, “es donde se encuentra la solución del caso.”



Cinco años de atrevimiento bien financiado por parte de la pareja, el claroscuro enloquecido de los hombres del SAS, redes pedófilas, jets privados, el Vaticano, Método, las salas de comisiones de la Casa de los Comunes, fugitivos con bigote, yates anclados con compradores de bebés a la espera, billeteras perdidas, sospechosos moribundos y todo lo demás, todo creado por ese artista del melodrama inútil Gerry McCann, no han conseguido servir a su propósito: hacer todo lo posible para amortiguar o ahogar el mensaje de la ventana enfrentada al mundo hasta que pudiera ser dada de baja como “noticia vieja”...

El caso de GA siempre ha sido, olvide los misterios, las posibilidades tan bien ideadas por los McCann, olvide, al menos por implicación, la eterna búsqueda mundial de una niña viva – una decisión brutal pero necesaria – y concéntrese en el rastro: “vestigios”, dice Amaral, “de una simulación”. La investigación del caso consiste entonces en seguir las pruebas de esta simulación hasta el final. ¿Estaba en cierto? O debería haber estado ocupado “cerrando fronteras” y persiguiendo pedófilos tal como nos dijeron todo esos policías asesores fracasados – hasta que News International dejara de pagarles.

Para nuestro propósito no hay necesidad de enumerar las docenas de contradicciones hasta dejar la cabeza como un bombo. Vamos a entrar a través de esa ventana, echar un vistazo a algunos de esos “vestigios” e inmediatamente se vislumbra el perfil de una investigación – llevándonos esos “vestigios” iniciales a nuevos problemas y otra vez a nuevos “vestigios”, ya que los testigos alteran y desarrollan sus historias para tapar los nuevos agujeros. Podemos verlo en acción – y tal como preguntó una vez el Bureau, con cierto desconcierto, ¿por qué molestarse con misterios cuando podemos concentrarnos en “certezas”?

La atribución definitiva de pruebas

En el centro se encuentra una aparentemente trivial, pero de hecho absolutamente insoluble, problema. Un período de solo cinco o diez minutos marca la diferencia entre un posible secuestro y uno imposible; algunos miembros del grupo de los Nueve se dieron cuenta de este sobre el 5 de mayo sin embargo los intentos para dominarlo, empezando por la construcción de una tercera “línea temporal”, no solo fracasó completamente sino que acabó proporcionando el camino.

En sus primeras atribuciones sobre los acontecimientos de ese día, entre las 22h30 y la 01h00 de la noche del 3 al 4 de mayo, pruebas documentales (las anotaciones en el libro de pegatinas) demuest4ran que los participantes, Gerry McCann, Russell O’Brien, David Payne y Matthew Oldfield, estuvieron todos de acuerdo, en escribir dos documentos diferentes, en donde había un intervalo de entre cinco y diez minutos entre el regreso de Oldfield de su “escucha en la persiana” y la salida de Gerry McCann para su “vigilancia”. La caminata entre el restaurante y los apartamentos es de unos 90 segundos hasta la parte delantera de los apartamentos, 65 segundos hasta la puerta del patio del 5A.

Anotaciones relevantes en la línea temporal A

20h45

Matt regresa 21h00/21h05 – escuchó en los 3

- todas las persianas bajadas

Jerry 21h10/21h15 en el dormitorio + todos bien

? lo comprobó

21h20/21h25 - Ella Jane controló el 5D ve a un extraño & una criatura

Anotaciones relevantes en la línea temporal B

20h45 todos reunidos junto a la piscina para cenar

21h00 Matt Oldfield escucha en las 3 ventanas del 5A, B, D, TODAS las persianas bajadas

21h15 Gerry McCann mira en la habitación A? Puerta del dormitorio abierta

21h20 Jane Tanner controla el 5D - [ve a un extraño caminando transportando a una criatura]

Tal concordancia y documentación no puede ser “invertida” ya que es definitiva – los participantes estaban todos presentes y crearon conjuntamente el documento, no faltaba ninguna fuente de información relevante durante su acuerdo que pudiera modificar sus conclusiones.

Las declaraciones a la policía

Las declaraciones del 4 de mayo de los conferenciantes, realizadas antes de que tuvieran la oportunidad de discutirlo en profundidad, son instructivas. Gerry McCann: “a las 21h05, el declarante entró en el club (apartamento del Ocean Club) utilizando su llave, estando la puerta cerrada (con llave), fue al dormitorio de los niños y vio que los gemelos y Madeleine se encontraban bien.” [Assim, sendo palas 21.05 o declarente veio ao clube, entrou no quarto munidoda chave respectica, estando a porta transcada.] Pero no hay mención alguna a Oldfield y su regreso al restaurante.

Y Payne no mencionó en absoluto la primera vigilancia de Gerry. “Ya no recuerda en qué orden fueron a ver a sus hijos.”

O’Brien no supuso ningún apoyo. “Él recuerda que Matthew Oldfield salió del restaurante poco después de las 21h00 para controlar a los niños. Ya no está seguro de quién fue primero, pero cinco minutos después Gerry McCann y su propia pareja (la de Russell), Jane, salieron, casi al mismo tiempo, para controlar a los niños.”

Pero la declaración de Oldfield fue la mejor: “Que sobre las 21h05, el declarante fue a la zona de los apartamentos al área cercana a las ventanas de todos los dormitorios de los niños. No escuchó ningún ruido.”

Así que cuando Gerry McCann entró a través de la puerta principal con una llave se hubiese encontrado a Matthew Oldfield inclinado escuchando en las persianas...

Imposibilidades...

Dicho brevemente: el análisis de los resultados de los parámetros individuales de tiempo/distancia y la presencia del testigo independiente Wilkins determina un intervalo que no puede ser manipulado: el secuestro, sea cuando sea que tiene lugar, con llave o sin ella, secuestrador o secuestradores, tiene que tener lugar después de cierta hora (la hora en que Oldfield se apartó de las persianas) y puede ser completado antes de cierta hora (el avistamiento de Tanner). Habiendo un intervalo entre el regreso de Oldfield y la salida del restaurante de Gerry McCann de más de unos cuantos segundos, combinado con la entrada McCann al apartamento a través de la puerta principal cerrada con llave, no encajan. Es imposible.

...y la evolución

No solo la policía se dio cuenta de esta imposibilidad. En su segunda declaración el 10 de mayo Gerry McCann decidió hablarle a la policía de otras acciones además de las suyas propias. “A las 21h05, regresó Matthew, momento en que el declarante abandona la mesa para ir a vigilar a sus hijos.” Matthew ha sido apartado de las persianas que él afirma estaba escuchando a las 21h05, siendo tele transportado a través de las oscuras calles sin ser consultado y el intervalo se reduce a cero.

Así que Gerry sabía al segundo cuando había salido él – 21h04. No se le preguntó cómo podía ser tan preciso antes de su declaración como arguido en septiembre. Ahí es cuando le contó a la policía que había mirado ¡su nunca mencionado con anterioridad reloj! Por supuesto esto contradecía completamente las pruebas del libro de pegatinas que había ayudado a preparar y rasgo principal que era la incapacidad de fijar con exactitud la hora de esa misma salida por ninguno de aquellos presentes. Incluyendo al Dr. McCann. De cualquier modo fue incorporado (como 21h05) en el útil ejercicio de David Payne para clarificar las nuevas líneas temporales.

Finalmente McCann muerde otra bala – no tenía otra alternativa por culpa de la cronología y la posibilidad de futuras “colisiones” teóricas como esa entre el mismo y Oldfield en el exterior de la puerta del apartamento – y cambia totalmente su descripción de cómo entró en el apartamento.

Ahora no puedes “desacordarte” un acontecimiento. Y es bien sabido que para fines de analizar información la primera declaración es siempre la más fiable en relación a la descripción de las acciones, más que de emociones o estados anímicos. Gerry McCann había contado a la policía llanamente que entró en el apartamento abriendo la puerta principal con una llave, firmando y atestiguando la veracidad de su declaración tras habérsele sido leída en inglés.

La única entrada que requiere una llave es la puerta principal que da al aparcamiento, la puerta del patio no tiene una cerradura y solo puede ser bloqueada desde el interior. Pero él ahora afirmaba, sin comentario o explicación y violando su declaración previa de la verdad, “Recorrió la ruta habitual hasta la puerta trasera, que estando sin bloquear solo tuvo que deslizar.” [Efectuou o trajecto normal ate a porta das traseiras, a qual estando alberta somente teve de a deslocar send que.] Entonces, en un procedimiento fácil para Gerry McCann firmó y atestiguó la veracidad de esta declaración, tras habérsele sido leída en inglés.

¡Dé un paso atrás – eso es!

La historia del resto del caso consiste no en avistamientos de monstruos bigotudos ni, lamentablemente, la búsqueda de una niña viva, sino en los condenados intentos de eliminar esos perversos pequeños problemas y pulir la “versión autorizada”, cada uno de los cuales, por supuesto, deja un rastro auditado. La mayor parte del trabajo se hizo a finales de 2007 cuando los abogados de Gerry tan amablemente destacaron las debilidades que saltaron de las mentes legales, o fiscales y le invitaron a reconsiderar sus declaraciones una vez más – antes de probar las nuevas versiones en los medios de comunicación a través de Clarence Mitchell para ver si se mantenían a flote.

Eso condujo al ridículo Síndrome Médico McCann de Recuperación Total de la Memoria cuando Gerry descubrió que ahora estaba “seguro” que había un Monstruo Escondido escuchándole hacer pipí desde algún refugio secreto en el interior del 5A. Ese cebo “se mantendrá a flote” de esta epifanía lanzada por Mitchell mandó al pobre viejo Carlos Anjos a algo parecido a una apoplejía pero no había necesidad de preocuparse: Gerry McCann y su halitoso portavoz había añadido otro granito de arena al rastro que comenzó a las 22h20 en Praia da Luz. Aun está todo ahí, Clarence.

El trabajo aun continúa: muchas de las “soluciones” propuestas al problema de los diez minutos pueden ser escuchadas en voz baja, como un tema de fondo casi escondido, en Madeleine. Claramente, tal como por lo menos un comentarista ha destacado, ella cree que aun pueden necesitarlo.

El grupo

El alcance completo de la colaboración de los Tapas 7 con la pareja está irritado. Fíjese, por ejemplo, que incluso después de la reunión en Rothley los recuerdos de David Payne desde las 18h30 a las 19h00 del 3 de mayo aun estaban muy desincronizados con los de Kate y Gerry, lo que implica una ausencia de colusión durante la última reunión. Pero cuando los recuerdos de dos de los miembros principales del grupo que confirieron con el libro de pegatinas han evolucionado tan útilmente para la pareja, entonces existe al menos una voluntad pasiva de estar de acuerdo con las falsas afirmaciones de Gerry McCann sin estar necesariamente al tanto de exactamente por qué los necesitaban es bastante discutible.

Oldfield, por ejemplo, quien era ignorante de la hora exacta de la salida de Gerry durante la reunión del libro de pegatinas, ha hecho historia neurológica junta a Gerry McCann a través de la constante mejora de su memoria, de tal modo que en abril de 2008 pudo decir, “Así que, erm, de regreso en la mesa, erm, tenemos, oh, de regreso en la mesa, Gerry se levantó y, para ir a controlar a sus hijos, quiero decir, yo había vuelto y dicho, ya sabes, no oí ningún ruido cuando escuché desde el exterior de tu habitación, así que pensé que era un poco raro que, ya sabes, una especie de orgullo herido de que no hubiera confiado en mí, pero...”

Vaya, vaya. Mientras, O’Brien ha hecho historia similar en dirección inversa – Trauma del Síndrome de Pérdida de Memoria Selectiva a Corto Plazo: “Erm, murmuró aquella misma semana, una semana en la que sus recuerdos fueron generalmente bastante espléndidos, “Erm tal como discutimos el otro día, he olvidado estos durante el año.”Estos” eran sin duda eminentemente olvidables para el Dr. Russell O’Brien, que tenía cosas mucho más importantes en su cabeza que las tapas de ese libro de pegatinas, abrumadoramente tristes y restos profanados de la vida de una niña, olvidados desconsideradamente en un gesto que sigue siendo el símbolo perdurable del Asunto Madeleine McCann.

Solo hay una razón por la que la cuestión de los Tapas 7 es “controvertida”: todavía, después de cinco años, nunca ha sido investigada a fondo. Investigada, esto es, en el sentido de ese intento de reconstrucción de los hechos y la confrontación clínica de los McCann y su grupo de amigos con sus distintas y evolucionantes historias. Una retracción y sustitución de declaraciones, tal como las dos de Gerry McCann sobre su entrada en el apartamento, es en sí mismo una prueba de cargo.

Los vestigios de una simulación

Ese es el motivo por el que Amaral, cualesquiera que sean sus méritos y defectos, estaba y sigue estando acertadamente furioso por el fracaso eventual de la investigación de mirar a través de “la ventana abierta al mundo” a estos vestigios de una simulación y, sin duda, la lisiada rendición cuando es confrontada con la escandalosa negativa de los Tapas Siete a volver a Portugal. En su lugar, la investigación bajó la persiana sobre la ventana, se dio la vuelta y sucumbió a la ilusión infantil de la masa de la “búsqueda mundial de la dulce desaparecida Maddie” – hasta que fracasa en su intento de conseguir resultados, al igual que las ilusiones, ayudada por las cobardes evasivas de personajes como Menezes, siempre hará.

© Traducción de Mercedes