domingo, 27 de octubre de 2013

Caso Madeleine McCann: Pistas Madeleine ocultas durante 5 años


27 octubre 2013

El nuevo principal sospechoso fue identificado por primera vez por los detectives en 2008. Sus hallazgos fueron ocultados.

Las nuevas pruebas cruciales en el centro de la búsqueda de Scotland Yard de Madeleine McCann fueron mantenidas en secreto durante cinco años después de que fueran presentadas a sus padres por los ex-investigadores del MI5.

De hecho las pruebas fueron extraídas de un informe realizado para Gerry y Kate McCann por una firma de ex-espías en 2008.

Contenía retratos-robot cruciales de un hombre visto transportando a una criatura la noche que Madeleine desapareció, y que no ha sido hecho público hasta este mes cuando fue identificado como principal sospechoso por Scotland Yard.

Un equipo de ex-agentes del MI5 había sido contratado por los McCann para perseguir un tan necesitado avance en la búsqueda de su hija desaparecida, Madeleine.

Diez meses después de la que niña de tres años hubiera desaparecido del resort portugués de Praia da Luz y que los McCann comenzaran a estar desesperados por la forma en que la policía local estaba llevando la investigación. Confiaban en que el nuevo equipo le trajera nuevas esperanzas.

Pero en cuestión de meses la relación se había deteriorado. Un informe producido por los investigadores ha sido considerado “hipercrítico” sobre los McCann y sus amigos, y los autores fueron amenazados con acciones legales si se hacía público. Su contenido permaneció oculto hasta que los detectives de Scotland Yard que lleva a cabo la nueva revisión del caso contactó con los autores y les pidió una copia.

Se encontraron que contenía nuevas pruebas sobre un sospechoso clave visto llevándose a una niña del apartamento de los McCann la noche que Madeleine desapareció.

Este avistamiento considerado ahora la línea principal de la investigación y los retratos-robot del sospechoso, extraídos de ese informe, fueron la pieza central del llamamiento de Crimewatch que atrajo más de 2.400 llamadas del público este mes.

Uno de los investigadores cuyo trabajo fue dejado de lado dijo la semana pasada que estaba “totalmente sorprendido” cuando vio el programa y vio las pruebas que se equipo había pasado a los McCann cinco años antes presentadas como un gran avance.

El equipo de investigadores de la empresa de seguridad Oakley International fue contratado por el Fond Find Madeleine de los McCann, que financió investigaciones privadas sobre la desaparición de la niña. Fueron lideradas por Henri Exton, ex-Jefe de operaciones encubiertas del MI5.

Su informe, visto por The Sunday Times, centrado en un avistamiento de una familia irlandesa de un hombre transportando una niña sobre las 22h00 el 3 de mayo de 2007, cuando Madeleine desapareció.

Un avistamiento anterior de una de las amigas de los McCann fue descartado como menos creíble después de que fueran encontrada “inconsistencias serias” en su testimonio. El informe también planteaba preguntas sobre las “anomalías” en los testimonios de los McCann y sus amigos.

Exton confirmó la semana pasada que el fondo había silenciado a sus investigadores durante años después de haberles entregado los controvertidos descubrimientos. Dijo: “Me llegó una carta de sus abogados obligándonos a la confidencialidad del informe.”

Afirmó que la amenaza legal le había impedido entregar el informe a la nueva investigación de Scotland Yard, hasta que los detectives obtuvieron un permiso escrito por parte del fondo.

Una fuente cercana al fondo dijo que el informe fue considerado “hipercrítico por la gente implicada” y “hubiese sido completamente distractor” si se hubiese hecho público.

La investigación de seis meses de Oakley incluyó introducir agentes encubiertos en el Ocean Club donde se alojaba la familia, exámenes con detectores de mentiras, vigilancias encubiertas y un nuevo examen forense de todas las pruebas existentes.

Fue evidente de inmediato que dos avistamientos de vital importancia habían sido denunciados a la policía. Dos hombres fueron vistos transportando una niños cerca los apartamentos entre las 21h00, cuando Madeleine fue vista por última vez por Gerry y las 22h0, cuando Kate descubrió su desaparición.

El primer hombre fue visto alas 21h15 por Jane Tanner, una amiga de los McCann, que había estado cenando con ellos en el Tapas bar del resort. Ella vio a un hombre transportando una niña a solo unos metros del apartamento cuando fue a supervisar a sus hijos.

El segundo avistamiento fue por Martin Smith y su familia de Irlanda, quien vio a un hombre transportando a una niña cerca del apartamento poco antes de las 22h00.
El avistamiento de Tanner siempre había sido tratado como el más significativo, pero el equipo de Oakley controvertidamente echó agua fría sobre su versión.

En su lugar, se centraron en el avistamiento Smith, viajando hasta Irlanda para entrevistar a la familia y producir retratos-robot del hombre que vieron. Su informe decía que los Smith fueron “útiles y sinceros” y concluyeron: “El avistamiento de la familia Smith es una prueba creíble de un avistamiento de Maddie, más creíble que el avistamiento de Jane Tanner”. La prueba había sido •”descuidada durante demasiado tiempo” y un “excesivo énfasis sobre Tanner.”

El nuevo centro de atención amplió la línea temporal barajada para el secuestro hasta ese momento en 45 minutos.

El informe, entregado a los McCann en noviembre de 2008, recomendaba que esta nueva línea temporal debería ser la base de futuros investigaciones y que los Retratos-robot de los Smith deberían difundidos sin demora.

El secuestrador potencial visto por los Smith es ahora el principal sospechoso en la investigación de Scotland Yard, después de que los detectives establecieran que el hombre visto por Tanner era casi con toda seguridad un padre llevando a su hija a casa de la crêche nocturna. Los retratos-robot de los Smith fueron la pieza central del llamamiento de Crimewatch.

Uno de los investigadores de Oakley dijo la semana pasada: “Me quedé totalmente sorprendido cuando vi el programa... Con seguridad no era una nueva línea temporal y tampoco es una nueva revelación. Es absolutamente estúpido sugerir ninguna de las cosas... Y esos retratos-robot que visteis en Crimewatch son nuestros,” dijo.

La detalladas imágenes de la cara de un hombre visto por la familia Smith nunca fueron difundidas por los McCann. Pero una impresión de artista del hombre visto antes por Tanner fue ampliamente promocionado, aunque la tuvieron que dejar la cara en blanco porque solo le vio fugazmente desde la distancia.

También fueron difundidas varias otras imágenes de hombre solos vistos merodeando por el resort en otros momentos.

Tampoco fueron incluidos los retratos-robot de los Smith en el libro de Kate McCann “Madeleine” publicado en 2011, que contenía una apartado completo sobre ocho “avistamientos clave” e identificaba aquellos de los Smith y Tanner como los más “cruciales”. Descripciones de los otro siete avistamientos sí fueron acompañados por un retrato-robot o impresión de artista. Los Smith fueron la única excepción. Entonces ¿por qué fue una prueba tan “crucial” mantenida bajo llave?


La relación entre el fondo y Oakley ya estaba deteriorada en el momento en que el informe fue emitido - y estos hallazgos solo podían empeorarado las cosas.

Además de cuestionar partes de los testimonios de los McCann, contenía información sensible sobre los patrones de sueño de Madeleine que suscitaban una alta posibilidad de que pudiera haber muerto en un accidente después de haber salida ella sola a través de una de las dos puertas que no estaban cerradas con llave.

También hubo una complicación incómoda con el testimonio de los Smith. Originalmente había contado a la policía que había “reconocido algo” sobre la forma en que Gerry McCann llevaba a uno de sus hijos que le recordaba al hombre que vio en Praia da Luz.

Smith desde entonces ha acentuado que no cree que el hombre que vio era Gerry, y Scotland Yard no considera esto una posibilidad. La semana pasada los McCann fueron informados oficialmente por las autoridades portuguesas que no son sospechosos.

Los McCann también fueron comprensiblemente cautos con Oakley después de las afirmaciones de que su Presidente, Kevin Halligen, no entregara el dinero abonado por el fondo al equipo de Exton. Halligen lo niega. Fue condenado más adelante por fraude en un caso sin relación en los EE.UU.

Una fuente del fondo de los McCann dijo que el informe de Oakley fue entregado a los nuevos investigadores privados después de la finalización del contrato, pero que el trabajo de la firma fue considerado “contaminado” por la disputa financiera.

Dijo que el fondo quería continuar buscando información sobre el hombre visto por Tanner y que habría sido demasiado caro investigar ambos avistamientos en su totalidad – así que los retratos-robot de los Smith no fueron publicados. También se consideró la necesidad de amenazar con acciones legales a los autores [del informe].

“[El informe] era hipercrítico por la gente implicada... Simplemente no favorecería la investigación haberlo hecho público porque... los periódicos hubieran estado sobre el. Y hubiese sido una distracción”, dijo la fuente.

Un comunicado emitido por el fondo Find Madeleine dijo que “toda la información reunida durante la búsqueda de Madeleine ha sido totalmente explorada cuando necesario” y ha sido entregada a Scotland Yard.

Continuaba: “A lo largo de la investigación, la única prioridad del fondo Find Madeleine ha sido, y sigue siendo, encontrar a Madeleine y traerla a casa lo antes posible.

 Insight: Heidi Blake and Jonathan Calvert

© Traducción de Mercedes

Información Adicional

Nos gustaría recordar a nuestros lector@s que Kevin Halligen estaba en busca y captura por un fraude cometido en el marco del caso "Trafigura". Los representantes legales de Trafigura, Carter Ruck, los que gestionaron la puesta en marcha del caso contra Halligen eran casualmente los mismos utilizados por los Srs. McCann en el momento de contratar al Sr. Halligen para "buscar" a Madeleine. No solo había coincidencia en la firma utilizada sino también era el mismo letrado, Adam Tudor. Por ello, siempre hemos considerado imposible que los Srs. McCann no tuvieran conocimiento de "las andadas" del Sr. Halligen. No obstante, en todo caso dice muy poco de la firma legal que los representaba/representa.

Más información sobre el caso Trifiguara: Aquí
Un artículo escrito por Mark Hollingsworth y baneado en su día: Aquí