viernes, 20 de junio de 2014

Caso Madeleine McCann: Un jardin honesto para Maddie

Jornal ¡

La moraleja de esta historia es que no hay moral porque el único acusado que está sentadoen el banquillo de los acusados es el ex inspector coordinador de la PJ de Portimão


Por João Pedro Martins
20 Junio 2014 | 05:00

La novela en torno a la desaparición de Madeleine McCann se está transformando este caso mediático en una gigantesca burla de la investigación criminal.

La operación montada por la policía británica en las fincas ajardinadas de Praia da Luz parecía un nuevo episodio de humor negro de los Monty Python. Ver agente de Scotland Yard (la PJ de la reina de Inglaterra) pico y pala en mano excavando en un intento de encontrar indicios que pudiesen llevar al paradero de Maddie McCann se confunde con un aula colectiva para aprendices de plantar patatas. Cualquier peón del Algarve haría mejor papel que aquellos señores ingleses vestigios con uniformes de Su Majestad.

Nos enteramos que los policía británicos no son mejores que sus homólogos portugueses. Nos enteramos que los perros entrenados que vinieron de Inglaterra no consiguieron olfatear ni un solo hueso en los jardines de Praia da Luz y que por eso no son mejores de lo que lo son los canes de nuestra PJ. Nos enteramos además que a lo largo de siete años de investigación transnacional se gastaron ríos de dinero público sin ningún resultado visible.

Nada se hizo para que los pedófilos se retrajeran de sus obsesiones hediondas y delictivas por niños indefensos. No existe una política internacional articulada de combate contra el tráfico de seres humanos, protegiendo a las víctimas infantiles de ser comercializados en el mercado sexual, laboral y de adopción. No se introdujeron cambios legales significativos para castigar a los padres negligentes que dejan a sus hijos en casa mientras se van a divertir con los amigos o que deliberadamente maltratan a sus descendientes. No hay ningún organismo regulador que evite que el dinero de los contribuyentes sea gastado en picos y palas utilizadas en excavaciones inútiles. No hay culpables, apenas otro niños más a añadir a la lista de millares de desaparecidos.

La moraleja de esta historia es que no existe moral porque el único acusado que está sentado en el banquillo de los acusados es el ex coordinador del Departame4nto de Investigación Criminal de la Policía Judicial de Portimão. Gonçalo Amaral tuvo la desafortunada idea de escribir un libro en el que defiende la teoría de la eventual implicación de Kate y Gerry McCann en la desaparición de la niña y en la ocultación del cadáver. La osadía editorial del ex inspector llevó a los padres de Maddie a pedir una lucrativa indemnización superior a un millón de euros, en el ámbito de un proceso judicial por presunta difamación.

La solución de este caso, que se ha convertido en una Maddiemanía explorada hasta el tuétano por la prensa y un permanente dolor de cabeza para los inspectores, podría dar voz a los millones de niños que todos los años son silenciados. Aunque la probabilidad de que Maddie aparezca o que los verdaderos culpables de su desaparición se sienten en el banquillo de los acusados es tan ínfima como la esperanza de que por Navidad tengamos un gobierno con políticos íntegros.

Más niños seguirán cayendo desde terrazas, se ahogarán en piscinas o morirán sofocados y encerrados dentro de coches, debido a la negligencia de padres atareados. El olor predador de los pedófilos va a seguir persiguiendo carne tierna y fresca hasta que otra familia llore la desaparición de sus hijos. Mientras haya alguien que pague, los mercenarios que trafican con seres humanos van a seguir teniendo una clientela segura.

¿Has cuándo silenciaremos el dolor de los niños maltratados y las familias que han perdido a sus hijos tendrán que seguir gritando para que se haga justicia?

© Traducción de Mercedes

4 comentarios :

  1. Buenas tardes a tod@s... Ya estoy de vuelta, lamento no haber estado aquí esta semana pero el trabajo es lo primero y el deber obliga.

    De momento he dejado todo (lo importante) traducido, a falta de la transcripción de una entrevista que dejaré para mañana, hoy esta que suscribe ya no puede más.

    He puesto cada artículo en su fecha para que sea más fácil seguir el hilo de lo que ha ido sucediendo.

    Como siempre, GRACIAS por seguir aquí!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el artículo. es cierto mientras no se tomen medidas legales en contra de los abusadores y mercenarios de niños, el mundo será un lugar horroroso para vivir.La impunidad de estos delincuentes que tratan a las personas como cosas no debe olvidarse. En el caso de Maddie no debe olvidarse que ella es la víctima y que nadie ha hecho justicia para defenderla,el caso está impune,, pues quien debiera hacerlo no ha actuado,¿ por qué?

    ResponderEliminar
  3. Copio-pego:
    La novela en torno a la desaparición de Madeleine McCann se está transformando este caso mediático en una gigantesca burla de la investigación criminal.

    La moraleja de esta historia es que no existe moral porque el único acusado que está sentado en el banquillo de los acusados es el ex coordinador del Departamento de Investigación Criminal de la Policía Judicial de Portimão.

    Todo esta dicho ! En estas dos frases se resumen 7 años ! Solo cambiaria "novela" pour "circo" .
    Si est es "justicia" ....mal vamos !!

    ResponderEliminar
  4. En todo este asunto hay algo que me ha inquietado y es el hecho de que la policía británcia siempre ha contado con el apoyo de las autoridades portuguesas, y quiénes han relevado de la investigación a Goncalo Amaral, entonces la pregunta es ¿por qué?Y me queda claro que todo este nuevo teatro pretende influir en el fallo dle juicio que los McCann tienen en contra del inspector, en cuyo caso pues bueno hay una responsabilidad enorme de las autoridades portuguesas en este asunto, pues los británicos solos no lo habrían podido hacer.

    ResponderEliminar