sábado, 20 de septiembre de 2014

Caso Madeleine McCann: “Buscando a Madeleine” por Summers y Swan: Reseñas por Pat Brown – Primera parte

The Daily Profiler

Pat Brown – Analista Criminal
18 septiembre 2014

Por fin he recibido mi copia de “Buscando a Madeleine” por Anthony Summers y Robbyn Swan y prometí que, a pesar de que había dejado de comentar sobre el caso Madeleine McCann, revisaría este libro porque mi nombre aparece en él y predije hace meses que iba a ser pro-McCann y escrito hábilmente para convencer a cualquier persona no familiarizada con el sumario policial a creer en el contenido de esta presunta primera narración del caso “independiente y objetiva”.

Hoy abordaré la afirmación de los autores de ser objetivos y haber realizado una investigación minuciosa. Comenzaré con la parte del libro que me cita porque... bueno, naturalmente, esa era la parte que tenía que leer. Encontrarás la parte que habla sobre mí en las páginas 196-197.

Para empezar, es difícil saber con exactitud donde consiguieron su información porque estos presuntos periodistas profesionales no incluyeron notas a pie de página ni incluyen bibliografía al final. Yo por supuesto incluí notas a pie de página cuando escribí “La Muerte de Cleopatra...” ¿cómo si no podría comprobar la gente qué fue lo que investigué y poder de saber más sobre lo que otros habían escrito sobre su historia? Cuando vi que la gente se quejaba online, vi a Summers y Swan respondiendo que solo tenían que leer las notas sobre fuentes. Bueno, tengo el libro delante de mí y querían decir esto literalmente. Hay un capítulo titulado “Notas sobre Fuentes” en el que se explica que habían leído el sumario policial y el libro de Gonçalo Amaral y también habían citado algunas fuentes de los medios de comunicación. ESTO NO es una bibliografía. Aunque Summers afirmó en el e-mail que me envió que había leído mis blogs [entradas/posts] y mi libro, no lo menciona en sus “notas sobre fuentes”... oh, sí, bueno, en realidad probablemente ni siquiera los leyó. Menciona mi blog, The Daily Profiler, en uno de los capítulos sobre haters [personas que odian-están en contra] pero no me cita directamente (porque no le di permiso) así que en lugar de eso parafrasea lo que dije pero no hace referencia a pie de página de dónde consiguió la información. En realidad tuve que buscar en Google algunas palabras clave para saber exactamente de cuál de las 72 entradas que he escrito sobre el caso McCann provenían y, interesantemente, con lo que di fue con la Web “Stop the Myths”.

De hecho, por lo que pude encontrar en Google, todas cuestiones de Summers y Swan sobre mí llegaban directamente de Stop the Myths, una maliciosa Web pro-McCann, que es el motivo que hicieron saltar las alarmas de que estaba a punto de ser incluida en un capítulo de conspiranoicos o haters. Me parece a mí que cuando los autores sí investigaron, solo investigaron en páginas pro-McCann. No me dio la impresión a través de nuestra conversación por e-mail que los autores hubieran estudiado mi descripción del caso, sin haber pedido antes una entrevista (solo me llamaron para pedir permiso para citarme justo antes de la publicación) que les permitiera conocer mi análisis profesional del caso. Después de denegarles el permiso a Summers y Swan para que citaran mi blog, sugerí que me hicieran preguntas sobre mi opinión sobre el caso y mi análisis y así podrían citar mis respuestas. Sí me hicieron unas cuantas preguntas vagas y estas fueron mis respuestas:

1) Cuando un niño desaparece de su casa, la policía se enfrenta a cuatro posibilidades: se escapó, salió y tuvo un accidente, fue secuestrado o alguien del domicilio retiró un niño vivo o muerto y no le está contando la verdad a la policía. Como Madeleine no tenía aun cuatro años en el momento de su desaparición, es obvio que no se escapó. Aunque es posible que hubiese salido del apartamento, su cuerpo nunca fue encontrado cerca ni existe ninguna prueba de que abriera ninguna puerta y saliera a la calle siendo secuestrada después. La tercera posibilidad es la del predador forzando la entrada y secuestrando a la niña de la que nunca ha habido ninguna prueba que lo corrobore. La cuarta posibilidad para la desaparición de Madeleine es que le ocurriera algo en el interior del apartamento vacacional y los padres retiraran su cuerpo y estén encubriendo un crimen.

A pesar de la falta de pruebas que apoyaran un secuestro, la policía portuguesa se centró inmediatamente en el secuestro de la niña por un predador local, esto no es inusual ya que angustiados padres bien situados raramente se convierten en sospechosos los primeros días, los detectives tienden a compadecerse de padres que no parecen ser del tipo criminal. Debido a que Robert Murat vivía a solo una manzana del apartamento y mostró una conducta preocupante, se convirtió en arguido, sospechoso, lo que es razonable en ese punto de la investigación. Sin embargo, hubiese sido mejor si los padres también hubiesen sido considerados sospechosos desde el principio, siguiendo ambas líneas de investigación hasta que las pruebas estrecharan el centro en una sola teoría. Más tarde, los testimonios y conducta de los McCann y sus amigos suscitaron las sospechas de los detectives, considerando ellos podrían tener algo que ver con lo que le ocurrió a Madeleine, y cuando no fueron capaces de encontrar ninguna prueba de un secuestro y los sabuesos especializados en localizar rastros de cadáver y sangre señalaron el apartamento vacacional y el coche de alquiler de los McCann, la policía no tuvo otra elección más que nombrar a los McCann arguidos. A día de hoy, Gonçalo Amaral cree que las pruebas apuntan a la implicación de los McCann en la muerte y desaparición de su hija, al igual que lo creo yo. La larga revisión de tres años de Scotland Yard no ha aportado ni una sola prueba de que un secuestrador se llevara a Madeleine del apartamento y es preocupante que nunca hayan vuelto al principio del caso y re-interrogado a los padres y sus amigos ni llevado a cabo una reconstitución de la noche en cuestión.

2) Después de siete años de analizar el caso y viajar a Portugal y Praia da Luz para estudiar el lugar del crimen, mi conclusión es que no hay ninguna prueba de un secuestro por parte de un extraño y las pruebas físicas y conductuales siguen apoyando mi teoría de que los McCann están implicados en la muerte y desaparición de su hija. Queda claro después de visitar la localización del apartamento vacacional, que el testimonio de Jane Tanner, indicando que vio tanto a Gerry McCann charlando con un amigo en la calle a la vez que a un hombre transportando una pequeña niña desde el apartamento, es muy poco probable que sea veraz. En una calle tan estrecha como la que hay entre el apartamento de los McCann y la zona del Tapas, no hay ninguna posibilidad de que Gerry y su amigo no vieran ni a Jane o al posible secuestrador. La afirmación de Scotland Yard en Crimewatch de que Jane realmente vio a un hombre transportando una niña, que este hombre era un turista que llevaba a su hija de vuelta a su apartamento después de utilizar el servicio de guardería nocturna ofrecido por el hotel, no es creíble – ya que el hombre estaría caminando en la dirección equivocada. Además, este hombre nunca se presentó durante siete años y Scotland Yard no ha dado el nombre del supuesto turista.

Tras examinar la escena del crimen, los testimonios y la conducta de los padres y sus amigos, y teniendo en cuenta las pruebas aportadas por los sabuesos, las pruebas apuntan a que Madeleine fue sobre medicada por sus padres teniendo un accidente mientras ellos no estaban en el apartamento. El avistamiento de la familia Smith de un hombre transportando una niña hacia la playa, que venía del lugar donde está el apartamento vacacional y con una gran posibilidad de que fuese Gerry McCann. Mi teoría es que él [Gerry McCann] alojó temporalmente el cuerpo de Madeleine cerca de la playa y que a primera hora de la mañana, lo trasladó a una grieta cubriéndola con grava y piedras en Rocha Negra, la gran roca que se eleva por encima de Praia da Luz. Un lugar de enterramiento así es de fácil acceso desde la playa y una lugar excelente para esconder un cuerpo sin necesitad de una pala. Después, cuando Kate McCann contó al detective portugués su sueño en el que vio a Madeleine muerta sobre una losa de piedra e iban a traer a los sabuesos, mi teoría es que Gerry McCann trasladó entonces el cuerpo de Madeleine a una localización más remota, posiblemente un zona desolada al oeste de Praia da Luz cerca de donde la señal del teléfono móvil de Gerry fue localizada durante un par de días, una zona montañosa de arbustos conocida como Monte do Jose Mestre. A no ser que la policía portuguesa o Scotland Yard registren esta zona del modo en que registraron tres lugares (basados en las residencias y lugares de trabajo de delincuentes sospechosos locales) sin éxito en Praia da Luz, está claro que el cuerpo de Madeleine nunca será descubierto a no ser que sea de forma accidental.

Son exclusivamente las pruebas las que me conducen a creer que los McCann deberían ser nuevamente constituidos sospechosos. Sin ninguna prueba de un secuestro, no hay ninguna razón para gastar millones de libras persiguiendo al hombre del saco por todo el mundo y excavando acres de terreno en Portugal cuando no hay ni una sola prueba que justifique tales actos.

Summers respondió así:

Ya he leído y asimilado. Habrá un problema con la extensión, pero te prometo que lo que lo va surgir será fiel a lo que has escrito.

Perro. Mentiroso. Tal como sospeché, nada de lo que escribí como respuesta a sus preguntas fue incluido en su libro. En su lugar, publica cosas fuera de contexto encontradas en la web Stop de Myths ignorando las declaraciones que yo le permití citar. Para terminar, me difama afirmando “La aventura (mi viaje a Praia da Luz) solo produjo una gran auto-publicidad.” (Summers, A, Swann, R., Buscando a Madeleine, página 197 – esto es un pie de página). Averigüé mucho en Praia da Luz que podría avanzar el caso si los investigadores tuvieran mis hallazgos en cuenta.

Me parece obvio que el único objetivo de Summers y Swan de incluirme en su libro, fue demostrar que mi análisis del caso no tenía ningún mérito y que era una de las haters. Aunque mencionan mi blog sobre el caso, estoy bastante segura que es para presentarme como menos que una analista profesional y más como una blogger. Después de destrozar a Nancy Grace, se menciona que yo aparecía regularmente en su programa. No mencionan en ninguna parte mi libro, “Análisis de la Desaparición de Madeleine McCann” o el hecho de que los McCann consiguieron retirarlo de la venta a través de Carter Ruck. Y al no existir notas al pie de página, nada puede comprobar la veracidad de la versión de los autores de mi comentario ni ver en qué contexto se hizo tal comentario.

Una de las ventajas de ser incluida en el libro es que sé mejor que el lector inocente que no todo es lo que parece. Cualquier lector no familiarizado con el sumario policial o el libro de Gonçalo Amaral, “La Verdad de la Mentira”, o mi libro, o el de Tony Bennett “¿Qué le ocurrió realmente a Madeleine McCann: 60 razones que sugieren que no fue secuestrada” (o blogs informativos como el de Joana Morais o Hideho) probablemente creerá que estos dos periodistas de investigación presentan información factual y no una versión muy sesgada, subjetiva y posiblemente por encargo del caso Madeleine McCann.

0 comentarios :