sábado, 28 de enero de 2012

Caso Madeleine McCann: Amigos ausentes


28 Enero 2012

Amigos ausentes

Los McCann. Son mostrados demostrando el terrible daño psicológico que describe su demanda por libelo

Nosotros en persona no hemos recibido información sobre si el abogado del Sr. Amaral, Antonio Cabrita, ha dejado de representar a su cliente. Sin embargo, tal como escribimos en 2010 Cabrita es un incompetente en serie que estuvo a punto de destruir lo que quedaba de la carrera del oficial Freitas de Scotland Yard con su fallido intento de llamarlo como testigo de Gonçalo Amaral además de avergonzar tanto a la policía de Yard como la de Leicester.

Algunas semanas después se lució en el tribunal cuando el fiscal Menezas le ofreció un trato envuelto en papel de regalo en forma de su ahora famosa declaración de que el grupo había mentido sobre las “vigilancias”. Desgraciadamente Cabrita se lo devolvió sin abrir. Fracasó completamente en apreciar su importancia y así no desarrolló una línea de interrogatorio que habría dejado patente su importancia tanto a los ojos del juez como los medios de comunicación. Al final la “interpretación” del fallo en el juicio de Tribunal de Apelaciones que brindo eventualmente el éxito al Sr. Amaral parece deberse más al propio razonamiento que los jueces hicieron sobre el caso que a cualquier argumento planteado por Cabrita. Tampoco ayuda que haya estado grave e incurablemente enfermo durante algunos años.


Por este motivo apelamos a Amaral que se deshiciera de él y es también el motivo de que no podamos evitar pensar que cualquier sustituto sería preferible. ¿Pero qué sabemos nosotros?

Los McCann describiendo los terribles y continuos síntomas de dolor que delinea la demanda por difamación

De cualquier modo el caso ha sido pospuesto, para decepción, sin duda, de aquellos que están seguros que Amaral se precipita hacia su perdición. Mucho se ha hablado de la imposibilidad del Sr. Amaral de demostrar la posible verdad de su teoría central de que la niña murió en el apartamento el 3 de mayo. Después de todo tenemos a David Payne que puede testificar que él vio a la niña viva, sana y sorprendentemente guapa a las 18h40, el personal del restaurante Tapas que puede testificar sobre la hora de llegada de la pareja y el testimonio unánime de todo el grupo de que el comportamiento tanto de Kate como de Gerry McCann era completamente normal y despreocupado hasta las 22h00 aquella noche. Todo lo demás, dicen los aliados de los padres, tal como el efecto traumático que los padres afirman ha tenido sobre ellos la acusación de Amaral, en realidad es algo sin importancia y periférico comparado con lo que estos testigos sólidos e innegables dirán en el tribunal.

Entonces ¿qué vamos a tener por parte de los testigos llamados por los McCann?

Solo un pequeño recordatorio

Bueno, una gran parte de la policía y sistema jurídico están ahí, desde Alipio Ribeiro hasta - João Melchior Gomes, António Marinho e Pinto, Paolo Rebelo, José Barra da Costa. Vaya, y nuestro querido José Magalhães e Menezes. Ese último fue llamado por propio Amaral durante las audiencias en Lisboa debería recordarnos que en Portugal un testigo de una parte o de otra tiene un estatus bastante diferente que en Reino Unido. Su conocimiento de lo que ocurrió en el apartamento 5A aquella noche les llega por cortesía de los oficiales de Amaral en el lugar.

Después tenemos a Susan Healy, Trish Cameron y Michael Wright. Ellos estaban bastante lejos del apartamento aquella noche pero con suerte serán capaces de hablarnos sobre esas persianas. Y Susan Healy puede contarle al tribunal todo sobre sus conversaciones con Kate McCann sobre el trato que le ofreció la PJ.

A continuación tenemos a Emma Loach, Susan Hubbard y Alan Pide que serán capaces de dar al tribunal un montón de “color” sobre lo maravillosa que es la pareja y los terribles síntomas que ha demostrado desde que Amaral hiciera sus acusaciones.

Ahora algo de artillería pesada para prepararnos para el climax: Ed Smethurst, es bien conocido testigo ocular de los hechos estará allí, así como Jim Gamble, el Sr. David Trickey y Angus McBride.

Para terminar, señoras y señores, después de este calentamiento tendremos a las estrellas del espectáculo, los Tapas 7.

Solo que no están en la lista. Ninguno de ellos. No van a llamar ni a un solo testigo con conocimiento real de todo lo que sucedió en y en torno al apartamento 5A aquella noche. Bueno, bueno, bueno. Ni uno.

No obstante, hay un último nombre a añadir a la lista, ese Sherlock Holmes moderno, Dave Edgar. Él lo arreglará todo.

Publicado por John Blacksmith

© Traducción de Mercedes