martes, 4 de septiembre de 2007

Caso Madeleine McCann - Un consejo para Penny Wark, corresponsal del The Times en Portugal

Gazeta Digital

Creo que tengo experiencia, como periodista (26 años), de (50 años) y el conocimiento sobre el caso Madeleine para dar algunos consejos al periodista que escribió la historia en el “The Times”, publicado hoy. Ese es el titular y el enlace a la historia:

Publicado en The Times
September 4, 2007
Madeleine: un hecho, muchas mentiras, pena sin fin

Hace ahora 124 días desde que Madeleine McCann desapareció. Nuestro corresponsal narra una historia que se convirtió en total, morbosa y muchas veces inventada – y escucha cómo los McCann aprendieron a pensar positivamente después de imaginar los más trágicos escenarios y sufrir una pena incontrolable

Y este es mi consejo (las citas de la historia del “The Times” están en negrilla, mis consejos en letra normal):

(...)

Como todo el mundo sabe en la actualidad, la razón de que sepamos tan poco sobre la desaparición de Madeleine es porque fue secuestrada en Portugal, donde una ley de secreto de sumario, prohíbe a la policía facilitar información sobre una investigación criminal a la opinión pública. Si Madeleine hubiese desaparecido en Reino Unido o los Estados Unidos, esto no hubiera pasado.

Bien. Pero tú sabes que estas condenadas leyes de secreto también existen en muchos otros países Europeos, concretamente aquellos países que al contrario de los países del otro lado del Canal de la Mancha como Suecia, Países Bajos, Francia, España y Grecia. Yo diría que las “leyes de secreto sumarial”, como escribió usted, existen en unos 24 de los 25 países de la Unión Europea. Ahora bien, quizás usted podría ayudarme con algo que me ha desconcertado, desde el comienzo de este caso: en Reino Unido, no hay leyes de secreto, ¿bien? Los periodistas son informados siempre que la policía británica tiene un nuevo sospechoso en una investigación criminal, ¿no? Testigos y víctimas de un delito pueden contarles a los periodistas todos los detalles sobre lo que ocurrió ¿no? Así que, ¿cómo consigue la policía británica sacar adelante una investigación sin, por ejemplo, que se escape el sospechoso, tan pronto como sus nombres son publicados en los periódicos? Una pregunta más sobre este tema: ¿por qué no fue esta política de apertura aplicada en el caso de los asesinatos en The Soham? Yo lo vi, todos los días, en Sky News (cada 15 minutos...) y en la BBC y nunca oí ningún detalle concreto sobre la investigación...

No sabemos exactamente cuándo se denunció la desaparición de Madeleine, y me han dicho que ninguna de las cronologías publicadas en relación al 3 de mayo son correctas.

¿Y cuándo Gerry y Kate McCann dicen que descubrieron que Madeleine había desaparecido sobre las 22h00, el 3 de mayo, no es esto incorrecto también?

También he sabido que el sistema de respuesta portugués es lento y pesado (...) Por supuesto el hecho de que los McCann pidieran información del público, no apoyada por los datos de un secuestro, ya ha sido afectado por el lento inicio de la investigación.

¿De verdad? Algunos turistas británicos y el Sr. John Hill, gerente del Ocean Resort ofreció una perspectiva diferente (y ellos estaban allí aquella noche...). Solo unas cuantas frases, extraídas de varios periódicos británicos:

- “(...) El gerente del resort, John Hill dijo que unos 60 miembros del personal y huéspedes del complejo habían estado buscando hasta las 4h30 mientras las policía local notificaba el suceso a la policía fronteriza, policía española y aeropuertos.” – The Telegraph, 5 de mayo de 2007;

- “(...) Ayer la policía portuguesa precintó el bloque de tres pisos y especialistas forenses tomaron huellas en la ventana de la planta baja del apartamento de los McCann. Todos los aeropuertos, puertos y puestos fronterizos han sido alertados. Pero a pesar de la masiva búsqueda a lo largo de la noche realizada por la policía, perros pisteros y docenas de turistas, no hay rastro de Madeleine (...) – This is London, 4 de mayo de 2007;

- (...) Los McCann rastrearon las calles superiores del resort, gritando por ella en la oscuridad. La policía notificó el suceso a la policía fronteriza, policía española y aeropuertos y utilizó perros pisteros (...) ayer hubo información contradictoria sobre cómo de efectiva había sido la operación policial portuguesa.” – The Independent, 5 de mayo de 2007;

- “(...) Un amigo de la familia, Jill Renwick, dijo a GMTV que la actividad de la policía se detuvo a las 3h00. Pero el Sr. Hill dice que esto no es verdad y que la policía había estado buscando con perros durante toda la noche, continuando la búsqueda hoy. Dijo: “La policía tiene allí a sus perros y han estado realizando batidas en la playa y zonas rocosas muy cerca del pueblo. Hay un investigador criminal aquí al frente de la situación y unos 20 oficiales.” – The Independent, 5 de mayo de 2007;

- “Había un investigador criminal y sobre 20 oficiales aquí pero desgraciadamente aun no hay información. Si yo estuviera en la situación de los McCann, Estaría frustrado como un demonio. Si hubiera 100 policías aquí querría más (...)” – The Mirror, 5 de mayo de 2007;

- (...) Los oficiales precintaron el bloque de cinco pisos con cinta de la policía y tomó la huellas de la persiana y ventana de la habitación de Madeleine. También fue precintado un patio trasero del bloque, que se cree es anexo al apartamento de dos habitaciones ocupado por la familia. – The Mirror, 5 de mayo de 2007.
- “(...) Por la tarde la búsqueda de Maddy se había intensificado con un equipo de helicópteros, bomberos y equipos de búsqueda marítima. Un equipo especial de investigación criminal de la Policía Judiciaria estaba desplazándose desde Lisboa. La presentadora del tiempo de Sky News, Jo Wheele, dijo que la policía local había entregado mapas y explicado a la gente dónde debía buscar. Ella dijo: “Está todo muy bien organizado.” – The Mirror, 5 de mayo de 2007;

La llamada de los McCann a la policía fue recibida en Portimão, a 30 minutos en coche de distancia, y cuyo procedimiento en estos casos es que se desplace un policía local al escenario para averiguar si se ha cometido un delito y si debe pedir ayuda.

A mí me dieron una información diferente. Los primeros oficiales de policía en llegar a la escena del crimen eran de la Guardia Nacional Republicana (GNR) yo llamé al Teniente Coronel Costa Cabral, director de Relaciones Pública de la GNR, en Lisboa (número de teléfono, dirección de e-mail aquí). Me dijo que la primera llamada a la GNR radicada en Lagos fue recibida a las 22h50 del 3 de mayo, y solo después de que los oficiales de policía fueron allí y evaluaron la situación, fue llamado el CID de Portimão.

Los oficiales de policía condujeron hasta el apartamento 5A del Ocean Club donde se alojaban los McCann, después dirigieron el caso a la Policía Judiciaria de Portimão.

Bien. Dos policías de GNR fueron al Ocean Club (un recorrido de unos 10/15 minutos, de Lagos), evaluaron la situación y entonces llamaron al CID de Portimão, a 25 Km. de Praia da Luz. Reunieron un equipo y estaban en la escena del crimen entre las 23h40 y las 23h50 del 3 de mayo.

Se perdió un tiempo precioso inmediatamente después de la desaparición de Madeleine – cuando era imperativo que la investigación se hubiese iniciado.

Sin duda. Creo que se perdió un tiempo vital entre el momento en que Kate McCann se dio cuenta que su hija había desaparecido, sobre las 22h00 y el momento en que se recibe la primera llamada en el recinto de la policía, de Lago: 50 minutos, tiempo suficiente para un coche llegar desde Praia da Luz, a través de la autopista A22, cerca de la frontera española (una frontera que no existe, porque desde el Acuerdo de Shengen fue firmado, los países miembros no tienen puestos fronterizos y no pueden cortar el paso por la frontero sin pedir, con anterioridad, permiso para hacerlo, a las autoridades de Shengen). Lo que no tengo claro, aun, es quién es responsable de eso.

Añade a eso que el estatus de los padres como médicos, personas que salvan vidas, aunque dejan a sus hijos, Madeleine y sus hermanos gemelos, sin la supervisión de un adulto en un apartamento mientras ellos cenaban en el Tapas bar a una distancia caminando de unos 52 segundos y la gente estará simultáneamente llena de simpatía y enganchada.

¿A 52 segundos e distancia? Interesante modo de enfocar este tema. ¿Pero creo que tienes que caminar rápido, no? Hice parte del camino (en la calle posterior a la edificación donde se encuentra el apartamento 5A) y estoy casi seguro que me llevó más que eso. De todos modos, ya que estoy cerca de Praia da Luz, iré allí otra vez, hoy, a la hora de comer, y haré el camino otra vez.

“Es un resort, bastante seguro”, dice Gerry cuando nos reunimos en un apartamento alquilado. “La distancia del apartamento al restaurante es de 50 yardas. Cenamos en el exterior y se puede ver la terraza del apartamento. Es difícil porque si estás (en casa) cortando la hierba en el jardín trasero con un cortacésped, y eso me lleva una media hora, los niños están arriba en el dormitorio, ni siquiera pestañearías. Eso es algo similar a cómo nos sentíamos. Desafortunadamente estábamos, equivocados. Lo ha tambaleado todo.”

¿”50 yardas”? ¿“Cenamos en un espacio abierto y puedes ver la terraza del apartamento”? Bien, eche un vistazo a estas fotografías. 50 yardas es menos que 50 metros, ¿no?

Esta es la primera vez que los McCann han confirmado que el apartamento fue forzado. Esta información no compromete la seguridad de Madeleine, y descarta una de las numerosas teorías que la policía ha estado explorando, que Madeleine se marchó por su propio pie. No hay lógica en ocultárselo al público.

Las personas al frente del Mark Warner, la compañía británica que regenta el Ocean club parece tener una opinión diferente, y cito:

- “(...) Mark Warner, la empresa turística que dirige el complejo de lujo, afirmó anoche que no ha signos de fuerza en el apartamento de la planta baja con vistas al mar.” – Guardian Online, 5 de mayo de 2007;

- “(...) el apartamento donde la familia (McCann) se alojaba está rodeado de otros apartamento, todos los cuales tienen cerraduras “bastante sofisticadas” en las puertas.” – Sr. John Hill, director del Ocean Club, Guardian Online, 4 de mayo de 2007;

- “(...) La dirección del Mark Warner negó que hubiera signos de violencia en el apartamento afirmando en su lugar que la persiana había sido levantada y la ventana de la habitación abierta.” – The Mirror, 5 de mayo de 2007;

- “(...) Aunque el equipo forense tomó huellas a la ventana del apartamento en la planta baja y precintó su patio privado, un portavoz de Mark Warner dijo que no había signos de fuerza. No obstante, la persiana había sido levantada y la ventana de la habitación abierta después de salir los McCann.” – The Independent, 5 de mayo de 2007;

Entonces las cosas empezar a ir mal. A finales de la segunda semana de agosto, cuando los McCann conmemoraban los 100 días desde la desaparición de Madeleine lanzando en YouTube una iniciativa para ayudar a encontrar niños desaparecidos, los medios portugueses sugerían que los McCann podría haber matado a su hija, y la prensa británica no tuvo ninguna vergüenza en repetir e incluso regodearse con las “monstruosas calumnias”. Por casualidad esa fue la semana que yo visité Praia da Luz por primera vez (...)”

¡Qué pena que no supiera que estabas aquí! Hubiese podido llamarte e invitado a un café. Es curioso que, desde el 9 de agosto hasta el 26 de agosto, yo también trabajé para The Times, cubriendo el caso Madeleine desde Praia da Luz (donde estoy en este momento, así que si todavía andas por aquí, después de entrevistar a los McCann, ¿qué te parece un café en el Batista? e incluso hice una portada, con ayuda de mi colega Duarte Levy, y otras dos buenas historias (si me lo permite...): esta y esta.

Ellos (los McCann) tienden a no recoger los matices más enfermizos de la prensa, porque no la leen; en su lugar el equipo de la campaña (que consiste en un “lobista” (Persona influyente, organizado para presionar en favor de determinados intereses) a tiempo completo contratado por los McCann después de la creación del fondo, además de dos personas a tiempo parcial que aseguran una cobertura siete días a la semana para cubrir las innumerables peticiones de los medios) les enseñan lo que necesitan ver, incluidas traducciones de la cobertura portuguesa.

¡Qué equipo más fantástico! ¡Un “lobista” a tiempo completo y dos personas a tiempo parcial haciendo todo eso! Cobertura siete días a la semana para cubrir las innumerables peticiones de los medios y también la traducción de las noticias publicadas en la prensa portuguesa! Gente trabajadora, sin duda...

Brendan de Beer, el editor del anglo parlante Portugal News, es el único periodista que ha hablado dilatadamente con el Inspector Jee Olegário Sousa, el portavoz de la Policía Judiciaria para la investigación del caso Madeleine. Sousa, que tiene unos 20 años de servicios y ha trabajado previamente en delitos relacionados con el arte, robos armados y en el robo de vehículos, sugirió que se estaba filtrando inadvertidamente información por los policías durante comidas informales con amigos. De Beer es más concreto y sugiere que algunas de las afirmaciones más incongruentes no son más que chismes.

No, no lo es. Muchos otros periodistas portugueses han hablado dilatadamente, muchas veces, con el Inspector Jefe Olegario de Sousa. Yo lo hice, también, varias veces, Pero, desgraciadamente (para nosotros, los periodistas...) hizo un buen trabajo. Habló mucho, pero no dijo nada que valiera la pena ser publicado.

Algunos de los detectives implicados en el caso han hablado confidencialmente, dice, y los periodistas tienen contactos dentro de la policía al igual que los tienen en el Reino Unido. “Yo he hablado con un par de ellos (oficiales de policía), pero nunca hasta el punto de que me dijeran que se había encontrado un pendiente en la habitación o que había sangre en la llave del coche alquilado. Ese tipo de información parece llegar por parte de los agentes. Alguien le dice algo a su mujer, ellas se lo dicen a la peluquera, que se lo dice al periodista.

Sr. Brendan de Beer, gracias a Dios que no eres ese tipo de periodista que oye algo de su peluquero, que se lo oyó a la mujer de un agente, y publicas la historia, basada en ese chisme, llamándolo “fuente cercana a la investigación”. Por supuesto, tú no lo eres. Eso es algo que solo hacen los periodistas portugueses, ¿no? ¿O le entendí mal? ¿Podría explicar mejor lo que quiere decir con eso?

Brendan de Beer: “Estaría muy sorprendido si existiera un soborno, aunque un agente gana solo sobre 600 u 700 € mensuales, por lo que podría ocurrir.”

Sr. Brendan de Beer, eso no es algo bonito para decir. Es casi tan serio como publicar una noticia diciendo que la policía cree que los McCann son responsables de la muerte de Madeleine Beth McCann. ¿Te sorprendería oír que algunos agentes fueron sobornados pero usted sabe que podría pasar, ya que solo ganan entre 600 o 700 € mensuales? Por lo que, ¿eso posiblemente sea correcto? Los Inspectores Jefe del CID portugués ganan un poquito más. ¿Cree que podría ocurrir con un Inspector Jefe del CID portugués? ¿No? Solos los agentes portugueses son, vamos a decirlo así, al borde de ser sobornados a cambio de información, por sus bajos salarios?

No es que el modo de informar británico haya sido irreprochable. Las calumnias han sido ampliamente diseccionadas, un tabloide necesitado se ha inventado un sospechoso, y cuando yo (Penny Wark) telefoneé a Paolo Marcilemo, el editor del Correio da Manhã, que tiene reputación de dar informaciones calumniosas, dijo que él ya no concedía entrevistas porque la prensa británica lo había citado erróneamente.

¿Llamó a Paolo Marcilemo, Editor del Correio da Manhã? Que raro. Hay un periodista llamado João Marcelino, que fue editor del Correio da Manhã – pero e fue en febrero, al Diário de Notícias, donde ha sido el Editor, hasta hoy. Paulo Marcelino, hasta donde yo sé, es un periodista del Correio de Manhã (y esta historia que publicó el 27 de agosto, sobre el “Sex Expo”, en Portimão). Así que, o bien habló con el Editor del Correio da Manhã, Octávio Ribeiro. O habó con Paulo Marcelino, que no es el Editor del Correio da Manhã, sino un simple periodista? Existe alguna confusión sobre esto, ¿no? Si, entiendo... Esos extraños, casi misteriosos nombres portugueses, los sonidos graciosos de palabras que más parecen una lengua nórdica, esas vocales tan difíciles de pronunciar, con una ortografía extraña, signos, como la letra “ç” en “caçar patos” (que significa “cazar patos”...)

Portugal, al igual que España y muchos otros países europeos, no tienen un registro de delincuentes sexuales y en cuanto al Reino Unido, a pesar de que se lanzó aquí un sistema de alerta de Recate Infantil, confiando principalmente en el rápido contacto con los medios, todavía no ha sido probado. El Reino Unido tampoco tiene ninguna estadística fiable sobre niños desaparecidos y esto significa que la escala del problema es desconocido.

Sin duda. No tenemos un problema tan serio con los pedófilos y delincuentes sexuales, como tienen ustedes, en el Reino Unido. Esto es algo en lo que tengo que estar de acuerdo con usted. Otra cosa con la que concuerdo totalmente es el título que eligió para su historia: “Madeleine: un hecho, muchas mentiras, pena sin fin”. Como decimos en portugués, ¡“Bingo”!. En francés, sería ¿“Touché”! En chino, la gente utiliza ¡”全中!”

Paulo Reis

PD: ¿Tiene Penny Wark alguna relación con Krsty Wark (que entrevistó a Gerry en Edimburgo)? No es una pregunta mía, solo una pregunta que fue enviada a la sección de comentarios del Times Online, por Mr. LB, de Birmingham...