sábado, 10 de diciembre de 2011

Caso Madeleine McCann - PSYCHOSIS! WHAT PSYCHOSIS? - ¡Psicosis! - ¿Qué Psicosis?

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr. Martin Roberts
16 Noviembre 2011

PSYCHOSIS! WHAT PSYCHOSIS? - ¡Psicosis! - ¿Qué Psicosis?


Algo de lo que Kate McCann tiene que decir sobre sí misma y su hija en el libro “Madeleine”:

“Caminaba delante de Fiona y de mí, balanceando los brazos desnudos de aquí para allá… Yo la seguía con la vista, admirándola. Me pregunto ahora, al borde de la náusea, si alguien más hacía lo mismo.” (p.65)

(¿Es una madre quien habla? Cualquier adulto que se encuentre observando a una criatura del mismo modo que un hipotético pedófilo debería o bien “ponerse las pilas” inmediatamente o buscar asesoramiento).

“Me sentí como un animal enjaulado enloquecido.” (p.96)



(¿Cómo se siente exactamente un animal enjaulado enloquecido? ¿Cuál de estos dos aspectos es más digno de mención, ya que uno no necesariamente predispone el otro?)

“De alguna manera infligir dolor físico sobre mi misma parecía ser la única forma de escapar a mi dolor interior.” (p.105)

(¿Masoquismo emergente?)

“Me sentí como si hubiera embarcado en una lenta y dolorosa muerte… Ningún ser humano quería tener en mente las imágenes que ví de nuestra Madeleine, pero estaban en la mía. Durante los primeros días y semanas yo simplemente no podía librarme de estas viles escenas.” (p.130)

(¿Disculpe? “¿Imágenes que ningún ser humano quería tener estaban en tu cabeza? Teniendo en cuenta que imaginamos lo que elegimos imaginar y si la gente en su sano juicio en este caso las “descartaría”, ¿en qué convierte esto al custodio de estas imágenes mentales?)

“Mi hija había sufrido y por lo tanto yo también debía.” (p.132)

(Una conclusión errónea al igual que irracional ya que es masoquista)

“Aunque había salido a correr dos días antes, para mí, como ya he dicho, esto parecía más una necesidad que un placer y no hay duda de que había un elemento de auto castigo en ello.” (p.139)

(Una vez más auto-confesión de masoquismo).
“Sentí el terror de Madeleine.” (p.81)

“Bastante disgustada de camino a casa. No puedo dejar de pensar en Madeleine otra vez – su temor y su dolor.” (p.168)

“El pensamiento del temor y dolor de Madeleine me desgarra.” (p.169)

(Re Murat): “Desde que ellos (la PJ) habían insinuado desde el principio que él podría ser la persona responsable del inimaginable temor y dolor sufrido por nuestra pequeña niña…” (p.199)

(KM no tenía dificultades con sus imaginaciones hasta entonces. Pero “sin ninguna evidencia de que Madeleine haya sufrido algún daño”, ¿qué justificación habría para pensar de forma obsesiva en su “terror, temor y dolor?).

“Luchaba constantemente por pensar en cosas bonitas y dormirme pero los demonios me tenían en sus garras y me torturarían sin piedad con imágenes demasiado aterradoras y dolorosas para compartir.” (p.275)

(No como lo que compartió en la página 129)

“Anhelo el día en que tenga de nuevo a mi preciosa Madeleine entre mis brazos.”

Y, de un vídeo de hace un año exhumado recientemente en un par de “blogs”:

“Sean y Amelie son magníficos, lo están haciendo realmente bien, erm, parecen haberlo captado todo y lo están sobrellevando increíblemente bien. En realidad, tal vez esa es una de las atracciones de la juventud.”

(Incluso ahora los gemelos no son jóvenes. Son niños. Y la habilidad de sobrellevarlo no podría considerarse exactamente una “atracción”, a menos que fueran el director de una empresa a la búsqueda de un directivo intermedio con talento. Uno piensa qué, desde el punto de vista de Kate, podría ser enumerado entre las otras atracciones de la juventud, dada su “admiración” de un crío de tres años)

---------------------------------------------------------------------------------------------------

DESAPARECIDA, PRESUNTAMENTE...

El texto siguiente está tomado de una carta enviada el pasado año (fechada el 6 de mayo) por los abogados de los McCann, Carter-Ruck, a los responsables de ciertas páginas Web. Después de un prolegómeno con el ahora engañosamente infame “no hay ninguna evidencia en absoluto”, el receptor fue llevado a lo siguiente (frases de interés concreto están en itálicas)

Contenido difamatorio, amenazante y hostigador

Basta decir que la página alega repetidamente que nuestros clientes causaron la muerte de su hija y posteriormente se involucraron en una conspiración criminal para encubrir su muerte.

Además de ser altamente difamatorio contra nuestros clientes, estas acusaciones son total y completamente falsas. Nuestros clientes no participación en modo alguno en la desaparición de su hija, y no hay un solo grano de evidencia apropiadas para implicarlos en la desaparición de Madeleine.

Atentamente

Por supuesto yo no soy imparcial, pero parece haber algo un poco raro sobre la referencia de los autores a “estas acusaciones”, es decir, que sus clientes “causaron la muerte de su hija y posteriormente se involucraron en una conspiración criminal para encubrir su muerte”, y la refutación posterior.

“Estas acusaciones son total y completamente falsas.”

¿Por qué?

“Nuestros clientes no participación en modo alguno en la desaparición de su hija, y no hay un solo grano de evidencia apropiadas para implicarlos en la desaparición de Madeleine.”

Desde el mismo momento en que se enfrentaron con el guión, los McCann no han perdido la oportunidad de presentarle al público la clara distinción entre la desaparición de Madeleine y las posibles lesiones. Ya conoces la frase “No hay ninguna prueba de que Madeleine haya sufrido algún daño”, a pesar de que la niña haya sido “llevada”, o desaparecido. Por lo tanto, nos indica sin rodeos, que la declaración anterior, realizada en su nombre por Carte-Ruck, sobre la no implicación de los padres en la desaparición de Madeleine, no puede utilizarse para subsumir una negación de la implicación en su posible muerte, los dos acontecimientos han sido previa y constantemente considerados por separado por los propios padres.

Lógicamente, la refutación de las acusaciones putativas (de muerte y un encubrimiento) no se consiguen por las afirmaciones realizadas en relación a la “desaparición” de Madeleine. En otras palabras, la acusación no queda respondida.

En cuanto a que “no hay un grano de evidencia apropiada que los implique (a los padres) en la desaparición de Madeleine”, eso más bien depende de qué desaparición tangas en mente. Verás, Madeleine desapareció antes del 3 de mayo de 2007, y tenemos dos granos de evidencia apropiadas al menos, que en conjunto, indican su ocurrencia, en forma de declaración jurada a la policía y la propia “versión de la verdad” de Kate McCann publicada a principios de año.

Al comparar los datos reunidos durante el curso de la investigación original de la policía junto con información relevante dada por la autora de “Madeleine”, podemos establecer que Madeleine estaba “desaparecida” en el sentido de que su paradero no había sido debidamente justificado, para toda la tarde del jueves de la semana en cuestión. Por lo tanto desapareció.

¡Imposible! ¡Estaba en la playa con sus padres! Estaba...

She was none of these things.

No era ninguna de estas cosas.

Los registros de Madeleine y los gemelos en los distintos Kids Club estaban firmados individualmente por Gerry y Kate McCann respectivamente, a las 14h30 el martes por la tarde, aparentemente, implicando que los tres niños fueron dejados al cuidado del personal de Mark Warner hasta que los recogieron más tarde (a las 17h20 en el caso de los gemelos. No se firmó en absoluto la salida de Madeleine); un toque falto de tres horas. Cuatro años después y Kate McCann le cuenta a sus lectores cómo ella y Gerry decidieron llevar a Madeleine y los gemelos a la playa aquella misma tarde “para variar”, partiendo después del almuerzo y devolviendo a los niños a sus respectivas aulas, a petición de Madeleine, “para la última hora y media”, por lo tanto, serían sobre las 15h45.

Suponiendo que los registros de la creche son un fiel reflejo de los acontecimientos, los McCann no tendrían ninguna necesidad de inventar posteriormente una historia contradictoria para justificar las actividades de Madeleine aquella tarde. Pero eso es precisamente lo que Kate McCann ha hecho. Esto en sí mismo indica que Madeleine no estuvo en la creche desde las 14h30. ¿Cómo podría haber estado si no la llevaron hasta las 15h45? Pero entonces su repatriación tampoco es verdad.

Cat Baker, cuidadora del Mark Warner declaró a policía explicando cómo su grupo realizó ciertas visitas programadas a la playa, una de las cuales tuvo lugar ese mismo martes por la tarde, saliendo a las 15h30. De ahí que la guardería habría estado desprovista de personal en el momento en que supuestamente Madeleine regresó “para la última hora y media”.

Así que Madeleine no estuvo en la creche desde las 14h30, no pudieron dejarla sola allí desde las 15h45 y, dada la total ausencia de una firma confirmatoria, aparentemente no la recogieron después.

¡Esto es porque debía estar en la playa!

Bueno, si se hubiera unido a las actividades supervisada de la aquella tarde desde el principio allí es exactamente donde habría estado. Pero obviamente no lo hizo. Kate nos lo ha dicho, a pesar de la inconfundible firma de su marido Gerry en el registro a las 14h30.

Por lo tanto, a la luz de las pruebas, la historia de Kate, de la excursión familiar a la playa que incluía a Madeleine y que duró hasta “la última hora y media”, es un trabajo de ficción. Madeleine pasó la tarde (desde las 14h30) en la creche. Pero una aparente necesidad de contradecir esta prueba sugiere que la prueba en si misma no es fiable. De ahí que no podamos justificar ni adecuada ni definitivamente el paradero de Madeleine aquel martes por la tarde. Esta conclusión parece inevitable, dadas las muchas afirmaciones de Kate McCann de verosimilitud desde (“Yo sé la verdad, Sandra.” 5-1-09. “Yo sé la verdad y Dios sabe la verdad y nada más importa”. 7-5-11). Si la verdad era tan evidente entonces ¿por qué buscar contradecirla? Y sin embargo, la verdad no puede ser relatada ya que el re-relato en sí mismo describe una imposible.

En paradero desconocido de cualquier forma genuinamente creíble, por lo tanto, Madeleine estaba, a todos los efectos, desaparecida por lo menos una hora y media aquel martes por la tare. Y ya que estaba bajo la custodia de sus padres desde la hora del almuerzo deben ser implicados en dicha desaparición.

(Nota: la “excusión a la playa” se menciona en la declaración dada a la policía por Gerry McCann el 10-5-07. Descrita como comenzando las 13h30, los niños fueron “dejados” en el camino de regreso; una programación que podría, posiblemente, haberse llevado a cabo en una hora. En su propia declaración a la policía (4-5-07) Kate McCann describe a los niños siendo dejados en el club como era habitual todas las tardes hasta sobre las 17h00/17h30. La única excursión familiar a la playa informada con posterioridad en esta misma declaración como habiendo tenido lugar “entre las 13h30 y las 15h00 cuando regresaron al club.” Sin embargo, no es hasta una declaración posterior de Kate (Madeleine, p.59) que “dejaron a los niños en sus clubs para la última hora y media, encontrándose con ellos como era habitual para el té”, tomado conjuntamente con su propia firma registrada a las 15h20, lo que compromete las distintas versiones del paradero de Madeleine el martes por la tarde).

© Traducción de Mercedes