miércoles, 8 de septiembre de 2010

Caso Madeleine McCann – Los McCann quieren la casa de Amaral


8 de agosto de 2010

“No me separo. Sería una burla. Nuestra familia vive en comunión total.” Sofía Leal, casada desde hace ocho años con el ex coordinador de la Policía Judiciaria Gonçalo Amaral, reaccionó con indignación al ser notificada, a petición del matrimonio McCann, para que proceda a una separación de bienes para que puede llevarse a cabo el embargo de una casa de campo en el ayuntamiento de Olhão, en el ámbito de la medida cautelar y una petición de indemnización de 1,2 millones de euros.

Por: Paulo Marcelino

La petición de indemnización realizada por los McCann se basa en el contenido del libro “Maddie: La Verdad de la Mentira” (escrito por Amaral en julio de 2008), sobre la investigación de la desaparición de Maddie, hija de los McCann, en Praia da Luz (Algarve), en mayo de 2007. El matrimonio alega que el antiguo responsable de la investigación los acusa en el libro de ser los responsables de la muerte de su hija e insisten en la teoría del rapto.

El procedimiento cautelar tuvo entrada en la Sección I de lo Civil del Tribunal de Lisboa en junio de 2009 y fue admitida a trámite. El matrimonio McCann obtuvo el embargo preventivo de todos los derechos debidos al autor del libro, la mitad de su pensión y “su mitad de la casa” de campo en Olhão. En julio de este año, el registro de la propiedad denegó el registro de la mitad al incidir sobre un bien común. Los McCann, a través de su abogada, solicitaron a Sofía Leal que hiciera una separación de bienes, según lo dispuesto por la legislación vigente. Esta se negó y el tribunal acabó por consumar, en agosto, el embargo preventivo de la totalidad. “Mi marido y yo nunca abandonamos a nuestras hijas, ni permitimos pedófilos en nuestro círculo. Me sorprende que un matrimonio que se dice religioso quiera destruir nuestra familia”, dice Sofía Leal.



INGLESES DESCARTAN EL RAPTO

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido (Foreign & Commonwealth Office) no ha catalogado la desaparición de Madeleine McCann como un delito de secuestro, aceptando que no existen pruebas que apunten hacia ese delito, tal como concluyó la investigación portuguesa de la Policía Judiciaria, inicialmente dirigida por Gonçalo Amaral y reflejada en el libro “Maddie: La Verdad de la Mentira”. En respuesta a un investigador, que solicitó información sobre niños ingleses desaparecidos en el extranjero, la Dirección Consular del Foreign Office –en respuesta fechada a 14 de diciembre de 2009 a la cual ha tenido acceso CM- alega: “También conocerá el caso Madeleine McCann. Este y el caso Needham (desaparecido en Grecia en 1991, archivado desde 2008) están catalogados como personas desaparecidas, en vez de secuestro de niños, porque no existen pruebas que sustenten que los niños fueron o no raptados.”

Traducción de Mercedes

Adjuntamos copia del documento al que se refiere CM.

Página 2 - Último párrafo

(…)

Es improbable que una investigación de los casos en un marco inferior a, por ejemplo un mes, produzca resultados, ya que los casos de secuestro que implican a un extraño son raros. No obstante, se pidió a nuestros equipos del Country Casework, que son los primeros en proveer asistencia consular, que aportaran datos de cualquier caso que pudieran recordar. Fueron capaces de recordar el caso de Ben Needham, que se cree fue secuestrado mientras se encontraba con su familia en la isla griega de Kos durante el verano de 1991. Nuestra Embajada en Atenas ha trabajado con las autoridades locales y los medios de comunicación en un esfuerzo para localizar a Ben, pero no han tenido éxito. El FCO (Foreign & Commonwealth Office) archivó el caso en mayo de 2008. También será conocedor del caso Madeleine McCann. Tanto este como el caso Needham están tipificados como personas desaparecidas, más que casos de secuestro infantil, ya que no existen pruebas en ninguno de los dos casos que apoye que los niños fueron o no secuestrados.