jueves, 21 de agosto de 2008

Caso Madeleine McCann: La policía debería buscar un cadáver dijo un experto británico

The Online Resident

21 Agosto 2008

Por DAISY SAMPSON y CECÍLIA PIRES
daisy.sampson@the-resident.com

Un RESUMEN realizado por la policía en febrero de 2008 revela, por primera vez, que solo había dos posibles causas, en su opinión, que podrían explicar la desaparición de Madeleine McCann.

El informe, redactado el 5 de febrero por los investigadores, concluye que tras el estudio de las pruebas recabadas hasta ese momento, la policía creía que Madeleine había sido secuestrada o había muerto, bien de forma accidental o deliberadamente, y continua dando razones detalladas del porqué se ha llegado a esta conclusión.

La posibilidad del secuestro está tomada de la prueba incluida en la declaración realizada por Kate que describe que la ventana del apartamento estaba abierta y que no lo estaban con anterioridad.

El testimonio dado por Jane Tanner también es tenido en cuenta así como su declaración describiendo un individuo portando un niño en brazos a las 9h15 que encaja con esta teoría. El archivo policial revela que la explicación alternativa para la desaparición de Madeleine es que muriera en el apartamento y que su cuerpo fue retirado con posterioridad.

El resumen afirma que el perro especializado británico, Eddie, detectó el olor de un cuerpo muerto en el apartamento cerca de la ventana y detrás del sofá. El perro también detectó señales de un cadáver en el Renault alquilado por los McCann así como en otras zonas circundantes al apartamento utilizado por los McCann. Keela, el perro utilizado para detectar olor a sangre humana, se informa en el expediente que encontró olor a sangre en la sala de estar del apartamento, añadiendo a las sospechas de la policía que Madeleine murió en el apartamento.

En ningún punto del sumario se acusa específicamente a nadie de matar o secuestrar a Madeleine.

En julio de 2007 Mark Harrison MBE de la Agencia Nacional de Mejora Policial (NIPIA) realizó un informe para la policía portuguesa afirmando que en su opinión: “La policía se había concentrado en encontrar a Madeleine viva, y que era hora de empezar a considerar otras opciones así como la posibilidad de que hubiese sido asesinada y su cuerpo escondido.”

Mark Harrison evaluó la investigación entre mayo y julio y recomendó las áreas que deberían ser investigadas nuevamente utilizando perros que podían detectar sangre y cadáveres.

Los McCann han rebatido los informes del archivo policial y han instado a que se continúe con la búsqueda de su hija. Gerry McCann dijo a la prensa: “El contenido de esos archivos han sido ampliamente difundidos. Le habrá quedado claro a todo el mundo que no hay absolutamente ninguna prueba que sugiera que Madeleine haya sufrido ningún daño serio, nosotros creemos firmemente que Madeleine está ahí fuera y que puede ser encontrada.”

Entre tanto, se ha revelado que los McCann han contratado un nuevo equipo de detectives para ayudarlos en la búsqueda de su hija. La firma americana, de la que no se ha facilitado el nombre, se dice que está compuesta por ex miembros del FBI y CIA.

Clarence Mitchell confirmó: “Es correcto que un firma internacional de investigadores ha sido contratado. No puedo decir nada sobre ellos por la naturaleza encubierta de su trabajo.”

Método 3, la agencia española de investigadores privados utilizada por los McCann, todavía están implicados en el caso pero están siguiendo las pistas llegadas de España y el norte de África mientras que el nuevo equipo está siguiendo las pistas internacionales.

© Traducción de Mercedes