martes, 28 de octubre de 2008

Caso Madeleine McCann - Maddie y el esoterismo: ¿medios o fines?


Câmara de Comuns

Lunes, 27 de Outubro de 2008

Antes de nada, debo confesar que dudé bastante en publicar este post. En primer lugar porque muchos blogueros ya lo han hecho, con la acuidad que el tema merece, y, después, también, porque estaba seguro de que debiera defender Damas que dejan utilizar su nombre en vano en la prensa, sin ningún reparo, lo que dejará, seguramente, espacio para todas las interpretaciones que se quieran dar.

¿De qué hablo? De la noticia, en exclusiva, y en portada, que el Sunday Express publicó el pasado día 19 de octubre: “Médium del FBI presentan nuevo sospechoso en el caso Maddy”. La noticia es contada, como se puede verificar, en dos páginas, donde surge un nuevo “retrato robot” de un nuevo sospechoso y la fotografía de dos, supuestos, detectives-médium del FBI y de una clarividente. De forma sutil, una pequeña caja anuncia, al lado de la citada foto, una petición de disculpas a los Tapas Siete, en particular a los Doctores Russell O’Brien y Jane Tanner, por haber informado que podrían, también, ser constituidos arguidos del proceso, habiendo informado que el primero habría ayudado a ocultar algunos hechos relevantes. En esta petición pública de disculpas, el periódico también informa que ha acordado el pago de sustanciosas indemnizaciones que, garantizan, los lesionados van a donar al fondo FindMaddie. ¿Coincidencia? No lo creo.

Los citados detectives-médium del FBI habrían, supuestamente a través de los relatos de una vidente, confeccionado un nuevo “retrato robot” de un hombre sospechoso de haber raptado, asesinado y enterrado a Maddie. Los investigadores paranormales habrían pasado una semana en Portugal, donde recogieron los datos que, supuestamente, permitirían llegar a estas conclusiones para presentarlas en un programa de la televisión americana. Dicen, también, haber puesto en conocimiento de la Policía y de los investigadores privados de Kate y Gerry, los cuales dicen estar esperando las imágenes del programa para evaluar las pruebas.

Ahora bien, vamos al primer punto. Si buscamos en la página Web de la conocida agencia de investigación, FBI, no encontramos ninguno de los nombre citados en el Sunday Express, ni, tampoco, ninguna referencia a la utilización de métodos de investigación, paranormales. Preguntémonos, entonces: ¿el FBI tiene conocimiento de esta y otras noticias que utilizan su Buen nombre como argumento de autoridad para sustentar tesis no oficiales (recordemos, por ejemplo, de la, también supuesta, dibujante forense de los “retrato robot”, aunque estos fueran relatados por personas reales y no por cualquier entidad paranormal)? ¿Y lo permite? ¿O los citados detectives usan abusivamente las siglas FBI? ¿O no pasa de ser “libertad de prensa”? A mi entender, estas cuestiones deberían ser clarificadas para que no quede ninguna duda sobre personas y métodos.

La segunda pregunta que levanto es respecto a la propia investigación paranormal. Debo decir, antes de nada, que no tengo nada contra ningún tipo de conocimiento, por muy esotérico o exotérico que sea. No poseo ningún conocimiento, eso si, de algunas líneas de investigación científica sobre los llamados fenómenos paranormales y sobre los autores de estos fenómenos, concretamente en el campo de la Neurociencia y de la Antropología Cultural. Pero existe algo que me choca en buena parte de los abordajes de los, llamados, videntes, paranormales, médium, u otros adjetivos pseudo profesionales: el inmoral sentido de la oportunidad para generar expectativas y coincidencias a post hoc. Al final retienen un conjunto razonable de información sobre un determinado fenómeno, muchas personas tienen el arte de eludir otras con su pseudo sentido premonitorio. Por otra parte, es extraño cómo la mayor parte de estos paranormales solo consigue tener sus visiones y realizar sus trabajos en casos que, de algún modo, consigan obtener algún tipo de retribución (por lo menos notoriedad). Desde esta perspectiva, ¿por qué no habrá descubierto este equipo de detectives paranormales algo en relación a los millares de casos de incógnitas en las desapariciones de niños? Y, finalmente, ¿por qué nunca explican los métodos que utilizan para demostrar las pruebas que solamente ellos consiguen ver y, por eso, dicen que son videntes?

La tercera pregunta, y si no fuera por la gravedad de la situación, podría ser irónicamente tildada como de irrisoria, es respecto al hecho de que una visión de un médium cualquiera pueda generar un “retrato robot”. Sé que el relato de Jane Tanner ha sido evaluado como poco creíble, pero, aun así...

El hecho de que si nosotros comparamos el, citado, “retrato robot”, confeccionado con metodologías perfectamente increíbles, con algunas fotos del Dr. Gerald McCann encontramos notables parecidos. Un análisis comparativo superficial de las proporciones y de la asimetría facial (en particular la observada en la cavidad ocular derecha), los cánones antropométricos, del retrato robot sugiere un nivel de concordancia muchísimo mayor con las referidas medidas para el rostro de Gerry McCann que con el rostro del Presidente de la República Egipcia. Conclusión semejante, debo recordar, puede ser realizada sobre el “retrato robot” publicado por Clarence Mitchell, cuando se comparó es producción, dicha, forense con la fotografía del Señor Joaquim Agostinho o con la cara de Kate McCann. Tales datos no quieren decir que esas producciones son, naturalmente, inconsistentes y nada aportan al caso Maddie, salvo confusión.

Pero, como no fuera suficiente l(a)normalidad referida en el Sunday Express del pasado 19 de octubre, The Sun, al día siguiente (20 de octubre) publica un cuarto de página con una premonición de Kate McCann relativa a las fatídicas vacaciones de mayo de 2007. El matrimonio Payne se presenta, esta vez, como garantía de que esta premonición es una premonición y no una gestión de coincidencia a post hoc. Ambos aseguran que Kate tenía un mal presentimiento en relación a las vacaciones y que llegó incluso a pensar en no realizarlas. Pero, además de esto, se hacen, innecesarias y demostrativas, referencias al consecuente mal estado emocional de Kate y Gerry y se reafirma la idea de que tal premonición fue transmitida a la policía portuguesa. Esperemos que esto esté descrito en el proceso. En caso de que no, tendremos una falta grave más para apuntar a nuestra PJ. ¡Paciencia! No todos pueden funcionar como se fantasea que funciona el FBI.

Entiendo que los periódicos quieran vender papel. Entiendo que los periódicos aprovechen noticias folklóricas para dar una en el clavo y otra en la herradura, ya que consiguen un óptimo Marketing Relacional (en el caso de presentar peticiones públicas de disculpa para informar que su contribución pecuniaria irá a parar al fondo FindMadeleine). Que algunos personajes quieran vender shows televisivos de discutible gusto estético, tampoco me parece suficientemente perturbador. Que el FBI no haga nada públicamente para desmentir la relación con detectives médium ya me preocupa un poco más. Pero, aprovechando la bolea, el uso de un argumento esotérico en una noticia que implica a la familia de una niña que una edición del Metro (británico) asumió como muerta, en el seno de una indemnización ya citada en este texto, es de una falta de sensibilidad perfectamente incalificable.

Confieso que Halloween es el tipo de fiesta popular que nunca me sedujo. Pero, asumiendo que existen personas que gustan de este tipo de fiesta, se puede sugerir que salten con otra cosa.

Publicado por Paulo Sargento a las 23:39

Traducción de Mercedes