lunes, 25 de octubre de 2010

Caso Madeleine McCann - Caso Maddie: el policía recobró la palabra


25 de octubre de 2010

A raíz de las numerosas peripecias que siguieron a la desaparición de Madeleine McCann, en mayo de 2007, en Portugal, al director de la investigación, el Comisario Gonçalo Amaral, le mandaron callarse. Y su libro, que recoge los pormenores de sus investigaciones, fue retirado de la venta por orden judicial.

Un éxito de ventas en Portugal, en el que Amaral estima que la policía judicial se vio obstaculizada en su investigación por el comportamiento de los padres de la niña. Y emite la hipótesis de una muerte accidental como consecuencia de una falta de vigilancia o incluso por mal uso de somníferos. Entonces, el matrimonio McCann habría escondido el cuerpo de su hija para eludir sus responsabilidades. Lanzando, intencionadamente a los investigadores sobre la pista de un secuestro. Sin aportar pruebas formales, el policía teje a través de las páginas todo un conjunto de presunciones. Unos elementos perturbadores.

La reciente decisión del Tribunal de Apelación ha ido en contra de la primera decisión. Dice que "el contenido del libro no violaba ninguno de los derechos fundamentales de los McCann" y que la prohibición que sufrió (el libro) vulneraba la libertad de expresión garantizada tanto por el Convenio Europeo de los derechos humanos como por la Constitución portuguesa. Y que no podía haber una violación de la intimidad de los McCann, teniendo en cuenta que ellos utilizaron ampliamente los medios de comunicación y proporcionaron informaciones privadas a la prensa: "Ellos son los que voluntariamente aceptaron limitar su derecho a la intimidad”.




Amaral, pues, ha recobrado el derecho a hablar y a defenderse. Sin embargo, todavía debe enfrentarse a otros dos juicios. En efecto, aún es objeto de una demanda por difamación por parte del matrimonio McCann, que le reclaman 1.200.000 euros en concepto de daños y prejuicios, y de una denuncia por violación de “secreto de justicia”.

Y su libro, “Maddie, la verdad de la mentira”, publicado en Francia por la editorial Bourin, volverá a los estantes de las librerías. Del mismo modo, ha sido levantada la censura que afectó al documental basado en el caso. Que, por otra parte, podría ser transmitido por una cadena de televisión francesa.

Mientras tanto, seguimos sin saber qué pasó con la pequeña Maddie. Recientemente, un inglés, ya condenado por pedofilia, y que había figurado entre los sospechosos, habría hecho confidencias antes de morir. En una carta dirigida a su hijo, él afirmaría que la niña fue escogida a través de una fotografía, por los clientes de una “banda de adopción ilegal”. Una historia más bien tortuosa, en la que se precipitaron los detectives privados pagados por el fondo de apoyo creado por los McCann.

En su presentación, Amaral carga contra los padres de la niña, pero uno también puede preguntarse acerca de cómo comenzó esta investigación. Y sobre todo (pero siempre es fácil hacerlo después de los hechos) acerca de la lentitud para poner en marcha una alerta generalizada... En circunstancias similares, nosotros, en Francia, ¿habríamos activado el plan de "Alerta secuestro"?

En un intento de armonizar los procedimientos, cuando se produce un hecho semejante, se está estudiando un plan a nivel europeo. El mes pasado, fue llevado a cabo un ejercicio entre Francia, Gran Bretaña y Bélgica partiendo del escenario siguiente: una niña ha sido secuestrada en Gran Bretaña por un hombre solo. Todo indica que se ha trasladado a Francia con su víctima y luego a Bélgica. El resultado fue mediano: la colaboración entre los diferentes servicios es buena, pero los medios de comunicación debe ser mejorados. Esta prevista la creación de una página extranet.

En nuestro país, cuando ha sido activado, este plan ha demostrado su eficacia. La principal dificultad radica en la toma de decisiones: ¿se cumplen los criterios para lanzar la alerta? Por poner un ejemplo, cuando desapareció el pequeño Anthony, en septiembre de 2008, el Plan de Alerta Secuestro ¿debería haber sido puesto en marcha? Con el tiempo, podemos pensar que sí, ya que todavía no sabemos qué pasó con el niño...

Hay casos criminales que marcan más que otros. La desaparición de la pequeña Maddie es uno de ellos. Y 26 años después, el misterio sobre el asesinato del pequeño Grégory sigue arraigado en la mente de las personas. Mientras que hay otros que se nos olvidan.

Traducción de Mila.

Par hacer comentarios: Aquí