lunes, 8 de noviembre de 2010

Caso Madeleine McCann - ¿Cuánto tiempo tienen que sufrir Kate y Gerry McCann?


Hace más de tres años Madeleine McCann desapareció de un apartamento en un pueblo costero portugués. Madeleine tenía tres años y 11 meses. Ahora lleva desaparecida durante casi ese mismo tiempo.

Desapareció la noche del jueves 3 de mayo (2007). Yo llegué a Praia da Luz al día siguiente. Estaba seguro que la iban a encontrar y que estaría de vuelta en Reino Unido antes de que acabara el fin de semana. Ahora sé lo equivocado estaba.

Hay tantas cosas fáciles en retrospectiva. Hoy puedo decir con seguridad que la búsqueda policial por Madeleine fue totalmente insuficiente/inadecuada. Uno de los detectives lo admitió en un artículo publicado este fin de semana. No vi a policías buscando en los apartamentos de la zona ni una sola vez.

Miro atrás a la cobertura mediática de los hechos que se desarrollaron con profunda decepción. Buenos periodistas bajo presión de Londres se arriesgaron demasiado con la verdad. En conjunto, desde mi honesto punto de vista, perdimos nuestro equilibrio. Algunos periodistas perdieron la cabeza.

En el centro de todo esto estaban dos padres que no tenía ni idea de cómo manejar tal presión. La última vez que vi a Kate y Gerry McCann fue en una rueda de prensa hace más o menos un año. Parecían tan traumatizados como la primera vez que los vi – tal vez incluso más. El sufrimiento que están soportando es inimaginable.



Y sin embargo, sigue habiendo un grupo de individuos que utilizan internet para atacar a estos pobres padres. Oigo de ellos todo el tiempo vía Twitter. Me exigen que investigue esto o aquello “si no lo haces no eres reportero” me informó uno recientemente. Después de una noticia producida por NBC News durante el fin de semana fui objeto de un torrente de mensajes abusivos – uno sospecha que están coordinando sus ataques para que sean más efectivos.

Incluso hubo un individuo enfermizo que creó un cuenta de Twitter pretendiendo ser Madeleine y entonces “twitteó” sobre donde estaba. Gracias a dios, la cuenta fue cerrada rápidamente.

Estas personas dicen que son “buscadores de la verdad”. No lo son. Lo que escriben es solo dañino, obsesivo y vicioso. No son periodistas, ni siquiera activistas, representan lo peor de la psique humana desatada en la red.

Personas que leen este blog sabrán que entiendo la libertad de expresión como fundamental. Y me encanta Twitter y Facebook porque hacen ponen la libertad de expresión al alcance de cualquier con un ordenador. Pero vemos ahora constantes ejemplos de esa libertad de expresión siendo utilizada de forma irresponsable.

Así que me encuentro considerando la posibilidad de eliminar a estas personas, “bloqueándolos” en la terminología de Twitter. ¿Es esto lo adecuado? Creo que podría serlo.

Después de este artículo me enviarán abuso y virulencia en la Web. Por supuesto puedo enfrentarme a eso. Pero ¿por qué deberían dos padres que han sufrido tanto continuar padeciendo esta campaña infundada contra ellos? Los implicados afirman que creen en la “verdad” aunque ignoran cualquier evidencia que no encaje con su teoría de la conspiración. Afirman querer a los niños, aunque ignoran el efecto que su “campaña” pueda tener sobre los gemelos de Kate y Gerry McCann mientras crecen y comienzan a comprender tantas cosas.

Me preocupa que al permitirles comunicarse conmigo, con mi participación activa con ellos, los estoy alentando. Tal vez es hora de que en mi propio pequeño modo diga “basta”, me gustaría saber lo que opina. Por favor envíenme sus puntos de vista (irónicamente) al Twitter o Facebook.

Traducción de Mercedes