martes, 16 de noviembre de 2010

Caso Madeleine McCann: ¿Quién vive a costa de quién?

Maddie: ¿Quién vive a costa de quién?

Paulo Sargento

16 noviembre 2010

No fue una sorpresa cuando recibí la noticia de que el matrimonio McCann iba a lanzar un libro sobre su propia hija, Madeleine Beth McCann. De inmediato, pensé en algo que la Ilma. Abogada que los representa siempre acentuó en relación a Gonçalo Amaral: la idea de que el ex inspector de la Policía Judiciaria estaría viviendo a costa de la desgracia ajena, por haber escrito un libro sobre el caso Maddie, caso que, que por otra parte, había coordinado hasta el 2 de octubre de 2007. En ese momento, también me pregunté: ¿será que la Doña Isabel Duarte representa al matrimonio McCann pro bonum? Es que estas cuestiones son muy relevantes, ya que la referencia, directa o indirecta, al vil metal tiene, frecuentemente, ha venido a colación cuando se toca el asunto “Maddie”.

El matrimonio McCann podría haber defendido su imagen y su buen nombre interponiendo un proceso-criminal contra el ex inspector Gonçalo Amaral, teniendo como base un presupuesto de difamación, por ejemplo. ¿Por qué razón no lo hace? Probablemente, porque tal proceso tendría una consecuencia evidente: la reapertura del caso “Maddie”. Siendo así, se buscó otra vertiente que tendría dos ventajas para el matrimonio: una providencia cautelar al libro “La Verdad de la Mentira”. ¿Qué ventajas serían esas? Silenciar a Gonçalo Amaral y los medios de comunicación que se interesaban por el matrimonio (aunque estos no estuviesen afectados por la prohibición a la fueron sujetos Gonçalo Amaral, TVI y Valentim de Carvalho) y obtener indemnizaciones que mantuvieran el Fond FindMadeleine que, a pesar de todo, iría manteniendo el día a día del matrimonio y su familia. Sin embargo, si en el primer caso, incomprensiblemente, tuvieron algún éxito, en el segundo ya no pasó lo mismo. El matrimonio McCann había pensado en una indemnización, basándose en los cálculos de la venta del libro “La Verdad de la Mentira” y los royalties del DVD editado por Valentim de Carvalho, que solo alguien que no conoce el funcionamiento de las editoriales y los beneficios de ventas en Portugal podría pensar. Ni siquiera un tercio de lo que pensaron se aproximaría a la realidad, desgraciadamente para la pareja.



Gerry McCann ha señalado que el Fondo se encuentra sin dinero y que es necesario buscar más fondos para continuar la búsqueda de Maddie. Sin embargo, cuando nos fijamos en las cuentas del Fondo vemos que apenas una reducidísima parte del dinero ha sido empleado en actividades relacionadas con la, supuesta, búsqueda de la pequeña Madeleine. Además, Gerry McCann insiste en esta estrategia, llegando incluso a comercializar “productos Maddie”, en su propio blog. Confieso que esta es, para mí, la parte más dolorosa y difícil de aceptar de su estrategia.

Ahora surge el libro. Surge el libro porque, en la desesperanza de una decisión desfavorable en el Tribunal de Apelaciones, tiene que existir un plan B. Pero, los planes solo tienen un objetivo: ¡conseguir dinero! ¿QUIÉN VIVE A COSTA DE QUIÉN? ¿QUIÉN SE PREOCUPA DE SABER QUÉ LE SUCEDIÓ A MADDIE?

Una cosa es cierta: el matrimonio McCann no quiere la reapertura del proceso. Si la quisieran harían una de tres cosas: interpondrían un proceso-criminal contra Gonçalo Amaral y, si lo ganasen, un proceso civil requiriendo la indemnización; participarían en una reconstitución, aunque saben que Gonçalo Amaral fue el ÚNICO en Portugal en probar un homicidio sin cuerpo, a través de la reconstitución; o, simplemente, Kate McCann accedería a responder las 48 preguntas que, se negó a contestar, en la sala de interrogatorios , incluso asumiendo que esto iba a perjudicar seriamente a la investigación.

Paulo Sargento

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí