sábado, 6 de septiembre de 2008

Caso Madeleine McCann - Entrevista Kate y Gerry McCann - Expresso

Expresso (Edición impresa)

"Gonçalo Amaral es una vergüenza"



Caso Maddie: En su primera entrevista desde que dejaron de ser sospechosos de la desaparición de su hija, Kate y Gerry McCann hablaron sobre el relanzamiento de la investigación, su temor cuando dejaron Portugal y la inquebrantable certeza de que Madeleine fue secuestrada.
“Nada en el proceso dice que Madeleine ha muerto”

P - ¿Qué estáis haciendo actualmente para encontrar a Madeleine?
Gerry – Hemos tenido un equipo de investigadores privados trabajando con nosotros durante varios meses. Ahora que el caso ha sido archivado, es más fácil porque hemos tenido acceso al proceso. Hemos llevado a cabo nuevas entrevistas con aquellos que ya han testificado. Y hemos entrevistado a otros que nos han llamado y que nunca había hablado antes.
Kate – Como no sabíamos lo que había hecho la PJ, repetimos todo lo que nos pareció importante.

P - ¿Han ofrecido los nuevos testigos pistas sobre la desaparición?
Gerry – Algunos avistamientos, pero no es probable que nos conduzcan hasta nuestra hija. Estamos más interesados en personas que ofrezcan información creíble que pueda ser verificada a través de fotografías o de algún otro modo; personas que saben que puede estar implicado.

P - ¿Qué impresión sacaste del proceso? ¿Te chocó el contenido?
Gerry – Nos investigaron hasta el más mínimo detalle. Hay volúmenes enteros sobre nosotros. Pudimos saltarnos esos. Debe de ser información inquietante que nos ayudará a encontrar a Madeleine. 

P - ¿No crees que todo lo que se podía hacer se hizo? La investigación llegó a Polonia, Países Bajos, España, Marruecos…
Gerry – Marruecos es un buen ejemplo de lo que se hizo mal. Se informó sobre un avistamiento y se dijo que había cámaras en la gasolinera. Cuando los inspectores fueron allí, llegaron a la conclusión de que no había. La verdad es que no había ninguna en la zona de repostaje, pero si en la tienda. Cuando la PJ volvió la cinta había sido grabada nuevamente.
Kate – Es difícil describir como nos sentimos por el hecho de se han llevado a nuestra hija…

P – ¿Si Madeleine hubiera desaparecido en Inglaterra, hubieran sido las cosas diferentes / Hubiera cambiado algo?
Gerry – Si hubiera ocurrido en una ciudad británica, no tengo ninguna duda. Pero no sé si hubiese sido diferente si hubiéramos estado en un pequeño pueblo de Escocia. Claramente, la policía inglesa tiene más experiencia en secuestros, está más alertas.

P – ¿Si tenéis una pista importante relacionada con el paradero de Madeleine, se la transmitiréis a la policía portuguesa?
Gerry – Si se necesita hacer algo en Portugal, tendremos que hacerlo. No podemos ir tirando puertas abajo o deteniendo gente. Pero solo cuando creamos que no podemos avanzar más por nuestra cuenta.

P - ¿Confiáis en las autoridades portuguesas, después de haber sido considerado sospechoso?
Gerry – No nos importaría si hubiéramos sido investigados al principio, si pensaban que eso podría ayudar. ¿Pero meses después, cuando las pruebas se habían perdido? Es cuando se instala la sospecha, nunca podremos volver a probar nuestra inocencia.

P - ¿No encontró extraño que los perros encontrasen rastros de sangre en su dormitorio y en tu coche de alquiler…?
Gerry – ¡No se encontró sangre! Los indicios son inservibles si no son corroborados por la información forense. Y no lo fueron.

P – Fueron investigados 40 apartamentos y los perros solo señalaron el vuestro. Diez coches y solo reaccionaron en el vuestro.
Gerry – La fragilidad de estos perros fue probada por un estudio que fue llevado a cabo en los Estado Unidos, en el caso de un hombre que había sido acusado de asesinato. Tenían diez habitaciones, en cada habitación se colocaron cuatro cajas, que contenían vegetales, huesos, desperdicios. Algunas contenían restos humanos. Se quedaron allí durante diez horas. Ocho horas después de que las cajas fueran retiradas, entraron los perros. Y los perros fallaron dos tercios de los intentos. Imagínate la fiabilidad cuando estos perros analizan un apartamento tres meses después de la desaparición de la niña. (Inciso: Una demostración alternativa a este punto: Nose for Crime)

P - ¿Os sorprendió cuando os nombraron arguidos?
Kate – No fue una sorpresa después que los medios estuvieran diciendo durante semanas que éramos sospechosos. Y ahí tenemos que preguntarnos porqué la información que alcanzó los medios estaba desvirtuada. ¿Por qué dijeron los periódicos que fue encontrada sangre en el apartamento cuando el informe de la policía no confirma eso? ¿Por qué se dijo que el ADN encontrado en el coche tenía una correspondencia del 100% con el de Madeleine?
Gerry – Por una parte, nos hubiese gustado ser acusados para que pudiéramos defendernos abiertamente. Ahora, leyendo el proceso, no hay pruebas que justifiquen las sospechas, aparte de la intervención de los perros. Nunca existió una explicación fundamentada. Y el interrogatorio: “¿Qué le pasó a Madeleine? ¿Cómo te deshiciste de ella? ¿Quién te ayudo? ¿Dónde la dejaste? ¡Todo imaginaciones! Si hubiesen encontrado ADN - ¿y qué? ¿Y si Madeleine se hubiese hecho daño en el interior del apartamento – por qué sería culpa nuestra?

P - ¿Investigáis la información que apunta hacia la muerte de Madeleine?
Kate – Queremos encontrarla viva, pero si está muerta queremos saberlo.

P - ¿Todavía creéis que está viva?
Kate – Hay muchas posibilidades de que ella esté viva, ¿No? No hay nada en el proceso que indique que le haya ocurrido nada malo…

P - Pero no hay indicios de que haya sido secuestrada tampoco
Gerry – Nosotros creemos firmemente que fue secuestrada por un hombre, minutos después de que yo fuera a verla al dormitorio. Hay dos testigos independientes que vieron una niña de alrededor de cuatro años siendo transportada aquella noche. Nuestra amiga Jane Tanner y también la familia Smith.

P – La PJ desacredita el testimonio de Jane Tanner. Dicen que cuando ella vio al hombre con la niña, tú (Gerry) estabas charlando cerca y que era imposible que no la hubieras visto también…
Gerry – No la vi porque estaba de espaldas a ese lugar cuando ella pasó. Estaba hablando con un amigo. Y también hay una pareja con hijos que vieron a un hombre transportando una niña con un pijama similar al de Madeleine, pelo rubio, y de la misma edad.

P – Más adelante, esa familia declaró que el hombre que habían visto era Gerry…
Gerry – A esa hora yo estaba en el restaurante. El hecho de que nos convirtiéramos en sospechosos probablemente influyó en el testimonio del Sr. Smith.

P - ¿Fue una coincidencia que fuerais nombrados arguidos un día y volvierais a casa al día siguiente?
Gerry – Nos interrogaron ese día porque la PJ conocía la fecha de nuestro regreso.

P - ¿Tuvisteis miedo de ser detenidos?
Kate – Por supuesto. Hubo un momento en que no sabíamos muy bien lo que iba a pasar.
Gerry – Por la información de los periódicos, por supuesto que teníamos miedo. Era muy aterrador.

P – Estando en Inglaterra, no podrías ser extraditados.
Gerry – Preguntamos al inspector que estaba al frente del caso si tenía alguna objeción: la contestación fue no. Pero es obvio que teníamos miedo de que la gente pudiera pensar que nos estábamos escapando, pero era mejor no estar en Portugal en ese momento.

P - ¿Por qué?
Kate – Por el entorno hostil. Ni siquiera podíamos salir de casa.

P - ¿Por qué rehusó Kate contestar las preguntas durante su interrogatorio, sin embargo Gerry aceptó aclararlas al día siguiente?
Kate – Fui aconsejada por mi abogado portugués que no contestara.
Gerry – Recibí el mismo consejo pero decidí desobedecer. Mi plan era permanecer en silencio, pero la primera pregunta fue: ¿estás implicado en la desaparición de tu hija? Era una tontería y decidí contestar. De ahí en adelante, las contesté todas.

P - ¿Por qué no autorizaste a la policía que viera los mensajes que enviaste y recibiste en el teléfono móvil la víspera de la desaparición de Maddie?
Gerry – Nadie me pidió ver mis mensajes. El día anterior o el mismo día de la desaparición no recibí o envié 16 mensajes. Apenas escribí un mensaje de texto. Recibí tres o cuatro llamadas y dos eran del trabajo. Después de la desaparición recibí cientos. Y cuando la policía me pidió el registro, les dije que se lo pidieran a mi proveedor. Mi teléfono solo registra las últimas diez.

P – El inspector jefe del caso, Tavares de Almeida, escribió un informe donde dice que tus amigos mintieron para salvaros, que Maddie murió en la sala de estar, y que tú escondiste el cuerpo.
Gerry - ¿Qué podemos decir? Tendrás que preguntarle al jefe de policía porqué escribió eso, porqué nos vieron como sospechosos.

P – La mayor parte de los delitos donde la víctima es un niño son cometidos por los padres.
Gerry – No en el caso de niños secuestrados. Y este es un caso de una niña secuestrada. Es un caso excepcional.

P – Cuando el fiscal archivó el caso, dijo que la investigación podía ser reabierta si aparecían nuevas pistas. ¿Crees que eso es posible?
Kate - ¡Por supuesto! Podría pasar en cualquier momento. Todo lo que se necesita es que una persona haga una llamada que hace mucho esperamos. Sabemos que fue secuestrada en Portugal y creemos vehementemente que alguien sabe o sospecha algo.
“La conducta del Sr. Amaral es una vergüenza”
No han leído el libro que es líder de venta en Portugal. Y no pierden el tiempo con el autor y ex inspector de la PJ

P – El ex inspector Gonçalo Amaral está convencido de vuestra implicación en la desaparición de Madeleine. ¿Habéis leído “La Verdad de la Mentira”, el libro que escribió?
Kate and Gerry – No.
Kate - ¿Por qué tendría que hacerlo?
Gerry – No aprenderé nada con su lectura.

P – Ha sido un éxito en Portugal.
Gerry - ¿Ah sí? ¿Cuántas copias ha vendido?
P – Aproximadamente 200 mil. La semana que viene, se edita en España.
Gerry – Eso podría llamarse enriquecimiento ilícito.

P – Vuestros abogados ingleses ya han traducido una copia y están analizándola. ¿Pretendéis demandar a Gonçalo Amaral?
Gerry – En este momento estamos centrados en lo que podemos hacer para encontrar a Madeleine y no en demandar a nadie.
Kate – Todo lo que voy a decir sobre esto –porque no voy a perder ningún tiempo en el Sr. Amaral- es que como profesional y como persona su conducta ha sido vergonzosa.

P - ¿No tenéis curiosidad por conocer lo que dice el libro?
Kate - ¿Para qué? No debe de ser más que un motón de mierda. Así que es secundario… Estoy segura que no ayudará a encontrar a nuestra hija. Mi consuelo es que en la cubierta la llama Maddie, el nombre que han inventado los medios. Nosotros nunca la hemos llamado así.

P – Pero sabes que la teoría que Gonçalo Amaral defiende es que: Madeleine murió accidentalmente en el apartamento del Ocean Club y que vosotros conciliasteis el cuerpo.
Gerry – Es realmente una pérdida de tiempo. Y necesitamos todo el tiempo que tenemos para analizar los documentos de la investigación, que contienen mucha información que no conocíamos.
Kate – Solo tienes cruzar, vagamente, su teoría con el proceso para entender que los hechos sobre los que él informa no son correctos.

P – Hay una teoría que defiende que el coordinador fue destituido de la investigación debido a la presión política británica.
Gerry - ¿Quién lo despidió?

P – El director nacional de la PJ
Gerry – Entonces tendrás que preguntarle a él si fue presionado. O si Gordon Brown discutió sobre el caso con él. Seguramente no lo hizo.

P – Él también dimitió. Fundamentalmente debido a este proceso.
Gerry – Eso no es lo que me han dicho a mí. Aparentemente él tenía una visión personal de la policía que era distinta a la mantenida por el Ministro de Justicia.

P – En el análisis final, ambos dejaron la PJ porque la investigación había fracasado.
Gerry – Eso no es culpa nuestra. Yo no critico a las autoridades de no intentar encontrar a Madeleine. Ya no importa. Ahora todo lo que importa es que estamos haciendo todo para intentar encontrarla, con nuestros propios métodos.

P - ¿Llegasteis a conocer a Gonçalo Amaral?
Kate – La pregunta sería en el otro sentido: ¿llegó a conocernos él a nosotros?

Hay fotografías de ella por toda la casa

Gerry ha regresado a su trabajo como cardiólogo. Kate no ha ejercido la medicina otra vez. Los gemelos Sean y Amelie llenan sus días como madre.

P - ¿Cómo ha cambiado vuestras vidas con la desaparición de Madeleine?
Gerry – Independientemente de lo que pasó, nunca será igual. Si hablas con otros padres de niños secuestrados, ellos también mencionan esta vida paralela en la que hemos entrado. Sean y Amelie., siendo tan pequeños, nos obligan a introducir una cierta normalidad en nuestras vidas, para hacer que su vida sea normal. Y son ellos lo que, de momento, la hacen normal para nosotros. Pero nunca será normal para nosotros. Ellos tienen tres años y medio, y son muy, muy felices.

P - ¿Les habéis explicado a los gemelos lo que le pasó a su hermana?
Kate – Ellos perciben perfectamente la ausencia de Madeleine. No tengo ninguna duda sobre esto. Pero no conocen los detalles. Ellos saben que ha desaparecido y que la estamos buscando.
Gerry – Fuimos aconsejados sobre lo que debíamos decirles, cómo cuándo. Una explicación más detallada se guarda para más adelante. Nos damos cuenta que ellos echan de menos a su hermana mayor. Ellos saben que el que no esté con nosotros no es algo bueno, y ellos desean que ella vuelva.

P - ¿Cómo mantenéis a Madeleine presente en vuestras vidas?
Kate – Hay fotografías de ella por toda la casa. Y hablamos sobre ella con los gemelos todos los días – es una parte importante de nuestras vidas. Sean y Amelie. hablando sobre ella y todavía la incluyen en sus juegos… Si reciben caramelos, dicen “Vamos a guardar uno para Madeleine”. O “Cuando venga a casa le daré esto o aquello”. Es alentador y hace que nuestros días sean menos difíciles.

P – ¿Temisteis perder la custodia sobre Sean y Amelie. porque vuestro comportamiento fue considerado negligente?
Gerry – No somos negligentes, hicimos lo que cualquier padre razonable hubiera hecho. Pero lamentamos profundamente lo que pasó, porque en nuestros actos, alguien vio una oportunidad de llevarse a Madeleine. Soy una persona optimista. Nunca pensé que algo así podría suceder.

P - ¿Habéis cambiado el modo en que os relacionáis con Sean y Amelie?
Gerry – Somos más protectores y menos confiados. Nunca hemos dejado a nuestros hijos solos de nuevo y muchas familias no lo harán más por nosotros.
Kate – Ahora pensamos sobre todo lo que puede pasar, sobre predadores, secuestradores. Ni siquiera los dejamos apartarse de nosotros en el centro comercial.

€1.200.000

Los McCann dicen que el fondo ha gastado 1.2 millones de euros en la investigación privada. Pero la recompensa de 3 millones de € todavía se mantiene.

P - ¿Cuánto os habéis gastado en la investigación privada hasta el momento?
Gerry – Aproximadamente un millón de libras, durante los últimos diez meses, pagados con dinero del fondo FindMadeleine. Una suma sustancial también fue gastada en nuestra defensa, pero dos benefactores han cubierto esos gastos, lo que significa que el fondo solo ha sido utilizado para la búsqueda de nuestra hija.

P - ¿Mantenéis la oferta de los 2.5 millones de libras para cualquiera que encuentre a Madeleine?
Gerry – Nosotros no controlamos esa recompensa, pero todo me hace creer que todavía está en pie. Y que también habrá dinero disponible para cualquiera que aporte información creíble.
Kate – Es mucho dinero, pero no podemos poner límites, un niño no tiene precio. Pagaremos lo que sea necesario.

P - ¿Todavía hay dinero en el fondo?
Gerry – Todavía hay algo de dinero. Recientemente, un periódico británico (El Grupo Express) nos pagó una indemnización de 550 mil libras, que revirtieron en el fondo. Eso ha tenido un impacto importante. Y todavía hay donaciones, gente que envía dinero directamente.

P – Pero menos que al principio, antes de que fuéseis nombrados arguidos.
Gerry - ¡Por supuesto! Aquellos que tenían dudas dejaron de contribuir. Muchos nos escribieron pidiendo nuestro perdón porque creían en nuestra culpabilidad. Sabemos que tenemos que hacer un esfuerzo para que la gente sepa que no hay pruebas de que Madeleine esté muerta y que no estamos implicados en la desaparición.

Otros temas

Perros – “Hemos leído todo lo que hemos encontrado sobre estos perros que detectan cadáveres. Fue debido a ellos que nos convirtiéramos en sospechosos”

Pistas – “Los avistamientos continúan. Desde mayo hemos recibido mil llamadas y un número similar de e-mails, algunos con información relevante.

Exposición mediática – “Aparecer en los medios nunca fue bueno. Lo hicimos para publicitar la cara de Madeleine y encontrarla. Hemos fracasado”

Antecedentes

Detalles sobre la conversación de dos horas

Kate y Gerry son diferentes. Más relajados, o conformistas. Es difícil de decir. “Los gemelos nos obligan a mantener una cierta normalidad”, explica la madre. Hace 16 meses y el misterio de la desaparición de Madeleine McCann permanece sin resolver.

Los padres han sido víctimas de una tragedia y sospechosos de un terrible crimen. El proceso fue archivado, pero ellos son juzgados todos los días. Gerry está de acuerdo: “Desde el momento en que se instaló la sospecha, nunca hemos podido probar nuestra inocencia”.

Esta es la primera entrevista desde que el proceso fue archivado, el 21 de julio. Se graba en Rothley, un pequeño pueblo del Midland Británico donde nadie sospecha sobre la culpabilidad de los McCann. Mucho menos el dueño del Hotel Court House, que está instalado en una edificación medieval y donde se lleva a cabo la entrevista, a última hora de la tarde del lunes. Hay té con leche y galletas. No hay guión ni preguntas prohibidas.

En casi dos horas de entrevista, Kate y Gerry, afirman claramente que la intención que los lleva a conceder la entrevista “Creemos que en Portugal alguien sabe algo sobre Madeleine, que ahí es donde está la solución sobre las mentiras en la desaparición de nuestra hija”. Y quieren que esa persona, sea una o varias, sepan que ellos lo están buscando, que garantizan el anonimato y que incluso le darán 2.5 millones de libras si él les dice donde está Madeleine. Todos los días, en su bonita casa británica de ladrillos, estudian un poco más sobre el proceso de la investigación de la PJ, que ellos personalmente consultan ya que ha sido traducida. Ellos no entienden “nada” de portugués. Desde la primera lectura se vieron reforzada su esperanza de encontrar a Maddie viva. Nada les dice que ella está muerta. Los volúmenes sobre ellos mismos, del momento cuando fueron nombrados arguidos, han sido apartados. “No tenemos intención de leerlos”. Les recuerdan los días en que tenían miedo de ser detenidos en Portugal, acusados por la muerte de Madeleine.

Articulo por: Raquel Moleiro and Rui Gustavo

© Transcripción y traducción de Mercedes