miércoles, 20 de octubre de 2010

Caso Madeleine McCann - Versión británica de la revocación de la prohibición

Ayer sobre las 13h00 hora británica se hizo pública la noticia que el Tribunal de Apelaciones de Lisboa había revocado la medida cautelar impuesta a Gonçalo Amaral, su libro “Maddie: La Verdad de la Mentira” y el vídeo basado en el mismo. En cuestión de horas los principales medios de comunicación de TODOS los países se hacían eco de la noticia, todos excepto los británicos.

Resulta, cuanto menos, paradójico que esos mismos medios que hacían oídos sordos a tan singular noticia, son los mismos que enviaron a sus mejores “reporteros” y medios técnicos a Lisboa para presenciar en directo la audiencia que tuvo lugar en enero y febrero de este mismo año. Esos mismos medios que anunciaron a bombo y platillo “en directo” que la Sra. jueza había ratificado la medida cautelar que restringía los derechos de un ciudadano. Por lo que parece en Reino Unido solo interesa una noticia si favorece al clan McCann.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la misión de un medio de comunicación es “informar” al final han tenido que publicar la noticia aunque, siguiendo su línea habitual de “desinformar” y transcurridas 7 horas desde que la noticia viera la luz, así es como lo cuentan en Reino Unido.



Prohibición al libro sobre Madeleine McCann anulada por un tribunal portugués

Apelación judicial levanta el bloqueo de la venta del libro del ex detective que alega que Madeleine está muerta y la historia del secuestro fue inventada

Giles Tremlett

19 octubre 2010 20.13 BST

Kate y Gerry McCann, los padres de la desaparecida Madeleine, sufrieron hoy un revés en su batalla legal contra un oficial de policía portugués cuando un Tribunal de Apelación portugués revocó una prohibición impuesta a su libro sobre el caso.



El libro escrito por el ex policía detective Gonçalo Amaral, que lideró la investigación Madeleine durante los cinco primeros meses después de la desaparición de la niña de tres años, puede volver a ser vendido.

En septiembre del año pasado los McCann obtuvieron la prohibición del libro de Amaral “Maddie: La Verdad de la Mentira”, en el que afirma que ellos estaban implicados en la desaparición de la pequeña.

Amaral afirma que Madeleine murió accidentalmente en el apartamento turístico del Algarve en Praia da Luz, donde se denunció inicialmente su desaparición en octubre de 2007 (sic), y que sus padres inventaron la historia del secuestro. Los McCann, que nunca han dejado de buscar a la niña desaparecida, lo han demandado por difamación.

Habiendo revisado la investigación, el Ministerio Público portugués, ha sentenciado que no hay ninguna prueba que sugiera que los McCann son algo que no sea totalmente inocentes. (Inciso: Sin embargo, lo que indica el Ministerio Público en su despacho de archivo es lo siguiente: Los McCann y sus amigos perdieron la oportunidad de demostrar su inocencia al negarse a participar en la reconstrucción de los hechos. También obvian el hecho que ni siquiera el Ministerio de Asuntos Exteriores británico considera la “desaparición” de Madeleine como un secuestro, indicando que no existen pruebas que apunten en este sentido).

El tribunal dijo que la decisión de prohibir la venta del libro había violado “un derecho constitucional y universal: el de la opinión y libertad de expresión.” (Inciso: Esas mismas libertades de que carecen los medios de comunicación británicos cuando desinforman sobre el caso McCann)

“El contenido del libro no viola los derechos fundamentales de los demandantes,” dijo el tribunal, según la página Web del periódico Jornal de Noticias. (Inciso: ¿Será que la redacción del Guardian no recibió la misma nota de agencias que TODOS los demás medios de comunicación? ¿Es que ahora el Guardian tiene que informarse a través de la página Web de otro periódico? ¿No confirmaron personalmente la noticia a través de una simple llamada de teléfono al Tribunal de Apelación del Lisboa?...)

“El libro es un ejercicio de libertad de expresión,” dijo Amaral a la agencia de noticia portuguesa Lusa. “Ha ganado la democracia portuguesa, ya que la prohibición del libro era inconstitucional.”

Un portavoz de la familia McCann dijo que la decisión no detenía el caso por difamación. “La demanda por difamación contra el Sr. Amaral sigue adelante,” dijo. “Los abogados de Kate y Gerry examinan ahora los detalles de esta última resolución y están consideran una apelación.”

(Inciso: Que solo podría ser presentada ante el Tribunal Supremo… Aunque veamos lo que dice esa resolución que están estudiando apelar: “No constatamos en el libro referencia a ningún hecho que no conste en ese despacho (de archivo). Donde el autor (Gonçalo Amaral) difiere de los Procuradores que elaboraron el despacho es en la interpretación lógica, policial y de investigación, que se extraen de esos hechos. En ese aspecto, estamos en presencia del ejercicio del derecho de opinión, además, se trata de un área en la que autor es experto, o no habría sido investigador criminal durante 26 años."

“En cuanto a la reserva de la vida privada de los demandantes (el matrimonio McCann), son ellos mismo quienes se multiplican en entrevistas e intervenciones en los medios de comunicación, proporcionándoles informaciones que de otra forma difícilmente serían publicitadas” y quienes “decidieron limitar voluntariamente su derecho a la intimidad y vida privada, con intención de conseguir valores más elevados como descubrir el paradero de su hija.”

Pero, al hacerlo, “abrieron las puertas para que otras personas opinasen sobre el asunto, en sintonía con lo que decían, pero también en contradicción con sus directrices, aunque siempre dentro de un legítimo y constitucionalmente consagrado derecho de opinión y libertad de expresión del pensamiento.”)

Después de que Amaral hubiese perdido una apelación anterior, los McCann afirmaron que su libro les había causado “un daño significante y continuado a la búsqueda de nuestra querida hija Madeleine y las noches de nuestra familia… no hay ninguna prueba de que Madeleine haya sufrido algún daño.” (Inciso: De lo que no hay ninguna prueba es de un secuestro, sin embargo, existen innumerables indicios de que Madeleine, tal como afirma el Sr. Amaral, murió la noche del 3 mayo de 2007 y sus padres, Kate y Gerry McCann están ocultando la verdad).

Añadieron: “Por doloroso y personalmente perjudicial que son las calumniosas afirmaciones del Sr. Amaral y sus seguidores han sido para nosotros y nuestra familia, nuestro principal objetivo siempre ha sido y siempre será, encontrar a Madeleine a través de nuestros mejores esfuerzos de investigación propios.” (Inciso: Demostrado queda el interés que tiene la pareja en la búsqueda con un simple vistazo al “cuadro de genios” contratados por ellos mismos a tal efecto. Sin palabras.)


Mirror.co.uk

Golpe a los McCann

20/10/2010

El libro prohibido del detective que fastidió el caso Madeleine McCann estaba de vuelta en las estanterías anoche. (Inciso: ¿Tiene este periódico alguna prueba de que el Sr. Amaral “fastidió/echó a perder” la investigación…? Cuidado, la difamación tiene las patitas muy cortas...)

Gonçalo Amaral afirmó que los padres de la niña de tres años, Kate y Gerry, fingieron su secuestro. Un tribunal detuvo la venta de “La Verdad de la Mentira” en Portugal, pero la decisión ha sido revocada. Madeleine desapareció en Praia da Luz en 2007.

Traducción de Mercedes