miércoles, 24 de noviembre de 2010

Caso Madeleine McCann: Los timelines - terminados

The Blacksmith Bureau

14 noviembre 2010

Los timelines - terminados

Mala suerte, muchacho. Había otras prioridades

Las versiones…

La familia Payne tenía un monitor de bebés y no tenían que vigilar a sus hijos durante las cenas. Eso dejaba a cuatro miembros de los Tapas 7 afirmando que sí lo hacían, la pareja Oldfield, O’Brien y Tanner. Los cuatro afirmaron enfáticamente en sus declaraciones policiales del 4 de mayo que sus hijos eran controlados “cada 15 minutos”.

…y la realidad

Ni un solo miembro de los Tapas 7 y ninguno de los padres ofrecieron la verdad a la policía: que Madeleine McCann fue controlada, como mucho, una sola vez durante toda la noche.



La evolución

Eche un vistazo nuevamente al primer timeline de O’Brien:

20h45 Todo el mundo en la piscina para ir a cenar

21h00 Matt Oldfield hace una escucha en las ventanas de los apartamento 5A, B, D. Todas las persiana están cerradas

21h15 ¿Gerry McCann va a la habitación? Puerta del dormitorio abierta.

21h20 Jane Tanner controla el 5D, ve a un extraño transportando una criatura

21h30 Russell 0’Brien está en el 5D, su hija está enferma

21h55

22h00 Alarma dada después de que Kate

Ahora, ¿puede ver la importancia de la anotación de la 20h45? El documento es un intento de demostrar que, tal como él y los otros tres afirmaron, todos los niños excepto los de los Payne eran controlados cada 15 minutos – exactamente. Ese es el motivo por el cual “todo el mundo” tenía que estar allí a las 20h45 – para que la primera y segunda “vigilancia” a Madeleine tuviera lugar exactamente a las 21h00 y 21h15.

Hasta aquí todo bien, salvo que llega a un alto repentino. ¿Dónde está el siguiente control a los 15 minutos – el que estaría previsto a las 21h30? No está ahí. ¿Y el de las 21h45? ¿Dónde esta ese?

En el segundo timeline se ha insertado una vigilancia a las 21h30. Pero ¿cómo puede ser una “vigilancia” si nadie parece saber si, al igual que el Gato Schrödinger, la niña estaba viva o muerta, presente o no después del avistamiento de las 21h20 de Jane Tanner? Y lugar de la vigilancia programada de las 21h45 que, nuevamente habría revelado si la niña estaba presente o no, solo hay un “21h50 regresa Russell”.

Misión imposible

Es evidente que el intento de O’Brien para demostrar que Madeleine McCann estaba en efecto siendo controlada en intervalos de quince minutos, tal como firmaron los cuatro, no puede tener éxito, ni siquiera con el apoyo de Gerry McCann y David Payne.

Por su parte Kate y Gerry McCann, cuya concordancia estaba tan cercana a la perfección que sus declaraciones parecían la actuación de un equipo de natación sincronizada, dijeron a la policía al día siguiente que los controles se hacían cada media hora, una cuestión mucho más difícil de refutar. Los demás, sin embargo, se mantuvieron en su insostenible “cada quince minutos” a pesar de que no podían dar ejemplos.

Conspiración

Parece bastante evidente que no hubo una conspiración coordinada por los nueve para conseguir aunar los timelines del 3 de mayo antes de encontrarse con la policía. No hubo ni tiempo ni la oportunidad para hacerlo y las declaraciones que dieron a la policía son caóticamente divergentes. Esto refuta todas las ideas de que la niña puede haber sufrido algún daño antes de las 17h30 del 3 de mayo existiendo un encubrimiento eficiente por parte del grupo. No hubo un encubrimiento, solo un caos.

There are, however, three and a half years later, significant questions still needing to be pursued. What exactly was happening between 9 and 9.30 PM? Why did O’ Brien’s first timeline suddenly run out of steam after 9.15, around the time of the supposed sighting? Had something happened? And just how could a supposedly responsible group have literally lost sight of one of their children for at least three quarters of an hour, even though one of them had seen a decidedly dodgy looking man hurrying away from the apartments with an inert child in his arms? Did it really never occur to Jane Tanner to glance at Madeleine McCann’s bedroom window as she walked past it a few minutes later, the memory of that far from reassuring stranger fresh in her mind?

Sin embargo, hay, tres años y medio después, preguntas importantes que aun deben ser realizadas. ¿Exactamente qué estaba ocurriendo entre las 21h00 y las 21h30? ¿Por qué el primer timeline de O’Brien se vino abajo de repente a las 21h15, más o menos a la hora del avistamiento? ¿Había ocurrido algo? Y exactamente ¿cómo pudo un grupo presuntamente responsable haber perdido literalmente de vista a uno de sus hijos por lo menos durante tres cuatros de hora, a pesar de que uno de sus ellos había visto a un hombre decididamente extraño marchándose apresuradamente de los apartamentos con una criatura inerte en brazos? ¿De verdad que nunca se le ocurrió a Jane Tanner echar un vistazo a la ventana del dormitorio de Madeleine McCann mientras pasaba ante ella solo unos momentos después, ante el recuerdo fresco de ese poco tranquilizador extraño?

El acuerdo

El grupo, principalmente los siete, lo hizo tan difícil que pudo para contestar estar preguntas. Y lo siguen haciendo. Durante el fin de semana tras los primeros interrogatorios unieron sus recuerdos de lo que le había contado a la policía y se embarcaron en el Timeline número 3. Es importante señalar que el esfuerzo no fue conducido o coordinado por los McCann sino por David Payne.

Es un plan para evitar una demanda contra ellos mismo por abandono o negligencia infantil. El plan de Payne puede ser visto emergiendo en las entrevistas ante la policía y era claro y simple.

Ninguno de nosotros abandonó a sus hijos; nos habían hecho pensar que el sistema de escucha regular de Mark Warner estaba operativo en este complejo, al igual que en todos los demás; cuando llegamos nos enteramos que no era así; por lo tanto instauramos cuidadosamente nuestro propio sistema basado en el método de Mark Warner aceptado legalmente – cada media hora – pero además con vigilancias visuales, una mejora en relación al de MW. Por lo tanto estábamos siguiendo las mejores prácticas.

Cuco ¿no? Acúsennos y tendrán que acusar a Mark Warner.

El grupo copió el timeline para el personal del consulado británico. El engaño al Foreign Office no fue la consecuencia menor de sus actos egoístas e irresponsables: el aparente buen estado de salud que daba a su conducta del 3 de mayo contribuyó a los malentendidos/diferencias entre el FO y la policía portuguesa.

De ningún modo el timeline acordado era un intento de ayudar a la investigación; más bien todo lo contrario. Con el abandono de la hora de inicio a las 20h45 esos “controles regulares” con intervalos cada quince minutos se convirtieron en un caos y una farsa: Mueven a Matthew Oldfield como a una marioneta, controlando niños cuyos padres aparentemente acababan de dejarlos, persiguiendo a los “retrasados” Payne y decidiendo ayudar a O’Brien con su hija enferma. Después de eso se vuelve ciego.

La presencia inalterable del independiente Jeremy Wilkins conduce a una situación similar a la de un guardavías descubriendo que ha desviado todos los trenes a la misma vía: Tanner, Wilkins, Gerry McCann y el secuestrador convergen, de frente, desde distintas direcciones. El guardavías Payne intenta evitar el accidente situando a Jane Tanner en rojo en el Tapas Bar mientras Gerry McCann sale pitando delante. Entonces tiene que hacer que McCann se detenga para ir al baño y situar a Jane Tanner en una intersección de vías junto a Wilkins y McCann. Una intersección invisible.

Por supuesto nunca había existido un “sistema” de vigilancias. Dio la casualidad que aquella noche, Jane Tanner y su compañero se movían a intervalos entre el restaurante y el apartamento porque su indefensa hija necesitaba atención médica frecuente y en torno de esas visitas forzosas su cuento de hadas, giraron los controles regulares. Otros, entonces y en noches anteriores, tal vez - vagaron ocasionalmente al azar para tomar aire fresco y echar un vistazo o escuchar, a antojo. Aparentemente Gerry McCann regresó a su apartamento entre las 20h55 y las 21h15. No sabemos porqué. Nadie más se acercó a ella ni se la ha visto de nuevo.

El quid

Los tres timelines y los interrogatorios policiales entre ellos muestran el modo en que fue creada una historia de encubrimiento protectora, débil y en última instancia insostenible, para proteger a los nueve. Fue llevada a cabo el 5 y 6 de mayo. Era contradictoria con todas sus declaraciones ante la policía.

No hay ninguna evidencia directa de que fue creada para proteger a Gerry y Kate McCann contra una acusación de estar implicados en la desaparición la niña, más que una acusación por negligencia. Es innegable, sin embargo, que el grupo sí mintió y engañó a la policía portuguesa, tal como los periódicos del grupo Express, de quien recibieron incorrectamente una indemnización por difamación, afirmaron.

Las consecuencias fueron extremadamente serias y aquí llegamos a la cuestión central de todo el caso: el daño que hicieron a la investigación y su negativa absoluta durante más de tres años y medio para ayudar a remediarlo. En concreto:

- La policía se enfrentó con pruebas innegables de que el grupo no estaba diciendo la verdad

- Enfrentados con esto la policía tuvo que investigar por qué y qué podrían estar ocultando, gastando tiempo que podía haber sido empleado de otro modo.

- La cortina de humo que crearon hizo mucho más difícil obtener una imagen clara de los movimientos de Gerry McCann.

- Su falta de control sobre Madeleine McCann y sus intentos de amnesia colectiva, hizo imposible determinar la hora de su desaparición

- Su negativa para acceder a un nuevo interrogatorio por parte de la policía portuguesa hizo imposible esclarecer sus declaraciones y

- Como resultado directo hizo imposible que el fiscal exonerara a los padres y dirigiera la búsqueda en otras direcciones, una situación que continua a día de hoy.

Los Tapas 7 pueden en cualquier momento, ofrecer nuevas pruebas confesando las razones de mentir a las autoridades portuguesas. Simplemente no lo harán. Y los padres no se lo pedirán. Este es el motivo por el que el clamor para que vuelvan a Portugal se hace cada vez más fuerte. Tal vez solo una acción judicial por parte del Grupo Express pueda obligarlos a defender su decisión de engañar a la investigación.

Publicado por John Blacksmith

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí