domingo, 13 de julio de 2008

Caso Madeleine McCann - Ojalá estuviera aquí

---

EXCLUSIVA: Maddie en el corazón de sus padres mientras ellos se toman con los gemelos el primer descanso sin ella
By Daniel Jones and Tracey Kandohla
Una familia joven se despide al final de sus vacaciones de verano – para Kate y Gerry McCann solo puede significar un calvario profundamente emotivo.
Para los padres de la desaparecida Maddie simplemente tomar la decisión de irse de vacaciones fue casi demasiado difícil de soportar.
Era el primer descanso propiamente dicho, de la pareja con sus gemelos desde aquel aciago viaje a Portugal hace 14 meses.
No hubo para ellos esa excitación ante la llegada de las vacaciones como todos los demás turistas.
No hubo para ellos la promesa de tiempo libre del estrés de la vida laboral.
Para Kate y Gerry su viaje de tres semanas a Canadá difícilmente podría ser otra cosa que un doloroso recordatorio de lo que pasó en PDL en mayo del pasado año. Y Maddie no abandonó sus pensamientos ni por un instante.
Aun así la valiente pareja sabía que tenían que hacerlo. Por su propio bien y por el de sus gemelos, ellos sabían que necesitaban dar ese paso doloroso y salir al extranjero sin Madeleine.
Tal como demuestran nuestras fotografías en movimiento, los abrazos y lágrimas marcaron el doloroso adiós a los amigos y familiares en el aeropuerto de Vancouver al final de las vacaciones.
Kate y Gerry, ansiosos de mantener todo tan dentro de la normalidad posible, miraban a su hijo Sean vistiendo su jersey favorito del Dinosaurio Harry mientras tiraba de su maleta Noddy hacia la puerta de embarque.
La rubia Amelie –la viva imagen de Maddie, que ahora tiene la misma edad que su hermana cuando se desvaneció- se deleitaba con los abrazos cariñosos de Gerry mientras la familia se preparaba para el vuelo de 9 horas que los llevó a casa el pasado jueves.
Kate, vestida con un top rosa y pantalones, esbozaba una pequeña sonrisa mientras luchaba con el equipaje.
Pero la tensión nunca estaba demasiado lejos de la superficie.
La pareja, ambos 40, se han quedado con una tía de Kate, Norah Paul –quien explicó cómo las vacaciones significaron un obstáculo doloroso que ahora se quedaba atrás.
Norah, hermana del padre de Kate, dijo después de despedirse de los McCann: “Han disfrutado un tiempo maravilloso, muy relajante. Todo esto iba de escaparse ellos.
“Realmente disfrutaron dejando de ser el centro de atención. Pasamos mucho tiempo en la playa. Las playas son preciosas.” La hija de Norah y los vecinos quienes conocieron a Kate y Gerry durante su estancia estaban también en el aeropuerto.
Fue Norah, quien emigró a Canadá hace varios años, la que tuvo un papel importante a la hora de convencer a los McCann que se tomasen sus primeras vacaciones desde que Madeleine se desvaneciera.
Norah –originariamente de Liverpool, igual que Kate –habló a favor de la pareja después de que fueron nombrados como sospechosos oficiales por la policía lusa.
Durante su estancia en Canadá se cree que la familia también se encontró con la esposa del vicario, Susan Haynes-Hubbard.
Su marido es ministro de la iglesia en PDL donde los McCann rezaban cada día. La canadiense Susan se convirtió en un pilar para Gerry y Kate durante los días posteriores a la desaparición de Madeleine.
Otro factor en la “elección” de los McCann sobre el destino de sus vacaciones fue la gran inmensidad del país que rodea Vancouver –lo que les prometía una muy necesitada paz y silencio.
Vancouver es la capital de la británica Columbia –cuatro veces el tamaño del Reino Unido y caracterizada por sus densos bosques, millas de costa bañada por el Pacífico y vistas las montañas nevadas.
Se cree que la playa Kitsilano de Vancouver se convirtió en una de las favoritas de la familia.
Un amigo cercano dijo ayer: “Tuvieron más tiempo para pensar en Madeleine que nunca y a veces resultaba increíblemente doloroso.
“Ellos sabían que las vacaciones serían tristes y dolorosas, a la vez que increíblemente curativas.
La familia empleó mucho de su tiempo en la playa y los gemelos lo pasaron genial.
“Sean y Amelie comparten el amor de su hermana por la natación y disfrutaron muchos días en las cálidas aguas del Pacifico.
“Algunas veces era muy difícil para Kate y Gerry estar chapoteando con sus gemelos sin estar Maddie allí para unirse a ellos.”
Al regresar a su casa en Rothley, el viernes, Gerry hizo hincapié en el dolor que sintió la familia al tener que marcharse sin su hija mayor. Dijo en su diario en internet: “Hemos conseguido tener un descanso visitando a la familia”.
“Sean y Amelie han disfrutado de un tiempo brillante y ha sido genial para mi pasar tanto tiempo con ellos.”
Pero Gerry el cardiólogo –en sus primeras vacaciones desde que empezó a trabajar a tiempo completo en el Hospital de L.- añadió: “Aunque ha sido un descanso para relajarnos, ha resultado increíblemente difícil para Kate y para mi estar de vacaciones sin Madeleine.
Se hace demasiado evidente lo que falta. “El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell dijo ayer: “No fue lo mismo sin Madeleine. Ellos la echan tanto de menos. Han tenido un descanso todo lo razonable que se puede tener bajo estas circunstancias.
“Pero nunca podían desconectarse y evadirse por completo.
“Todo el mundo necesita unas vacaciones, Kate y Gerry incluidos. Siempre han sentido que no querían unas vacaciones mientras Madeleine esté todavía desaparecida.
“Pero sintieron que era un buen momento y eligieron tomarse un descanso tanto por los gemelos como por ellos.
Mientras estuvieron fuera la familia se mantuvo informada sobre cualquier novedad en la búsqueda de su hija.
El Sr. Mitchell dijo: “Kate y Gerry estaban intentando disfrutar de un tiempo de relajación y aunque no quería molestarles, sí que les envié unos cuantos mensajes para darles las novedades.
“Ellos obviamente querían que se les mantuviera informados de lo que estaba pasando.”
La búsqueda continúa
Incluso Canadá no podía ofrecerles a los McCann un escape total del drama y angustia del caso Maddie.
Solo días después de que la pareja se marchase, les dijeron que la policía portuguesa había cerrado la investigación.
Pero entonces se supo que la policía tiene hasta finales de julio para decidir lo que van a hacer.
El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell prometió: “La búsqueda de Madeleine seguirá adelante con o sin la ayuda de la policía.”
El lunes pasado la policía de Leicestershire accedió a entregarle a la pareja pruebas recogidas durante su investigación. La información podría ayudar a los investigadores privados contratados por los McCann.
La pareja también ganó el respaldo de los eurodiputados en su llamamiento por un sistema de alerta infantil en casos de “abducción”.
Esto significa una mayor cooperación entre países cuando se informa sobre la desaparición de un niño. Una fuente dijo: “Fue un gran fin de vacaciones saber que su campaña había obtenido su recompensa.”
The People publica online esta noticia, en la edición impresa aparece este añadido:
Nosotros decimos
Cualquiera que haya perdido un hijo sabrá que los meses siguientes son un mar de dolor roto por islas de primeras veces.
Habrá una primera Navidad sin ellos. El primer cumpleaños en el que no están ahí para celebrarlo.
Habrá pequeñas primeras veces como la falta de la tarjeta del Día de la Madre y grandes primeras veces como el aniversario de su pérdida.
Kate y Gerry McCann, la semana pasada tuvieron sus primeras vacaciones en familia sin su querida Madeleine.
Y eso estaba destinado a ser la más difícil primera vez de todas, porque fue durante sus últimas vacaciones de verano cuando ella desapareció.
Entendemos que las vacaciones nunca serán lo mismo sin Maddie.
Pero por el bien de los gemelos estuvo bien tomárnoslas.
Así que las primeras vacaciones familiares marcarán un hito.
El próximo paso, para esta familia, será el resto de sus vidas.
Fuente: McCannfiles
Estas son las "fotos en movimiento" de las vacaciones que la valiente familia McCann pensó les sería imposible soportar


Las primeras vacaciones sin Maddie
Los McCann en un emotivo viaje a Canadá


TAN TRISTES
Gerry y Kate con el pequeño Sean listos para volar a casa después de su reconfortante estancia con Norah en Canadá


ABRAZOS
Kate y una llorosa tía Norah se aferran la una a la otra buscando confort


SONRISA
Kate intenta ser valiente