jueves, 13 de agosto de 2009

Caso Madeleine McCann - "Testigo" caso Madeleine McCann, ¿por qué esperó tanto tiempo?

Heraldsun.com.au

Susie O'Brien

11 de agosto de 2009

¿Por qué esperó un hombre británico dos años antes de presentarse con pruebas posiblemente cruciales sobre la desaparecida Madeleine McCann?

Si la pequeña Madeleine está muerta, la sangre debe estar en sus manos.

Este hombre que desea permanecer anónimo ha desatado una búsqueda de una mujer australiana que podría saber algo sobre la desaparición de la pequeña niña.

Pero lo hace dos años tarde. El hombre que podría haber salvado a Madeleine –pero no lo hizo- debería considerarse ahora responsable.

¿Qué posible razón podría tener para no haberle dicho a la policía que había estado con una mujer que parecía ser australiana que le preguntó “¿La tienes? ¿Tienes a la criatura?”

Pudo ver muy bien a la mujer, la oyó hablando en español y la vio salir en dirección al puerto deportivo. Todo esto sucedió a los pocos días de la desaparición de Madeleine y podría haber sido una pista crucial en la localización de sus secuestradores.

A pesar de esto no dijo nada, asustado de que su mujer podría pensar que estaba intentando ligarse a la mujer en cuestión. Qué sórdido.

No solo puso en peligro el retorno de Madeleine, sino que juzgó duramente a su esposa, quien seguramente habría entendido que había un asunto más importante en juego.

Las pruebas presentadas por este hombre, pasadas a los investigadores recientemente, han iniciado una búsqueda internacional de una mujer australiana (o neozelandesa o sudafricana) que es tanto divisiva como estresante.

Todo tipo de mujeres están siendo destacadas por su semejanza superficial con el retrato robot de la mujer.

Rhonda Wyllie, cuyo yate estaba atracado en España en el momento en que Madeleine desapareció, es solo una de las que ha sido nombrada y según se informa está “desolada”.

Pero yo prefiero que se identifique a personas inocentes –y sean exonerados- si eso significa que hay una posibilidad de que Maddie sea encontrada.

Pero la realidad es que cada día que pasa es menos probable que lo sea (encontrada con vida).

El hombre británico sabía esto y no hizo nada durante dos años. No es de extrañar que quiera permanecer en el anonimato.

La pista refleja la penuria que ha perseguido este caso en cada paso del camino. Cada vez que nos ofrecen una nueva pista casi no nos atrevemos a pensar que quizás, simplemente quizás, Madeleine está todavía viva y podría ser encontrada.

Como madre de una hija de la edad de Madeleine cuando desapareció y otro de la edad que tiene ahora, estoy particularmente afectada por la historia.

Podríamos ser mi marido y yo misma quienes estuvieran viviendo la pesadilla de los McCann. Podría ser nuestra hija quien estuviera desaparecida.

Angustiados sin duda por la culpa de haber dejado a sus hijos solos mientras salieron a cenar, Kate y Gerry McCann nunca han dejado de buscar a su preciosa hija. Algunos han cuestionado que los McCann utilizaran al público para encontrarla. Es una labor intensa y cara, con cada ruego generando cientos de posibles pistas a seguir.

También ha tenido un gran coste personal, concretamente cuando fueron vistos como sospechosos durante un corto período de tiempo. Pero ¿qué elección tiene la familia? Dos años después y no existe una búsqueda oficial en marcha. Tanto la policía portuguesa como la británica se han dado por vencidos.

Racionalmente, es más probable que después de este tiempo esté muerta.

Y aun así suceden cosas raras. Natascha Kampusch, de Austria, sobrevivió ocho años de cautiverio en una celda subterránea después de haber sido secuestrada en 1998.

En 2002, Elizabeth Smart de 14 años fue secuestrada a punta de navaja de su dormitorio en Utah en medio de la noche mientras sus padres dormían.

Un enorme investigación no consiguió encontrarla, pero nueve meses después de su desaparición apareció viva.

¿Recuerdan el secuestro del pequeño bebé de tres semanas en Melbourne en 2004, secuestrado en un supermercado?

Fue encontrada a los pocos días por casualidad después de que una abuela que hacía jogging la oyera llorar en el interior de un edificio abandonado. La transeúnte, una niñera experimentada, conocía el lloro de un bebé peligro y fue lo suficientemente lista para actuar inmediatamente.

Por lo tanto ocurre. Puede ocurrir.

Nuestro corazón salta con el pensamiento de una nueva prueba y continuamos preguntándonos: ¿Dónde está Maddie? ¿Qué está haciendo ahora? ¿Es feliz? ¿Está siendo bien tratada?

Hay personas ahí fuera que podrían contestar a estas preguntas.

Ellos deben presentarse y ayudar a salvar a esta pequeña niña.

Traducción de Mercedes

Inciso: Si esta ESTÚPIDA se hiciera las preguntas correctas como: ¿Por qué no contestó la afligida madre a las preguntas de la PJ? ¿Por qué los afligidos padres y sus amigos llevan dos años mintiendo y contando incoherencias? ¿Por qué el grupo de amigos se ha negado a volver a Portugal para ayudar a la policía con la reconstrucción de los hechos? ¿Por qué dos perros altamente entrenados encontraron olor a cadáver y sangre en el apartamento, coche y ropa de la familia? Estas Sra. son las preguntas que se deberían estar haciendo los británicos. Dejen ya de insultar la inteligencia de las personas y pidan que este caso se reabra... Eso es lo que deberían estar haciendo, no acusando a personas inocentes para salvar el trasero de unos padres negligentes y mentirosos. Su credibilidad a estas alturas no vale NADA.