martes, 16 de febrero de 2010

Caso Madeleine McCann: Un arco íris resta brillo a la olla de oro de los McCann


Martes, 16 de febrero 2010

Cuando yo era un muchacho que crecía en el País de Gales, los profesores trataron de inculcarnos que deberíamos sentir tanto suerte como orgullo de vivir en un país donde hombres y mujeres podían expresar su opinión sin temor a persecuciones. Se nos dijo que la libertad de expresar una opinión es un derecho luchado en los campos de batalla de Europa, firmado con la sangre de hombres valientes determinados a que Gran Bretaña no fuese tirada entre el polvo bajo los talones de las botas de cuero de los que queman libros para controlar a aquellos que trataban de expresar su opinión o presentar una perspectiva diferente a la de un régimen tiránico. Eso es lo que nos enseñaron.

Por supuesto, en realidad nunca funcionó exactamente así. Al intentar decir lo que pensabas o dar una opinión diferente en una escuela británica en la década de los 60, pronto descubrirías que la libertad de expresión solo se aplicaba a los candidatos aprobados. Debí haber aprendido algo de esa experiencia – me hubiese preparado para una Gran Bretaña donde, "Publica y que te condenen" se ha sustituido por "Déjalo - o serás McCanneando".



En Europa, las represivas botas fascistas (jackboots) están ahora en nuestros pies. No en el campo de Flandes, sino un campo de batalla situado en una sala de audiencias en Portugal, un país que valora la libertad de expresión, la democracia y el derecho a ser oído. Portugal aprecia/atesora estos principios, porque durante demasiado tiempo el país vivió bajo un régimen que negó tales derechos. Estos son derechos por los que han luchado, ganado y se merecen. Tienen todo el derecho a luchar para preservar esos valores mientras los soldados de asalto del Team McCann entran (desfilando) en otro país, para dictar lo que se puede y no se puede escribir, leer, transmitir, ver o escuchar.

¿Cuándo y quién les dio el derecho a decidir por la sociedad qué es adecuado que esa sociedad piense o crea?

Mientras sus perros de ataque muerden los talones del ex detective portugués Gonçalo Amaral, persiguiéndolo por su libro, La Verdad de la Mentira, en el que expresa una opinión basada en su profundo conocimiento del trágico caso de Madeleine McCann, sus actos muestran al espectador una creciente precepción de actos desesperados de personas desesperadas.

Por qué los McCann recurren constantemente a los tribunales para imponer una versión de los hechos que muchos no creen - y tienen todo el derecho de no creer- un escepticismo saludable y legal basado en los propios actos, omisiones, declaraciones contradictorias y versiones de los hechos de la noche en que Madeleine fue supuestamente secuestrada, de los McCann. No se tolera ningún debate o cuestionamiento a los McCann. El Team McCann presenta al público información discutible como si se tratara de un hecho.

Tome como ejemplo las cuentas de marzo de 2009 del “Fondo Madeleine: Leaving No Stone Unturned Limited”. El fondo que "pagó la representación legal de Kate, Gerry, Sean y Amelie en Portugal, permitiéndoles obtener una orden judicial que prohíbe al Sr. Amoral [sic] de repetir sus afirmaciones inventadas sobre el secuestro de Madeleine".

No sólo Kate y Gerry son directores de ese polémico y discutible Fondo, sino también lo son otros miembros de su familia así como amigos. John McCann, el Presidente del Fondo y hermano de Gerry, informa en la "Declaración del Presidente" que "Madeleine McCann fue secuestrada en Praia da Luz, Portugal."

¿Ve lo que quiero decir sobre cuestiones discutibles presentadas como hechos? ¿Por qué el Presidente del Fondo, (cuya legalidad es digna de control), así como los medios de comunicación británicos, son tan reacios a utilizar la palabra "presunto", como sería la práctica habitual en cualquier otro medio o entorno jurídico?

Desde la desaparición de Madeleine el o antes del 3 de mayo de 2007, no ha habido una sola prueba que sugiera que Madeleine ha sido secuestrado. Ni la policía portuguesa ni la policía británica, han sido capaces de encontrar cualquier prueba o información que tan siquiera sugiera que Madeleine fue secuestrada.

Ni siquiera los detectives privados de los McCann han sido capaces de producir cualquier prueba tangible, creíble o verosímil de un secuestro. Detectives como Kevin Halligen, elegido por el empresario Brian Kennedy. Halligen se enfrenta a ser extraditado a los EE.UU. por cargos que incluyen blanqueo de dinero, y es un jugador importante en el escándalo de Trafigura en el que los abogados McCann, los moralmente desafiados Carter-Ruck, han sido tan activos en el silenciamiento de los periódicos y miembros del Parlamento.

He hecho esta pregunta antes y la haré de nuevo. ¿Por qué los McCann, sin falta contratan los servicios de los mejores y más caros abogados, Relaciones Públicas y especialistas en medios de comunicación para proteger sus propios intereses y reputación, y sin falta contratan investigadores privados cowboy sin antecedentes probados en el ámbito de las personas desaparecidas, para encontrar a la hija que traicionaron al no brindarle la atención, protección y seguridad que tenían la obligación moral y legal de proporcionar?

¿Tienen los McCann algún sentimiento de fracaso sobre sus elecciones? Por ejemplo - su decisión tomada aquella noche de dejar a tres niños solos - a pesar de que eran plenamente conscientes de que los niños se habían despertado llorando las noches anteriores al 3 de mayo de 2007. Tampoco fueron los únicos entre los Tapas Nueve en dejar a sus hijos sin supervisión - incluso estando enfermos.

Pero por Dios, ¿qué clase de personas son? Una pandilla de Hoorah Harrys a quienes no les importaba un carajo el bienestar de sus hijos durante unas Vacaciones Felices para adultos en Portugal, dictando ahora con arrogancia a los demás la opinión que pueden o no pueden expresar, y culpando a todos por las consecuencias de sus actos -, excepto a sí mismos.

Si debemos creer a los McCann - y la mayor parte de la gente bien pensada encontraría difícil creer la versión “oficial” (y con esto me refiero a la del "Team McCann") de los hechos sin al menos cuestionarla, entonces el escrutinio y desprecio a los que han sido sometidos, recae sobre sus hombros.

Nos hemos aburrido y cansado con avistamientos falsos inmediatamente antes o después de que algo negativo sobre los McCann se ventilara en los medios de comunicación. Nos reímos ante las afirmaciones absurdas de detectives privados desvergonzados como David Edgar, que un minuto cree que la tienen cautiva en un lugar de mala muerte pedófilos diabólicos, (este es el criterio de los McCann para afirmar que "no hay pruebas que sugieran que Madeleine ha sufrido algún daño"), y al siguiente que la tiene una familia que quería un hijo a quien amar.

Estamos indignados por la forma en que los hermanos menores de Madeleine - (hermanos cuyo cuidado fue confiado a una niña de tres años de edad) son constantemente utilizados por los McCann como herramientas de relaciones públicas. Tememos por el bienestar y la seguridad de esos pequeños vulnerables, que según se informa en los medios de comunicación británicos, quieren luchar contra aquellos que se llevaron a Madeleine, pero que sin embargo reciben regalos de cumpleaños diciéndoles que son de su hermana.

Pero ahora, al menos hay esperanza para aquellos de nosotros que durante casi tres años hemos estado buscando respuestas a lo que le sucedió a pequeña Madeleine McCann en Portugal. El manto de la invencibilidad de los McCann está raído/deshilachado por los bordes.

Gerry McCann, el arrogante y malhumorado maestro del circo McCann, se ve despreciado e ignorado por aquellos que llevó ante los tribunales. ¿Se acabaron los aplausos o palmadas en la espalda para ti querido Gerry? Rechazados y tratados con desprecio por aquellos que a diferencia de tí y tu mujer, tienen años de verdadero y demostrado interés en los niños desaparecidos del mundo.

Tampoco resultó como habíais planeado la vulgar fiesta “repleta de estrellas” que a todas luces solo significó tanto un acto de resistencia como una forma para recaudar dinero para ese fondo tan rápidamente establecido. Una fotografía del Daily Mail, da una idea de cómo fue - y cómo los que se dedican a los niños desaparecidos se sienten hacia ti Gerry. Tú sabes a qué fotografía me refiero, esa donde “dices” "Soy Gerry McCann - usted no puede tocarme", en una muestra de furioso desafío.

En cuanto a la audiencia en Portugal, debes haberte sentido muy satisfecho de cómo fue la sesión de enero. Sabías que la prensa británica, deseosa como siempre de jugar la carta de la raza, vendría en tu rescate como lo han hecho desde mayo de 2007, echando la culpa de todo a los, "viles" extranjeros y sus "malignas mentiras".

No es tan fácil de hacer con Lee Rainbow ¿verdad Gerry?

Lee Rainbow, el internacionalmente respetado profiler de la agencia británica de policía - la NPIA, recomendó que la policía portuguesa te investigara a ti y a tú esposa a causa de las contradicciones en una declaración hecha por ti mismo. También sugirió que el hermano y la hermana de Madeleine deberían haber sido entrevistados acerca de su desaparición. ¿Habríais dado permiso para que los gemelos fuesen entrevistados? ¿O te hubieras negado – al igual que te negaste a dar una muestra de orina de los gemelos que dormían profundamente, durante un secuestro, seguido de una habitación llena de gente correteando de un lado a otro y gritando?

Para alguien que dice que lo único que importa es encontrar a la niña que dejó sin protección, negándose a cooperar con la policía portuguesa en varias ocasiones, despidiendo al oficial de enlace británico que más tarde pasaste a reprender, (sin tener en cuenta la composición de tu audiencia) y confiando en investigadores de dudoso carácter y capacidad, si no te importa que te diga, parece una forma divertida de hacerlo.

Oh, pero sí que te importará que te lo diga – te importa cualquier cosa que diga cualquiera y que no esté pre-autorizada por el Team McCann o Carter-Ruck. ¿Te gustaría saber cómo me siento sobre los intentos de Carter-Ruck de silenciar a todo el que habla en contra de ti - o has conseguido adivinarlo ya? Con una pequeña ayuda de tus amigos tal vez – al igual que haces con tantas cosas.

Sin embargo los litigios en serie, no es la única herramienta en el arsenal de la Fuerza de Defensa McCann. Cuando se ha encontrado en apuros la clase dirigente británica siempre ha contado/confiado en ese viejo apoyo – intenta desacreditar al enemigo. Se adapta perfectamente a la clase dirigente británica, ya que requiere muy poco en términos de valor o de fibra moral.

Han existido campañas sistemáticas para desacreditar a Amaral; a los perros altamente fiables; las pruebas de ADN - de hecho a cualquiera y cualquier cosa que estropee el juego McCann - en gran parte de la misma manera que aquellos que buscaron justicia para las víctimas del escándalo del hospicio de Jersey fueron brutalmente atacados en los medios de comunicación así como por lacayos uniformados de la esa clase dirigente.

Tal vez detectando de un cambio en el viento, Gerry McCann ha pedido que el caso sea reabierto. De hecho, incluso aquellos que han sido previamente sacados para apoyar la versión de los hechos del Team McCann han reflexionado sobre el asunto y están pidiendo una nueva investigación.

Quizás esta vez, a diferencia de la investigación original, podrá llevarse a cabo con la plena cooperación de los McCann, incluidas las respuestas a las 48 preguntas que Kate McCann se negó a responder, y una reconstitución oficial de la policía en la que los McCann se negaron a cooperar.

Esperemos también que cualquier nueva investigación se lleve a cabo sin ninguna interferencia exterior, obstáculo o presión.

Entonces y sólo entonces, tal vez podremos ver respuestas de por qué una niña desapareció sin dejar rastro, sin la menor idea de lo que le pasó.

Los McCann dicen que quieren justicia - para sí mismos, por supuesto, porque desde el principio, se han presentado como las víctimas inocentes de esta tragedia. Francamente, me importa un carajo la justicia para una pareja de padres incumplidores, que en cualquier otro país hubiesen sido abiertamente denostados por ser deliberadamente negligentes en el cuidado de sus hijos al dejarlos solos y sin protección - incluso cuando se les dio la oportunidad de tener niñeras cualificadas responsabilizándose de niños de tres años - una responsabilidad impuesta a Madeleine por sus padres.

Una niña traicionada por sus padres, traicionada por el sistema y traicionada por los medios de comunicación.

Una niña que se merece mucho más que el producto de desagradables audiencias litigiosas yendo a parar a los bolsillos de presuntos blanqueadores de dinero, abogados de difamación, cenas de celebridades de mal gusto con presentadores de televisión y actores desgastados, pulseras, y carteles con fotografías de progresión de edad que hacen que una niña que ahora tendría seis años, parezca una de 13.

Madeleine se merece la verdad, justicia, las respuestas a las preguntas que los medios de comunicación británicos no se atreven a hacer. Se merece el derecho a no tener su nombre y una infancia perdida utilizados como herramienta en batallas legales como la batalla de los McCann para proteger su reputación con mucha más energía y dedicación que emplearon en la protección de sus hijos.

Publicado por Mike Hitchen

Traducción de Mercedes