miércoles, 28 de julio de 2010

Caso Madeleine McCann - La Tierra Olvidada por el Tiempo


EXCLUSIVA para mccannfiles.com

By Dr. Martin Roberts
26 July 2010

THE LAND THAT TIME FORGOT
LA TIERRA OLVIDADA POR EL TIEMPO


El primero entre esos órganos de limpieza intelectual que ha intentado retratar a Portugal como un país atrasado, The Sun, que rara vez se queda a la espera cuando se trata de ejercitar lenguaje despectivo, especialmente refiriéndose a un pueblo que, siglos antes, demostró al mundo cómo navegar los océanos que lo rodea. Lejos de quedarse atrasados, nuestros vecinos Ibéricos están en una situación bastante mejor para decir “hemos estado ahí, lo hemos hecho” que los tercos escritores empleados por nuestros tebeos amarillistas. Recuerde que fue Roma quien gobernó estas costas, no a la inversa y un español llamado Trajano fue bastante mejor que el “Gladiator” de Russell Crowe convirtiéndose en Emperador. Por lo tanto, a nivel internacional, la Península Ibérica definitivamente no es una región del mundo pasada por alto por el paso del tiempo. Y sin embargo…

En un pequeño rincón de una nación más pequeña, existe una zona escasamente poblada conocida como Praia da Luz, donde han salido a la luz de los acontecimientos extraordinarios ejemplos (y como consecuencia, el tiempo) de proceder al revés. El Triángulo de las Bermudas, sabemos, ha ganado notoriedad internacional como una zona donde han sido experimentados por algunos y creídos por los demás sucesos extraños, pero quién hubiera pensado que un apartamento de este complejo turístico asumiría las características del legendario Tardis del Dr. Who, un recinto en el que todo es posible. Sin tener en cuenta a un secuestrador de niños retorciéndose, como un pulpo con su presa, a través de una inverosímil pequeña abertura, o ventanas abriéndose y cerrándose como si estuvieran dirigidas por un poltergeist, el comportamiento de los ocupantes del apartamento puede estar, sin duda ha estado, seriamente afectado por su proximidad con el eje de la paradoja que es el 5A del complejo Ocean Club

Las víctimas de un secuestro o bien están despiertas o dormidas en el momento en el que son “llevadas”. Normalmente no están en ambos estados a la vez. Sin embargo, en el misterioso ámbito del Ocean Club, se da rienda suelta al “principio de la incertidumbre” de Heisenberg

Eileen McCann, madre de Gerry McCann, dijo al Derry Journal (14.9.2007 recogido con posterioridad por el Sunday Mirror) “Si se la hubiera llevado un desconocido mientras estaba dormida hubiera gritado hasta desgañitarse.



Dijo, “Realmente creo que le dieron alguna droga. No hay ninguna forma de que se la hubieran llevado de allí estando despierta”.

No hubo tiempo para administrar (a los tres niños) un sedante rápido tal como el cloroformo y ni Gerry McCann, ni Matthew Oldfield ni Kate McCann detectaron ninguno, tal como se confirma en sus Entrevistas Rogatorias. Por lo tanto, Después de todo ¿podrían haberse llevado a Madeleine durmiendo?

Gerry McCann, aparentemente la última persona en haber visto a los tres niños sobre las 21h00 del jueves, 3 de mayo de 2007, afirma que estaban durmiendo.

Por otra parte, según Kate McCann (entrevistada por Flash! Magazine), ella sabía que “lo que ocurrió no fue debido al hecho de haber dejado a los niños durmiendo. Yo sé que ocurrió bajo otras circunstancias.” (Lo que significa “circunstancias diferentes”). Con anterioridad Kate había dicho (según informó el Independent el 5 de agosto de 2007): “No te esperas que un predador entre y se lleve a tu hija de la cama. Pudo haber ocurrido bajo otras circunstancias y aun así existiría pesar/arrepentimiento).

Por lo tanto si “lo que ocurrió” debe interpretarse como un “secuestro”, entonces no ocurrió mientras los niños estaban durmiendo. ¿O sí?

Nadie ha sido secuestrado de la misma localización dos veces en 24 horas, pero incluso Gerry McCann está preparado para aceptar que el caso de la desaparición de su hija Madeleine es excepcional. Dice que los niños estaban durmiendo. Kate dice que “ocurrió bajo otras circunstancias.” O bien Madeleine no fue secuestrada o fue secuestrada dos veces; una vez dormida y otra despierta. La primera interpretación es plausible, la segunda ridícula.

Sin embargo, varios miembros de la fraternidad de los Tapas (Matthew Oldfield, Fiona Payne, Dianne Webster) confirmaron en sus Entrevistas Rogatorias que Kate regresó al Tapas gritando “se ha ido, Gerry, Madeleine se ha ido” indicando por lo tanto la presencia de Gerry en la mesa. Entonces todos siguen a Kate y Gerry hasta el apartamento.

Comparen esta representación con una declaración de Gerry McCann emitida el 5 de octubre de 2007 por CBS News (The Early Show, de una entrevista realizada a finales de agosto en Lisboa, con la reportera Mirna Schindler de la Televisión Nacional de Chile para “Informe Especial”).

Lo que preguntó Schindler fue, ¿Qué fue lo primero que se les pasó por la mente cuando volvieron a la habitación después de cenar y se dieron cuenta que Madeleine no estaba allí?

Kate respondió: “Supe inmediatamente que se la habían llevado”

Schindler preguntó: “¿Desde el primer momento?”

Kate respondió: “Bueno, míralo de esta manera, quiero decir, no había salido del apartamento por su propio pie.”

Gerry dijo: “Cuando llegué allí y Kate me lo dijo, y cuando vi la escena, no tuve absolutamente ninguna duda.”

El orden de los acontecimientos descritos por Gerry McCann es a la inversa de aquellos retratados por los Tapas 7. 1. Él llega al apartamento; 2. Kate se lo cuenta.

Esto también se refleja en una respuesta dada por Gerry McCann a una pregunta planteada por Jane Hill de la BBC:

“No, quiero decir, que, creo, estaba absolutamente seguro pero, tú sabes, antes de que tú (Kate) dieras la alarma, habíamos realizado dos y tres vigilancias, pero ciertamente no teníamos ninguna duda de que se la habían llevado.”

Sin lugar a dudas, el mismo hecho había ocurrido dos veces. O ¿Ya estaba Gerry McCann “buscando a Madeleine” antes de saber que se la habían “llevado”?

No existe mejor indicación en ese momento, como la experimentada alrededor del apartamento 5A aquella primavera, deslizando hacia delante y hacia atrás, el comentario hecho por Gerry McCann no hace demasiado tiempo durante una entrevista para una cadena española, Las Mañanas de Cuatro, diciendo claramente, “la noche que la encontramos.”

Madeleine desapareció misteriosamente, según nos dicen, la noche del jueves 3 de mayo (2007). Esa no pudo haber sido “la noche que la encontramos”, porque fue la noche en que nadie pudo encontrarla. Por lo tanto, “La noche que la encontramos” debe haber sido en un punto anterior en el tiempo. Por lo tanto tenemos a Madeleine siendo encontrada antes de que se hubiera perdido. Estas experiencias “déjà vu” son tan claras que uno se pregunta qué más pudo haber ocurrido antes de “lo que ocurrió”, ocurrió – o no ocurrió, según el caso.

Es a los Srs. de Carter-Ruck a quienes debemos la siguiente definición legal aceptable de las últimas circunstancias conocidas de Madeleine:

“…la sugerencia de que Madeleine podría, en efecto, haber si secuestrada”.

La sugerencia de que “podría haber sido” por supuesto invita a la posibilidad de que “podría no haber sido”. Pero esa puerta, al igual que las del apartamento 5A, es cerrada por Gerry McCann que, mientras actúa ante la cámara mientras conduce, entona:

“¿Cómo puedes probar una negativa? La respuesta es, ¡no puedes!”

Por lo tanto la puerta cerrada – pero no con llave.

Este es el caso del 5A, donde los ocupantes parecen haber utilizado sus llaves al azar, esta puerta tampoco es segura.

En la Tierra Olvidada por el Tiempo, Gerry nos invita a todos a suponer que, al igual que las leyes de la física, las reglas elementales de la lógica tampoco son aplicables y, planteada la sencilla proposición “Si no p entonces q”, q es insuficiente, por sí misma, para permitir la conclusión de que no p.

Por suerte para el desarrollo de la teoría de los números Pierre de Fermat no nació portugués, en el somnoliento santuario de Praia da Luz. El suyo era un postulado negativo que probó para su propia satisfacción, aunque se dejó al Profesor Andrew Wiles demostrárselo a todos los demás siglos más tarde. ¿Y el caso de Copérnico (la tierra no es el centro del sistema solar)? Probada desde hace mucho tiempo.

Para nosotros los simples mortales, hay abundantes ejemplos de cómo es perfectamente posible “probar una negativa”, por ejemplo, probar que una caja de bombones está vacía (es decir, no contiene bombones), abres la caja y miras dentro. Para demostrar que está vacía sin abrirla simplemente cógela y agítala.

Lo ves, Gerry McCann ha sido excesivamente influenciado por su ocupación de la puerta interestelar 5A. Malinterpreta entusiásticamente el principio científico de que una hipótesis no puede ser verificada o rechazada sobre la base de un resultado experimental negativo, es decir, uno en el que los datos no son claros indicadores de un efecto experimental de un modo u otro. Sin embargo, es improbable que un resultado negativo ofrezca pruebas útiles bien a favor o en contra de una hipótesis concreta. Todo lo cual se encamina en cierta medida a explicar la postura del Foreign Office con respecto al caso McCann: “Tanto este como el caso Needham están catalogados como de personas desaparecidas, más que casos de secuestro infantil, ya que no existen pruebas en ninguno de los dos casos que apoyen si los niños fueron secuestrados o no.”

Por la postura adoptada por el Foreign Office, es perfectamente posible establecer, con las pruebas disponibles, que algo no ocurrió, especialmente cuando ese “algo” y las pruebas son incompatibles, al igual que la afirmación de una herida violenta en ausencia de cualquier marca o una “entrada con fuerza” en ausencia de daños materiales (como en el caso de la “persiana forzada” que se encontró intacta).

El principio de Locard (todo contacto deja un rastro) es el análogo forense de la tercera Ley de Newton (para toda acción hay una reacción igual y opuesta). Tal vez las limitaciones espacio-temporales realmente no son de aplicación al apartamento 5A del Ocean Club. Por otra parte, el hecho de que no exista ningún rastro de un secuestro debería permitirnos por lo menos cuestionar, si no refutar “…la sugerencia de que Madeleine podría en efecto haber sido secuestrada.”

En términos muy sencillos, “si no p entonces q” representa, en este caso, la proposición que, en ausencia de cualquier evidencia de un secuestro (no p), consecuentemente nos enfrentamos a otra cosa (q). Del mismo modo, si Madeleine McCann no fue secuestrada entonces está muerta. Sin embargo, en la maquinación mundial adoptada por los McCann y su séquito no hay “ninguna prueba de que Madeleine haya sufrido algún daño” y, en ausencia de tales pruebas, Madeleine debe estar desaparecida, considerada viva, y a merced de su secuestrador. Pero el secuestro es la hipótesis que estamos interesados en probar. A diferencia de otras relaciones probatorias, no depende únicamente de que Madeleine haya sido sufrido algún daño o no. En principio, podría haber sido secuestrada o no.

La invalidez de resultados negativos, discutida con anterioridad, explica de golpe la preocupación de los McCann por negar (o por lo menos intentar negar) cualquier evidencia que no apunte hacia su postura oficial. Cuando se toman en consideración conjuntamente, la ausencia de “registros telefónicos”, pruebas de ADN, datos de tarjetas de crédito, historiales médicos etc. se describe una coalición sospechosa de coincidencias. Indicadores positivos en la forma de alertas de perros pisteros son algo más difíciles de contrarrestar (cuestionar la fiabilidad de un equipo de perros completamente diferente en realidad no lo consigue – es un poco como culpar a la Asociación de Fútbol irlandesa del fracaso de Inglaterra en la reciente Copa del Mundo).

Así, en este peculiar entorno, donde el tiempo se detiene o incluso, en algunas ocasiones, retrocede, Kate McCann, uno se imagina, se ve obligada a ponerse a cuatro patas y fregar el suelo mientras lleva puesta esa ropa no lavada que había llevado consigo a Portugal; esto es, no lavada después de seis visitas a la morgue. (¿De qué otro modo se supone que llegó a las baldosas el olor a cadáver humano y rastros de sangre?)

Sería del todo erróneo hablar de tal actividad como una limpieza forense ya que, si alguna vez tuvo lugar, fue antes de que Madeleine fuera “llevada” y los McCann fueran trasladados a otro apartamento la mañana del 4 de mayo. A pesar de que se sabe que Gerry McCann apareció después de haber realizado una breve visita a su apartamento original el día 5, portando un cubo y una pala (de los niños), la perspectiva de que hubiera desempeñado rápidamente el papel de doncella es poco probable, aunque, dado el ambiente caprichoso del 5A, uno nunca puede estar totalmente seguro.

Pero tal inversión de “acción” y “reacción” sería totalmente consistente con esos ejemplos discutidos con anterioridad. Incluso la pequeña Madeleine, al parecer, estuvo llorando antes de haber sido dañada. La pregunta “Mamá/Papé, ¿por qué no vinisteis cuando estábamos llorando?” planteada el jueves por la mañana, implica un prologado período de aislamiento la noche del miércoles, cuando sabemos que los McCann, con su "diligentemente calculado" "programa de “checking”," no podían haber estado apartados de sus hijos durante mucho tiempo, de lo contrario el secuestrador (que había estado vigilando a la familia durante toda la semana según Kate) hubiera actuado en ese momento. O eso o uno de los que ellos dicen que fue a “controlar” hubieran oído el llanto. De todos modos, ninguno de los vecinos cercanos informaron haber oído a Madeleine, ni ninguna otra persona, llorando la noche del miércoles.

Que lugar tan enrevesado que era. Cuando despareció una criatura los padres telefonearon a gente a miles de millas de distancia para pedir ayuda, sin embargo dijeron a un vecino cercano que no había nada que pudiera hacer. Contactaron con los medios de comunicación casi inmediatamente, a la policía no tan inmediatamente, después declinaron ayudar a la policía con una reconstrucción de los hechos por la posible presencia de los medios de comunicación. Es todo tan “poner el carro antes que los bueyes”, sobre todo la limpieza antes del crimen. Con ambos padres convencidos por “el modo en que fue dejada la escena” de que su hija había sido llevada a la fuerza de su cama, uno solo puede suponer que la cama fue hecha con posterioridad, ya que no había ningún signo de la presencia de la niña visible en las fotografías tomadas por la policía, mucho menos alteración. Sino, entonces debió de haber sido hecha con anterioridad y la criatura llevada sin la más mínima protesta.

Así son los misterios a los que se enfrentó la PJ en el momento del incidente. Dado el aparente aura sobrenatural del lugar, no debería sorprender a nadie que parecieran culpables de elevar sus antorchas al cielo cuando deberían haber estado estudiando el suelo bajo sus pies pero, al igual que mirar a través del visor de una cámara reflex de doble lente, al final, “le cogieron el truco”. Manteniendo la cámara firme vieron hacia donde mirar para conseguir la imagen más clara, a pesar de ser obligados a ver cosas al revés.

A pesar de la omnipresente, podría decirse, influencia maligna del apartamento 5A sobre todos aquellos que han experimentado ese entorno, la PJ no está, como uno podría estar tentado a imaginar, en el “tren que llega a la estación” que va al cielo. Todo lo contrario. Estacionado en una vía muerta en algún lugar de Portimão está Thomas la locomotora, preparada para ser lanzada en cualquier momento; esto es, si el gran controlador puede dejar de estar influenciado por todas esas locomotoras más grandes que creen que pueden hacer el trabajo mejor. La PJ ya sabe donde se encuentra la respuesta. Están sentados sobre las pruebas, claro como el día. También saben que en realidad el tiempo no retrocede y que, en el mundo real, el carro no va antes que los bueyes.

Traducción de Mercedes