jueves, 28 de octubre de 2010

Caso Madeleine McCann - El cartucho de dinamita



Hemos dicho que la sentencia del tribunal de apelaciones puso un cartucho de dinamita bajo la demanda por difamación presentada por los McCann contra Gonçalo Amaral tanto en Portugal como en Reino Unido. Ello se debe, hemos mantenido, a que el team basó toda la demanda en el notorio despacho de archivo de la fiscalía. Ese despacho, no solo tiene debilidades y contradicciones fatales sino que también ha sido deliberadamente tergiversado por los McCann y sus abogados. Bajo escrutinio judicial, tanto las tergiversaciones como las contradicciones han sido parcialmente expuestas y el proceso seguirá, con la entrada de los distintos documentos, siendo objeto de mejor estudio judicial.

Entonces, ¿hay alguna prueba para nuestras afirmaciones y nuestras conclusiones?

Las contradicciones & la “exoneración”

Hay datos en algunos de nuestros post anteriores. Sin embargo, en términos generales, las conclusiones del informe no se pueden conciliar con las pruebas de la policía en las que se basó y la afirmación de que los exoneraba no se sostiene.

El fiscal no afirma que son “exonerados” o “aclarados” – solo un estamento judicial como un tribunal puede hacer eso – sino que “no hay pruebas” de sus malas obras. Sin embargo, el propio informe deja claro, que los McCann ayudaron a asegurar que las pruebas fueran incompletas al negarse, junto con los Tapas 7, a cooperar en la clarificación de los hechos del 3 de mayo.



Bajo esas circunstancias es imposible aclararlos tal como el propio informe reconoce al decir que al negarse a participar en la diligencia de la reconstrucción perdieron la oportunidad de la exoneración. Venga ya, incluso los seguidores de los McCann – si él dice que perdieron la oportunidad de ser exonerados (“probando su inocencia” traducido al inglés), entonces no pueden haber sido exonerados (o “probado su inocencia”), ¿no?

En un tribunal de Lisboa a principios de año el fiscal –que se mostró terriblemente convincente y fiable- debilitó aun más la afirmación de la exoneración al declarar que los padres no habían realizado todas las vigilancias que afirmaban, en otras palabras, no habían dicho la verdad a los investigadores. Cuanto más aparezca el despacho de archivo ante un tribunal, bien sea a través de futuras apelaciones o en futuras audiencias de difamación, más credibilidad perderá, tal como las contradicciones en los testimonios de los testigos vayan siendo expuestas en el tribunal.

Por cierto, la afirmación realizada por los seguidores de los McCann de que los padres nunca se negaron a asistir, está basada o bien en la ignorancia o la deshonestidad. Los padres dejaron claro en un documental de la BBC emitido el 26 de abril de 2008 –realizado mientas los requerimientos de cooperación aun estaban en proceso- que ellos no volverían a Portugal en un futuro próximo.

“Interpretaciones” y tergiversaciones

Los McCann apuntan maneras cuando se trata de una distorsión deshonesta, más que tergiversación, del sistema legal portugués para sus propios fines. El día que se publicó el informe, los McCann y sus asesores ayudaron a su fuente de información elegida, el London Evening Standard, a escribir un artículo escandalosamente deshonesto sobre el mismo.

Además de realizar la primera afirmación conocida de que el informe “aclaraba” a los padres, afirmaba igual de deshonestamente que el mismo informe también se “burlaba” y “arremetía” contra la policía portuguesa por su investigación inadecuada y por no conseguir establecer pruebas de lo que había ocurrido.

Según esta historia una “fuente cercana al equipo legal de los McCann” añadió que el informe establecía que la policía había “distorsionado descaradamente” las pruebas y que estaba en agenda emprender acciones legales contra ellos. Mr Frightwig en persona confirmó su propia historia al decir que sin duda una acción legal contra la policía era una opción.


Por tanto la prueba escrita está ahí –esperamos, que para ser utilizada por los abogados del Sr. Amaral en un futuro juicio por difamación- de que la distorsión selectiva de este documento importante por parte de los McCann, su portavoz y “fuentes cercanas a su equipo legal” comenzó el Día Uno y ha continuado desde entonces.

Pero el Team McCann estaba, por lo que parece, inmerso en un mundo de ensueño, aparentemente seducido, por entonces, por la creencia de que un spin podría conseguir cualquier cosa: más que simplemente tomándole el pelo al público británico con su versión deshonesta e incierta del informe, en realidad llegaron a creer que las mismas tácticas funcionarían en un tribunal –fundando sus demandas por difamación en el.

Echa un vistazo y mira cuan total es su dependencia.

El armario vacío


Esta es la carta que Carter Ruck envió a la Web GerryMcCannsBlogs y que el propietario de la misma –gracias Pamalam- publicó. Virtualmente contiene su caso entero. En el segundo párrafo afirman que los padres han negado todas las alegaciones difamantes realizadas en los medios de comunicación y que –aquí viene amigos- el fiscal portugués confirmó que no había “ninguna prueba en absoluto” que implicara a los McCann.

A pesar de esto, dicen ellos, Gonçalo Amaral ha realizado alegaciones “totalmente infundadas” en La Verdad de la Mentira. “Los puntos de vista del Sr. Amaral sobre nuestros clientes han sido desacreditados por el tribunal que no encontró ninguna prueba que apoye sus tesis en absoluto.”

Le dan siete días a la Web para responder.

Bueno, incluso los charlatanes (faroleros) de Carter Ruck podían ver que una demanda utilizando solo el apoyo del fiscal era un poco débil. Así que ¿con qué más salieron con el apoyo de la demanda por difamación contra Amaral? No pudieron encontrar una maldita cosa. Ni una sola. Así que se inventaron –sí, Carter Ruck inventó- la afirmación de que la medida cautelar portuguesa original contra Amaral era una “Orden Judicial” que Pamalam estaba violando!

Eso fue hace un año, el 30 de octubre de 2009. Pamalam los retó a demostrar su farol sobre la orden judicial y ahora ni siquiera es aplicable a Amaral; la afirmación de que el tribunal ha “desacreditado” las alegaciones de Amaral yo no puede hacerse; y el informe del fiscal que “confirmó que no había pruebas” contra la pareja ha sido establecido como “una interpretación” por tres jueces.

Se dice que los McCann están consultando con sus abogados. Ya lo creo. La dinamita ha hecho su trabajo.

Publicado por John Blacksmith

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí