miércoles, 19 de mayo de 2010

¿Está insinuando algo Channel 4?


¿Han aprendido los medios de comunicación las lecciones del caso Madeleine?

By Channel 4 News

Textos insertados de "El País"

19 Mayo 2010

Mientras el interés de los medios de comunicación se centra en las muertes de dos niños británicos en la habitación de un hotel en España, el abogado de medios de comunicación Duncan Lamont escribe para Channel 4 News sobre cómo difieren los sistemas jurídicos en la forma en la que investigan tales crímenes – y cómo informan sobre ellos los medios de comunicación.

Una madre británica está bajo custodio de la policía española bajo sospecha de haber asesinado a sus dos hijos menores en la Costa Brava española. (El País: La presunta homicida dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la policía local y trabajadores del hotel.

El padre es un presunto pedófilo arrestado recientemente en Barcelona, presentándose hoy ante los magistrados de Carlisle. (El País: Smith está acusado de diversas agresiones sexuales cometidas entre 1995 y 2005. También es sospechoso de violar reiteradamente a su hijastra. Martin Anthony Smith llevaba dos años huido de la justicia británica y se había afincado en el barrio barcelonés).



La tragedia ha ocurrido pero inevitablemente ahora se centrará la atención sobre la calidad de la investigación criminal española, los derechos humanos de aquellos implicados (los fallecidos así como la madre acusada) y cómo se comportan los medios de comunicación locales y británicos. (Código Penal español)

Dicho sin rodeos, ¿se han aprendido algunas lecciones de la cobertura sobre la desaparición de Madeleine McCann en Portugal hace tres años?

Las autoridades españolas investigan los crímenes de una manera diferente a nosotros con una intervención judicial mucho más temprana en la que intervienen muchas, muchas más manos.

Un juez de la cercana localidad de Blanes (cerca de Lloret de Mar) supervisará la investigación, ya ha estado en el Hotel Miramar y hablado con el personal.

Pero el derecho a un juicio justo es tan importante para los españoles como lo es aquí en Reino Unido y el artículo seis de la Convención Europea de Derechos Humanos, que garantiza el derecho a un juicio justo, también se aplica allí.

La información dada por los medios de comunicación británicos sobre presuntos crímenes cometidos en el extranjero pueden ofrecer una impresión engañosa tanto de cómo se informa sobre casos locales “allí” y cómo se informa sobre nuestras investigaciones criminales.

Esto se debe a la legislación de desacato al tribunal, que protege los derechos de los acusados pero también a la acusación, funciona en jurisdicciones individuales. (Inciso: Debe referirse a las leyes de SECRETO SUMARIAL. Las mismas aplicadas en Portugal y muchos otros países europeos. Esas mismas que los McCann, sus amigos y los medios de comunicación británicos demonizaron, culpabilizándolas de todos los males de los afligidos padres. ¿Ahora resulta que opinan que protegen “al acusado”? Aunque aun les falta leer un poquito más para entender lo que significa defensa del acusado. Eso que impide a la policía matar a tiros a un hombre inocente en el metro sin tan siquiera haberlo identificado. - El País: El juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde de ayer el secreto de sumario.)

Los Tribunales ingleses y galeses protegen la administración de justicia en su jurisdicción. Los tribunales escoceses aseguran juicios justos en Escocia y existen leyes en España que garantizan que los acusados no sean perjudicados. (Inciso: ¿De verdad le está explicando a los lectores que España es un país democrático que no quema a nadie en la hoguera sin un juicio justo? ¿Aun hay alguien en ese país que puede opinar algo así de los españoles y su sistema judicial? Repito, aquí no ajusticiamos a la gente en la calle)

De hecho las leyes españolas son, en general, más duras –los investigadores dan menos información a los medios de comunicación, los acusados pueden permanecer en el anonimato hasta después de la condena y por lo general los medios de comunicación permiten a los investigadores hacer su trabajo (incluso aunque el proceso puede ser relativamente lento). (Inciso: Sí, por eso se publicó en los medios de comunicación la acusación contra Isabel Pantoja incluso antes de que su abogado hubiese recibido el documento...)

Por otra parte los periódicos españoles pueden informar sobre los casos con más detalle de lo que permiten nuestros tribunales a nuestros medios de comunicación. Los medios británicos no suelen interesarse por los casos españoles, pero cuando lo hacen son conscientes de que pueden informar más que los medios locales porque no podría (se argumentaría) perjudicar el curso de la justicia en España.

La información sobre investigaciones judiciales e investigaciones activas es cubierta normalmente por un privilegio cualificado, que significa que mientras seas contemporáneo y preciso, no puedes ser enfrentado a un demanda por difamación de un acusado que con posterioridad es declarado inocente y por lo tanto (ellos podrían argumentar) nunca deberían haber sido manchados con la sospecha de un asesinato o lo que sea.

Las cosas pueden ir catastróficamente mal cuando hay un interés público tal en un presunto crimen que los medios de comunicación sobrepasan los límites y llevan a cabo sus propias investigaciones (entrevistar a testigos potenciales puede ser perjudicial, al igual que ofrecerles dinero!) e incluso especular gravemente sobre la culpabilidad e inocencia.

Los padres de Madeleine McCann, que despareció, presuntamente secuestrada hace tres años, fueron objeto de un torrente de especulación mediática y alegaciones, ganando con posterioridad una indemnización por daños sustancial (al igual que otros relacionados con el caso) por parte de los medios de comunicación británicos por la publicación de falsedades difamantes sobre ellos (Inciso: Error. Los McCann no “ganaron” nada. Llegaron a un acuerdo “extrajudicial” entre abogados y NUNCA SE PROBÓ que esos artículos eran difamantes porque NUNCA NADIE presentó ninguna prueba de ello ante un tribunal).

En España el proceso puede estar a punto de empezar de nuevo ya que ya se ha informado sobre una confesión, una asfixia –todas cuestiones que resultan ser erróneas o engañosas. (Inciso: ¿Quién lo dice?)

Sabemos que hay dos víctimas inocentes. Pero si ha sido un asesinato, un homicidio o locura, no es tan simple como puede parecer a primera vista. (Inciso: El hecho de que OTRO pedófilo estuviera fugado de la justicia británica viviendo en país ajeno es lo que no resulta fácil de entender a primera vista. La posibilidad de que ese pedófilo prófugo de la justicia británica haya podido abusar de esa niña de 5 años es lo que no resulta fácil de entender a primera vista. La desvergüenza que demuestra esta inmoral prensa británica es lo que no resulta entendible a primera vista).

Este caso puede (o no) capturar la atención del mundo del modo que lo hizo la desaparición de Madeleine McCann pero los medios de comunicación en Reino Unido, y sin duda en España donde han existido artículos más detallados y especulativos de lo normal, deben recordar la obligación de imparcialidad y precisión – todos los policías locales han revelado oficialmente que la madre de los dos menores desaparecidos ha sido detenida de manera que puedan averiguar qué fue lo que ocurrió.

Ha ocurrido algo trágico pero no hay ninguna razón para que la policía de Girona no respete escrupulosamente los derechos de todos bajo los principios de los derechos humanos a nivel Europeo y en particular el derecho a un juicio justo para todos los implicados, víctimas incluidas.

Esperanzadoramente su trabajo no se distraerá con investigaciones sobre la información de los medios de comunicación sobre el caso.

Duncan Lamont es un abogado para los medios de comunicación con Charles Russell LLP.

Inciso: Un consejo, los británicos que informen como quieran, aquí en España no nos hace falta que venga un abogado británico a darnos lecciones de moral después de lo que esos mismos medios nos han obligado a leer durante los últimos tres años. Aquí Srs. se practica el periodismo y la libertad de expresión. Nuestros jueces no son los portugueses. Aquí los acuerdos “extrajudiciales” están prohibidos y nuestra policía no se deja intimidar por políticos extranjeros, embajadores o enviados especiales. No os dejéis confundir por la reciente suspensión del Juez Garzón... ¿Sabéis por qué? Porque para nosotros, a diferencia de vosotros, nuestros niños SÍ son importantes.

Traducción de Mercedes