miércoles, 11 de mayo de 2011

MADELEINE - ACCOUNTS OF THE TRUTH – VERSIONES DE LA VERDAD


EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr. Martin Roberts
08 Mayo 2011

MADELEINE - ACCOUNTS OF THE TRUTH – VERSIONES DE LA VERDAD


¿Hay una “R” en el mes? Esto podría determinar qué versión de los hechos nos presentan hoy, la mentira de la tierra que rige la mentira de la verdad, por así decirlo. Habiendo los Srs. de Carter-Ruck escudriñado el manuscrito de Kate McCann y, uno supone, dado “vía libre” en términos de riegos de libelo, merece la pregunta de si bien ellos, o cualquier otra autoridad legal, ejerció algo parecido a un medida similar de precaución en relación a cómo se presentan los hechos, o se consideró como una autoridad aquella observación de Anne Davies de la BBC? (“Cualquiera puede cambiar los hechos”). Tal vez la Sra. Davies podría prestarnos su experiencia y darnos una explicación para lo siguiente:

Hablando de su fatídico control de las 22h00 Kate McCann dice:

“Noté que la puerta del dormitorio de los niños estaba bastante abierta, no como la habíamos dejado.

“No podía distinguirla bien (a Madeleine) en la oscuridad… No quería encender la luz inmediatamente… teniendo cuidado a toda costa de no despertar a los niños… cuando volví corriendo a la habitación de los niños las cortinas que estaban cerradas volaron con una ráfaga de aire… Entonces vi que tras ellas, la ventana estaba abierta de par en par y la persiana exterior totalmente subida.



Este camino ha sido transitado en innumerables ocasiones durante los últimos cuatro años, pero ya que estas afirmaciones se están repitiendo en voz alta resulta pertinente hacerlo una vez más, un paso a paso para los duros de oído, para que no quede ninguna duda en relación a la exactitud o inexactitud de esta versión de la verdad.

22h00 y “la puerta del dormitorio de los niños estaba abierta de par en par.”

Aparentemente Matthew Oldfield se encontró con una situación similar a las 21h30 aquella noche tal como sabemos por su entrevista Rogatoria.

“Al entrar en la habitación, se podía ver directamente dentro, porque la puerta estaba abierta… no estaba totalmente contra la pared… estaba como medio abierta, así que parecía ligeramente inusual que estuviera tan abierta, porque podías ver directamente el centro de la habitación desde el ángulo en el que te aproximabas.”

Durante su documental “Madeleine Estuvo Aquí” Gerry McCann asiente de acuerdo con la versión de Oldfield diciendo, “así me la encontré yo también,” es decir, la puerta visiblemente abierta. Pero ya ha explicado que, cuando él salió de la habitación de los niños (21h05), volvió a dejar la puerta entreabierta, antes de que le pidieran a Oldfield hacer nada. El esfuerzo requerido para abrir la puerta de un dormitorio es mínimo y por supuesto, algunos dirán que el secuestrador lo hizo entre la visita de Gerry McCann a las 21h05 y la de Matthew Oldfield a las 21h30. Si no fuese porque para el correcto desarrollo de la historia, se requiere que el secuestrador estuviera escondido en la habitación incluso antes de que Gerry llegase allí, escapando posteriormente por la ventana (“Salieron por la ventana con bastante facilidad” – Clarence Mitchell). Por lo tanto la puerta estaría en la misma posición en la que la había dejado Gerry. Matthew Oldfield no la tocó. Y, con una ventana abierta de par en par dejando entrar ráfagas de aire desde el exterior, la puerta, de haberse movido, solo podría haberse cerrado.

La interpretación de Kate de lo que vio ella (o no vio) a las 22h00 se creó en la oscuridad, con las luces apagadas. Concretamente, “La ventana estaba abierta de par en par y la persiana exterior totalmente levantada.” Una hora antes no estaba tan oscuro, tal como explicó Matthew Oldfield en su entrevista Rogatoria:

4078: “¿Cómo era la iluminación de la zona en ese momento?”
Respuesta: “Estaba anocheciendo, erm, en ese momento, no totalmente de noche, erm, no tan oscuro como estaba después (inaudible).”

Sin embargo estaba seguro del estado de la persiana en ese momento, es decir, poco antes de las 21h00.

“Y hablamos mucho durante las entrevistas anteriores sobre cuál era el estado de la persiana, cómo estaba, y con seguridad estaba bajada.”

Cuando, a escasos cinco minutes, Gerry McCann entra, la persiana aun está bajada:

(Declaración GM a la policía, 10 de mayo, 2007): “Todo lo demás era normal, la persiana, cortinas y ventana cerrados, muy oscuro, solo había la luz que entraba desde la sala de estar.”

Por lo tanto, a la hora que Matthew Oldfield hizo su control no exactamente visual a los niños que ocupaban el 5A (21h30), el secuestrador ya había abandonado el apartamento, a través de la ventana, habiéndose infiltrado durante los escasos minutos que le llevó a Oldfield volver a su asiento en el restaurante Tapas media hora antes (Inciso: Declaró que a las 21h05 hizo un control auditivo en la ventana en cuestión), y que Gerry McCann recogiera el testigo de control inmediatamente (para consternación de Oldfield, que pensó que tal vez Gerry no creía en su versión de la seguridad de los niños de los McCann); apenas tiempo para nada cuando uno considera el comentario de Gerry en el libro de que estaban “controlando a sus hijos que se encontraban a solo unos metros de distancia.” Sin embargo, la seguridad expresada por Oldfield durante sus entrevistas con la policía portuguesa, en relación al estado de la ventana y persiana del apartamento de los McCann, le libraba de tener que enfrentarse a estos mismos temas de vuelta en casa en Leicestershire.

Sin embargo, la versión de la verdad de Kate requiere que la persiana estuviese abierta:

Poco después de descubrir la ausencia de Madeleine “Gerry bajó la persiana de la ventana abierta. Corriendo fuera hizo el horrible descubrimiento que podía ser levantada desde este lado también, no solo desde dentro como pensábamos.”

Este “horrible descubrimiento” debe ser valorado contra el hecho(?) de que el secuestrador utilizó la ventana como su modo de escape no acceso. La persiana por lo tanto tuvo que ser abierta desde el interior para permitir la huida, no desde fuera para permitir la entrada, ya que se supone que el intruso consiguió a través de la puerta (sin cerrar con pestillo) del patio (o tenía un duplicado de la llave, si uno se suscribe al estilo de especulación del Sunday Express). Por lo tanto el descubrimiento de Gerry es difícilmente “horrible” y de escasa relevancia.

Después de comprobar todos los armarios en 15 segundos, Kate se precipitó a través de la puerta del patio “hacia Gerry y nuestros amigos.” Tan pronto como Kate dio la alarma “Todos el mundo salió corriendo hacia nuestro apartamento.”

Hacia Gerry y nuestros amigos.

Una declaración de Gerry McCann, emitida el 5 de octubre de 2007 por CBS News (The Early Show, de una entrevista de finales de agosto, mantenida en Lisboa con la reportera Mirna Schindler de la Televisión Nacional de Chile, para el “Informe Especial”) parece situar a Gerry, no meramente en otro lugar, si no en realidad en compañía de Kate mientras comprueba la situación:

“No, quiero decir, que, creo, estaba absolutamente seguro pero, ya sabes, antes de que tú (Kate) dieras la alarma, hicimos dos y tres controles, pero no teníamos ninguna duda en absoluta de que había sido llevada.”

Todo el mundo salió corriendo hacia el apartamento.

¿De verdad?

El Tapas David Payne desmiente, tanto esta declaración como la afirmación de Kate de que tan pronto como tuvo a la vista la mesa comenzó a gritar, “¡Madeleine ha desaparecido! ¡Alguien se la ha llevado!” Extracto de su entrevista Rogatoria:

“Kate volvió poco después de las diez, tú sabes, absolutamente angustiada err, tú sabes simplemente, tú sabes, nunca olvidaré su cara. Era la cara de alguien a quien le habían llevado a su hija y tú sabes y claramente dijo ha desaparecido, ha, tú sabes, ha desaparecido, tú sabes y había incredulidad en nuestras caras tú sabes ahh tú sabes, debes estar equivocada, qué, y entonces tú sabes, simplemente mirándola todos errr nos levantamos de la mesa, corrimos hacia ella y mientras caminábamos hacia el apartamento ella dijo err tú sabes, se la han llevado y era, tú sabes, y sé que ha habido controversia sobre lo que se dijo en realidad pero tú sabes, eso es de forma muy precisa lo que se dijo.”

Por lo que solo podemos concluir que la versión de la verdad de Kate no es tan precisa como lo que se dijo, o, para el caso, lo que se hizo. Sin duda, sus intentos por suprimir la voz negativa de su cabeza, atormentándola con las palabras “Ha desaparecido. Ha desaparecido” no fueron totalmente exitosas. Dado que estas fueron las mismas palabras que oyó David Payne, debieron escaparse de la cabeza de Kate para entrar en la de él.

Una vez que la comitiva McCann había caminado, trotado o corrido de vuelta al apartamento 5A, Kate comenzó a preocuparse por sus otros hijos, los gemelos Sean y Amelie “tendidos boca abajo” en sus respectivas cunas, y aparentemente ajenos al caos existente a su alrededor; algo que “parecía antinatural” para Kate, que puso las palmas de sus manos sobre sus espaldas para comprobar el movimiento del pecho – “buscando algún signo de vida.”

¡Que poderes tan notables había demostrado Matthew Oldfield apenas tres cuartos de hora antes! Durante su entrevista Rogatoria describió su experiencia así:

“Así que me acerqué a la habitación pero en realidad no entré porque podías ver a los gemelos en las cunas y uno de los, podías ver a los gemelos en las cunas porque estaban, las cunas estaban en el centro de la habitación con una especie de hueco de tal vez un pie entre ambas, las cunas tenían esa especie de acabo de fábrica y una especie de malla, así que podías ver el interior y los podías ver, erm, verlos respirar y estaban los dos allí y estaba totalmente en silencio.”

Desde la parte exterior de una habitación oscura Oldfield fue capaz de ver a ambos gemelos respirando. ¿Se habían, como un par de nadadores sincronizados, girado simultáneamente, como para hacer la tarea mucho más difícil para Kate, que estaba de pie junto a ellos – con las luces encendidas? Para el libro ella describe sus “manos sobre” para describir la cuestión de los signos vitales de los gemelos. Una fuente policial informada relata cómo un testigo, que estaba presente en ese momento, lo vio de manera algo distinta:

“…lo cierto es que esos niños estaban durmiendo, es verdad que no se despertaron durante todo ese ruido también es seguro que la madre, según la testigo, Fiona Payne, puso su mano bajo la nariz de los gemelos para ver si estaban respirando.”

En conjunto poco importa si los gemelos dormían boca arriba o boca abajo, o qué hizo Kate con las manos para asegurarse que estaba respirando, aunque el porqué no fue capaz de ver con luz lo que Matthew Oldfield vio claramente en la oscuridad es un misterio.

¡Hasta aquí el capítulo uno!

Basado en los primeros “diarios” de Kate y otras narraciones, “Madeleine” ha estado en agenda durante años y escribiéndose durante meses, sin embargo cualquiera que esperase ser reafirmado o disputado por la revelación de hechos significantes desconocidos hasta el momento, probablemente quedará decepcionado. Dicho esto, la narrativa de Kate será útil. Al contarnos lo que ella quiere que sepamos, inevitablemente nos dirá también otras cosas.

Traducción de Mercedes